El cam­bio cli­má­ti­co

Agrocentro - - Sag - Li­dia Ji­mé­nez Opa­zo In­ge­nie­ro Agró­no­mo Co­le­gio de In­ge­nie­ros Agró­no­mos Pro­vin­cial Talca

La pri­ma­ve­ra es una de las cua­tro es­ta­cio­nes del año, que se ini­cia con el equi­noc­cio que ocu­rre en­tre el 20 y 21 de mar­zo en el he­mis­fe­rio nor­te y 22 y 23 de sep­tiem­bre en el he­mis­fe­rio sur. Es­ta es­ta­ción se ca­rac­te­ri­za por el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, la flo­ra­ción de los ár­bo­les, en­tre otros, es la épo­ca pro­pi­cia pa­ra la agri­cul­tu­ra ya que se ini­cian las siem­bras y co­se­chas, don­de to­dos em­pe­za­mos a sa­lir de la dor­man­cia, y la na­tu­ra­le­za se ex­pre­sa con ma­yor in­ten­si­dad.

Pe­ro que es­tá pa­san­do en Chi­le, es­ta­mos fren­te al te­mi­do cam­bio cli­má­ti­co, y sin ser ex­per­tos en el te­ma, to­dos nos da­mos cuen­ta y es­ta­mos sin­tien­do los brus­cos cam­bios de tem­pe­ra­tu­ras, ¿qué sig­ni­fi­ca es­te fe­nó­meno?

En Chi­le sig­ni­fi­ca que las zo­nas ári­das irán avan­zan­do ha­cia el sur, lo que se tra­du­ce en un au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, dis­mi­nu­ción de llu­vias, y cam­bios im­por­tan­tes en nues­tro pai­sa­je, tras­la­dan­do los cul­ti­vos des­de zo­nas cen­tra­les al sur, dis­mi­nu­yen­do ade­más la su­per­fi­cie de nues­tros bos­ques. Es­tas son al­gu­nas con­clu­sio­nes de años de es­tu­dios de par­te de uni­ver­si­da­des y di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes preo­cu­pa­das por es­te te­ma, pa­ra di­se­ñar es­tra­te­gias que pue­dan mi­ti­gar en par­te las con­se­cuen­cias de es­tos cam­bios y, el im­pac­to que pue­de te­ner en nues­tra agri­cul­tu­ra y eco­no­mía.

Se­gún es­tu­dios de las Na­cio­nes Uni­das, la pre­sen­cia de CO2 en la at­mós­fe­ra su­pe­ró la mar­ca de 400ppm du­pli­can­do en un lap­so de 100 años los ni­ve­les exis­ten­tes an­tes de la era in­dus­trial, es­to ha oca­sio­na­do el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta en 1º Cel­sius co­mo pro­me­dio los úl­ti­mos 30 años.

El cam­bio cli­má­ti­co es uno de los ma­yo­res desafíos que es­tá en­fren­tan­do el pla­ne­ta, no so­lo por los cam­bios me­teo­ro­ló­gi­cos que afec­tan los sis­te­mas pro­duc­ti­vos y la producción de ali­men­tos, sino por sus con­se­cuen­cias, co­mo, por ejem­plo, el au­men­to de agua del ni­vel del mar, lo que pue­de cau­sar gran­des inun­da­cio­nes.

Si bien en Chi­le el océano Pa­ci­fi­co tie­ne un efecto mo­de­ra­dor en las tem­pe­ra­tu­ras es­to no es su­fi­cien­te pa­ra im­pe­dir la al­za sos­te­ni­das de es­te im­pac­to que afec­ta a ni­vel glo­bal a to­do el pla­ne­ta.

Ca­da vez en la zo­na cen­tro sur ten­dre­mos au­men­to de pre­ci­pi­ta­cio­nes en tiem­pos cor­tos lo que sig­ni­fi­ca que el agua no al­can­za a in­fil­trar las na­pas sub­te­rrá­neas por lo que no se va al­can­zar a ab­sor­ber ni acu­mu­lar en el sub­sue­lo, por lo que va a pro­vo­car ma­yor de­gra­da­ción del sue­lo y el au­men­to de des­li­za­mien­to de tie­rras y ava­lan­chas.

Se­gún los re­gis­tros de la Dirección Meteorológica de Chi­le las pre­ci­pi­ta­cio­nes han ido dis­mi­nu­yen­do en los úl­ti­mos años, efecto que se ha ido ace­le­ran­do con el pa­so del tiem­po afec­tan­do a nues­tro eco­sis­te­ma.

No de­be­mos de­jar de ana­li­zar el im­pac­to de es­te fe­nó­meno en la sa­lud hu­ma­na, en la ac­tua­li­dad la ma­yor par­te de la po­bla­ción mun­dial, tan­to en los paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo en los en vías de desa­rro­llo ex­pues­tos a al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­nan­tes tó­xi­cos en el am­bien­te por lo que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) en el 2013 cla­si­fi­có el ai­re con­ta­mi­na­do co­mo un can­ce­rí­geno hu­mano, lo que ha pro­vo­ca­do un au­men­to en el in­cre­men­to de las en­fer­me­da­des am­bien­ta­les o en­fer­me­da­des emer­gen­tes, co­mo es la sen­si­bi­li­dad quí­mi­ca múl­ti­ple, que ya es­tá ge­ne­ran­do las aler­tas sa­ni­ta­rias co­rres­pon­dien­te.

El pa­no­ra­ma es alar­man­te si no se to­man las me­di­das co­rres­pon­dien­tes pa­ra mi­ti­gar es­te fe­nó­meno de al­can­ce mun­dial, es de­ber de to­dos de al­gu­na u otra me­di­da apor­tar un gra­ni­to de are­na y evi­tar la con­ta­mi­na­ción de nues­tro pla­ne­ta pa­ra po­der de­jar un me­jor pa­no­ra­ma a nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.