Un pro­duc­to ap­to pa­ra la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca

Di­cho pro­duc­to in­flu­ye po­si­ti­va­men­te en la fer­ti­li­dad del sue­lo fa­vo­re­cien­do la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na se­gún la su­per­fi­cie en que se apli­que

Agrocentro - - Entrevista -

Los áci­dos hú­mi­cos, tal y co­mo se en­tien­den en la agri­cul­tu­ra, en­glo­ban los áci­dos hú­mi­cos y áci­dos fúl­vi­cos. La pro­ce­den­cia pue­de ser di­ver­sa co­mo por ejem­plo la tur­ba, res­tos ve­ge­ta­les, pe­ro la ma­yor par­te de es­tos se ob­tie­nen de la leo­nar­di­ta, que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas son con­si­de­ra­dos los de me­jor ca­li­dad y ma­yo­res pro­pie­da­des agro­nó­mi­cas.

Den­tro de las leo­nar­di­tas que exis­ten en el mer­ca­do, las pro­ve­nien­tes de las mi­nas de Da­ko­ta del Nor­te en Es­ta­dos Uni­dos, son las de ma­yor ca­li­dad en el mun­do, se­gún in­for­mó el in­ge­nie­ro agró­no­mo y ge­ren­te de la Co­mer­cia­li­za­do­ra Agrí­co­la Tec­no­bac Lt­da., Carlos Ro­jas, quien ex­pli­có los be­ne­fi­cios de di­chos áci­dos en el sue­lo y las plan­tas.

-¿Qué es bá­si­ca­men­te la leo­nar­di­ta?

“Es una sus­tan­cia ve­ge­tal hu­mi­fi­ca­da, muy ri­ca en ma­te­ria or­gá­ni­ca, en un es­ta­do in­ter­me­dio de trans­for­ma­ción en­tre la tur­ba y el lig­ni­to. Tie­ne su ori­gen en el en­te­rra­mien­to de ma­te­ria­les ve­ge­ta­les des­de ha­ce mi­llo­nes de años y sue­le en­con­trar­se en las ca­pas su­pe­rio­res de las mi­nas a cie­lo abier­to de lig­ni­to (car­bón)”.

-¿Y qué son real­men­te los áci­dos hú­mi­cos?

“Los áci­dos hú­mi­cos es­tán pre­sen­tes en los sue­los y son la par­te más ac­ti­va de la ma­te­ria or­gá­ni­ca del mis­mo. Son una mez­cla de mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas com­ple­jas que se for­man por des­com­po­si­ción y oxi­da­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca. Por tan­to, la hu­mi­fi­ca­ción es un pro­ce­so pro­gre­si­vo que lle­va a la for­ma­ción de áci­dos hú­mi­cos. Cuan­do ha­bla­mos de és­tos in­clui­mos en es­te con­cep­to tam­bién a los áci­dos fúl­vi­cos, y la di­fe­ren­cia en­tre unos y otros es su dis­tin­to com­por­ta­mien­to en me­dio bá­si­co y áci­do.

Tan­to los áci­dos hú­mi­cos co­mo los fúl­vi­cos son so­lu­bles en me­dio bá­si­co y por ello, se em­plea pa­ra ex­traer­los en for­ma lí­qui­da, un ex­trac­tan­te al­ca­lino. Al po­ner­los en me­dio áci­do, los hú­mi­cos pre­ci­pi­tan por ser in­so­lu­bles en es­te me­dio, mien­tras que los fúl­vi­cos, se man­tie­nen en fa­se lí­qui­da al ser so­lu­bles en me­dio áci­do. Es­te di­fe­ren­te com­por­ta­mien­to en me­dio áci­do es en lo que se ba­sa el mé­to­do ofi­cial de aná­li­sis pa­ra se­pa­rar y cuan­ti­fi­car los áci­dos hú­mi­cos y fúl­vi­cos de un pro­duc­to. Ade­más de es­ta di­fe­ren­cia los áci­dos hú­mi­cos y fúl­vi­cos tie­nen otras di­fe­ren­cias quí­mi­cas y de com­por­ta­mien­to. Los áci­dos hú­mi­cos tie­nen ma­yor pe­so mo­le­cu­lar que los fúl­vi­cos, ma­yor ca­pa­ci­dad de in­ter­cam­bio ca­tió­ni­co y ma­yor ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua. Los áci­dos hú­mi­cos tie­nen una ac­ción más len­ta y du­ra­de­ra so­bre la es­truc­tu­ra del sue­lo y so­bre la plan­ta, mien­tras que los áci­dos fúl­vi­cos tie­nen una ac­ción más rá­pi­da so­bre la plan­ta, pe­ro me­nos per­sis­ten­te. Por ello se es­ti­ma que a ma­yor ca­li­dad ma­yor por­cen­ta­je de áci­dos hú­mi­cos”.

-¿Qué be­ne­fi­cios tie­nen los áci­dos hú­mi­cos en los sue­los pun­tual­men­te?

“Los áci­dos hú­mi­cos in­flu­yen po­si­ti­va­men­te en la fer­ti­li­dad de un sue­lo fa­vo­re­cien­do la ac­ti­vi­dad mi­cro­bia­na y rea­li­zan­do di­ver­sas ac­cio­nes en función del ti­po de sue­lo don­de los apli­que­mos. Si ha­bla­mos de te­rre­nos ar­ci­llo­sos, ayu­dan a me­jo­rar la es­truc­tu­ra del sue­lo, con­si­guien­do me­jo­rar la per­mea­bi­li­dad del te­rreno y au­men­tar la ai­rea­ción a ni­vel ra­di­cu­lar de la plan­ta. En los sue­los are­no­sos, que sue­len te­ner ba­jos ni­ve­les de ma­te­ria, ayu­dan a in­cre­men­tar el in­ter­cam­bio ca­tió­ni­co de los ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, me­jo­ran la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua y por lo tan­to se evi­ta una pér­di­da de nu­trien­tes por li­xi­via­ción.

De for­ma ge­ne­ral, la apli­ca­ción de áci­dos hú­mi­cos en el sue­lo, con­tri­bu­yen al des­blo­queo de los nu­trien­tes y ac­túan co­mo agen­tes com­ple­jan­tes na­tu­ra­les, fa­ci­li­tan­do la asi­mi­la­ción de los mis­mos en la plan­ta”.

-¿Y có­mo be­ne­fi­cian a las plan­tas?

“En­tre los efec­tos be­ne­fi­cio­sos que pro­vo­can so­bre la plan­ta po­de­mos ob­ser­var: un in­cre­men­to ra­di­cu­lar, por tan­to, una ma­yor ab­sor­ción de ele­men­tos nu­tri­ti­vos; un ma­yor desa­rro­llo ve­ge­ta­ti­vo; fa­vo­re­cen los pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos y con­tri­bu­yen a un ma­yor ren­di­mien­to del cul­ti­vo”.

-¿Exis­te una re­gla­men­ta­ción pa­ra es­tos pro­duc­tos?

“Es­tán re­co­no­ci­dos en la le­gis­la­ción chi­le­na co­mo fer­ti­li­zan­tes me­jo­ra­do­res de sue­los. De­fi­ne los áci­dos hú­mi­cos co­mo en­mien­das ob­te­ni­do por tra­ta­mien­to o pro­ce­sa­do de lig­ni­tos, Leo­nar­di­ta, que con­tie­ne fun­da­men­tal­men­te áci­dos hú­mi­cos”.

-¿Se pue­de uti­li­zar los áci­dos hú­mi­cos co­mo in­su­mo pa­ra la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca?

“La leo­nar­di­ta, ma­te­ria pri­ma de don­de pro­ce­den gran par­te de los áci­dos hú­mi­cos del mer­ca­do, ha si­do in­cor­po­ra­da re­cien­te­men­te por la re­gla­men­ta­ción eu­ro­pea co­mo in­su­mo en agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, sin em­bar­go, otras re­gla­men­ta­cio­nes, co­mo la de Es­ta­dos Uni­dos, sí los con­tem­plan co­mo un pro­duc­to ap­to pa­ra agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca”.

-¿Có­mo lle­gan los áci­dos hú­mi­cos al agri­cul­tor?

“Tra­di­cio­nal­men­te es­tos pro­duc­tos se han co­mer­cia­li­za­do y se si­guen co­mer­cia­li­zan­do en for­ma lí­qui­da en el for­ma­to de 20 li­tros. Tam­bién se ha co­mer­cia­li­za­do en for­ma só­li­da. Pa­ra ello, se ven­de en­ton­ces en bol­sas de 22,5 kilos”.

-¿En qué ti­pos de cul­ti­vos se pue­den apli­car los áci­dos hú­mi­cos?

“Los áci­dos hú­mi­cos se pue­den apli­car a to­do ti­po de cul­ti­vos. Co­mo ya he­mos co­men­ta­do, in­flu­yen en una me­jo­ra de las con­di­cio­nes del sue­lo y es­to siem­pre va muy bien a los cul­ti­vos, por tan­to, su ma­yor de­man­da es en fru­ta­les de hue­so y pe­pi­ta, cí­tri­cos, vi­des, no­ga­les, pal­tos, ave­llano eu­ro­peo, oli­vos. En la hor­ti­cul­tu­ra in­ten­si­va, tan­to en in­ver­na­de­ros co­mo al ai­re li­bre, pue­de uti­li­zar­se en: to­ma­tes, pi­mien­tos, be­ren­je­nas, pa­pas y maíz”.

-¿Cuál es su mo­do de apli­ca­ción?

“Los áci­dos hú­mi­cos son apli­ca­dos di­rec­ta­men­te al sue­lo me­dian­te los dis­tin­tos sis­te­mas de riego. Ge­ne­ral­men­te, su apli­ca­ción es por riego go­ta a go­ta y por as­per­sión, son los dos sis­te­mas por los cua­les me­jor se dis­tri­bu­ye el pro­duc­to so­bre el te­rreno. En su for­ma só­li­da su apli­ca­ción es plan­ta a plan­ta”.

En­tre los efec­tos be­ne­fi­cio­sos que pro­vo­can so­bre la plan­ta se pue­de ob­ser­var: un in­cre­men­to ra­di­cu­lar, un ma­yor desa­rro­llo ve­ge­ta­ti­vo, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.