Ries­go de he­la­das y los efec­tos en la agri­cul­tu­ra

El aca­dé­mi­co, Dr. Mar­cos Ca­rras­co-Be­na­vi­des, de la Es­cue­la de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, ex­pli­ca que cul­ti­vos es­tán en re­ce­so in­ver­nal y que so­por­ta­rían más las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras que en pri­ma­ve­ra.

Agrocentro - - Universidad -

Las tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro que tan­to afec­tan a la po­bla­ción, po­drían no per­ju­di­car al mun­do agrí­co­la. El do­cen­te Dr. Mar­cos Ca­rras­co-Be­na­vi­des, de la Es­cue­la de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le (UCM), ex­pli­ca que en es­ta épo­ca son po­cas las plan­ta­cio­nes que po­drían ver­se afec­ta­das, ya que es­tán con re­ce­so in­ver­nal.

Es así co­mo los efec­tos de las he­la­das en fru­tos y ver­du­ras de­pen­de­rá, se­gún Ca­rras­co-Be­na­vi­des, del ori­gen de las he­la­das, su du­ra­ción y la eta­pa de desa­rro­llo en la que se en­cuen­tre el cul­ti­vo. Lo an­te­rior, de­ter­mi­na­rá el da­ño que se pro­duz­ca.

“Por ejem­plo, si en un huer­to de fru­ta­les de ho­ja ca­du­ca, co­mo man­za- nos o ce­re­zos, se pro­du­ce una he­la­da en el pe­río­do don­de los ár­bo­les se en­cuen­tran en re­ce­so, és­ta no ge­ne­ra­rá nin­gún da­ño. Si es­te mis­mo even­to se pro­du­ce en un huer­to de fru­ta­les de ho­ja per­sis­ten­te co­mo pal­tos, el da­ño se­rá im­por­tan­te. Es por ello que an­tes de se­lec­cio­nar el lu­gar de plan­ta­ción y el ti­po de cul­ti­vo, es ne­ce­sa­rio ha­cer un es­tu­dio de las con­di­cio­nes agro­cli­má­ti­cas y ana­li­zar los po­si­bles ries­gos de he­la­das en la zo­na. Cuan­do el cul­ti­vo ya es­tá es­ta­ble­ci­do y exis­te el ries­go de la pre­sen­cia de he­la­das, só­lo que­da ver los me­dios pa­ra re­du­cir sus da­ños”, ex­pli­ca el aca­dé­mi­co de la UCM.

Y agre­ga que exis­ten cul­ti­vos que de­pen­dien­do de su es­truc­tu­ra pue­den re­sis­tir un cier­to ni­vel de he­la­das, pe­ro en ge­ne­ral es­ta re­sis­ten­cia es­ta­rá de­ter­mi­na­da por la in­ten­si­dad y du­ra­ción del even­to.

“El co­mún de las per­so­nas di­ce que “la he­la­da que­mó el cul­ti­vo”, in­cons­cien­te­men­te ha­cien­do re­fe­ren­cia a que la muer­te de las cé­lu­las se ve re­fle­ja­da en la ne­cro­sis par­cial o to­tal de te­ji­dos y ór­ga­nos ta­les co­mo flo­res, ye­mas y fru­tos”, acla­ra.

En cuan­to a las me­di­das de pre­ven­ción, Ca­rras­co-Be­na­vi­des, ase­gu­ró que, si bien la tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar, es im­por­tan­te destacar que “la efec­ti­vi­dad de los mé­to­dos de con­trol ha si­do in­di­ca­da co­mo re­la­ti­va, don­de el éxi­to va a de­pen­der del fun­cio­na­mien­to con­ti­nuo de los equi­pos du­ran­te to­do el tiem­po que du­re el even­to, ade­más de la ca­pa­ci­dad de cu­brir una ma­yor su­per­fi­cie”, di­jo.

Es por es­to, que se re­co­mien­da, an­tes de ins­ta­lar un mé­to­do, ha­cer un es­tu­dio agro­cli­má­ti­co pa­ra eva­luar los even­tua­les ries­gos de he­la­das.

Ex­per­to re­cal­ca que exis­ten cul­ti­vos que, de­pen­dien­do de su es­truc­tu­ra pue­den re­sis­tir un cier­to ni­vel de he­la­das, pe­ro en ge­ne­ral es­ta re­sis­ten­cia es­ta­rá de­ter­mi­na­da por la in­ten­si­dad y du­ra­ción del even­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.