De la mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do y los ser­vi­cios del agro

Agrocentro - - Noticias - Her­nán Vi­lla­lo­bos In­ge­nie­ro agró­no­mo

Al­gu­na vez nos jac­ta­mos de ser los in­gle­ses de Su­da­mé­ri­ca y úl­ti­ma­men­te me sor­pren­dió al en­viar una car­ta cer­ti­fi­ca­da a una re­gión con­ti­gua, por Co­rreos de Chi­le, el pla­zo de en­tre­ga fue­ra de sie­te días há­bi­les, cla­ro que, si pa­ga el doble, por me­dio de un pres­ta­dor pri­va­do, ba­jan la de­mo­ra a un día, al igual que el co­rreo nor­mal de los in­gle­ses.

“El Es­ta­do soy yo”, fra­se que se atri­bu­ye a Luis XIV pa­ra re­pre­sen­tar que él reunía en su per­so­na la ley y el te­so­ro, lo cual en al­gu­na me­di­da hoy po­de­mos tras­la­dar a nues­tras re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas y ser­vi­cios del agro co­mo SAG, In­dap, Conaf, DGA, Go­bierno Re­gio­nal, en­tre otros. Así, el Es­ta­do de­vie­ne en un en­te om­ní­mo­do pa­ra quien re­quie­re de su ac­ción, rea­li­za un em­pren­di­mien­to o le pro­vee ser­vi­cios. Por tan­to, es de su­ma im­por­tan­cia la re­la­ción que los ser­vi­cios pú­bli­cos man­ten­gan con los ciu­da­da­nos y que en de­fi­ni­ti­va ha­gan ho­nor a su nom­bre. Cuán­tas ve­ces en un sim­ple lla­ma­do te­le­fó­ni­co la res­pues­ta se de­mo­ra, no se con­tes­ta o di­ce “es­ta­mos en hora de co­la­ción” o se echa a an­dar pro­gra­mas en los que el in­te­rés fiscal se di­lu­ye por de­sidia, ac­cio­nes con­tra­pues­tas de las re­par­ti­cio­nes y apli­ca­ción de la po­lí­ti­ca de la com­pra hue­vos en la que no hay un res­pon­sa­ble fi­nal. Así, cuan­do un fun­cio­na­rio des­de una se­cre­ta­ria a un je­fe de ser­vi­cio ofrez­ca una res­pues­ta, anote nues­tro te­lé­fono y co­rreo elec­tró­ni­co, aqué­lla de­be lle­gar caso con­tra­rio se afec­ta se­ria­men­te la fe pú­bli­ca. Lo an­te­rior co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia pa­ra el je­fe, quien se es­pe­ra li­de­re el ser­vi­cio, ten­ga me­tas cla­ras, cum­pla lo pro­me­ti­do y no se in­hi­ba de ins­truir a los fun­cio­na­rios por al­gún pe­ca­do ori­gi­nal. Tam­bién se ve­ri­fi­ca que una re­par­ti­ción ten­ga car­ga de so­li­ci­tu­des con años de atra­so, cuan­do de­bie­ra ha­ber pla­zos aco­ta­dos de tra­mi­ta­ción y en­tre­ga del ser­vi­cio; hi­tos de­fi­ni­dos de re­vi­sión téc­ni­ca-ad­mi­nis­tra­ti­va o le­gal y no un re­que­ri­mien­to des­or­de­na­do de nue­vos an­te­ce­den­tes, más aún cuan­do se ha pa­ga­do de­re­chos o rea­li­za­do la ins­pec­ción fiscal. En­ton­ces, que se com­pen­se al usua­rio, co­mo se ha­ría en­tre pri­va­dos, y que se den trá­mi­tes por apro­ba­dos an­te el in­cum­pli­mien­to del Es­ta­do.

Sin du­da ha avan­za­do la pres­ta­ción de ser­vi­cios del sec­tor pú­bli­co, me­dian­te la se­lec­ción de je­fa­tu­ras por al­ta di­rec­ción, pro­fe­sio­na­li­za­ción del per­so­nal, me­jo­ra­mien­to de sus re­mu­ne­ra­cio­nes, ac­ce­so a las ofi­ci­nas de in­for­ma­ción OIRS y SIAC vía in­ter­net, Ley de Trans­pa­ren­cia, etc. Sin em­bar­go, en es­ce­na­rios de ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al­ta com­pe­ten­cia pa­ra nues­tra agri­cul­tu­ra, tan­to de con­su­mo in­terno co­mo ex­por­ta­ción, se ha­ce im­pres­cin­di­ble un Es­ta­do efi­cien­te con las me­jo­res prác­ti­cas y fun­cio­na­rios pa­ra que no só­lo Luis XIV dis­fru­te de be­ne­fi­cios, sino que la crea­ción de va­lor al­can­ce a sus súb­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.