Cé­li­ne Dion cum­ple 50 años con más pres­ti­gio y con más con­trol de su vi­da que nun­ca

La Jornada (Canada) - - ¿QUE PASA? -

Cé­li­ne Dion, la can­tan­te que em­pe­zó su carrera mu­si­cal a los 12 años de edad en una pe­que­ña lo­ca­li­dad que­be­que­sa, cum­ple hoy 50 años co­mo la ar­tis­ta ca­na­dien­se más re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te.

Ini­cial­men­te, Dion no ha­bía pla­nea­do ce­le­brar de for­ma es­pe­cial su me­dio si­glo de vi­da y de he­cho te­nía pen­sa­do ac­tuar en The Co­los­seum del ho­tel Cae­sars Pa­la­ce de Las Ve­gas co­mo lo ha he­cho de for­ma inin­te­rrum­pi­da des­de 2011.

Pero una ope­ra­ción de oí­do ha obli­ga­do a la ar­tis­ta ca­na­dien­se ha to­mar­se un res­pi­ro de tres se­ma­nas, lo que le per­mi­ti­rá ce­le­brar su cum­plea­ños en ca­sa con sus tres hi­jos, Re­né-Char­les, de 17 años de edad, y los ge­me­los Nel­son y Eddy.

En una re­cien­te en­tre­vis­ta, Dion re­co­no­ció que los cum­plea­ños no le vuel­ven lo­ca y que pre­fie­re es­tar so­bre un es­ce­na­rio an­tes que en una fies­ta pa­ra ce­le­brar su aniver­sa­rio.

Pero la ar­tis­ta tam­bién re­co­no­ció que su 50 cum­plea­ños es un po­co es­pe­cial por­que el cin­co es su “nú­me­ro de la suer­te”.

“Así que es­toy bas­tan­te en­tu­sias­ma­da con cum­plir los 50”, aña­dió.

Na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa en la lo­ca­li­dad de Char­le­mag­ne, una hu­mil­de po­bla­ción en las cer­ca­nías de Mon­treal, Dion era la más jo­ven de 14 her­ma­nos.

En 1973, cuan­do te­nía cin­co años de edad, Dion can­tó en la bo­da de su her­mano Mi­chel, la pri­me­ra vez que ac­tua­ba de­lan­te del pú­bli­co, y des­cu­brió lo que era ser una ar­tis­ta.

“Cuan­do em­pe­cé a sen­tir el amor y el ca­lor del pú­bli­co, me atra­pó. Me di­ce a mí mis­ma: ‘real­men­te es­to es lo que quie­ro ha­cer to­da mi vi­da. Quie­ro ser una can­tan­te’”, de­cla­ró ha­ce años en una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se.

Sie­te años des­pués gra­bó su pri­me­ra can­ción y a los 13 años ya te­nía su pri­mer ál­bum en la ca­lle: “La voix du bon Dieu”.

Pa­ra ello fue de­ci­si­va la in­ter­ven­ción de Re­né An­gé­lil, un pro­mo­tor mu­si­cal a quien la fa­mi­lia Dion en­vió una gra­ba­ción de aque­lla pri­me­ra can­ción de la pe­que­ña Cé­li­ne.

Tras es­cu­char­la, An­gé­lil que­dó con­ven­ci­do del po­ten­cial de Cé­li­ne. Tan­to es así que de­ci­dió hi­po­te­car su ca­sa pa­ra fi­nan­ciar su pri­mer ál­bum.

De la mano de An­gé­lil, la carrera de Dion se dis­pa­ró, ga­nan­do mul­ti­tud de premios y com­pe­ti­cio­nes, in­clui­do el Eu­ro­vi­sion de 1988 don­de re­pre­sen­tó a Sui­za.

Pero su gran sal­to al es­ce­na­rio mun­dial se pro­du­jo en 1990. Tras dos años de­di­ca­da a per­fec­cio­nar su in­glés (Dion se edu­có en una fa­mi­lia fran­có­fo­na y prác­ti­ca­men­te apren­dió in­glés cuan­do era una ado­les­cen­te), ese año pu­bli­có su pri­mer ál­bum en in­glés, “Uni­son”.

El ál­bum y su in­ter­pre­ta­ción le abrie­ron las puer­tas del mun­do an­glo­sa­jón y un año des­pués in­ter­pre­tó la prin­ci­pal can­ción de la pe­lí­cu­la de ani­ma­ción de Dis­ney “Beauty and the Beast”, que se con­vir­tió en un éxi­to en el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.