La tran­se­xua­li­dad ya no es una en­fer­me­dad men­tal y los vi­deo­jue­gos son un des­or­den

La Jornada (Canada) - - NEWS -

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha ex­clui­do la tran­se­xua­li­dad co­mo una en­fer­me­dad men­tal y ha in­cor­po­ra­do el uso abu­si­vo de los vi­deo­jue­gos co­mo un des­or­den de com­por­ta­mien­to en la pri­me­ra ac­tua­li­za­ción de su Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­da­des en ca­si tres dé­ca­das pu­bli­ca­da.

Tras on­ce años de tra­ba­jos, la OMS ha de­ci­di­do que la tran­se­xua­li­dad, que es un des­or­den de la iden­ti­dad de gé­ne­ro, sal­ga del apar­ta­do de en­fer­me­da­des men­ta­les -al­go que lle­va­ban años re­cla­man­do las aso­cia­cio­nes LGTBI-, y entre en el de los com­por­ta­mien­tos se­xua­les.

Se man­tie­ne de es­ta for­ma den­tro de la cla­si­fi­ca­ción pa­ra que cuan­do una per­so­na bus­que ayu­da mé­di­ca la ob­ten­ga ya que en mu­chos paí­ses, si la diag­no­sis no es­tá in­clui­da en la lis­ta, el sis­te­ma sa­ni­ta­rio público o pri­va­do no re­em­bol­sa el tra­ta­mien­to.

Pe­ro deja de ser con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad men­tal “por­que no hay evi­den­cias de que una per­so­na con un des­or­den de iden­ti­dad de gé­ne­ro deba te­ner au­to­má­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po un des­or­den men­tal, aun­que suceda muy a me­nu­do que va­ya acom­pa­ña­do de an­sie­dad o de­pre­sión”.

Ade­más, “si a las per­so­nas con un des­or­den de iden­ti­dad de gé­ne­ro se las iden­ti­fi­ca au­to­má­ti­ca­men­te co­mo al­guien con un des­or­den men­tal, en mu­chos paí­ses se les es­tig­ma­ti­za y pue­de que se les re­duz­ca las opor­tu­ni­da­des de bus­car ayu­da”.

Otra de las mo­di­fi­ca­cio­nes más lla­ma­ti­vas de la cla­si­fi­ca­ción es la in­clu­sión de los vi­deo­jue­gos en un nue­vo des­or­den, el del “jue­go” per­ni­cio­so, que se in­cor­po­ra a la mis­ma lis­ta don­de tam­bién es­tá la ac­ción da­ñi­na de apos­tar.

Pre­ci­sa­men­te, es­ta fal­ta de da­tos em­pí­ri­cos es una de las ra­zo­nes pa­ra in­cluir es­te des­or­den en la lis­ta, por­que las in­for­ma­cio­nes que se han ana­li­za­do apun­tan ha­cia una dirección, pe­ro la OMS quie­re cer­cio­rar­se y valorar su al­can­ce real.

De he­cho, la OMS es­ti­ma que entre un 2 y un 3 por cien­to de los que jue­gan a vi­deo­jue­gos tienen un com­por­ta­mien­to abu­si­vo y per­ni­cio­so, pe­ro quie­ren te­ner cer­te­za cien­tí­fi­ca.

Asi­mis­mo, el he­cho de que es­te des­or­den es­té in­clui­do en la lis­ta de en­fer­me­da­des per­mi­te a las per­so­nas que lo pa­de­cen con­tar con ayu­da de for­ma ofi­cial, da­do que el sis­te­ma lo re­co­no­ce co­mo una do­len­cia, por lo que es­tá cu­bier­to por los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud y por los se­gu­ros.

El he­cho de ju­gar a un vi­deo­jue­go no es no­ci­vo por si mis­mo, igual que no lo es in­ge­rir al­cohol, al­go que ha­ce re­gu­lar­men­te el 40 por cien­to da la po­bla­ción mun­dial o entre un 70 y 80 por cien­to de los eu­ro­peos.

El pro­ble­ma es cuan­do el con­su­mo es abu­si- vo y cam­bia el com­por­ta­mien­to de la per­so­na que lo ejer­ce, por eso se ha in­clui­do en el apar­ta­do de uso de sus­tan­cias per­ni­cio­sas y otros com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos.

“Si el ni­ño, ado­les­cen­te o adul­to que jue­ga lo ha­ce sin pa­rar y deja de sa­lir con sus ami­gos, deja de ha­cer ac­ti­vi­da­des con sus pa­dres, se ais­la, no es­tu­dia, no duer­me y so­lo quie­re ju­gar, eso son sig­nos de aler­ta de que po­dría te­ner un com­por­ta­mien­to adic­ti­vo y que tie­ne que bus­car ayu­da”.

“Si en­ci­ma hay in­cen­ti­vos co­mo di­ne­ro cuan­do se jue­gan con otras per­so­nas, eso in­cre­men­ta el com­por­ta­mien­to adic­ti­vo y por lo tan­to, el des­or­den”.

La Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­da­des es una co­di­fi­ca­ción es­tan­da­ri­za­da de to­das las do­len­cias, des­ór­de­nes, con­di­cio­nes y cau­sas de muer­te que sir­ve pa­ra que los paí­ses ob­ten­gan da­tos es­ta­dís­ti­cos y epi­de­mio­ló­gi­cos so­bre su si­tua­ción sa­ni­ta­ria y pue­dan pla­near pro­gra­mas y re­cur­sos en con­se­cuen­cia.

Es­te pro­ce­so ha ser­vi­do pa­ra ac­tua­li­zar una cla­si­fi­ca­ción que en mu­chos ca­sos es­ta­ba des­fa­sa­da, no re­fle­ja­ba la reali­dad o no in­cluía com­por­ta­mien­tos que aho­ra se con­si­de­ran en­fer­me­da­des o des­ór­de­nes. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.