Día Na­cio­nal del Vino

Agrocentro - - Sag -

El vino for­ma par­te de la his­to­ria del hom­bre, lo ha acom­pa­ña­do siem­pre en los gran­des triun­fos y en las peo­res de­rro­tas. Los pri­me­ros an­te­ce­den­tes del vino los en­con­tra­mos en la Bi­blia con Noé, el pri­mer vi­ti­cul­tor, y cuen­ta la his­to­ria que al pro­bar el vino lo en­con­tró tan ex­qui­si­to que be­bió has­ta em­bria­gar­se y, sin de­jar de men­cio­nar las Bo­das de Ca­ná don­de Je­sús rea­li­za el pri­mer mi­la­gro con­vir­tien­do el agua en vino.

Si nos re­mon­ta­mos a mil años an­tes de Cris­to en­con­tra­mos a los grie­gos que ado­ra­ban a un Dios del vino de­no­mi­na­do Dio­ni­sio que en la mi­to­lo­gía ro­ma­na era Ba­co, y en su ho­nor se rea­li­za­ba la fies­ta lla­ma­da ba­ca­nal.

Cuan­do los ro­ma­nos se re­ti­ra­ron de lo que hoy es Fran­cia en el si­glo V ya es­ta­ban es­ta­ble­ci­dos los vi­ñe­dos en Eu­ro­pa.

En Chi­le el vino lle­ga con la con­quis­ta es­pa­ño­la, pues tie­ne una con­no­ta­ción re­li­gio­sa por la eu­ca­ris­tía, el sa­cer­do­te Fran­cis­co de Ca­ra­ban­tes trae las pri­me­ras plan­tas que es­ta­ble­ce en la ciu­dad de Con­cep­ción.

El pri­mer vi­ti­cul­tor de la zo­na cen­tral fue Juan Jo­fré de Loai­za y Mon­te­sa, sol­da­do que lle­gó jun­to a Pe­dro de Val­di­via, quien le con­ce­dió las en­co­mien­das de Ma­cul y Ñu­ñoa en 1546.

Don Sil­ves­tre Ocha­ga­vía Echa­za­rre­ta ini­cia en el país la sus­ti­tu­ción de las an­ti­guas ce­pas es­pa­ño­las (Uva de Ga­llo, Ita­lia, San Fran­cis­co y País), por va­rie­da­des Ca­ber­net, Cot, Mer­lot, Pi­not, Ries­ling, Sau­vig­non, Se­mi­llón y otras que cons­ti­tu­yen has­ta la fe­cha la ba­se de la pro­duc­ción na­cio­nal.

La gran re­vo­lu­ción de la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la se pro­du­jo a me­dia­dos del si­glo XIX con Louis Pas­teur quien des­cu­bre el fe­nó­meno de la fer­men­ta­ción y an­tes, al cé­le­bre mon­je Pie­rre Pé­rig­non que em­pe­zó a uti­li­zar la bo­te­lla y cor­cho.

Chi­le no so­lo cuen­ta con cli­ma y sue­lo ex­cep­cio­na­les pa­ra el cul­ti­vo de la uva, ade­más es­tá ubi­ca­do en una zo­na es­tra­té­gi­ca geo­grá­fi­ca­men­te que pro­te­ge en for­ma na­tu­ral las zo­nas de cul­ti­vos, tan­to vi­ti­vi­ní­co­las co­mo de otros. En nues­tro país des­de que se desa­rro­lla la in­dus­tria del vino, has­ta la fe­cha, se in­cor­po­ra la más al­ta tec­no­lo­gía tan­to en los pro­ce­sos de vi­ni­fi­ca­ción co­mo en el cam­po, in­tro­du­cien­do nue­vas ce­pas, mé­to­dos de con­duc­ción, po­da, eli­gien­do zo­nas es­pe­cí­fi­cas pa­ra cada ce­pa lo que da ori­gen a la ru­ta del vino la que se ex­tien­de en tres re­gio­nes des­de la V re­gión del Va­lle de Acon­ca­gua, Re­gión del Va­lle Cen­tral, y Re­gión del sur a es­ta zo­na co­rres­pon­de los va­lles que se for­man en torno al río Ita­ta y Bío Bío.

El pro­ce­so que con­vier­te la uva en vino es lar­go y pa­sa por di­fe­ren­tes eta­pas des­de la ven­di­mia o re­co­lec­ción de la uva en el tiem­po exac­to don­de ha al­can­za­do el gra­do de azú­car óp­ti­mo, pa­san­do a la fer­men­ta­ción, pro­ce­so que gra­cias a las le­va­du­ras na­tu­ra­les o se­lec­cio­na­das son las en­car­ga­das de me­ta­bo­li­zar es­te azú­car y con­ver­tir­la en al­cohol, du­ran­te es­te evento se van desa­rro­llan­do los aro­mas y sa­bo­res que dan el ca­rác­ter a cada vino.

Una vez ter­mi­na­da a fer­men­ta­ción el vino de­pen­dien­do de su ca­li­dad pue­de se­guir dis­tin­tos pro­ce­sos: vino crian­za, re­ser­va en ba­rri­ca y lue­go en­ve­je­ci­mien­to en bo­te­lla o va­rie­tal vino jo­ven de me­nor con­cen­tra­ción, li­ge­ro y de con­su­mo rá­pi­do.

Uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de la pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la es­tá ci­men­ta­da en lo enó­lo­gos, son ellos los ver­da­de­ros pa­dres del vino en el sen­ti­do de te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de la ges­ta­ción y evo­lu­ción de cada ce­pa y en su pro­ce­so fi­nal.

Li­dia Ji­mé­nez Opa­zo In­ge­nie­ro Agró­no­mo Co­le­gio de In­ge­nie­ros Agró­no­mos Pro­vin­cial Tal­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.