Ex­per­tos ad­vier­ten que ex­ce­so de ac­ti­vi­da­des es con­tra­pro­du­cen­te en ni­ños

La Jornada (Canada) - - SALUD -

El ex­ce­so de ac­ti­vi­da­des en los ni­ños es con­tra­pro­du­cen­te por el ries­go de oca­sio­nar hi­per­ac­ti­vi­dad y fal­ta de li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar ha­bi­li­da­des co­mo la creatividad o la re­fle­xión, in­for­mó hoy el Cen­tro de Es­pe­cia­li­za­ción en Es­tu­dios Psi­co­ló­gi­cos de la In­fan­cia en México (CEEPI).

La di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción, Clau­dia So­te­lo, sos­tu­vo que la im­po­si­ción reite­ra­da a “in­nu­me­ra­bles for­mas de diversión es­que­ma­ti­za­da” co­mo el fút­bol, natación o ir al gim­na­sio, en­tre otras, ha­ce que los in­fan­tes no go­cen de tiempo pa­ra la re­fle­xión.

Por su par­te, la psi­coa­na­lis­ta del CEEPI Su­sa­na Sa­la­zar apun­tó que es­ta hi­per­ac­ti­vi­dad “evi­ta la ca­pa­ci­dad de re­fle­xio­nar y, por en­de, de co­no­cer­se a uno mis­mo”, im­pi­dien­do que el ni­ño se plan­tee qué quiere ser en un fu­tu­ro.

A es­to agre­gó que “los ni­ños re­quie­ren tam­bién del silencio y de es­pa­cios pa­ra la re­fle­xión, ya que ese es el prin­ci­pio pa­ra en­con­trar los in­tere­ses pro­pios”, una vo­ca­ción, afi­cio­nes reales o in­clu­so las pa­sio­nes.

Ali­men­tan­do es­ta idea, la es­pe­cia­lis­ta ex­pu­so que en su ins­ti­tu- ción se ha de­tec­ta­do que la gran ma­yo­ría de los ni­ños que acu­den es­tán so­bre­car­ga­dos de ac­ti­vi­da­des.

“Los excesos no son bue­nos. Es­ta­mos pro­du­cien­do ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños y de ado­les­cen­tes hi­per­ac­ti­vos, in­ca­pa­ces de cul­ti­var la pa­cien­cia, que es esen­cial pa­ra te­ner una vi­da sana y exi­to­sa”, ase­gu­ró.

A la lar­ga es­to pro­vo­ca frus­tra­ción, por lo que a fu­tu­ro sur­ge “una so­cie­dad de jó­ve­nes que no sa­brán dar­le sen­ti­do a su vi­da”, de don­de pue­den sur­gir pro­ble­mas so­cia­les co­la­te­ra­les.

So­te­lo agre­gó que se debe apos­tar por las ac­ti­vi­da­des no es­truc­tu­ra­das.

“La diversión es in­tui­ti­va, no se pue­de pro­gra­mar tal co­mo lo ha­ce­mos con las ci­tas de tra­ba­jo. Los pa­dres sin sa­ber­lo es­tán mi­nan­do su ca­pa­ci­dad de crear”, ase­ve­ró.

La ins­ti­tu­ción emi­tió una se­rie de re­co­men­da­cio­nes ta­les co­mo fa­vo­re­cer el con­tac­to so­cial o dejar que los ni­ños lle­guen a sus pro­pias con­clu­sio­nes, así co­mo romper con la idea de que se les debe can­sar con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pa­ra ob­te­ner de ellos un buen com­por­ta­mien­to. efe

www.la­jor­na­da.ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.