“Bas­ta ya de do­ble mo­ral in­ter­na­cio­nal”, gri­tó Ra­fael Co­rrea an­te la pren­sa in­ter­na­cio­nal en Ma­drid

La Jornada (Canada) - - ¿QUE PASA? -

El ex man­da­ta­rio de Ecua­dor, Ra­fael Co­rrea acu­dió a la se­de del Club In­ter­na­cio­nal de Pren­sa en Ma­drid, para po­ner de ma­ni­fies­to que exis­te un es­pec­tro po­lí­ti­co con­tra su per­so­na que no se me­re­ce, tras diez años de go­bierno en Ecua­dor.

Ba­jo su pro­pio cri­te­rio, es­tán tra­tan­do de pa­rar pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos en Amé­ri­ca La­ti­na, con la gra­ve in­ten­cio­na­li­dad de res­tau­rar la de­re­cha con­ser­va­do­ra en la Re­gión, sin in­ter­ven­ción mi­li­tar, pe­ro ba­sa­da en ase­ve­ra­cio­nes fal­sas, sien­do el ob­je­ti­vo, es­tran­gu­lar, “ex­ter­mi­nar”, di­jo, la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na la­ti­noa­me­ri­ca­na, jun­to con el des­pres­ti­gio de sus pro­pios lí­de­res po­lí­ti­cos. “Ten­go que de­fen­der­me y de­fen­der a gen­te ho­nes­ta”. Para Co­rrea, la Bur­gue­sía dis­po­ne de los par­ti­dos po­lí­ti­cos más efec­ti­vos: el po­der me­diá­ti­co y el par­ti­do ju­di­cial. “por­que se han to­ma­do la Jus­ti­cia”.

Qui­so pun­tua­li­zar que no en­tien­de por qué la re­elec­ción de An­ge­la Mer­kel por cua­tro años su­po­ne el cul­men de la ma­du­ra­ción de­mo­crá­ti­ca en Ale­ma­nia y las re­elec­cio­nes de Ma­du­ro o Evo Mo­ra­les son ex­pues­tas por la pren­sa co­mo dic­ta­do­res que nun­ca aban­do­na­rán su car­go elec­to, de­mo­crá­ti­ca­men­te. “Bas­ta ya de do­ble mo­ral in­ter­na­cio­nal, bas­ta ya de do­bles es­tán­da­res”. “Creo en la li­ber­tad am­plia para ele­gir el lí­der que deseas que te go­bier­ne”, gri­tó ofus­ca­do.

En una fu­gaz vi­si­ta por las ciu­da­des más em­ble­má­ti­cas de Es­pa­ña para de­nun­ciar la si­tua­ción que atra­vie­sa la Re­gión, di­jo es­tar “re­ti­ra­do de la po­lí­ti­ca” y no co­no­cer a Puig­de­mont, “aun­que me en­can­ta­ría co­no­cer­le aho­ra que vi­vo en Bru­se­las”, afir­mó rién­do­se. Di­jo tam­bién que “en un es­ta­do de de­re­cho, se per­si­guen de­li­tos y no, a per­so­nas”. “Ecua­dor no es­tá so­bre en­deu­da­da; nues­tra eco­no­mía ha cre­ci­do en un 3%”, mo­men­to que apro­ve­chó para ins­tar a la pren­sa in­ter­na­cio­nal de que “bus­quen la ver­dad, sin trans­mi­tir an­ti­va­lo­res por­que la es­tra­te­gia es sen­ten­ciar­me y que me pu­dra en una cár­cel ecua­to­ria­na”.

El ex­je­fe de Es­ta­do, quien til­dó de “trai­dor” y “men­ti­ro­so com­pul­si­vo” a su su­ce­sor, Le­nín Mo­reno, quien acu­sa a Co­rrea de nar­co­tra­fi­can­te, alu­dió no con­tes­tar “a un ca­na­lla que no le va­le la pe­na”, pe­ro si aseguró “que ja­más he per­mi­ti­do el nar­co­trá­fi­co en mi pa­tria”. Co­rrea, sin de­jar de reite­rar una y otra vez que no es can­di­da­to a na­da, ex­pli­có a los me­dios que Le­nín Mo­reno le ha usur­pa­do el par­ti­do, Alian­za País (AP).

A la pre­gun­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que Nicolás Ma­du­ro pu­die­ra ha­ber acu­di­do a la Cum­bre de las Américas en Li­ma, di­jo que pu­die­ra ha­ber de­cla­ra­cio­nes lí­ri­cas que se fir­men, si bien, “la Cum­bre se­ría in­tras­cen­den­te y que no ser­vi­ría para mu­cho an­te au­sen­cia de ac­to­res fun­da­men­ta­les”.

El ex man­da­ta­rio de Ecua­dor, Ra­fael Co­rrea lle­gó a re­co­no­cer que en Ve­ne­zue­la al igual que en su pro­pio país, se han co­me­ti­do erro­res, pe­ro que no se pue­de ob­viar la gran pro­pa­gan­da exis­ten­te con­tra Ve­ne­zue­la.

Al hi­lo de es­ta idea, qui­so ele­var la cues­tión a los pre­sen­tes de “¿Por qué Amé­ri­ca del Sur con­ti­núa en el sub­de­sa­rro­llo?”, pre­gun­ta que res­pon­dió para sí, co­mo si de un mo­nó­lo­go se tra­ta­ra, “por­que las éli­tes bur­gue­sas si­guen pen­san­do que los de­re­chos son para uno mis­mo. El mo­men­to dul­ce de Amé­ri­ca La­ti­na pa­só ya”. Igual­men­te, Co­rreo afir­mó que el po­der eco­nó­mi­co y me­diá­ti­co son fác­ti­cos e in­to­ca­bles y que cier­ta­men­te, han fra­ca­sa­do los me­ca­nis­mos de unión de Amé­ri­ca La­ti­na “por te­ner una­ni­mi­dad para des­truir y fal­ta de con­sen­so para or­ga­ni­zar­se”.

En un am­bien­te tran­qui­lo, don­de se po­día apre­ciar la vir­tuo­si­dad ge­nia­lis­ta en las res­pues­tas de un lí­der de La­ti­noa­me­ri­cano que to­da­vía si­gue sien­do que­ri­do por su pue­blo (an­te el clamor re­ci­bi­do por los in­mi­gran­tes ecua­to­ria­nos asen­ta­dos en Es­pa­ña y con los que se ha reuni­do), ex­pre­só que el con­ti­nen­te eu­ro­peo es un ejem­plo de ne­ce­si­dad in­elu­di­ble en la crea­ción de blo­ques para en­fren­tar el or­den mundial y que “po­de­mos apren­der de Eu­ro­pa y tam­bién evi­tar cier­tos as­pec­tos de Eu­ro­pa”. Por Car­men Cha­mo­rro García, di­rec­ti­va del CIP/ACPE y miem­bro de ADES­yD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.