“Mi ex­pe­rien­cia con el Cross Cul­tu­ral Lear­ner Cen­tre”

La Jornada (Canada) - - ¿QUÉ PASA? -

Al cre­cer en una so­cie­dad con gran de­sigual­dad co­mo la In­dia, he pa­sa­do gran par­te de mi ju­ven­tud en pro­gra­mas de ex­ten­sión co­mu­ni­ta­ria.

Por lo tan­to, fue na­tu­ral con­ti­nuar por es­te ca­mino cuan­do me mu­dé a Lon­dres pa­ra es­tu­diar en Western. Du­ran­te la se­ma­na de orien­ta­ción, me sen­tí abru­ma­da con la can­ti­dad de di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro con las que po­día tra­ba­jar. Sin em­bar­go, fue du­ran­te mi cla­se de es­pa­ñol que una opor­tu­ni­dad ex­cep­cio­nal­men­te in­tere­san­te se pre­sen­tó. Po­dría tra­ba­jar en un pro­yec­to con una or­ga­ni­za­ción, que ha­bía es­ta­ble­ci­do re­la­cio­nes con la co­mu­ni­dad his­pa­na en Lon­dres.

Así fue co­mo co­men­cé mi via­je con el cen­tro de apren­di­za­je In­ter­cul­tu­ral. El CCLC se es­fuer­za por cons­truir un sis­te­ma de apo­yo pa­ra los re­cién lle­ga­dos a la co­mu­ni­dad lon­di­nen­se pro­por­cio­nán­do­les opor­tu­ni­da­des y las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra triun­far. Yo era par­te de un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio de idio­mas, en el que es­ta­ba em­pa- re­ja­da con una re­cién lle­ga­da his­pa­na a Lon­dres. Du­ran­te nues­tras reunio­nes nues­tras con­ver­sa­cio­nes con­sis­tie­ron en ella ha­blán­do­me en in­gles y yo con­tes­tán­do­le en es­pa­ñol, es­te pro­ce­so nos ayu­dó a dis­tin­guir nues­tros errores y a ayu­dar­nos a co­rre­gir­los.

Al em­pe­zar es­ta ex­pe­rien­cia es­ta­ba bas­tan­te ner­vio­sa. Pen­sa­ba en có­mo se­ría ha­blar con al­guien de una edad, na­cio­na­li­dad y cul­tu­ra di­fe­ren­te ya que es­to era al­go que no ex­pe­ri­men­ta­ba se­gui­do. Sin em­bar­go, re­sul­tó ser lo opues­to de lo que es­pe­ra­ba, ya que al po­co tiem­po de co­no­cer­nos nos vol­vi­mos ami­gas. Tam­bién pen­sé que nues­tras reunio­nes se­rían tor­pes y obli­ga­das, pe­ro las dos nos sen­ti­mos muy có­mo­das jun­tas.

Tra­ba­jar con CCLC fue una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je in­creí­ble, no so­lo fui ca­paz de me­jo­rar mi ni­vel de con­ver­sa­ción en es­pa­ñol, pe­ro tam­bién apren­der más acer­ca de la cul­tu­ra his­pa­na y al mis­mo tiem­po po­der es­tar más in­vo­lu­cra­da en la co­mu­ni­dad de Lon­dres.

A tra­vés de CEL – Lon­don pu­de com­bi­nar mi pasión por el ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio y mi pasión pa­ra la ad­qui­si­ción de len­gua­je. Por lo cual es una ex­pe­rien­cia que le re­co­men­da­ría a to­dos mis ami­gos y com­pa­ñe­ros de la uni­ver­si­dad. Es­te pro­gra­ma es uno de los úni­cos que ofre­ce un mé­to­do úni­co de es­tu­dio y apren­di­za­je fue­ra de la cla­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.