Wes­tern se con­vier­te en ca­sa pa­ra au­to­res de li­bros in­fan­ti­les

La Jornada (Canada) - - ¿QUE PASA? -

Ha­ce tan só­lo unas po­cas se­ma­nas me vi fren­te a un au­la lle­na de es­tu­dian­tes a los que por pri­me­ra vez da­ba cla­ses y cu­ya ex­pe­rien­cia con el idio­ma es­pa­ñol les per­mi­tía va­ga­men­te de­cir ¡Ho­la!. Pu­de sen­tir co­mo la adre­na­li­na in­va­día mi cuer­po y co­mo mil pen­sa­mien­tos co­rrie­ron por mi ca­be­za an­tes de de­cir las pri­me­ras pa­la­bras. Pe­ro no es mi historia la que quie­ro con­tar. Es la de esos más de dos­cien­tos alum­nos de pri­mer ni­vel de es­pa­ñol en las au­las de la fa­cul­tad de Ar­tes y Hu­ma­ni­da­des en Wes­tern que em­pe­za­ron sin sa­ber sa­lu­dar en la len­gua de Cer­van­tes, lu­chan­do con la pro­nun­cia­ción de la “r”, a con­ver­tir­se en crea­do­res de una obra muy no­ble, con una in­ten­ción lle­na de amor y de hu­mil­dad.

El pa­sa­do 5 de abril, en la bi­blio­te­ca Wel­don de Wes­tern se die­ron ci­ta en un even­to que du­ró to­do el día más de cien­to vein­ti­cin­co es­tu­dian­tes de pri­mer ni­vel de es­pa­ñol, el cual lla­mó la aten­ción de to­dos los vi­si­tan­tes de la bi­blio­te­ca. Co­mo TA (tea­ching as­sis­tant) de es­pa­ñol en la fa­cul­tad de Ar­tes y Hu­ma­ni­da­des pu­de ver, lleno de or­gu­llo, có­mo no hu­bo un so­lo mi­nu­to en que los es­tu­dian­tes, con sus trajes de cuen­ta cuen­tos, no tu­vie­ran que pre­sen­tar a los cu­rio­sos sus historias, y re­la­ta­ran las ex­pe­rien­cias al mo­men­to de es­cri­bir­las e ilus­trar­las uti­li­zan­do la pla­ta­for­ma en lí­nea Story­book.

En ca­da fá­bu­la po­día en­tre­ver­se sue­ños al­can­za­dos u otros ya no rea­li­za­bles, pe­ro que aún les vi­si­tan en la al­moha­da, co­mo el “Co­ne­jo Soñador” que fue as­tro­nau­ta, as­pi­ra­ción de su au­to­ra, ac­tual es­tu­dian­te de se­gun­do año de eco­no­mía. Era pal­pa­ble co­mo aflo­ra­ban sen­ti­mien­tos tan no­bles co­mo la hon­ra­dez, en la historia de “El clien­te más va­lio­so” o “El oso tro­ta­mun­dos”. Los au- to­res del pri­me­ro, Ve­ra y Harry, son es­tu­dian­tes de ne­go­cios y su pro­ta­go­nis­ta de­vuel­ve su bi­lle­te­ra al due­ño aún sa­bien­do que que és­te lo ha­bía es­ta­fa­do, por­que la ho­nes­ti­dad es más im­por­tan­te; el se­gun­do re­la­to per­te­ne­ce a un es­tu­dian­te de en­fer­me­ría con la vo­ca­ción in­ter­na­cio­na­lis­ta de ir es­par­cien­do sa­lud en un mun­do tan frá­gil co­mo el que ac­tual­men­te vi­vi­mos. Fue vi­si­ble có­mo ca­da quien tie­ne una historia que con­tar, des­de su for­ma­ción.

Es­ta es la se­gun­da edi­ción de es­te even­to en Wes­tern. El año pa­sa­do se hi­zo un ejer­ci­cio pi­lo­to con menos afluen­cia de pú­bli­co. Sin em­bar­go, es evi­den­te su im­pac­to al ver el nú­me­ro de es­tu­dian­tes que par­ti­ci­pa­ron es­te año y al eva­luar la can­ti­dad y la ca­li­dad de las historias pre­sen­ta­das. El ob­je­ti­vo de es­te even­to y la ra­zón por la cual los es­tu­dian­tes pu­sie­ron lo me­jor de sí es que los li­bros se­rán do­na­dos a la es­cue­la pa­ra ni­ños con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les “La Edad de Oro” en Hol­guín, Cu­ba, ins­ti­tu­ción que la Fa­cul­tad de Ar­tes y Hu­ma­ni­da­des de Wes­tern lle­va vi­si­tan­do des­de el ini­cio de las re­la­cio­nes con la Uni­ver­si­dad de Hol­guín y don­de año tras año, tan­to los ni­ños, co­mo nues­tros es­tu­dian­tes, de­jan una mar­ca im­bo­rra­ble en el co­ra­zón del otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.