Gur­ma – ade­ni­tis equi­na

Agrocentro - - Comunas -

La ade­ni­tis equi­na, es una enfermedad in­fec­cio­sa oca­sio­na­da por la bac­te­ria Gram (+) Strep­to­coc­cus equi, es al­ta­men­te con­ta­gio­sa y afec­ta el trac­to res­pi­ra­to­rio su­pe­rior y gan­glios ad­ya­cen­tes (re­tro­fa­rín­geos y sub­man­di­bu­la­res) de los equi­nos, prin­ci­pal­men­te en ani­ma­les jó­ve­nes en­tre 1 a 5 años de edad. Pue­den apa­re­cer bro­tes en cual­quier mo­men­to del año, pe­ro son más fre­cuen­tes en épo­cas de cli­ma frío y hú­me­do. La mor­ta­li­dad es por lo ge­ne­ral ba­ja (2-3%) y la mor­bi­li­dad es ele­va­da. Strep­to­coc­cus equi entra en el or­ga­nis­mo por vía oro-na­sal, por con­tac­to di­rec­to en­tre ani­ma­les o por fó­mi­tes con­ta­mi­na­dos (co­me­de­ros, he­rra­mien­tas de lim­pie­za, etc). Los ani­ma­les clí­ni­ca­men­te en­fer­mos, eli­mi­nan la bac­te­ria con­ti­nua­men­te en las se­cre­cio­nes na­sa­les y el pus que dre­na de los gan­glios lin­fá­ti­cos infectados. Un ca­ba­llo pue­de ser por­ta­dor y trans­mi­tir la enfermedad, aun­que no mues­tre nin­gún sín­to­ma apa­ren­te. Por lo tan­to, si no se adop­ta una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va de va­cu­na­ción, es po­si­ble ob­ser­var cua­dros re­pe­ti­da­men­te.

Los sig­nos clí­ni­cos son: de­pre­sión, anore­xia, fie­bre al­ta (ma­yor a 40° C), exu­da­do na­sal se­ro­so- pu­ru­len­to, de­sa­rro­llo pro­gre­si­vo de lin­fa­de­no­pa­tía re­gio­nal, que afec­ta los gan­glios de la ca­be­za y cuello, los cua­les es­tán do­lo­ro­sos al tac­to y ca­lien­tes. En al­gu­nos ca­sos pue­de ha­ber tos hú­me­da. Los sig­nos clí­ni­cos pue­den per­sis­tir por días y en la ma­yo­ría de los ca­sos, una vez que los gan­glios afec­ta­dos for­man un abs­ce­so y dre­nan la re­cu­pe­ra­ción ya no pre­sen­ta di­fi­cul­tad. Es po­si­ble la for­ma­ción de abs­ce­sos en otras par­tes del cuer­po (bol­sas gu­tu­ra­les, tó­rax, ca­vi­dad ab­do­mi­nal). La pur­pu­ra he­mo­rrá­gi­ca es una com­pli­ca­ción un tan­to ra­ra, pe­ro po­ten­cial­men­te mor­tal.

La de­ci­sión de tra­tar o no con antibióticos a los ani­ma­les afec­ta­dos que­da en ma­nos del ve­te­ri­na­rio res­pon­sa­ble, de­pen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas del bro­te. La ma­yo­ría de los ca­sos, no ne­ce­si­ta otro tra­ta­mien­to que pro­por­cio­nar al pa­cien­te el re­po­so ade­cua­do, un es­ta­blo se­co y con­for­ta­ble, agua y ali­men­to de bue­na ca­li­dad en for­ma hú­me­da y/o blan­da, si­tuar los re­ci­pien­tes a una al­tu­ra pa­ra mi­ni­mi­zar el mo­vi­mien­to de una gar­gan­ta do­lo­ro­sa, mien­tras se de­ja a la enfermedad seguir su cur­so. En los ca­sos que se re­quie­ra el uso de antibióticos, el fár­ma­co de elec­ción es la pe­ni­ci­li­na vía in­tra­mus­cu­lar ca­da 12 ho­ras por tres a cin­co días. An­ti­in­fla­ma­to­rios y otros tra­ta­mien­tos de so­por­te son me­di­das de ma­ne­jo pa­ra me­jo­rar el con­fort del ani­mal.

La pre­ven­ción se ba­sa en em­plear me­di­das de cua­ren­te­na, los ca­ba­llos afec­ta­dos de­ben ais­lar­se pa­ra pre­ve­nir la ex­po­si­ción de ca­ba­llos sa­nos y la va­cu­na­ción se pue­de con­si­de­rar en ca­ba­llos que re­si­den en si­tios don­de el pro­ble­ma es en­dé­mi­co y en si­tua­ción don­de un ca­ba­llo se va a tras­la­dar a una po­bla­ción don­de se pue­de an­ti­ci­par un al­to ries­go de ex­po­si­ción. La va­cu­na se apli­ca des­de los cua­tro me­ses de vi­da, dos do­sis con un in­ter­va­lo de tres se­ma­nas y se re­co­mien­da re­va­cu­nar ca­da seis me­ses.

Mar­ce­la Mon­te­ne­gro Mé­di­co ve­te­ri­na­rio Clí­ni­ca Ve­te­ri­na­ria So­ve­tal Alia­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.