La nor­ma­li­dad en Co­lom­bia

Den­tro de unos años el pro­ce­so de ne­go­cia­ción de paz en­tre el Go­bierno de Co­lom­bia y las FARC se es­tu­dia­rá en to­das las uni­ver­si­da­des del mun­do.

La Jornada (Canada) - - QUÉ PASA? -

El equi­po ne­go­cia­dor di­ri­gi­do por Humberto de la Calle, del que for­ma­ba par­te el an­ti­guo alumno de la Ivey School of Bu­si­ness de Wes­tern Uni­ver­sity, Frank Pearl Gon­zá­lez, hi­zo un tra­ba­jo po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca­men­te im­pe­ca­ble. Con un ojo pues­to en la reali­dad po­lí­ti­ca y mi­li­tar del con­flic­to y otro en los lí­mi­tes de la Cons­ti­tu­ción del 91, el Acuer­do aco­mo­da los prin­ci­pios le­ga­les y po­lí­ti­cos ade­más de los pro­ce­di­mien­tos pa­ra cam­biar la vi­da de mi­llo­nes de co­lom­bia­nos.

El Acuer­do Fi­nal su­po­ne, prin­ci­pal­men­te, el fi­nal de una gue­rra de más de 50 años y la di­so­lu­ción de la gue­rri­lla. Ya de por sí es­to de­be­ría ser su­fi­cien­te pa­ra es­tar sa­tis­fe­chos, pe­ro ade­más el Acuer­do in­clu­ye, una so­lu­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra los pro­ble­mas del cam­po y otra pa­ra el pro­ble­ma de las dro­gas ilí­ci­tas, la con­si­de­ra­ción de las víc­ti­mas co­mo prio­ri­dad gu­ber­na­men­tal y la in­te­gra­ción de los gue­rri­lle­ros en la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca del país a tra­vés de una se­rie de me­ca­nis­mos co­mo la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz, en­tre otros.

Sin em­bar­go, aca­bar una gue­rra no es lo mis­mo que con­se­guir un es­ta­do de paz. El Acuer­do ter­mi­na el con­flic­to y da al­gu­nos pa­sos en esa di­rec­ción, pe­ro no lle­ga a re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas en­dé­mi­cos del país. Re­mue­ve del ho­ri­zon­te el pro­ble­ma que en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, hu­ma­nos y de jus­ti­cia so­cial más car­ga­ba el pre­su­pues­to, la me­mo­ria y el fu­tu­ro de los co­lom­bia­nos. Con­si­gue sa­car a Co­lom­bia de la ex­cep­cio­na­li­dad que su­po­nía la lar­ga vi­da de las FARC –una ex­cep­cio­na­li­dad que a ve­ces se ha usa­do co­mo ex­cu­sa jus­ti­fi­ca­to­ria–, pe­ro no con­du­ce de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca a la ne­ce­sa­ria nor­ma­li­dad.

Des­pués de va­rios me­ses es­tu­dian­do el Acuer­do de Paz des­de el Cul­tu­reP­lex Lab de Wes­tern Uni­ver­sity, creo que hay dos co­sas que fal­tan por ha­cer pa­ra cul­mi­nar el pa­so ha­cia la nor­ma­li­dad so­cial e ins­ti­tu­cio­nal en Co­lom­bia. En pri­mer lu­gar, hay que acep­tar que la nor­ma­li­dad no es com­pa­ti­ble con las exa­ge­ra­cio­nes dis­cur­si­vas, ni con la ten­ta­ción de ha­cer de ca­da even­to un su­ce­so his­tó­ri­co si­ni­gual. Las hazañas de Nai­ro son nor­ma­les por­que es uno de los me­jo­res co­rre­do­res del mun­do, aun­que no siem­pre sea el ga­na­dor. De la mis­ma for­ma, la im­ple­men­ta­ción de ca­da uno de los pa­sos de la paz es la nue­va nor­ma­li­dad, y aun­que hay que in­for­mar de ellos y ale­grar­se por su cum­pli­mien­to, no se pue­de ven­der ca­da uno de ellos co­mo el su­ce­so más des­ta­ca­do de la his­to­ria del país. La nue­va nor­ma­li­dad tam­bién sig­ni­fi­ca que no son acep­ta­bles las exa­ge­ra­das de­sigual­da­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas ni, mu­cho me­nos, que el go­bierno se ejer­za pa­ra be­ne­fi­cio de ex­clu­si­vo de unos gru­pos. Los que lle­va­mos al­gún tiem­po en Ca­na­dá sa­be­mos que la nor­ma­li­dad es abu­rri­da, pe­ro ben­di­to abu­rri­mien­to.

El se­gun­do ele­men­to que fal­ta por in­ven­tar tie­ne que ver con una de las me­jo­res cua­li­da­des del pue­blo co­lom­biano: el len­gua­je. En su con­jun­to, no hay país his­pa­noha­blan­te que se ca­rac­te­ri­ce por ha­ber pro­du­ci­do una li­te­ra­tu­ra de tan al­ta ca­li­dad co­mo la co­lom­bia­na. Ade­más, el es­pa­ñol de cual­quier co­lom­biano, des­de San­ta Mar­ta has­ta Bue­na­ven­tu­ra, tie­ne un ni­vel de pre­ci­sión se­mán­ti­ca y de be­lle­za lin­güís­ti­ca in­com­pa­ra­bles. Co­lom­bia no sa­be de­cir la paz y co­mo bien sa­ben los fi­ló­so­fos, la reali­dad no exis­te has­ta que no se nom­bra.

Fo­to 1. El au­tor y su hi­jo al lle­gar a la Ciu­dad Per­di­da de los Tai­ro­na, en la Sie­rra Ne­va­da

Juan Luis Suá­rez

As­so­cia­te Vi­ce-Pre­si­dent (Re­search), Wes­tern Uni­ver­sity

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.