¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios del uso de ozono en la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la?

La prin­ci­pal ven­ta­ja pa­ra los vi­nos que se ela­bo­ran en bo­de­gas que uti­li­zan es­te gas en sus pro­ce­sos es que son ca­pa­ces de res­guar­dar la ca­li­dad en el tiem­po y la inexis­ten­cia de con­ta­mi­na­cio­nes co­mo Bret­ta­nony­ces

Agrocentro - - Noticias -

Tal vez me­nos co­no­ci­da, pe­ro igual de re­le­van­te que otras apli­ca­cio­nes en la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la, es la del gas ozono. El uso de es­te gas es­tá en­fo­ca­do, prin­ci­pal­men­te, en la de­sin­fec­ción de su­per­fi­cies de bo­de­ga, lí­neas de en­va­sa­do y con­te­ne­do­res que es­tán en con­tac­to con el vino du­ran­te su pro­duc­ción -co­mo cu­bas y ba­rri­cas-, con la fi­na­li­dad de eli­mi­nar y pre­ve­nir la con­ta­mi­na­ción del vino con le­va­du­ras, hon­gos u otros fo­cos de con­ta­mi­na­ción.

La sub­ge­ren­te de Ne­go­cio Vi­ti­vi­ní­co­la de In­du­ra, Clau­dia Sán­chez, ex­pli­ca que “es un pun­to muy re­le­van­te ya que al no con­tar con un sis­te­ma óp­ti­mo de de­sin­fec­ción en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos del vino, po­dría­mos pre­sen­ciar dis­mi­nu­ción en su ca­li­dad o pér­di­da to­tal por el cre­ci­mien­to de mi­cro­or­ga­nis­mos con­ta­mi­nan­tes”. En es­te con­tex­to, la eje­cu­ti­va agre­ga que el re­sul­ta­do del uso de ozono en la pro­duc­ción de vi­nos se ve re­fle­ja­do en la no con­ta­mi­na­ción de és­tos con mi­cror­ga­nis­mos in­de­sea­dos co­mo Bret­ta­nomy­ces, una le­va­du­ra pre­sen­te en di­ver­sas ins­tan­cias de es­ta in­dus­tria, que pue­de afec­tar el aro­ma o el sa­bor del vino ela­bo­ra­do.

BE­NE­FI­CIOS Y PRO­CE­SO DE APLI­CA­CIÓN

El prin­ci­pal be­ne­fi­cio del uso de ozono en vi­ñas es que, al ser un com­pues­to al­ta­men­te oxi­dan­te y reac­ti­vo, es ca­paz de rea­li­zar una ac­ción de­sin­fec­tan­te en un cor­to pla­zo y sin de­jar re­si­duos in­de­sea­dos en las su­per­fi­cies apli­ca­das. Es­to por­que “el ozono se trans­for­ma en oxí­geno lue­go de ejer­cer su efec­to de sa­ni­ti­za­ción; es de­cir, no ten­dre­mos in­cor­po­ra­cio­nes de aro­mas ni res­tos de ma­te­ria in­de­sea­dos que afec­ten a la ca­li­dad ori­gi­nal del vino, co­mo es en el ca­so de al­gu­nos de­sin­fec­tan­tes quí­mi­cos”, ex­pli­ca Sán­chez.

En re­la­ción al pro­ce­so de apli­ca­ción, se­ña­la que se de­be rea­li­zar pre­vio a la pro­duc­ción o con­tac­to del vino con la ba­rri­ca, pro­ce­so de la­va­do de bo­te­llas, equi­pos de vendimia o cu­bas. “De es­ta for­ma, nos ase­gu­ra­re­mos de con­tar con am­bien­tes y su­per­fi­cies ino­cuas pa­ra el vino, es­te pro­ce­so con­sis­te en po­ner en con­tac­to la su­per­fi­cie que desea­mos de­sin­fec­tar con ozono ya sea en for­ma de gas o di­suel­ta en agua por al­gu­nos mi­nu­tos”, de­ta­lla.

NUE­VOS USOS

En es­te con­tex­to, la em­pre­sa cuen­ta con dos ti­pos de equi­pos pa­ra apli­car ozono: pri­me­ro, equi­pos que tie­nen la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar una mez­cla de gas ozono/oxí­geno de al­to po­der oxi­da­ti­vo ca­paz de eli­mi­nar con­ta­mi­na­cio­nes exis­ten­tes en ba­rri­cas, cu­bas y es­pa­cios ce­rra­dos, en un bre­ve pe­rio­do de apli­ca­ción. Y en se­gun­do lu­gar, equi­pos que ge­ne­ran una mez­cla de ozono di­suel­to en una co­rrien­te de agua pa­ra ser apli­ca­do en su­per­fi­cies y en la­va­do de ba­rri­cas o cu­bas con la fi­na­li­dad de pre­ve­nir con­ta­mi­na­cio­nes.

Adi­cio­nal a las apli­ca­cio­nes exis­ten­tes, la eje­cu­ti­va co­men­ta que se es­tá tra­ba­jan­do en crear una so­lu­ción que apunte al uso de ozono en pre-tra­ta­mien­to de Ri­les -Re­si­duos In­dus­tria­les Lí­qui­do­su­ti­li­zan­do la ca­pa­ci­dad oxi­dan­te de es­te gas, pa­ra dis­mi­nuir la car­ga or­gá­ni­ca pre­sen­te en los Ri­les agroin­dus­tria­les y vi­ti­vi­ní­co­las, que ade­más tie­nen es­ta­cio­na­li­da­des que ge­ne­ran un peak en vendimia. Sán­chez agre­ga que “pa­ra ellos se ha di­se­ña­do y pro­ba­do es­ta tem­po­ra­da, jun­to a al­gu­nos clien­tes, el uso de ozono gas in­yec­tan­do es­te di­rec­ta­men­te al RIL y los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos a la fe­cha nos in­di­can que es una al­ter­na­ti­va via­ble y eco­nó­mi­ca pa­ra es­te ti­po de tra­ta­mien­tos”.

El prin­ci­pal be­ne­fi­cio del uso de ozono en vi­ñas es que, al ser un com­pues­to al­ta­men­te oxi­dan­te y reac­ti­vo, es ca­paz de rea­li­zar una ac­ción de­sin­fec­tan­te en un cor­to pla­zo y sin de­jar re­si­duos in­de­sea­dos en las su­per­fi­cies apli­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.