Que es un país se­gu­ro y sa­lu­da­ble en res­pues­ta a Ca­na­dá

La Jornada (Canada) - - ¿QUE PASA? -

Cuba de­fen­dió que es un país “se­gu­ro, es­ta­ble y sa­lu­da­ble” en res­pues­ta a la de­ci­sión de Ca­na­dá de re­ti­rar a to­dos los fa­mi­lia­res de sus di­plo­má­ti­cos des­ti­na­dos en la is­la a con­se­cuen­cia de las mis­te­rio­sas le­sio­nes que han su­fri­do al me­nos diez ca­na­dien­ses que re­si­dían en La Habana.

“El Go­bierno cu­bano res­pe­ta la de­ci­sión adop­ta­da por el go­bierno de Ca­na­dá pe­ro la con­si­de­ra ca­ren­te de jus­ti­fi­ca­ción”, in­di­có el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (Min­rex) de la is­la en un co­mu­ni­ca­do di­vul­ga­do en su pá­gi­na web.

El pa­sa­do 16 de abril, las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses anunciaron que, da­da la “in­cer­ti­dum­bre” so­bre el ori­gen de las le­sio­nes, se cam­bia­rá la de­sig­na­ción de su em­ba­ja­da en Cuba a “pues­to no acom­pa­ña­do”, lo que sig­ni­fi­ca que las fa­mi­lias no po­drán es­tar con los di­plo­má­ti­cos.

An­te esa de­ci­sión el Min­rex ra­ti­fi­ca “con to­da res­pon­sa­bi­li­dad, que Cuba es un país se­gu­ro, es­ta­ble y sa­lu­da­ble, para sus ha­bi­tan­tes y para los ca­si cin­co mi­llo­nes de ex­tran­je­ros que lo vi­si­tan ca­da año, en­tre ellos más de un mi­llón de ca­na­dien­ses, y don­de la pro­tec­ción del per­so­nal di­plo­má- ti­co de to­dos los paí­ses es­tá ga­ran­ti­za­da”.

La Can­ci­lle­ría ase­gu­ra que se ha rea­li­za­do una in­ves­ti­ga­ción “ri­gu­ro­sa lle­va­da a ca­bo por un gru­po de ex­per­tos de al­ta ca­li­fi­ca­ción” y “no se ha en­con­tra­do la más mí­ni­ma evi­den­cia que ex­pli­que los pa­de­ci­mien­tos re­por­ta­dos por di­plo­má­ti­cos de Ca­na­dá”.

Tam­po­co se han en­con­tra­do in­di­cios “de que ata­que o in­ci­den­te de ti­po al­guno ha­ya ocu­rri­do en te­rri­to­rio cu­bano, o que los sín­to­mas re­por­ta­dos es­tén aso­cia­dos a ac­cio­nes acús­ti­cas o de otro ca­rác­ter lle­va­das a ca­bo por una per­so­na o gru­po de per­so­nas con­tra otras”.

Cuba, ase­gu­ra la Can­ci­lle­ría, “con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do cons­truc­ti­va­men­te con el go­bierno de Ca­na­dá, co­mo has­ta aho­ra, en es­tre­cha co­mu­ni­ca­ción por la vía di­plo­má­ti­ca”

Asi­mis­mo, el Go­bierno de la is­la reite­ra la in­vi­ta­ción a que es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos de Cuba y Ca­na­dá in­ter­cam­bien so­bre la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble y so­bre la ba­se del más ri­gu­ro­so res­pe­to a la pri­va­ci­dad per­so­nal de las per­so­nas afec­ta­das.

Las mis­te­rio­sas le­sio­nes ob­je­to de es­ta con­tro­ver­sia pri­me­ro fue­ron des­cu­bier­tas en di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses y sus fa­mi­lia­res a prin­ci­pios de 2017. En to­tal 24 di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses re­sul­ta­ron afec­ta­dos por lo que en un prin­ci­pio fue ca­li­fi­ca­do co­mo un “ata­que só­ni­co”.

A di­fe­ren­cia de Ca­na­dá, que ha man­te­ni­do los mis­mos ni­ve­les de per­so­nal di­plo­má­ti­co en Cuba an­tes y des­pués de la apa­ri­ción de los sín­to­mas, Was­hing­ton ha re­du­ci­do el per­so­nal de su em­ba­ja­da en La Habana a con­se­cuen­cia de los in­ci­den­tes. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.