Se­den­ta­ris­mo y ries­go car­día­co

La Jornada (Canada) - - SALUD -

Es di­fí­cil de creer. Un cris­tiano pia­do­so y ejem­plar, que no fu­ma­ba ni be­bía y se ali­men­ta­ba con lo me­jor de la na­tu­ra­le­za, mu­rió jo­ven, víc­ti­ma de un in­far­to al mio­car­dio. Aun­que no pa­re­cía un can­di­da­to a mo­rir así, el se­den­ta­ris­mo lo lle­vó a la tum­ba, pues la fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co es el prin­ci­pal fac­tor de ries­go po­ten­cial pa­ra la apa­ri­ción de un even­to co­ro­na­rio, in­far­to al mio­car­dio o ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

En la dé­ca­da de 1950, Le­vi­ne y Lown aca­ba­ron con la creen­cia de que el pa­cien­te in­far­ta­do de­bía te­ner re­po­so ab­so­lu­to y pa­sar en­ca­ma­do va­rios me­ses pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes. Aho­ra sa­be­mos que si se ejer­ci­tan, esos pa­cien­tes me­jo­ran su do­lor pre­cor­dial, la an­gi­na de pe­cho, la ta­sa de mor­ta­li­dad y los re­in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, sin usar los me­di­ca­men­tos que hoy son re­ce­ta­dos pa­ra me­jor la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de es­tos pa­cien­tes.

Ha­ce mu­chos si­glos, He­ber­den des­cri­bió una clá­si­ca an­gi­na de pe­cho y men­cio­na­ba que es­tos pa­cien­tes me­jo­ra­ban cor­tan­do le­ña me­dia ho­ra dia­ria. Hoy, a los pa­cien­tes pos­qui­rúr­gi­cos se les man­da a ca­mi­nar lo más pron­to po­si­ble pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de un trom­boem­bo­lis­mo, y se pro­cu­ra que sal­gan lo más pron­to del hos­pi­tal, don­de hay gér­me­nes agre­si­vos. En 1944, Dock de­mos­tró que el pa­cien­te en ca­ma te­nía un ries­go au­men­ta­do no so­lo de trom­boem­bo­lis­mo, sino que dis­mi­nuía la mi­ne­ra­li­za­ción ósea, la fuer­za mus­cu­lar, y au­men­ta­ba el trán­si­to in­tes­ti­nal y los pro­ble­mas uri­na­rios, en­tre otros. Sí, el se­den­ta­ris­mo es malo. Ca­da día la gen­te au­men­ta más de pe­so, y el se­den­ta­ris­mo co­bra sus in­tere­ses.

El se­den­ta­ris­mo tie­ne que ver con el es­ti­lo de vi­da ac­tual. A cau­sa de los com­pro­mi­sos, el tiem­po pa­re­ce no al­can­zar, las dis­tan­cias a re­co­rrer son lar­gas, los sis­te­mas compu­tari­za­dos sus­ti­tu­yen la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, y los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res anu­lan las dis­tan­cias pa­ra des­pla­zar­se, lo que ha­ce que va­rios fac­to­res des­fa­vo­ra­bles au­men­ten. Por ello, no es di­fí­cil en­con­trar en el mis­mo pa­cien­te hi­per­ten­sión arterial, dia­be­tes me­lli­tus, pro­ble­mas del co­les­te­rol, pro­ble­mas me­ta­bó­li­cos, obe­si­dad, ta­ba­quis­mo y al­coho­lis­mo, en­tre otros.

Den­tro de los pro­gra­mas de re­cu­pe­ra­ción de los pa­cien­tes in- far­ta­dos es­tá la reha­bi­li­ta­ción car­día­ca, que se ba­sa en que el ejer­ci­cio bien he­cho en al­gu­nos de­por­tis­tas en­tre­na­dos pue­de me­jo­rar el me­ta­bo­lis­mo has­ta en un 2.000 por cien­to. Al­go tan sen­ci­llo que mue­ve tan­to la eco­no­mía me­ta­bó­li­ca tie­ne que ser be­ne­fi­cio­so.

To­do ejer­ci­cio fí­si­co re­per­cu­te en adap­ta­ción fí­si­ca, lo que im­pli­ca que el cuer­po va­ya ga­nan­do re­sis­ten­cia an­te el es­fuer­zo, me­jo­re la oxi­ge­na­ción, dis­mi­nu­ya el co­les­te­rol malo, au­men­te el co­les­te­rol bueno, me­jo­re la ca­pa­ci­dad car­día­ca por la me­jo­ría en la cir­cu­la­ción de las co­ro­na­rias, ya que se di­la­tan, me­jo­ra la ven­ti­la­ción pul­mo­nar, dis­mi­nu­ye la agre­ga­bi­li­dad pla­que­ta­ria, dis­mi­nu­ye la pre­sión arterial, me­jo­ra la sen­si­bi­li­dad del cuer­po a la ac­ción de la in­su­li­na, y otros be­ne­fi­cios más. An­te una me­di­ci­na que no cues­ta na­da y es fá­cil de apli­car, que no ne­ce­si­ta apa­ra­tos com­ple­jos y que se pue­de pro­mo­ver en la po­bla­ción, al­gu­nos paí­ses pro­mue­ven en­tre sus tra­ba­ja­do­res es­pa­cios pa­ra que se ejer­ci­ten. Re­sul­ta en un me­jor ren­di­mien­to, y hay me­nos ca­sos de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les.

El ejer­ci­cio in­clu­ye es­ti­ra­mien­to, ca­len­ta­mien­to, el ejer­ci­cio ele­gi­do y un en­fria­mien­to pos­te­rior. No es sano ini­ciar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa sin pre­pa­ra­ción ade­cua­da, ya que los múscu­los pue­den su­frir o pue­de ser no­ci­vo pa­ra el co­ra­zón. No sea co­mo los que no ha­cen ejer­ci­cio du­ran­te la se­ma­na, y en un so­lo día jue­gan o co­rren sin con­si­de­ra­ción. Los adul­tos de­ben rea­li­zar ejer­ci­cios por lo me­nos dos ve­ces a la se­ma­na a fin de for­ta­le­cer los múscu­los de las pier­nas, las ca­de­ras, la es­pal­da, el tó­rax, el ab­do­men, los hom­bros y los bra­zos.

El ejer­ci­cio es buena me­di­ci­na. Ofre­ce mu­chos be­ne­fi­cios y evi­ta mu­chas com­pli­ca­cio­nes. Co­mien­ce hoy. En se­gui­da se ofre­cen al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes.

La fal­ta de ejer­ci­cio pro­vo­ca al­re­de­dor de 670.000 muer­tes pre­ma­tu­ras en el mun­do, el ta­ba­co 480.000. Hoy es el día de sa­lir a ca­mi­nar. Pue­de ir a pie al tra­ba­jo, por lo me­nos has­ta cier­to lu­gar, y de allí se­guir en au­to­bús, o pue­de ir en bi­ci­cle­ta, pe­ro há­ga­lo. No so­lo se tra­ta de no co­mer cier­tos ali­men­tos, te­ner buen pe­so, no fu­mar y no to­mar li­cor; eso no bas­ta. ¿Us­ted sa­be lo di­fí­cil que es es­tar en una sa­la de cui­da­dos in­ten­si­vos o de cui­da­dos co­ro­na­rios, sin sa­ber en qué ter­mi­na­rá su evo­lu­ción? ¿Sa­be lo in­có­mo­dos que son al­gu­nos cui­da­dos de en­fer­me­ría? De­be­mos ha­cer lo po­si­ble por evi­tar ne­ce­si­tar­los. No lo de­je pa­ra ma­ña­na, qui­zá pue­da ser tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.