FAR­MA­CIAS POP

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR JUAN TO­RO Y CRIS­TIÁN YÁ­ÑEZ, SAN­TIA­GO DE CHI­LE

La in­cur­sión de los mu­ni­ci­pios en la ven­ta re­ba­ja­da de me­di­ca­men­tos, le­jos de ser una utopía, pa­re­ce asen­tar­se en el mer­ca­do chi­leno, en ar­mo­nía con las gran­des ca­de­nas far­ma­céu­ti­cas.

De rá­pi­da pe­ne­tra­ción en Chi­le y al­ta repu­tación en­tre los ciu­da­da­nos, las lla­ma­das “far­ma­cias po­pu­la­res” se es­par­cen por la geo­gra­fía chi­le­na co­mo “co­mer­cios jus­tos” que por fin reivin­di­can los de­re­chos de los con­su­mi­do­res. Ad­mi­nis­tra­das por los mu­ni­ci­pios en alian­za con el po­der com­pra­dor del Es­ta­do, se eri­gen co­mo la pa­na­cea fren­te a un mer­ca­do oli­go­pó­li­co que ha es­ta­do en la mira por su co­lu­sión. La con­for­ma­ción de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Far­ma­cias Po­pu­la­res, con una pro­yec­ción ma­yor de com­pra, po­dría ser el si­guien­te pa­so en un ne­go­cio con el que so­ña­ron al­gu­na vez los su­per­mer­ca­dos.

En San Ro­sen­do la vi­da es tran­qui­la y “nun­ca pa­sa na’”. Al me­nos eso co­rean en la clá­si­ca co­me­dia mu­si­cal chi­le­na “La Pér­go­la de las Flo­res”. Pe­ro las co­sas son hoy muy di­fe­ren­tes pa­ra Fé­lix An­gui­ta, el en­car­ga­do de la far­ma­cia po­pu­lar del ho­mó­ni­mo mu­ni­ci­pio se­mi­ru­ral, la úni­ca op­ción pa­ra com­prar me­di­ca­men­tos en to­da la co­mu­na (ubi­ca­da en la Re­gión del Bío-bío, al cen­tro sur del país), pa­ra sus cer­ca de 4.000 ha­bi­tan­tes. En una pe­que­ña sa­li­ta, a un cos­ta­do de la

se­de edi­li­cia, se ins­ta­la Fé­lix pa­ra aten­der en­tre 20 y 30 per­so­nas que lle­gan to­das las se­ma­nas pa­ra re­ti­rar con es­pe­ran­za sus me­di­ca­men­tos. Afli­gi­dos por ma­les se­ve­ros, de es­te mo­do evi­tan el via­je a La­ja, la ciu­dad más cer­ca­na y don­de se en­cuen­tran las tres gran­des ca­de­nas de far­ma­cias que ope­ran en Chi­le; de es­te mo­do evi­tan, tam­bién, los gran­des pre­cios.

En el país, el sis­te­ma pri­va­do de dis­tri­bu­ción de me­di­ca­men­tos es­tá com­pues­to por sie­te dro­gue­rías, tres de las cua­les

co­rres­pon­den a las ca­de­nas de far­ma­cias más gran­des: Cruz Ver­de, Sal­co­brand y Ahu­ma­da (que re­pre­sen­tan al 90% de la dis­tri­bu­ción na­cio­nal). Las otras cua­tro dro­gue­rías atien­den al 10% res­tan­te, que son las far­ma­cias pe­que­ñas y lla­ma­das “de ba­rrio” (de las que se ali­men­tan la me­xi­ca­na Far­ma­cias del Dr. Si­mi o la na­cio­nal Far­ma­cias del Dr. Aho­rro, en­tre otras). Del to­tal de far­ma­cias del país, el 68% se en­cuen­tra en San­tia­go y el 32% res­tan­te es­tá dis­tri­bui­do en las de­más re­gio­nes. Pe­ro lo que sí re­co­rre de

for­ma igual el país es la sen­sa­ción de que los pre­cios de los me­di­ca­men­tos en Chi­le son prohi­bi­ti­vos. An­te tal pro­ble­ma, ini­cia­ti­vas co­mo la de la Far­ma­cia Po­pu­lar de San Ro­sen­do sur­gen co­mo un re­me­dio ca­se­ro an­te la fal­ta de com­pe­ten­cia del mer­ca­do, al ser ad­mi­nis­tra­das por los mu­ni­ci­pios en alian­za con Ce­na­bast, el po­der com­pra­dor del Es­ta­do.

De rá­pi­da pe­ne­tra­ción en el país y al­ta repu­tación en­tre los ciu­da­da­nos, las lla­ma­das “far­ma­cias po­pu­la­res” se es­par­cen por la geo­gra­fía chi­le­na co­mo “co­mer­cios jus­tos” que reivin­di­can los de­re­chos del con­su­mi­dor, cons­cien­tes de que ven­den me­di­ca­men­tos di­ri­gi­dos a per­so­nas con en­fer­me­da­des crónicas. Aun­que pu­die­ran en­ten­der­se co­mo el jus­ti­fi­ca­do y pro­vi­so­rio ´plan B´ de los in­dig­na­dos fren­te a un mer­ca­do oli­go­pó­li­co, po­co trans­pa­ren­te y que ha es­ta­do en la mira por su co­lu­sión, to­do in­di­ca que las far­ma­cias po­pu­la­res au­men­ta­rán su ex­pan­si­vo cre­ci­mien­to. Pa­ra el ati­za­do es­ce­na­rio pop, con­flu­yen la pre­sen­cia de es­ca­sos ac­to­res en el mer­ca­do, dé­bi­les nor­ma­ti­vas e ins­ti­tu­cio­nes con es­ca­sas atri­bu­cio­nes pa­ra pro­te­ger la li­bre com­pe­ten­cia, así co­mo la pre­sen­cia de edi­les que, al di­ri­gir las far­ma­cias, han re­va­lo­ri­za­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co al co­nec­tar con una gran preo­cu­pa­ción de los chi­le­nos.

Ne­go­cios su­cios

El más me­diá­ti­co de los es­cán­da­los de co­lu­sión ocu­rrió en 2008, cuan­do se des­cu­brió el con­tu­ber­nio de las tres prin­ci­pa­les ca­de­nas del país. Ese año, la Fis­ca­lía Na­cio­nal des­cu­brió que las fir­mas ha­bían subido el pre­cio, con­cer­ta­da­men­te, de al me­nos 222 me­di­ca­men­tos, so­bre to­do los ne­ce­sa­rios pa­ra pa­liar en­fer­me­da­des crónicas. Asi­mis­mo, en 2017 el Ser­vi­cio Na­cio­nal del Con­su­mi­dor in­ter­pu­so on­ce de­nun­cias con­tra lo­ca­les de es­tas ca­de­nas por in­cum­plir la Ley de Pro­tec­ción de los De­re­chos de los Con­su­mi­do­res. En no­viem­bre del mis­mo año, la Cá­ma­ra de In­no­va­ción Far­ma­céu­ti­ca ana­li­zó el pre­cio de seis fár­ma­cos ven­di­dos en las mis­mas ca­de­nas, des­cu­brien­do au­men­tos de pre­cio de has­ta un 122%.

Pa­ra col­mo de ma­les, en di­ciem­bre el Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE) pre­sen­tó una que­re­lla por es­ta­fa en con­tra de eje­cu­ti­vos de los la­bo­ra­to­rios Fre­se­nius Ka­bi Chi­le, San­der­son y Bio­sano, acu­sa­dos en agos­to del año pa­sa­do por la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca (FNE) por co­lu­sión en la li­ci­ta­ción de 93 me­di­ca­men­tos in­yec­ta­bles ge­né­ri­cos (am­po­llas). La fis­ca­lía acu­sa a es­tos la­bo­ra­to­rios de co­lu­dir­se por más de una dé­ca­da (19992013), aca­pa­ran­do así el 85% del mer­ca­do re­sul­tan­te de las li­ci­ta­cio­nes con­vo­ca­das por la Cen­tral Na­cio­nal de Abas­te­ci­mien­to (Ce­na­bast). Bio­sano se aco­gió al be­ne­fi­cio de la de­la­ción com­pen­sa­da, a cam­bio de ob­te­ner ga­ran­tías en el pro­ce­so; mien­tras que San­der­son y Fre­se­nius Ka­bi afir­man que el acuer­do se man­tu­vo has­ta agos­to de 2011, por lo que a su juicio la pre­sen­ta­ción de la FNE de­be ser de­cla­ra­da pres­cri­ta.

Mi­tad del ta­ma­ño

Más de dos años han pa­sa­do des­de el día en que la mu­ni­ci­pa­li­dad de Re­co­le­ta, ba­jo el man­do del al­cal­de co­mu­nis­ta Da­niel Ja­due, creó la pri­me­ra far­ma­cia po­pu­lar de Chi­le. Así sur­gió un pe­que­ño lo­cal que bus­ca ven­der a pre­cios con­si­de­ra­ble­men­te más bajos que las gran­des ca­de­nas, com­pran­do a tra­vés de Ce­na­bast, or­ga­nis­mo que ob­tie­ne pre­cios mó­di­cos de los la­bo­ra­to­rios me­dian­te un mo­de- lo de li­ci­ta­ción de com­pra. En Re­co­le­ta co­men­za­ron con los me­di­ca­men­tos que ca­da re­si­den­te de la co­mu­na pe­día al vi­si­tar por pri­me­ra vez la iné­di­ta far­ma­cia; hoy ma­ne­jan un stock de apro­xi­ma­da­men­te 975 pro­duc­tos, a los que se su­man pa­ña­les y con­do­nes.

Al lle­gar al pio­ne­ro mu­ni­ci­pio y tras cru­zar una pe­que­ña pla­za, la aten­ción ciu­da­da­na se con­cen­tra en un car­tel de co­lo­res que in­di­ca “Pri­me­ra Far­ma­cia Po­pu­lar”, jus­to al la­do de la óp­ti­ca po­pu­lar (un pro­yec­to pos­te­rior que ofre­ce len­tes óp­ti­cos a ba­jo cos­to). Des­de la ofi­ci­na del al­cal­de, en el sex­to pi­so, se pue­de ver aquel es­pec­tácu­lo de desobe­dien­cia con el mer­ca­do y un pe­que­ño strip cen­ter don­de des­ta­ca una far­ma­cia de la ca­de­na Cruz Ver­de: “Esa, aho­ra, es la mi­tad del ta­ma­ño que te­nía an­tes de que abrié­ra­mos”, in­di­ca or­gu­llo­so Ja­due, re­sal­tan­do la ji­ba­ri­za­ción que lo­gró.

Lo cier­to es que la idea de Ja­due lle­gó mu­cho más le­jos que su co­mu­na. Hoy, en Chi­le, hay 147 far­ma­cias po­pu­la­res y en 2017, en su con­jun­to, ven­die­ron más de CL$ 15.000 mi­llo­nes (US$ 24 mi­llo­nes). Una idea ne­ce­sa­ria por co­ber­tu­ra, ya que nue­ve co­mu­nas ru­ra­les del país (Do­ñihue, San Fer­nan­do, Qui­lle­co, San Ro­sen­do, Ñi­quén, San Ig­na­cio, Vil­cún, San Pa­blo y Ma­ría Pin­to) so­lo tie­nen una far­ma­cia po­pu­lar en su te­rri­to­rio, mien­tras que 85 no tie­nen nin­gún ti­po de ven­ta de me­di­ca­men­tos.

En ma­yo de 2016, se creó la Aso­cia­ción Chi­le­na de Far­ma­cias Po­pu­la­res, con 67 in­te­gran­tes. Ja­due ex­pli­ca que la

aso­cia­ti­vi­dad da­rá pa­so a la rea­li­za­ción de com­pras con­jun­tas, ob­te­nien­do ma­yo­res des­cuen­tos que los hoy ob­te­ni­dos a tra­vés de Ce­na­bast: “Ade­más de con­ver­tir­nos en un po­der com­pra­dor, se­re­mos im­por­ta­do­res y re­gis­tra­do­res, pa­ra in­ter­ve­nir aún más el mer­ca­do”, pro­yec­ta el edil.

Jor­ge Cár­de­nas, Ase­sor de Asun­tos Far­ma­céu­ti­cos del mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal), co­men­ta que la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ha sen­ten­cia­do por me­dio de sus múl­ti­ples dic­tá­me­nes que las far­ma­cias po­pu­la­res son igua­les a cual­quier otra far­ma­cia dis­tri­bui­da en el país, “sal­vo en tres pun­tos bien con­cre­tos: el pri­me­ro es que no de­ben cum­plir tur­nos; se­gun­do, que no tie­nen que cum­plir con un pe­ti­to­rio mí­ni­mo de me­di­ca­men­tos, y ter­ce­ro, que tie­nen una nor­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra far­ma­cias asis­ten­cia­les, en cuan­to a frac­cio­na­mien­to de me­di­ca­men­tos”. Pe­ro Cár­de­nas aña­de un co­men­ta­rio cla­ve: las far­ma­cias po­pu­la­res no des­ve­lan a los in­te­gran­tes del oli­go­po­lio en cuan­to a po­der de ven­ta. En el mer­ca­do de las far­ma­cias en Chi­le, don­de hay apro­xi­ma­da­men­te 3.300, las far­ma­cias po­pu­la­res ape­nas re­pre­sen­tan un 4,3% del to­tal. Por eso, con­si­de­ra que son un ac­tor “bas­tan­te in­ci­pien­te”, pe­se a su rá­pi­da pe­ne­tra­ción en el mer­ca­do. Y “si uno ana­li­za las ven­tas apor­ta­das por el pro­pio ca­pí­tu­lo de far­ma­cias po­pu­la­res, cuan­do ha­bía 135 de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos se de­ter­mi­nó que ven­dían me­nos del 1,5% res­pec­to de las ven­tas re­gis­tra­das en el mer­ca­do pri­va­do, se­gún fuen­tes de IMS Health”, so­pe­sa.

¿Y los su­per­mer­ca­dos?

En ju­lio de 2017, la hi­ja de San­dra Re­yes, una tra­ba­ja­do­ra del re­tail de San­tia­go, se en­fer­mó de ri­no­fa­rin­gi­tis. Cuan­do le con­tó el cos­to de la re­ce­ta del mé­di­co a sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo (cer­ca de CLP$15.000 o US$ 24), to­dos le acon­se­ja­ron re­cu­rrir a la Far­ma­cia Po­pu­lar de Qui­li­cu­ra. Así que en su si­guien­te vi­si­ta al mé­di­co de­ci­dió ir a la ala­ba­da far­ma­cia. Su sor­pre­sa fue ma­yor cuan­do sus re­ce­tas com­ple­tas, ase­gu­ra, cos­ta­ron mu­cho me­nos de la mi­tad.

Pe­se a los be­ne­fi­cios que ha traí­do la fór­mu­la pop a la vi­da de per­so­nas co­mo San­dra, Al­do Gon­zá­lez, aca­dé­mi­co del De­par­ta­men­to de Economía de la Fa­cul­tad de Economía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, la­men­ta que las far­ma­cias po­pu­la­res no ten­gan el po­der de “dis­ci­pli­nar” a las gran­des ca­de­nas a ba­jar sus pre­cios. Ase­gu­ra que siem­pre una op­ción pa­ra ba­jar­los es au­men­tar la com­pe­ten­cia, al­go que en su opi­nión po­dría lo­grar­se si ac­to­res co­mo los su­per­mer­ca­dos pu­die­ran ven­der fár­ma­cos. “Pe­ro hay opo­si­ción del mun­do mé­di­co en Chi­le”, ad­vier­te, quie­nes con­si­de­ran que per­mi­tir más com­pe­ti­do­res en es­te mer­ca­do lle­va­ría a un me­nor con­trol so­bre los fár­ma­cos. Con­si­de­ran que “la com­pe­ten­cia es enemi­ga del buen uso y el cui­da­do de la sa­lud”, fi­na­li­za Gon­zá­lez.

Ca­da vez que el mé­di­co Jo­sé Pe­ña va a una far­ma­cia y pi­de un me­di­ca­men­to de los de­no­mi­na­dos “ge­né­ri­cos”, re­ci­be una res­pues­ta ne­ga­ti­va. Eso “has­ta que uno ejer­ce pre­sión por­que co­no­ce el te­ma y má­gi­ca­men­te apa­re­ce el ge­né­ri­co”. Pe­ña es ase­sor re­gio­nal en Asun­tos Re­gu­la­to­rios de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud/or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OPS/OMS), y ase­gu­ra que el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co en el país es “de los más des­re­gu­la­dos que yo co­noz­co en la his­to­ria y en la re­gión de Las Amé­ri­cas. Acá el li­bre mer­ca­do y la li­bre com­pe­ten­cia no es­tán. No hay que ser muy lis­to pa­ra dar­se cuen­ta, so­bre to­do tras la co­lu­sión de las far­ma­cias”.

La in­fluen­cia de las tres prin­ci­pa­les ca­de­nas en los úl­ti­mos años ha re­tro­ce­di­do un po­co, se­gún co­men­ta Pe­ña. “En al­gún mo­men­to tu­vie­ron un 95% de dis­tri­bu­ción y creo que aho­ra es­tán en 90%, por lo tan­to, cin­co pun­tos es al­go in­tere­san­te y yo creo que de­be­ría ir dis­mi­nu­yen­do la con­cen­tra­ción”, afir­ma

es­pe­ran­za­do.

Pe­ro en la tie­rra del lais­sez fai­re eco­nó­mi­co (Chi­le es el lí­der la­ti­noa­me­ri­cano y la economía nú­me­ro 15 en el mun­do den­tro del ín­di­ce de “li­ber­tad eco­nó­mi­ca”, ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to Fra­ser de Ca­na­dá y que, en­tre otros fac­to­res, pre­mia la des­re­gu­la­ción) sí hay un ejem­plo vir­tuo­so de es­tra­te­gia de in­ter­ven­ción de mer­ca­do oli­go­pó­li­co y, por en­de, de pre­cios al­tos. Se tra­ta de la que lle­vó ade­lan­te la car­te­ra de Ener­gía, li­de­ra­da por el ex mi­nis­tro Má­xi­mo Pa­che­co, en 2014, y que fue con­ti­nua­da por su re­em­pla­zan­te, An­drés Re­bo­lle­do. Con­si­guie­ron re­du­cir en 60% los pre­cios de la ener­gía eléc­tri­ca (por ejem­plo, en el Sis­te­ma In­ter­co­nec­ta­do Cen­tral el cos­to mar­gi­nal pro­me­dio men­sual de abril ba­jó de US$ 146,6 por MWH en 2014, a US$ 59,2 por MWH en 2017), a tra­vés de un gru­po de me­di­das que in­clu­ye­ron la en­tra­da de nue­vos ac­to­res al mer­ca­do (qui­tan­do la co­mo­di­dad a las ha­bi­tua­les Endesa y Col­bún), el es­tí­mu­lo de­ci­di­do de las ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les a la ma­triz ener­gé­ti­ca y una cla­ve Ley de Equi­dad Ta­ri­fa­ria, que be­ne­fi­ció a ca­si 5 mi­llo­nes de chi­le­nos a tra­vés de un im­pe­ra­ti­vo de mer­ca­do: nin­gu­na cuen­ta en el país se­rá su­pe­rior al 10% del pro­me­dio na­cio­nal. Asi­mis­mo, es­ta ley tam­bién con­tem­pló un re­co­no­ci­mien­to a las co­mu­nas ge­ne­ra­do­ras de ener­gía y la eli­mi­na­ción del so­bre­car­go por cor­te y re­po­si­ción del su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

Gas­to de bol­si­llo

Aun­que la idea de en­fren­tar­se a dia­rio con ex­ce­si­vos pre­cios es­tá arrai­ga­da en la per­cep­ción ciu­da­da­na (se­gún da­tos de la en­cues­ta CEP, pu­bli­ca­dos en ju­nio de 2017, las far­ma­cias de ca­de­na es­tán en­tre las ins­ti­tu­cio­nes que “más abu­san de la gen­te”, pa­ra un 62% de los en­cues­ta­dos), Jean-jacques Duhart, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de In­no­va­ción Far­ma­céu­ti­ca, ase­gu­ra que el pre­cio de los me­di­ca­men­tos no es par­ti­cu­lar­men­te al­to. Se­gún Quin­ti­le­sims, con da­tos del 2015, Chi­le es­tá ubi­ca­do en el pro­me­dio, con US$ 9,3 (apro­xi­ma­da­men­te CLP$5.681) por en­va­se de me­di­ca­men­to: “No ve­mos que en prin­ci­pio ha­ya un pro­ble­ma evi­den­te en el pre­cio de los me­di­ca­men­tos”, re­cal­ca Duhart, quien agre­ga que hay que cam­biar el fo­co de la mi­ra­da pa­ra eva­luar si son o no ca­ros, cen­trán­do­se en la pro­por­ción de gas­to pa­ra el bol­si­llo del chi­leno y cuán­ta ayu­da pres­tan el Es­ta­do, el em­plea­dor, etc. “En Chi­le, los me­di­ca­men­tos tie­nen un al­tí­si­mo gas­to de bol­si­llo”, re­su­me, una reali­dad cier­ta­men­te dis­tin­ta al pro­me­dio de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE): mien­tras en Chi­le hay “un gas­to de bol­si­llo del 65%”, en la Or­ga­ni­za­ción es­te so­lo es del 33%, de­ta­lla Duhart.

En Chi­le no exis­ten es­tu­dios re­cien­tes so­bre el mer­ca­do de me­di­ca­men­tos y me­nos so­bre far­ma­cias po­pu­la­res. Pe­ro, al me­nos, la úl­ti­ma gran in­ves­ti­ga­ción so­bre fár­ma­cos, rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca en 2013, a tra­vés del Cen­tro Na­cio­nal de Far­ma­coe­co­no­mía (Ce­na­far), ti­tu­la­da “Me­di­ca­men­tos en Chi­le: Re­vi­sión de la evi­den­cia del mer­ca­do na­cio­nal de fár­ma­cos”, des­ta­ca que un 55% del gas­to de bol­si­llo co­rres­pon­de a fár­ma­cos, don­de los más po­bres re­sul­tan más des­fa­vo­re­ci­dos. Es­to se com­ple­men­ta con la en­cues­ta Ca­sen (2009-2010) que re­ve­la que el 33% de los pa­cien­tes a los que se les da una pres­crip­ción en sa­lud, de­ben com­prar la to­ta­li­dad de los me­di­ca­men­tos.

Quien opi­na muy dis­tin­to a Duhart es Her­nán Cal­de­rón, pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (Co­na­de­cus). No con­si­de­ra que exis­tan pre­cios ade­cua­dos, co­mo des­ta­ca el lí­der de la Cá­ma­ra de In­no­va­ción Far­ma­céu­ti­ca. A su juicio, el al­to cos­to se de­be a que “en Chi­le se pa­gan los me­di­ca­men­tos a va­lor de mer­ca­do, por en­de, no tie­nen un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te co­mo en otros paí­ses, don­de son par­te cen­tral de los de­re­chos que tie­nen las per­so­nas”, la­men­ta.

“Es esen­cial que los re­me­dios no sean un bien de con­su­mo”, sen­ten­cia, y pa­ra eso re­co­mien­da es­ta­ble­cer un lis­ta­do de “me­di­ca­men­tos esen­cia­les” que per­mi­ti­ría, tal co­mo en el ca­so de la ener­gía eléc­tri­ca, un pre­cio má­xi­mo pro­me­dio, a apli­car­se en es­te lis­ta­do de im­pres­cin­di­bles.

Pe­ro tam­bién le­van­ta la voz res­pec­to de los efec­tos ne­ga­ti­vos que la co­lu­sión de las tres ca­de­nas de far­ma­cias prin­ci­pa­les ha te­ni­do en los pre­cios de los me­di­ca­men­tos. “Cuan­do hay tres com­pe­ti­do­res que con­tro­lan el mer­ca­do, es muy fá­cil que se pon­gan de acuer­do. Es­ta­mos ex­pues­tos a la fal­ta de com­pe­ten­cia y a que lo­gren las má­xi­mas ren­ta­bi­li­da­des”, la­men­tó el di­ri­gen­te, y dio un ele­men­to bá­si­co co­mo ejem­plo de lo des­re­gu­la­do que es­tá es­te mer­ca­do: “Nin­gu­na far­ma­cia pue­de ser la dueña de un la­bo­ra­to­rio que fa­bri­ca me­di­ca­men­tos, por­que en su es­tan­te­ría ade­más va a pri­vi­le­giar

la ven­ta de sus pro­duc­tos. La ren­ta­bi­li­dad que de­jan es un in­cen­ti­vo per­ver­so”.

Me­jo­rar lo po­pu­lar

Quien con­si­de­ra que ha pu­li­do el mo­de­lo po­pu­lar es el al­cal­de de Las Con­des y ex can­di­da­to pre­si­den­cial, Joa­quín La­vín. Ins­ta­ló un mo­de­lo si­mi­lar en 2017 en su co­mu­na, un ejer­ci­cio que él de­fi­ne co­mo “una far­ma­cia po­pu­lar me­jo­ra­da”. Se tra­ta del “Bo­ti­quín de Las Con­des”, que co­rres­pon­de a un con­ve­nio en­tre el mu­ni­ci­pio y una de las ca­de­nas far­ma­céu­ti­cas cues­tio­na­das, Sal­co­brand, don­de se es­ta­ble­ce un des­cuen­to a un lis­ta­do de me­di­ca­men­tos. Se­gún ex­pli­ca Jor­ge Cár­de­nas, del Min­sal, “es­te con­ve­nio tie­ne dos me­ca­nis­mos: el pri­me­ro co­rres­pon­de a un des­cuen­to que rea­li­zan los la­bo­ra­to­rios pa­ra es­tar en es­te lis­ta­do, y ade­más el mu­ni­ci­pio rea­li­za un pa­go de CLP$ 8 mi­llo­nes (US$ 12.905) men­sua­les, o CLP$ 96 mi­llo­nes (US$ 154.870) anua­les a la ca­de­na, por lo que así es­tos me­di­ca­men­tos son cos­tea­dos en par­te por el mu­ni­ci­pio”.

La­vín des­ta­ca que “la idea de la far­ma­cia po­pu­lar es muy bue­na, pe­ro ne­ce­si­tá­ba­mos que hu­bie­ra stock per­ma­nen­te y ma­yor ac­ce­so, es de­cir, más lo­ca­les, y eso lo lo­gra­mos con es­ta alian­za pú­bli­co-pri­va­da. Y era fun­da­men­tal que fue­ra pa­ra to­dos, por­que las per­so­nas más vul­ne­ra­bles tie­nen re­me­dios gratis en los con­sul­to­rios, por eso le pu­si­mos far­ma­cia de la cla­se me­dia”.

Pe­ro el mo­de­lo de La­vín tam­po­co es­tá li­bre de crí­ti­cas. Ja­due, al otro ex­tre­mo del aba­ni­co po­lí­ti­co, ase­gu­ra que el plan de Las Con­des re­pre­sen­ta un com­pro­mi­so con las em­pre­sas y “no se pue­de re­pli­car en nin­gu­na par­te. Pri­me­ro, por­que la dis­tri­bu­ción de far­ma­cias en su te­rri­to­rio es ma­yor que en cual­quier par­te de Chi­le. Nin­gu­na co­mu­na tie­ne 33 pun­tos de ven­ta a dis­po­si­ción de sus ha­bi­tan­tes. Él (La­vín) lo tie­ne por­que ha­bi­ta la co­mu­na más ri­ca de Chi­le”, con­tra­di­cien­do su es­lo­gan de “far­ma­cia de la cla­se me­dia”.

Lo con­cre­to es que am­bos mo­de­los im­pli­can una ba­ja im­por­tan­te en el pre­cio de los me­di­ca­men­tos. Por ejem­plo, el Eu­ti­rox (me­di­ca­men­to pa­ra al­te­ra­cio­nes a la ti­roí­des) se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos por la Cá­ma­ra de la In­no­va­ción Far­ma­céu­ti­ca (CAF), se en­cuen­tra en pro­me­dio en las ca­de­nas de far­ma­cia a un pre­cio de CLP$ 13.223 (US$ 21), con­tra los CLP$ 7.994 (US$ 12,8) en que lo ven­den los la­bo­ra­to­rios. En la far­ma­cia de Las Con­des cues­ta CLP$ 3.411 (US$ 5,4), pe­ro en Re­co­le­ta se ven­de a im­pre­sio­nan­tes CLP$ 570 (US$ 0,9).

Or­gu­llo de so­bre­vi­vien­te

Otra de las lu­ces que com­prue­ba que la mo­da­li­dad pop no de­cae­rá, es que el fu­tu­ro go­bierno del pre­si­den­te elec­to, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, se re­fi­rió al te­ma en va­rias oca­sio­nes du­ran­te su campaña pre­si­den­cial. Pe­ro a su mo­do, apun­tan­do en su pro­gra­ma a po­ten­ciar los me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos y bio­equi­va­len­tes, crear un nue­vo por­tal pa­ra com­pa­rar pre­cios y ge­ne­rar un ca­nal di­rec­to de com­pras pú­bli­cas y una Uni­dad de Im­por­ta­cio­nes Di­rec­tas, cer­ti­fi­ca­das en Ce­na­bast. So­bre es­ta úl­ti­ma me­di­da, el al­cal­de Joa­quín La­vín in­di­ca que “la com­pra de me­di­ca­men­tos en el ex­tran­je­ro pue­de ser una ayu­da pa­ra in­ter­ve­nir el mer­ca­do”.

Sin em­bar­go, en cuan­to a far­ma­cias po­pu­la­res, el pro­gra­ma del pre­si­den­te elec­to no es­pe­ci­fi­ca si se se­gui­rán apo­yan­do.

Al ser con­sul­ta­das por Amé­ri­cae­co­no­mía, nin­gu­na de las tres ca­de­nas gran­des qui­so dar de­cla­ra­cio­nes so­bre es­te pun­to sen­si­ble pa­ra la ciu­da­da­nía, ni par­ti­ci­par de es­te re­por­ta­je.

Mien­tras, en San Ro­sen­do ya evalúan la po­si­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de ex­ten­der los días de aten­ción de la far­ma­cia mu­ni­ci­pal.

Por aho­ra, el en­car­ga­do Fe­lix An­gui­ta se­gui­rá via­jan­do des­de La­ja, tres días a la se­ma­na, pa­ra abrir su mo­des­ta sa­la de tres por tres me­tros: “Hay per­so­nas que sim­ple­men­te no pue­den com­prar sus me­di­ca­men­tos, y te­ner­les es­ta op­ción de aba­ra­tar los cos­tos es muy gra­ti­fi­can­te”.

Da­niel Ja­due creó la Pri­me­ra Far­ma­cia Po­pu­lar de Chi­le.

La Pri­me­ra Far­ma­cia Po­pu­lar, en Re­co­le­ta, el ori­gen del co­mer­cio jus­to de los go­bier­nos lo­ca­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.