Ins­ta­lan es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo pa­ra el con­trol de la Lo­be­sia bo­tra­na

Es­tas co­rres­pon­den a un lu­gar fí­si­co con plan­tas de vi­des, uti­li­za­do pa­ra rea­li­zar el se­gui­mien­to de la bio­lo­gía de la pla­ga en cam­po

Agrocentro - - Portada -

El Con­trol Obli­ga­to­rio de la Pla­ga Po­li­lla del Ra­ci­mo de la Vid; Lo­be­sia bo­tra­na (Le­pi­dop­te­ra, Tor­tri­ci­dae) es­ta­ble­ce pa­ra la tem­po­ra­da 2017 – 2018 la Es­tra­te­gia de Su­pre­sión y Con­ten­ción en las Re­gio­nes Me­tro­po­li­ta­na, O´Hig­gins y Mau­le e in­clu­ye en sus com­po­nen­tes del con­trol ofi­cial cua­tro prio­ri­da­des: vi­gi­lan­cia, cua­ren­te­na, con­trol pre­dial y con­trol ur­bano.

El tra­ba­jo de vi­gi­lan­cia rea­li­za­do por el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro -SAG- bus­ca co­no­cer la dis­tri­bu­ción de la pla­ga en el país, pa­ra de­ter­mi­nar en for­ma opor­tu­na las me­di­das fi­to­sa­ni­ta­rias a apli­car en ca­so de de­tec­tar su pre­sen­cia.

La es­tra­te­gia de vi­gi­lan­cia com­pren­de en es­tas zo­nas el uso de Es­ta­cio­nes de Mo­ni­to­reo de la Pla­ga (EM). “Las EM co­rres­pon­den a un lu­gar fí­si­co con plan­tas de vi­des, uti­li­za­do pa­ra rea­li­zar el se­gui­mien­to de la bio­lo­gía de la pla­ga en cam­po. Con­si­de­ra una su­per­fi­cie má­xi­ma de 1 ha, e ideal­men­te, no de­be pre­sen­tar, co­mo mé­to­do de con­trol, la téc­ni­ca de Con­fu­sión Se­xual”, ex­pli­có el coor­di­na­dor re­gio­nal del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Lo­be­sia bo­tra­na (PNLb), Ju­lio Her­nán­dez.

Co­mo par­te de la es­tra­te­gia desa­rro­lla­da por el SAG, se han ins­ta­la­do EM de la pla­ga en las re­gio­nes de con­ten­ción co­mo es el ca­so de la Me­tro­po­li­ta­na, O´Hig­gins y Mau­le, y fue­ron es­ta­ble­ci­das en pre­dios de vid bajo con­trol ofi­cial del SAG, ba­sa­do en el sis­te­ma RPF, es de­cir, la Red de Pro­nós­ti­co Fi­to­sa­ni­ta­rio (RPF) que ha desa­rro­lla­do el SAG en con­jun­to con las ins­ti­tu­cio­nes INIA y la Fun­da­ción pa­ra el Desa­rro­llo Fru­tí­co­la (FDF).

Pa­ra la elec­ción de los pre­dios se ana­li­zan di­ver­sos fac­to­res, en­tre los que se des­ta­can ma­pas de zo­na de aler­ta (ocho zo­nas), áreas de con­trol, po­lí­go­nos pre­dia­les y el ma­pa de zo­nas re­co­men­da­das pa­ra la ins­ta­la­ción de es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo. De es­ta for­ma, el es­ta­ble­ci­mien­to de las EM con­tem­pla va­ria­bles agro­cli­má­ti­cas y po­bla­cio­na­les de la pla­ga. Es­tas es­ta­cio­nes da­rán el so­por­te al ci­clo bio­ló­gi­co de la pla­ga, fe­no­lo­gía de la vid y a su vez, se­rán de apo­yo pa­ra rea­li­zar los avi­sos de apli­ca­cio­nes quí­mi­cas a los pro­duc­to­res.

APLI­CA­CIÓN PLAGUICIDAS

En es­ta materia, a par­tir del año 2014 el PNLb cuen­ta con dos áreas de desa­rro­llo y aná­li­sis, con el ob­je­ti­vo de dis­po­ner de mo­de­los, tan­to de la pla­ga, co­mo de los hos­pe­dan­tes pa­ra ser sis­te­ma­ti­za­dos me­dian­te la Red de Pro­nós­ti­co Fi­to­sa­ni­ta­rio (RPF), a ob­je­to de op­ti­mi­zar la de­ter­mi­na­ción de los mo­men­tos óp­ti­mos de con­trol fi­to­sa­ni­ta­rio en los huer­tos fru­ta­les.

En re­la­ción a lo an­te­rior, du­ran­te es­ta tem­po­ra­da se de­be­rá es­tar aten­to al mo­men­to de apli­ca­ción de los plaguicidas y op­ti­mi­zar el uso de aque­llos que han de­mos­tra­do te­ner un me­jor con­trol so­bre los dis­tin­tos es­ta­dos de la pla­ga. “Es im­por­tan­te rea­li­zar el se­gui­mien­to por me­dio de las es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo dis­pues­tas pa­ra ta­les fi­nes, ya que los mo­men­tos de ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad se­rán de­ter­mi­na­dos por las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de ca­da zo­na. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras pue­den pro­vo­car una an­ti­ci­pa­ción de la apa­ri­ción de la pla­ga, sien­do ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio que las apli­ca­cio­nes de pro­duc­tos sean coin­ci­den­tes con la pos­tu­ra de hue­vos y apa­ri­ción de las pri­me­ras lar­vas”, así lo des­ta­có el coor­di­na­dor re­gio­nal del pro­gra­ma.

MO­NI­TO­REO

En la pre­sen­te tem­po­ra­da en la Re­gión del Mau­le se han ins­ta­la­do seis es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo, tres de las cua­les es­tán ubi­ca­das en la pro­vin­cia de Curicó (dos en Sa­gra­da Fa­mi­lia y una en Mo­li­na) y tres en la pro­vin­cia de Li­na­res (Li­na­res, Vi­lla Ale­gre/San Javier y Re­ti­ro), las cua­les son re­vi­sa­das se­ma­nal­men­te por pro­fe­sio­na­les del SAG.

Du­ran­te las ac­ti­vi­da­des de la ac­tual tem­po­ra­da, el SAG a tra­vés del Pro­gra­ma Na­cio­nal Lo­be­sia bo­tra­na (PNLb), in­for­mó que du­ran­te el mes de oc­tu­bre se po­dían rea­li­zar las apli­ca­cio­nes pa­ra el con­trol de la pla­ga en la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, en pre­dios de vid, arán­da­nos y ci­rue­los que se en­cuen­tran den­tro del área de con­trol; es­to a ob­je­to de cu­brir 30 días inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de el ini­cio de la pri­me­ra apli­ca­ción rea­li­za­da; se­gún los pe­río­dos de pro­tec­ción de ca­da in­sec­ti­ci­da. To­da es­ta in­for­ma­ción y en for­ma de­ta­lla­da, se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en la pá­gi­na web del ser­vi­cio www.sag.cl.

En la pre­sen­te tem­po­ra­da, en la re­gión se han ins­ta­la­do seis es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo, tres de las cua­les es­tán ubi­ca­das en la pro­vin­cia de Curicó y tres en la pro­vin­cia de Li­na­res.

Co­mo par­te de la es­tra­te­gia desa­rro­lla­da por el SAG, se han ins­ta­la­do EM de la pla­ga en las re­gio­nes de con­ten­ción co­mo es el ca­so de la Me­tro­po­li­ta­na, O´Hig­gins y Mau­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.