La Sa­lud de la mu­jer

La Jornada (Canada) - - REFLEXIONES -

Los se­res hu­ma­nos te­ne­mos ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes con res­pec­to a la sa­lud. Una de ellas es no te­ner en cuen­ta la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción en el cui­da­do de la sa­lud. A ve­ces por ig­no­ran­cia, y otras por de­sidia, ter­mi­na­mos con­sul­tan­do al mé­di­co cuan­do se re­quie­re al­go más que un sim­ple tra­ta­mien­to. Pre­ve­nir siem­pre es más fá­cil y más eco­nó­mi­co.

El cui­da­do per­so­nal

En al­gu­nas cul­tu­ras se tie­ne la idea de que la mu­jer es la que de­be co­rrer de aquí pa­ra allá, lle­van­do so­bre sus hom­bros una car­ga que, mu­chas ve­ces es de­ma­sia­do pe­sa­da. Es­to en­fer­ma a to­da mu­jer que no se cui­da. Si quie­res que tu fa­mi­lia sea sa­lu­da­ble, de­bes em­pe­zar por cui­dar tu sa­lud. No se tra­ta de egoís­mo, sino de po­ner las co­sas en su co­rrec­ta pers­pec­ti­va. Re­cuer­da que es­ta­rás sen­tan­do pre­ce­den­tes que se­gui­rán tus hi­jas y las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Hay un di­cho que re­za: “La bue­na sa­lud co­mien­za en la co­ci­na”; otro di­ce: “Ca­va­mos nues­tra tum­ba con el te­ne­dor”. Por lo tan­to, si que­re­mos es­tar sa­lu­da­bles, lo pri­me­ro que he­mos de ha­cer es re­vi­sar nues­tra die­ta y ase­gu­rar­nos lo si­guien­te: con­su­mir abun­dan­tes fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les; be­ber mu­cha agua; cui­dar­nos en el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das y de pro­duc­tos re­fi­na­dos; te­ner cui­da­do con el con­su­mo de sal; y eli­mi­nar to­tal­men­te las be­bi­das con al­cohol.

Otro ele­men­to muy im­por­tan­te es el ejer­ci­cio fí­si­co. Son su­fi­cien­tes trein­ta mi­nu­tos dia­rios. Si no tie­nes tiem­po pa­ra gas­tar trein­ta mi­nu­tos se­gui­dos, di­ví­de­los en dos tan­das de quin­ce mi­nu­tos ca­da una. Es­tos ejer­ci­cios for­ta­le­ce­rán tu mus­cu­la­tu­ra y pre­ven­drán la os­teo­po­ro­sis. Pro­cu­ra ad­qui­rir vi­ta­mi­na D me­dian­te la ex­po­si­ción mo­de­ra­da al sol. Ve­rás los re­sul­ta­dos ca­si de in­me­dia­to.

Hay otras co­sas que de­bes ha­cer pa­ra te­ner bue­na sa­lud: exa­mi­nar tu piel re­gu­lar­men­te, bus­can­do cual­quier for­ma­ción si­mi­lar a un lu­nar que ha­ya cam­bia­do de for­ma, co­lor, o que sea irre­gu­lar en sus bor­des, o que ha­ya san­gra­do en al­gún mo­men­to y te due­la. Tam­bién rea­lí­za­te el au­to­exa­men de ma­mas. De­bes prac­ti­car­lo to­das las se­ma­nas, lo que te ha­rá una ex­per­ta en de­tec­tar cual­quier irre­gu­la­ri­dad. Si en­cuen­tras al­go que te lla­me la aten­ción, bus­ca ayu­da mé­di­ca de in­me­dia­to.

Vi­gi­la tu pe­so. Re­cu­rre a una ta­bla que re­la­cio­na pe­so, al­tu­ra y con­tex­tu­ra, y pro­cu­ra man­te­ner tu pe­so lo más pró­xi­mo po­si­ble al va­lor ideal. Es­to no so­lo con­tri­bui­rá a que te veas más es­bel­ta y te sien­tas me­jor, sino que es­ta­rás dis­mi­nu­yen­do tu pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer dia­be­tes.

Si fu­mas, de­ja el ci­ga­rri­llo de in­me­dia­to. Fu­mar es muy pe­li­gro­so pa­ra tu sa­lud a cor­to y a lar­go pla­zo. La bi­blio­gra­fía cien­tí­fi­ca abun­da en es­tu­dios res­pec­to de los gra­ves per­jui­cios pa­ra la sa­lud que trae el ci­ga­rri­llo, des­de la ve­jez pre­ma­tu­ra has­ta un cán­cer fa­tal. Si no pue­des aban­do­nar­lo por ti mis­ma, bus­ca ayu­da pro­fe­sio­nal. Hay lu­ga­res don­de el tra­ta­mien­to es gra­tui­to.

Pro­cu­ra man­te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va, agra­de­ci­da con Dios y con las per­so­nas que te ro­dean en to­da cir­cuns­tan­cia. No siem­pre po­drás cam­biar tu si­tua­ción, pe­ro tu reac­ción an­te ella de­pen­de de tu pro­pia elec­ción. Aun las ex­pe­rien­cias más des­agra­da­bles se tor­nan me­nos do­lo­ro­sas con una ac­ti­tud po­si­ti­va, op­ti­mis­ta, con­fia­da en Dios. La Es­cri­tu­ra di­ce: “El co­ra­zón ale­gre cons­ti­tu­ye buen re­me­dio; mas el es­pí­ri­tu tris­te se­ca los hue­sos” (Pro­ver­bios 17:22).

La aten­ción pro­fe­sio­nal

Es­to es to­do lo que tú pue­des ha­cer por ti mis­ma. Co­mo ves, hay mu­chas co­sas que tú pue­des ha­cer pa­ra te­ner bue­na sa­lud. Aho­ra ana­li­za­re­mos aque­llo que re­quie­re un po­co de ayu­da.

La re­vi­sión anual. Es re­co­men­da­ble y ne­ce­sa­rio que acu­das al mé­di­co una vez al año pa­ra una re­vi­sión com­ple­ta. Es­to in­clui­rá un exa­men de san­gre y de ori­na. Es­tos es­tu­dios se pue­den ha­cer con ma­yor fre­cuen­cia, de acuer­do a tu es­ta­do de sa­lud pre­vio. El mé­di­co juz­ga­rá si es opor­tuno agre­gar otros aná­li­sis clí­ni­cos co­mo ra­dio­gra­fías, elec­tro­car­dio­gra­mas etc., an­te la pre­sen­cia o la sos­pe­cha de al­gu­na pa­to­lo­gía.

La vi­si­ta al den­tis­ta. Mu­chas mu­je­res no con­si­de­ran im­por­tan­te el es­ta­do de sus dien­tes, pe­ro es­to es una puer­ta gi­gan­te pa­ra un sin­fín de en­fer­me­da­des, en­tre ellas al­gu­nas de índole car­día­co. Acu­da al den­tis­ta de for­ma re­gu­lar, usual­men- te ca­da seis me­ses.

El Pa­pa­ni­co­lau. Hay otro exa­men mu no­ce co­mo el PAP o el Pa­pa­ni­co­laou. Una ha co­men­za­do a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, una vez al año. Si no ha te­ni­do nun­ca re­lac co­men­zar a ha­cer­lo a los 18 años. Las señ vir­gi­ni­dad por la rea­li­za­ción de es­te exa­me

Es­te exa­men es fun­da­men­tal pa­ra la Apor­ta da­tos res­pec­to a in­fec­cio­nes co­mo el vi­rus HPV (de es­tos, al­gu­nas ce­pas son y otras de in­fer­ti­li­dad, y son al­ta­men­te co que per­mi­te de­tec­tar el cán­cer del cue­llo ción to­ma unos mi­nu­tos, aun­que re­quie­re La no­che an­te­rior al exa­men no de­bes ten les, ni usar tam­po­nes ni prac­ti­car una duch co­lo­ca­rá un es­pécu­lo en el ca­nal va­gi­nal y pe­cial to­ma­rá mues­tras de las cé­lu­las del cu se­ma­na se ob­tie­nen los re­sul­ta­dos, y si so tres años con­se­cu­ti­vos, el exa­men se po­drá dos a cua­tro años.

La ma­mo­gra­fía. La ma­mo­gra­fía es otro tal pa­ra to­da mu­jer. La ma­yo­ría de los m acuer­do en que to­da mu­jer que ha cum­pli de­be ha­cer­se es­te exa­men una vez por año re­sul­ta­dos pre­vios ha­yan si­do nor­ma­les, y el au­to­exa­men y se ca­re­ce de an­te­ce­den­te cer de ma­ma, pue­de ha­cer­se ca­da dos año es­tu­dio es de­tec­tar tem­pra­na­men­te el cán do to­da­vía es tra­ta­ble.

Cuan­do asis­tas a la con­sul­ta, tu méd exa­men fí­si­co de las ma­mas y sus pro­lon­ga go te pe­di­rá des­ves­tir­te de la cin­tu­ra pa­ra una ba­ta que se abre por de­lan­te a fin de q ral­men­te es un exa­men que se ha­ce de p que usa ra­yos X a ba­ja do­sis. El téc­ni­co col

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.