La his­to­ria del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro es­cri­ta en 50 años

Agrocentro - - Sag -

El Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro -SAG-, tie­ne sus ini­cios en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, ór­gano de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral del Es­ta­do exis­ten­te has­ta 1967, pe­ro que te­nía es­ca­sa in­de­pen­den­cia y una es­truc­tu­ra rí­gi­da, di­fí­cil­men­te mo­di­fi­ca­ble pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to. De­bi­do a que su fun­ción no era di­ri­gir la agri­cul­tu­ra del país, sino aten­der las de­man­das del sec­tor, que en for­ma de ser­vi­cio de­bía aten­der el Es­ta­do, no se jus­ti­fi­ca­ba tam­po­co el nom­bre de Di­rec­ción de Agri­cul­tu­ra.

Fren­te a es­ta reali­dad his­tó­ri­ca se re­cu­rrió al pro­yec­to de ley que de­bía nor­mar la re­for­ma agra­ria y las trans­for­ma­cio­nes y cam­bios que se ha­bían di­se­ña­do pa­ra el sec­tor agro­rru­ral, in­clui­das las de ti­po ins­ti­tu­cio­nal pú­bli­co, pa­ra trans­for­mar la Di­rec­ción de Agri­cul­tu­ra en un ór­gano que, jun­to con pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, fo­res­tal y pes­que­ra, sir­vie­ra con má­xi­ma efi­ca­cia a la so­lu­ción de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que in­ci­dían en el fun­cio­na­mien­to del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. En­tre ellos se con­ta­ban te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­ni­dad ve­ge­tal y la sa­lud ani­mal; la con­ser­va­ción del sue­lo y del agua y de los re­cur­sos na­tu­ra­les re­no­va­bles; la in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca y ca­tas­tral agrí­co­la, ga­na­de­ra, fo­res­tal y pes­que­ra; la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el be­ne­fi­cio de la pro­duc­ción de es­tos mis­mos ru­bros; la ca­pa­ci­ta­ción de la gen­te que vi­vía y tra­ba­ja­ba en el cam­po; y la fis­ca­li­za­ción del cum­pli­mien­to de las nor­mas de con­trol en­car­ga­das al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

El 28 de ju­lio de 1967 la nueva Ley de Re­for­ma Agra­ria, pro­mul­ga­da por el Pre­si­den­te Eduar­do Frei Mon­tal­va, trans­for­mó a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra en una per­so­na ju­rí­di­ca de de­re­cho pú­bli­co de­no­mi­na­da “Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro, SAG”, en­ca­be­za­do por su pri­mer di­rec­tor na­cio­nal, Emi­li­ano Or­te­ga Ri­quel­me (1967-1970).

DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA OPE­RA­TI­VO

Las nor­mas y ob­je­ti­vos que ri­gen al SAG se es­ta­ble­cie­ron en la Ley N° 18.755 de 1989, mo­di­fi­ca­da por la Ley N° 19.283 de 1994. Pa­ra que el SAG pu­die­ra cum­plir con efi­ca­cia sus fun­cio­nes, la ley lo es­ta­ble­ció co­mo per­so­na ju­rí­di­ca de de­re­cho pú­bli­co, cu­ya re­la­ción con el Go­bierno se rea­li­za­ría a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, de du­ra­ción in­de­fi­ni­da, con pa­tri­mo­nio pro­pio y ple­na ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­nis­trar­lo, ejer­cer de­re­chos y con­traer obli­ga­cio­nes.

Des­de el pun­to de vis­ta ope­ra­ti­vo, el SAG pu­do de­fi­nir sus pro­pios re­gla­men­tos, es­ta­ble­cer los pro­gra­mas de ac­ción, las plan­tas de per­so­nal y los pre­su­pues­tos pa­ra la apro­ba­ción del Go­bierno; de­fi­nir su es­truc­tu­ra in­ter­na y mo­di­fi­car­la de acuer­do a las ne­ce­si­da­des, co­mo tam­bién, las nor­mas de fun­cio­na­mien­to; crear per­so­nas ju­rí­di­cas; con­tra­tar obre­ros y em­plea­dos tem­po­ra­les; fi­jar ta­ri­fas y co­brar­las, co­mo tam­bién co­brar las mul­tas y decomisos es­ta­ble­ci­dos por las le­yes.

PRI­ME­RAS AC­TI­VI­DA­DES

En­tre las ac­ti­vi­da­des del SAG en sus pri­me­ros tiem­pos, ca­be des­ta­car la im­por­tan­cia que se dio al pro­gra­ma de con­ser­va­ción de sue­los y de la fau­na sil­ves­tre que ve­nía desa­rro­llan­do la Di­rec­ción de Agri­cul­tu­ra, el le­van­ta­mien­to del ma­pa de sue­los por ca­pa­ci­dad de uso; el pro­gra­ma de con­ser­va­ción de sue­los y aguas; el pro­gra­ma bio-acuá­ti­co con el es­ta­ble­ci­mien­to de cria­de­ros de os­tras, cho­ros y cho­ri­tos y las pri­me­ras in­tro­duc­cio­nes del sal­món del Pa­cí­fi­co, jun­to al le­van­ta­mien­to de la car­ta de ca­li­dad de las aguas de la­gos y ríos; la im­por­ta­ción de 12 mil va­qui­llas Poll-He­re­ford pa­ra Ma­ga­lla­nes con fi­nan­cia­mien­to nor­te­ame­ri­cano y de 7 mil va­qui­llas pa­ra re­for­zar el Plan Ga­na­de­ro Cen­tro, con re­cur­sos pro­pios y fi­nan­cia­mien­to del BID; el es­ta­ble­ci­mien­to de vi­ve­ros fo­res­ta­les y la gran cam­pa­ña na­cio­nal de re­fo­res­ta­ción y los con­ve­nios fo­res­ta­les me­dian­te los cua­les se acor­da­ba, con el pro­pie­ta­rio de tie­rras, rea­li­zar con­jun­ta­men­te plan­ta­cio­nes con el apor­te téc­ni­co del SAG y el com­pro­mi­so de dis­tri­bu­ción, en­tre am­bas par­tes, de la co­se­cha del bos­que; la pla­ni­fi­ca­ción del pro­yec­to de erra­di­ca­ción de la Fie­bre Af­to­sa y su ini­cia­ción por las pro­vin­cias del sur, en­tre mu­chas otras ac­ti­vi­da­des.

El ser­vi­cio lo­gró en 1998 que Chi­le es­té li­bre de la pes­te por­ci­na clá­si­ca en cer­dos.

Di­ver­sas pla­gas com­ba­te el SAG a lo lar­go del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.