Ser­vi­cio li­be­ra en el Mau­le con­tro­la­dor bio­ló­gi­co de pla­ga forestal Si­rex noc­ti­lio

La avis­pa de la ma­de­ra del pino, co­rres­pon­de a una pes­te de ori­gen eu­ro­peo, la cual se de­tec­tó por pri­me­ra vez en Chi­le du­ran­te el 2001

Agrocentro - - Sag -

El Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro -SAGe­fec­tuó la li­be­ra­ción del con­tro­la­dor bio­ló­gi­co de la pla­ga forestal, Si­rex noc­ti­lio, De­la­de­nus si­ri­ci­di­co­la, a tra­vés de la ino­cu­la­ción de más de mil 400 ár­bo­les de pi­nos en­fer­mos en la Re­gión del Mau­le.

Los ejem­pla­res de De­la­de­nus si­ri­ci­di­co­la per­te­ne­cían al la­bo­ra­to­rio del SAG de Con­trol Bio­ló­gi­co, exis­ten­te en Osorno, y fue­ron pre­pa­ra­dos por fun­cio­na­rios del pro­gra­ma de Vi­gi­lan­cia y Con­trol Forestal de la Re­gión del Mau­le, pa­ra pos­te­rior­men­te ser in­tro­du­ci­dos en ár­bo­les afec­ta­dos por la pla­ga.

Ca­be men­cio­nar que, la avis­pa de la ma­de­ra del pino, Si­rex noc­ti­lio, co­rres­pon­de a una pla­ga de ori­gen eu­ro­peo, la cual se de­tec­tó por pri­me­ra vez en Chi­le du­ran­te el 2001. La im­por­tan­cia de es­te in­sec­to ra­di­ca en el he­cho que pro­vo­ca la muer­te de los pi­nos que ata­ca, de­bi­do a que las hem­bras co­lo­can sus hue­vos den­tro del tron­co, jun­to con una sus­tan­cia tó­xi­ca pro­du­ci­da por ellas, que ma­ta los ár­bo­les.

De­bi­do al po­ten­cial da­ño que es­te in­sec­to exó­ti­co pue­de pro­vo­car so­bre las plan­ta­cio­nes de pino, el SAG de­cla­ró el con­trol obli­ga­to­rio de la pla­ga me­dian­te la Re­so­lu­ción N° 2.630 de 2001, re­em­pla­za­da ac­tual­men­te por la Re­so­lu­ción N°2.758 de 2009, do­cu­men­tos que es­ta­ble­cen las me­di­das fi­to­sa­ni­ta­rias de con­trol ofi­cial de Si­rex noc­ti­lio en Chi­le.

DIS­PER­SIÓN

De­la­de­nus si­ri­ci­di­co­la es un ne­má­to­do que fue in­tro­du­ci­do por el SAG a Chi­le y que se uti­li­za con éxi­to pa­ra el con­trol del Si­rex noc­ti­lio, en paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Bra­sil y Nue­va Ze­lan­da.

La dis­per­sión del ne­má­to­do se rea­li­za a tra­vés de las hem­bras de Si­rex noc­ti­lio, las que al co­lo­car sus hue­vos en ár­bo­les que han si­do ino­cu­la­dos con el ne­má­to­do, ge­ne­ran ejem­pla­res es­té­ri­les con ova­rios atro­fia­dos, evi­tan­do su des­cen­den­cia. Da­do lo an­te­rior, son las mis­mas hem­bras de Si­rex las que con­tri­bu­yen a dis­per­sar el con­tro­la­dor ha­cia otras áreas, al bus­car su re­pro­duc­ción en dis­tin­tos ár­bo­les.

Al res­pec­to el di­rec­tor re­gio­nal del Ser­vi­cio, Cris­tian La­ra, se­ña­ló que “es­ta ac­ti­vi­dad for­ma par­te del pro­gra­ma anual de la uni­dad de vi­gi­lan­cia y con­trol forestal en la re­gión, quie­nes se ocu­pan de lle­var a ca­bo es­tas ino­cu­la­cio­nes en pi­nos da­ña­dos por Si­rex noc­ti­lio, pla­ga forestal que pue­de pro­vo­car un im­por­tan­te da­ño si no se con­tro­la”.

Ca­be ha­cer no­tar que el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro des­de ha­ce un tiem­po tra­ba­ja ade­más en la im­ple­men­ta­ción y dis­per­sión de otros con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos pa­ra Si­rex, co­mo son los in­sec­tos, enemi­gos na­tu­ra­les, Iba­lia leu­cos­poi­des y Me­garhys­sa nor­to­ni, que tam­bién cons­ti­tu­yen una va­lio­sa he­rra­mien­ta pa­ra el con­trol de la pla­ga.

La dis­per­sión del ne­má­to­do, que se uti­li­za con éxi­to pa­ra el con­trol de la pla­ga, se rea­li­za a tra­vés de las hem­bras de Si­rex noc­ti­lio, las que al co­lo­car sus hue­vos en ár­bo­les que han si­do ino­cu­la­dos con el ne­má­to­do, ge­ne­ran ejem­pla­res es­té­ri­les con ova­rios atro­fia­dos, evi­tan­do su des­cen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.