Las vio­la­cio­nes en In­dia, la mis­ma vie­ja so­lu­ción pa­ra un vie­jo pro­ble­ma

La Jornada (Canada) - - ENGLISH SECTION -

ra ge­ne­ró en las úl­ti­mas se­ma­na una sen­sa­ción de hartazgo en la In­dia a la que el Go­bierno tra­tó de res­pon­der ha­ce diez días con el enési­mo en­du­re­ci­mien­to de pe­nas, apro­ban­do la pe­na de muer­te pa­ra los vio­la­do­res de ni­ños me­no­res de 12 años.

Ha si­do la mis­ma reac­ción que tu­vo el an­te­rior Go­bierno tras la tor­tu­ra, violación en gru­po y pos­te­rior muer­te de una jo­ven uni­ver­si­ta­ria en Nue­va Del­hi en di­ciem­bre de 2012, en un ca­so que de­jó con­mo­cio­na­do al país.

Sin em­bar­go, no son po­cas las vo­ces que con­si­de­ran que en un país en el que según ci­fras del pro­pio Go­bierno hay más de 100.000 cau­sas por violación pen­dien­tes de re­so­lu­ción en la Jus­ti­cia, no ha­ce fal­ta en­du­re­cer las pe­nas de pri­sión, sino que los agre­so­res se­pan que se­rán con­de­na­dos.

La ac­ti­vis­ta Bhar­ti Ali, co­fun­da­do­ra de HaQ, una ONG in­dia cen­tra­da en los de­re­chos de los ni­ños, re­ve­ló a Efe en ese sen­ti­do que “exis­ten só­lo un 28 % de con­de­nas en ca­sos de violación de ni­ños”.

“Ese al­to nú­me­ro de ca­sos pen­dien­tes y un nú­me­ro tan ba­jo de con­de­nas nos preo­cu­pa si es­pe­ra­mos que la pe­na de muer­te sea la so­lu­ción. Que­re­mos que el por­cen­ta­je de con­de­nas au­men­te (...) Eso es más im­por­tan­te que la con­de­na a muer­te”, sen­ten­ció la ac­ti­vis­ta.

Ade­más, los an­te­ce­den­tes del en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas no pa­re­cen ava­lar su efec­ti­vi­dad.

Cin­co años des­pués de la violación de di­ciem­bre de 2012 y las re­for­mas pos­te­rio­res, “aún que­da to­do por hacer, por­que la ma­yo­ría de las re­for­mas de­ben ser im­ple­men­ta­das”, ex­pre­só a Efe la ac­ti­vis­ta Jaysh­ree Ba­jo­ria, au­to­ra del in­for­me de Hu­man Rights Watch “To­dos me cul­pan”, so­bre víc­ti­mas de vio­la­cio­nes en la In­dia.

“La pe­na de muer­te no es la so­lu­ción, se tra­ta ca­si de una dis­trac­ción. En es­te asun­to pa­re­ce que el Go­bierno tra­ta de ape­lar a la ira pú­bli­ca”, re­mar­có Ba­jo­ria.

Otro pro­ble­ma de la pe­na de muer­te es que en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos de violación, en con­cre­to en el 94,6 % de las 38.947 vio­la­cio­nes de­nun­cia­das en 2016, según la NCRB, el agre­sor se en­con­tra­ba den­tro del círcu­lo fa­mi­liar de la víc­ti­ma o en su ve­cin­da­rio.

Pa­ra la di­rec­to­ra de Pro­gra­mas en la In­dia de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI), As­mi­ta Ba­su, eso con­lle­va que, an­te la pers­pec­ti­va de que el agre­sor pue­da aca­bar en el pa­tí­bu­lo, la pre­sión so­bre el ni­ño agre­di­do se mul­ti­pli­que pa­ra evi­tar que de­nun­cie la violación.

“Se tra­ta de ca­sos con un ni­vel muy ba­jo de de­nun­cia, en los que si se aña­de tam­bién la pe­na de muer­te, ha­ce que el ni­ño sea in­clu­so más re­ti­cen­te a de­nun­ciar”, de­cla­ró a Efe Ba­su, con­ven­ci­da de que la hor­ca “nun­ca ha de­mos­tra­do ser un buen ele­men­to di­sua­so­rio pa­ra na­da”.

Pog­gen­dorf-Ka­kar re­cor­dó que el sis­te­ma de cas­tas que do­mi­na la In­dia pro­pi­cia, so­bre to­do en zo­nas ru­ra­les, que hom­bres de cas­ta al­ta vio­len a mu­je­res de ni­vel in­fe­rior con to­tal li­ber­tad e im­pu­ni­dad, sin te­ner en cuen­ta la in­jus­ti­cia del ac­to.

“Pa­ra ellos vio­lar a una mu­jer de cas­ta ba­ja no es más que un de­li­to, no lo con­si­de­ran un cri­men, y mu­chas ve­ces son en­cu­bier­tos por la Po­li­cía y otras ins­ti­tu­cio­nes del po­der”, sub­ra­yó. efe

Moncho To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.