¿Aquién­le im­por­ta­laNa­vi­dad?

La Jornada (Canada) - - REFLEXIONES -

Je­sús no na­ció el 25 de di­ciem­bre! Es­ta es una for­ma po­co ama­ble de co­men­zar un ar­tícu­lo so­bre una de las ce­le­bra­cio­nes más im­por­tan­tes en el mundo, pe­ro es la reali­dad.

To­da­vía me acuer­do de ese 24 de di­ciem­bre. Me acos­té con la es­pe­ran­za del re­ga­lo na­vi­de­ño. ¡Esa no­che fes­te­já­ba­mos el na­ci­mien­to de Je­sús, pe­ro al­guien su­pues­ta­men­te ves­ti­do de ro­jo me traía un re­ga­lo! No lo en­ten­día, pe­ro me in­tere­sa­ba el re­ga­lo.

Esa no­che me que­dé des­pier­to pa­ra ver­lo en per­so­na y, ¿por qué no?, sa­car­me un par de du­das y ha­cer­le unas pre­gun­tas. Has­ta que lo vi en­trar por la puer­ta con una ca­ja en la mano. No te­nía bar­ba ni es­ta­ba ves­ti­do de ro­jo; te­nía un pi­ja­ma y se pa­re­cía mu­cho a mi pa­dre. ¡Era y siem­pre fue mi pa­pá! Lue­go de des­cu­brir el inofen­si­vo en­ga­ño, me di­je a mí mis­mo: ¿A quién le im­por­ta la Na­vi­dad? Ca­si di­ría que per­dí el in­te­rés en la con­fu­sa ce­le­bra­ción, has­ta que, con más edad y ma­du­rez, me con­cen­tré en el acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que di­vi­dió la his­to­ria en dos par­tes: un an­tes y un des­pués.

An­tes de con­ti­nuar, per­mí­te­me acla­rar al­gu­nas co­sas que me ayu­da­ron a dar­le sen­ti­do a la ce­le­bra­ción, sin im­por­tar tan­to la fe­cha. Cor­ne­lio Tá­ci­to (55-120 d.C.), men­cio­na a Cris­to. Es­ta se­ría la pri­me­ra fuen­te pa­ga­na que ha­ble de él. En su obra fi­nal, Ana­les (116 d.C.), Tá­ci­to co­rro­bo­ra el he­cho his­tó­ri­co de la eje­cu­ción de Cris­to por Pon­cio Pi­la­to.

Aun con es­tas re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas, el día del na­ci­mien­to de Je­sús es des­co­no­ci­do. Ade­más, los pri­me­ros cris­tia­nos no ce­le­bra­ron el na­ci­mien­to de Cris­to ni de na­die. Los na­ci­mien­tos y las fe­chas de cum­plea­ños fue­ron siem­pre fes­ti­vi­da­des ro­ma­nas y pa­ga­nas, de­di­ca­das es­pe­cial­men­te a sus dio­ses. En 245 d.C., Orí­ge­nes de Ale­jan­dría di­jo que era un gran pe­ca­do pen­sar en la ce­le­bra­ción del na­ci­mien­to de Cris­to. ¡Eso era so­lo pa­ra los pa­ga­nos! La gran ce­le­bra­ción de los cris­tia­nos siem­pre fue la re­su­rrec­ción de Cris­to, ¡el triun­fo so­bre la muer­te que le da sen­ti­do a la pro­me­sa de vi­da eter­na en Cris­to Je­sús!

www.la­jor­na­da.ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.