Ci­fra de des­pla­za­dos al­can­za ré­cord de 65,6 mi­llo­nes en el mun­do

La Jornada (Canada) - - QUE PASA -

La Ofi­ci­na del Al­to Comisionado de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) pre­sen­tó en Mé­xi­co un es­tu­dio con re­sul­ta­dos “po­co alen­ta­do­res” al re­gis­trar la ci­fra ré­cord de 65,6 mi­llo­nes de per­so­nas des­pla­za­das de sus paí­ses, he­cho que obli­ga a pro­mo­ver me­di­das de in­clu­sión.

El es­tu­dio po­ne en evi­den­cia que ca­da tres se­gun­dos una per­so­na es des­pla­za­da de su ho­gar a raíz de con­flic­tos ar­ma­dos y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

An­te los re­sul­ta­dos, el re­pre­sen­tan­te de AC­NUR en Mé­xi­co, Mark Manly, afir­mó en rue­da de pren­sa que la so­lu­ción es to­mar me­di­das de in­te­gra­ción.

“No es una res­pues­ta hu­ma­ni­ta­ria. Lo que te­ne­mos que ha­cer es bus­car so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas a la pro­ble­má­ti­ca de re­fu­gia­dos que lle­gan a Mé­xi­co y a otros paí­ses”, ex­pre­só.

Pese a que lo ideal es “el re­torno vo­lun­ta­rio” al país de ori­gen, Manly apun­tó que hay que “tra­ba­jar la in­te­gra­ción lo­cal”.

De acuer­do con el es­tu­dio, en Mé­xi­co ha au­men­ta­do en más de 1.000 por cien­to el nú­me­ro de per­so­nas que han so­li­ci­ta­do con­di­ción de re­fu­gia­dos des­de 2016.

El do­cu­men­to fue rea­li­za­do con­jun­ta­men­te por la AC­NUR y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) con ba­se en en­tre­vis­tas a 125 per­so­nas.

Se re­ve­lan pro­ble­mas a la ho­ra de po­ner en prác­ti­ca cier­tas me­di­das de in­te­gra­ción co­mo el ac­ce­so al sis­te­ma ban­ca­rio y al mer­ca­do la­bo­ral por par­te de los in­mi­gran­tes.

Pa­ra Manly, es­to se de­be a una “fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de los do­cu­men­tos por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes”, al­go en lo que las ins­ti­tu­cio­nes es­tán tra­ba­jan­do.

El in­for­me ob­ser­va que una al­ta pro­por­ción de los re­fu­gia­dos tie­nen ni­vel de es­tu­dios uni­ver­sia­rios, pese a lo cual ca­si la mi­tad re­ci­ben en Mé­xi­co con­di­cio­nes la­bo­ra­les in­fe­rio­res a las que te­nían en su país.

La ex­pli­ca­ción que dio Manly fue que los re­fu­gia­dos “no tie­nen re­des de apo­yo fa­mi­lia­res o amis­ta­des en Mé­xi­co que les fa­ci­li­ten la in­te­gra­ción”.

“Ne­ce­si­ta­mos conocer as­pec­tos so­cio­eco­nó­mi­cos y de­mo­grá­fi­cos” pa­ra así po­der crear “me­ca­nis­mos de in­te­gra­ción que va­yan de acuer­do con las ne­ce­si­da­des”, apun­tó el re­pre­sen­tan­te.

Hel­mut Sch­war­zer, es­pe­cia­lis­ta en Pro­tec­ción So­cial y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de la OIT, men­cio­nó un “al­to ni­vel de in­ser­ción” de los tra­ba­ja­do­res re­fu­gia­dos en Mé­xi­co.

“Sec­to­res co­mo el tu­ris­mo, ali­men­ta­ción o ser­vi­cios de lim­pie­za” pre­sen­ta­ron “un al­to po­ten­cial de in­clu­sión” so­bre el cual se pue­de tra­ba­jar.

Sch­war­zer con­si­de­ra ne­ce­sa­ria una co­mu­nión en­tre “los ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo y pro­tec­ción so­cial” con “el sec­tor pri­va­do” pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción.

Asi­mis­mo, di­jo, “su­pe­rar al­gu­nos pre­jui­cios con­tra el tra­ba­jo de los ex­tran­je­ros” tam­bién es una de las ta­reas en las que se de­be po­ner én­fa­sis.

Los con­fe­ren­cian­tes con­clu­ye­ron en que la nue­va si­tua­ción mun­dial de­be aten­der­se con so­lu­cio­nes que es­tén de acuer­do con los tiem­pos que co­rren.

El es­tu­dio se­ña­la que, en la ac­tual co­yun­tu­ra, Mé­xi­co se con­vier­te ya no en un país de trán­si­to sino un país de des­tino. Des­de 2016, 88 % del to­tal de re­fu­gia­dos lle­ga­dos a Mé­xi­co pro­ce­dían de Hon­du­ras y El Sal­va­dor. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.