Trum­pad­mi­te­mu­roe­ra­só­lo unaes­tra­te­gia­po­lí­ti­ca

La Jornada (Canada) - - QUÉ PASA? -

tro de Aus­tra­lia, en el que tra­tó de ale­jar­se de un acuer­do que hi­zo el lí­der aus­tra­liano con el ex pre­si­den­te Oba­ma pa­ra reasen­tar a los re­fu­gia­dos que se en­cuen­tran ac­tual­men­te en una is­la de su país.

Gran par­te de la con­ver­sa­ción con Pe­ña Nie­to se cen­tró en Trump re­co­no­cien­do que Mé­xi­co no pa­ga­ría por el muro y la ne­ce­si­dad de que Pe­ña Nie­to no lo di­je­ra pú­bli­ca­men­te. En pro­tes­ta, an­tes de es­ta con­ver­sa­ción, el pre­si­den­te me­xi­cano ha­bía can­ce­la­do una vi­si­ta pla­nea­da a Was­hing­ton so­bre el te­ma.

“La reali­dad es que, es­ta­mos en un po­co de un la­zo po­lí­ti­co, por­que ten­go que ha­cer que Mé­xi­co pa­gue por el muro, ten­go que ha­cer­lo”, di­jo Trump. Re­fi­rién­do­se a la re­luc­tan­cia del pre­si­den­te me­xi­cano a pa­gar, Trump di­jo: “No se le pue­de de­cir eso a la pren­sa. La pren­sa va a ha­blar de eso y no pue­do vi­vir con eso. No se le pue­de de­cir eso a la pren­sa por­que no pue­do ne­go­ciar ba­jo esas cir­cuns­tan­cias”.

La pu­bli­ca­ción de es­ta con­ver­sa­ción es un es­tí­mu­lo pa­ra la ima­gen de Pe­ña Nie­to en Mé­xi­co. De re­pen­te, se ve mu­cho más fuer­te. Po­co a po­co, Trump se es­tá dan­do cuen­ta de que ha ido de­ma­sia­do le­jos con sus pro­me­sas y es­tá tra­tan­do de en­con­trar una sa­li­da que no le afec­te a su ima­gen.

En Mé­xi­co, mu­chos in­ter­pre­ta­ron la pa­si­vi­dad de Pe­ña Nie­to co­mo un in­ten­to de evi­tar in­dig­nar a Trump por la in­mi­nen­te re­ne­go­cia­ción del Nafta, el prin­ci­pal acuer­do co­mer­cial en­tre Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. Trump tam­bién ofre­ció ayu­da mi­li­tar pa­ra tra­tar con los cár­te­les de la dro­ga, una ofer­ta - o tal vez una ame­na­za ve­la­da. “Tie­nes al­gu­nos hom­bres muy ma­los en Mé­xi­co con los que ne­ce­si­tas ayu­da y es­ta­mos dis­pues­tos a ayu­dar­te”, di­jo.

A me­dia­dos de agos­to, Trump fue fuer­te­men­te cri­ti­ca­do por no de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos des­pués de que un cau­cá­si­co cho­ca­ra con su ca­rro a una mul­ti­tud que se en­con­tra­ba pro­tes­tan­do a neo­na­zis en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, y don­de una mu­jer per­dió la vi­da.

Trump res­pon­dió días de fu­ror bi­par­ti­dis­ta so­bre su res­pues­ta ini­cial a las pro­tes­tas, con una de­cla­ra­ción por pri­me­ra vez cul­pan­do ex­plí­ci­ta­men­te a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos por la vio­len­cia ra­cis­ta.

“El ra­cis­mo es ma­lo y los que cau­san vio­len­cia en su nom­bre son cri­mi­na­les y ma­to­nes, in­clu­yen­do a los KKK, neo­na­zis, su­pre­ma­cis­tas blan­cos y otros gru­pos de odio que les re­pug­nan a to­do lo que que­re­mos co­mo es­ta­dou­ni­den­ses”, di­jo el pre­si­den­te en una bre­ve de­cla­ra­ción y le­yen­do des­de un te­le­prom­pter en la Ca­sa Blanca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.