LEC­CIO­NES

La Jornada (Canada) - - QUE PASA -

Tu­ve una in­fan­cia me­nos tí­pi­ca por ra­zo­nes aje­nas a mi vo­lun­tad. Eso, pa­ra mí, sig­ni­fi­ca­ba que era in­ca­paz de asis­tir a la uni­ver­si­dad en la lí­nea de tiem­po ha­bi­tual y es­pe­ra­do. Ade­más, cau­só que pos­pu­sie­ra con­si­de­rar se­ria­men­te con­se­guir edu­ca­ción en la uni­ver­si­dad has­ta mis trein­ta y tan­tos e, in­clu­so en­ton­ces, to­mó un po­co de te­ra­pia pa­ra con­ven­cer­me en­trar en aguas aca­dé­mi­cas. Cuan­do fi­nal­men­te lo hi­ce, pen­sé que ha­bía ave­ri­gua­do lo que que­ría ser y ha­cer pro­fe­sio­nal­men­te. Sin pen­sar­lo lo de­ci­dí; iba ser una tra­ba­ja­do­ra so­cial. Esa era mi vo­ca­ción, el ca­mino que iba a to­mar y no mi­rar atrás ja­más. Me ins­cri­bí en una cla­se de tra­ba­jo so­cial en mi pri­mer año y con en­tu­sias­mo co­men­cé mi mi­sión y muy pron­to me lle­vó a sa­ber, con cer­te­za, que no que­ría con­ver­tir­me en una tra­ba­ja­do­ra so­cial. Ese sue­ño mu­rió des­pués de so­lo una cla­se.

Yo que­ría te­ner mi vida cla­ra, sa­ber cúal iba a ser mi fu­tu­ro. Ne­ce­si­ta­ba po­der de­cir al­go a la gen­te cuan­do me pre­gun­ta­ban: ¿En que tra­ba­jas? Sen­tí que ha­bía fa­lla­do co­mo adul­to por­que no po­día re­sol­ver cuál de­bía ser mi si­guien­te pa­so. Con an­te­rio­ri­dad, ha­bía si­do asis­ten­te mé­di­ca, con­se­je­ra pa­ra los dro­go­de­pen­dien­tes, y co­ci­ne­ra. Es de­cir, ha­bía par­ti­ci­pa­do en el mun­do real. Ha­bía lo­gra­do di­ver­sos gra­dos de éxi­to en es­tas ca­rre­ras, pe­ro, sin em­bar­go, elu­día un sen­ti­do de cum­pli­mien­to. Aquí se pre­sen­ta­ba el mo­men­to que ha­bía es­pe­ra­do to­da mi vida y yo no sa­bía qué ha­cer con la opor­tu­ni­dad.

To­mé cur­so tras cur­so, si­guien­do mis in­tere­ses co­mo la creen­cia po­pu­lar acon­se­ja. Aun­que sa­ca­ba bue­nas no­tas, es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por te­ner cla­ra la di­rec­ción de mi fu­tu­ro, así co­mo to­do el mun­do. Los cur­sos se acu­mu­la­ron en mi ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co. To­mé cla­ses de literatura, cul­tu­ra y len­guas que em­pe­za­ron a re­lle­nar pie­zas que me fal­ta­ron en mi ju­ven­tud. Apren­dí so­bre tra­di­cio­nes li­te­ra­rias in­gle­sas y es­pa­ño­las, y, más im­por­tan­te aún, a tra­vés de la literatura que leí, hi­ce las co­ne­xio­nes con mi his­to­ria per­so­nal y lle­né los gran­des hue­cos que lle­va­ba arras­tran­do des­de mi edu­ca­ción pre­pa­ra­to­ria. Aun me­jo­ra­do por la edu­ca­ción que re­ci­bí, to­da­vía me fal­ta­ba en­con­trar esa di­rec­ción.

Fi­nal­men­te, con de­ses­pe­ra­ción, ac­ce­dí ir a la orien­ta­ción pro­fe­sio­nal que se ofre­ce en Wes­tern. Las ho­ras que pa­sé or­de­nan­do mis lo­gros, ap­ti­tu­des, va­lo­res, pre­fe­ren­cias y ne­ce­si­da­des con res­pec­to a una ca­rre­ra con la ayu­da de una con­se­je­ra es el tiem­po más va­lio­so que he pa­sa­do en Wes­tern. Co­mo es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio lle­gan­do al fi­nal de mi ca­rre­ra de pre­gra­do, voy ade­lan­te re­ple­ta de co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos gra­cias a mis pro­fe­so­res y ade­más de eso si­go ade­lan­te se­gu­ra de mis pró­xi­mos pa­sos por la ayu­da de las con­se­je­ras que se en­cuen­tran en el Stu­dent Suc­cess Cen­tre de Wes­tern. http://suc­cess.uwo.ca/ca­reers/ca­ree­r_­coun­se­lling/in­dex.html In per­son: The Stu­dent Suc­cess Cen­tre, UCC 210

By pho­ne: (519) 661-3559

Dia­na Flo­res Lom­ber Uni­ver­si­dad de Wes­tern On­ta­rio Es­tu­dian­te de len­gua y literatura in­gle­sa y de len­gua y cul­tu­ra his­pa­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.