Hu­me­da­les, el te­so­ro del agua

Vi­gi­lan­tes de los re­cur­sos lí­qui­dos, pro­tec­to­res del am­bien­te y vi­ta­les pa­ra equi­li­brar las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za, la hu­ma­ni­dad tie­ne el desafío de pro­cu­rar el cuidado de los hu­me­da­les.

Agrocentro - - Reportajes -

Son ve­ci­nos con­se­cuen­tes. Pue­den ser dul­ces o sa­la­dos pe­ro, si se tra­ta de agua ma­ri­na, el ri­gor aca­dé­mi­co le im­po­ne no ex­ce­der de los seis me­tros de pro­fun­di­dad en ma­rea ba­ja.

Sus ape­lli­dos son va­ria­dos: ma­ris­mas, pan­ta­nos, pas­ti­za­les, es­tua­rios, del­tas, es­tan­ques, arro­za­les, re­ser­vo­rios, sa­li­nas… y su nom­bre te­rri­to­rio pri­vi­le­gia­do: se tra­ta de los hu­me­da­les, y la ra­zón de su im­por­tan­cia se vin­cu­la con los desafíos de la hu­ma­ni­dad.

“Los hu­me­da­les son esen­cia­les pa­ra la sa­lud y pros­pe­ri­dad de las per­so­nas. Nos apor­tan agua dul­ce, ga­ran­ti­zan nues­tro su­mi­nis­tro de ali­men­tos y man­tie­nen la bio­di­ver­si­dad. Nos pro­te­gen de las inun­da­cio­nes y al­ma­ce­nan dió­xi­do de car­bono. Tam­bién son una fuente im­por­tan­te de em­pleo en el mun­do, por lo cual son idea­les pa­ra mos­trar ejem­plos de me­dios de vi­da real­men­te sos­te­ni­bles”.

Las pa­la­bras son de Ar­tu­ro Do­mi­ni­ci Aro­se­me­na, ma­gís­ter en Bio­lo­gía y doc­to­ra­do en Cien­cias Na­tu­ra­les, con es­pe­cia­li­za­ción en eco­sis­te­mas de hu­me­da­les ma­rino-cos­te­ros, quien, des­de ha­ce cua­tro años, es el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro Re­gio­nal pa­ra la Ca­pa­ci­ta­ción en In­ves­ti­ga­ción so­bre Hu­me­da­les pa­ra el He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal (Creho por sus si­glas), con se­de en la ciu­dad de Pa­na­má, ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de Pa­na­má.

Do­mi­ni­ci Aro­se­me­na na­ció en la zo­na cos­te­ra de la bahía de Pa­na­má. La cer­ca­nía con los hu­me­da­les le ge­ne­ró una sen­si­bi­li­dad tem­pra­na ha­cia el te­ma.

En­tre Co­co del Mar y Pa­na­má Vie­jo, en el co­ra­zón de la his­to­ria del país, ama­ne­cía con el sa­bor del mar. Del jue­go a la pes­ca y del bo­te al mar, siem­pre aten­to cuan­do las olas se re­co­gían en cí­cli­co ri­tual, de­jan­do al des­cu­bier­to una al­fom­bra de ma­ris­cos. “Re­cuer­do el pa­so de las aves mi­gra­to­rias y las pla­yas de are­nas blan­cas que in­clu­so lle­ga­ban has­ta la zo­na de Pa­na­má Vie­jo”.

Cuan­do co­men­zó a es­tu­diar, fue un pro­ce­so na­tu­ral: la vo­ca­ción ha­cia la na­tu­ra­le­za con­so­li­dó un ca­mino que le ha per­mi­ti­do tra­ba­jar con pa­sión en aque­llo que ama.

PA­NA­MÁ, VI­GI­LAN­TE DEL HE­MIS­FE­RIO

Si­tua­do en Pa­na­má, en con­cre­to en Ciu­dad del Sa­ber, un es­pa­cio ve­cino de la zo­na del Ca­nal, Creho reúne en sus áreas nú­cleos de in­ves­ti­ga­ción, em­pre­sas de vo­ca­ción in­no­va­do­ra y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Na­ce en el año 1999 lue­go de la Con­ven­ción de Ram­sar, de­fi­ni­do co­mo “el más an­ti­guo de los mo­der­nos acuer­dos in­ter­gu­ber­na­men­ta­les so­bre el am­bien­te. El tra­ta­do se ne­go­ció en el de­ce­nio de 1960 en­tre paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les preo­cu­pa­dos por la cre­cien­te de­gra­da­ción de los há­bi­tats de hu­me­da­les pa­ra las aves acuá­ti­cas mi­gra­to­rias. Se adop­tó en la ciu­dad ira­ní de Ram­sar en 1971 y en­tró en vi­gor en 1975”. (www.ram­sar. org).

La Re­pú­bli­ca de Pa­na­má, a tra­vés de su Go­bierno y en con­cre­to del Mi­nis­te­rio del Am­bien­te, asu­me el com­pro­mi­so de con­ver­tir­se en el ór­gano que pro­por­cio­na he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar la pro­tec­ción de los hu­me­da­les en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal. En con­cre­to tra­ba­ja con los 29 paí­ses miem­bros de la Con­ven­ción de Ram­sar en las Amé­ri­cas.

Los hu­me­da­les es­tán ba­sa­dos en su bio­di­ver­si­dad pe­ro, pa­ra me­re­cer es­tar en la lis­ta Ram­sar (en la ac­tua­li­dad hay más de 2.200 si­tios ins­cri­tos), y ad­qui­rir un va­lor dis­tin­ti­vo an­te la hu­ma­ni­dad, de­ben re­unir cier­tos cri­te­rios téc­ni­cos.

En­tre otros as­pec­tos, te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas, es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción, si al­ber­ga “de ma­ne­ra re­gu­lar una po­bla­ción de 20.000 o más aves acuá­ti­cas” o es una ru­ta migratoria de sin­gu­lar va­lor.

Do­mi­ni­ci Aro­se­me­na ex­pli­ca que el re­to de la or­ga­ni­za­ción es po­si­cio­nar­se en la re­gión y ga­ran­ti­zar que los go­bier­nos y en­ti­da­des com­pro­me­ti­dos con la con­ven­ción pue­dan te­ner ac­ce­so a ca­pa­ci­ta­ción e in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca pa­ra pre­ser­var los hu­me­da­les.

Ob­ser­va, de ma­ne­ra re­fle­xi­va, un cam­bio en la con­cien­cia de la ciu­da­da­nía con res­pec­to a su re­la­ción con los hu­me­da­les. “Los paí­ses, sin co­mi­da y agua no pue­den so­bre­vi­vir, y la pre­ser­va­ción de es­tos eco­sis­te­mas ga­ran­ti­za una me­jo­ra en cier­tos as­pec­tos”.

VI­SI­TE SU HU­ME­DAL

El di­rec­tor de la ofi­ci­na de Creho-Ram­sar no se can­sa de re­pe­tir la con­di­ción de los hu­me­da­les co­mo “in­fra­es­truc­tu­ra na­tu­ral que pro­por­cio­na una fuente lim­pia y un re­ser­vo­rio de agua dul­ce, man­tie­nen su ca­li­dad has­ta lle­gar a los océa­nos, por lo tan­to sos­tie­nen la vi­da. Su pér­di­da y de­gra­da­ción agra­va di­rec­ta­men­te los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el su­mi­nis­tro de agua y por en­de el ali­men­to”.

En­tre otros enemi­gos “lo­ca­les y re­gio­na­les” de los hu­me­da­les, ci­ta la con­ta­mi­na­ción de las aguas y del ai­re, la ex­pan­sión cre­cien­te de las áreas ur­ba­nas sin los de­bi­dos con­tro­les, la cons­truc­ción de re­pre­sas, la ma­la dis­tri­bu­ción de la ba­su­ra o la de­fo­res­ta­ción.

Do­cu­men­tos de la Con­ven­ción de Ram­sar so­bre los Hu­me­da­les ad­vier­ten que “la es­ca­sez de agua y el li­mi­ta­do ac­ce­so al agua dul­ce ya afec­ta a en­tre 1.000 y 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas. Los hu­me­da­les con­ti­nen­ta­les son una de las prin­ci­pa­les fuentes de agua dul­ce jun­to con los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos”.

Tam­bién hay con­sen­so en el im­pac­to del agua so­bre los cam­bios cli­má­ti­cos. En es­te sen­ti­do, “la se­gu­ri­dad del agua y los ali­men­tos es una cues­tión cla­ve en el pro­gra­ma de cual­quier go­bierno (…) El men­sa­je cen­tral pa­ra es­te sec­tor es que los eco­sis­te­mas de los hu­me­da­les ofre­cen una in­fra­es­truc­tu­ra na­tu­ral pa­ra re­for­zar la adap­ta­ción cli­má­ti­ca”, ad­vier­te la Se­cre­ta­ría de la Con­ven­ción de Ram­sar en el tex­to El cuidado de los hu­me­da­les, una res­pues­ta al cam­bio cli­má­ti­co.

Ar­tu­ro Do­mi­ni­ci pi­de a la ciu­da­da­nía to­mar con­cien­cia de la cer­ca­nía e im­por­tan­cia de los hu­me­da­les. En es­te sen­ti­do, apues­ta a un ejer­ci­cio: asó­me­se, mi­re su en­torno y des­cu­bra cuán cer­ca de su vi­da pue­de es­tar uno de es­tos re­cur­sos na­tu­ra­les.“Es im­por­tan­te vi­si­tar­los y re­co­no­cer­los. A ve­ces to­ma­mos agua y no sa­be­mos que es gra­cias a ese hu­me­dal pre­sen­te en una bahía, en un la­go o man­glar”.

Que­rer­los pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia en­tre un mun­do en ries­go y un fu­tu­ro se­gu­ro.

Hu­me­dal del Par­que Na­tu­ral Ne­va­do de Tres Cruces en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.