OFI­CI­NA MUL­TI­CUL­TU­RAL

Aun­que en Chi­le to­da­vía no se al­can­zan los ni­ve­les de in­mi­gra­ción que se re­gis­tran en los paí­ses de la OCDE, los ex­per­tos ad­vier­ten que or­ga­ni­za­cio­nes pe­que­ñas y me­dia­nas han co­men­za­do a abrir las puer­tas al ca­pi­tal mul­ti­cul­tu­ral. Un au­men­to de ex­tran­je­ro

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR DA­NIE­LA AR­CE Y JO­SE­FI­NA MAR­TÍ­NEZ, SAN­TIA­GO DE CHI­LE

Ca­da vez más hay pro­fe­sio­na­les de to­do el con­ti­nen­te en las ofi­ci­nas chi­le­nas. Re­clu­ta­do­res e inmigrantes dan su tes­ti­mo­nio.

Son cer­ca de las 14 ho­ras y un gru­po de desa­rro­lla­do­res in­dios se reúne en la co­ci­na de las ofi­ci­nas de Ni­sum, en el pi­so 14 de un edi­fi­cio de la co­mu­na de Las Con­des, en la ca­pi­tal de Chi­le. Al igual que ellos, otros de na­cio­na­li­dad cu­ba­na y ve­ne­zo­la­na se le­van- tan de sus es­cri­to­rios pa­ra ha­cer­les com­pa­ñía. Pron­to se su­ma­rán tam­bién los chi­le­nos. La zo­na de co­la­ción se ha con­ver­ti­do en uno de los es­pa­cios que me­jor demuestra el in­ter­cam­bio cul­tu­ral que se vi­ve en es­ta em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca, don­de la di­ver­si­dad se vol­vió de for­ma natural en un pro­gre­so.

Ni­sum es una de esas ofi­ci­nas en Chi­le don­de han pa­sa­do de te­ner un par de ex­tran­je­ros a re­bus­cár­se­las pa­ra no so­bre­pa­sar el por­cen­ta­je de con­tra­ta­ción per­mi­ti­do en el país pa­ra los tra­ba­ja­do­res fo­rá­neos por­que, se­gún el Có­di­go del Tra­ba­jo, el 85% de los em­plea­dos que sir­van a un mis­mo em­plea-

dor de­ben ser de na­cio­na­li­dad chi­le­na, sal­vo que la em­pre­sa no ten­ga más de 25 per­so­nas.

La com­pa­ñía es hoy un pai­sa­je abi­ga­rra­do, don­de la mez­cla de acen­tos, co­lor de piel, cos­tum­bres y rit­mos de tra­ba­jo co­mien­za a ser tan­to una opor­tu­ni­dad co­mo un desafío pa­ra la or­ga­ni­za­ción. Por­que, qué du­da ca­be, la ofi­ci­na mul­ti­cul­tu­ral es un fe­nó­meno que co­mien­za a cre­cer en el país, de la mano del au­men­to de la mi­gra­ción. Se­gún el in­for­me de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Cepal) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), “Co­yun­tu­ra Eco­nó­mi­ca en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”, en­tre 2010 y 2015 la po­bla­ción de inmigrantes en Chi­le au­men­tó, en pro­me­dio, 4,9% por año. Es el país don­de más au­men­tó en la re­gión, se­gui­do por Mé­xi­co con 4,2%. En nú­me­ros to­ta­les, se­gún el mis­mo in­for­me, en Chi­le pa­sa­ron de ha­ber 369.436 mi­gran­tes en 2010, a 469.436 en 2015. Más en es­pe­cí­fi­co, se­gún un In­for­me de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (CNC), se­gún ci­fras del periodo ju­lio-sep­tiem­bre de 2017, el nú­me­ro de ocu­pa­dos ex­tran­je­ros que lle­ga­ron a Chi­le lo li­de­ran los pe­rua­nos (62.476), se­gui­dos de los co­lom­bia­nos (23.985), bo­li­via­nos (19.531), hai­tia­nos (17.216), ar­gen­ti­nos (15.931) y ve­ne­zo­la­nos (8.280). Aun­que son Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la los paí­ses que más han apor­ta­do pro­fe­sio­na­les, con 6.630 y 4.298, res­pec­ti­va­men­te. Mu­chos de es­tos úl­ti­mos mi­gran­tes de al­ta ca­li­fi­ca­ción son los que han en­gro­sa­do las ci­fras del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción: en­tre 2015 y 2016, au­men­ta­ron en 52,1% las so­li­ci­tu­des de vi­sas tem­po­ra­rias por mo­ti­vos la­bo­ra­les, 700% las su­je­tas a con­tra­to y 80% las de ca­rác­ter tem­po­ral pa­ra pro­fe­sio­na­les y técnicos.

Y las em­pre­sas re­clu­ta­do­ras en Chi­le lo ad­vier­ten. An­na­be­lla Ola­va­rrie­ta, ge­ren­te se­nior de Mi­chael Pa­ge, di­ce que “des­de ha­ce tres años he­mos co­men­za­do a ver un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de inmigrantes en el mer­ca­do la­bo­ral chi­leno. Sin ir más le­jos, es­te año ob­ser­va­mos un au­men­to de 35% de pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros, que pro­yec­ta­mos se­gui­rá cre­cien­do en un 20% en los pró­xi­mos cin­co años”. La ob­ser­va­ción de Ola­va­rrie­ta es­tá en lí­nea con otras ci­fras que ma­ne­ja la CNC: se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por su De­par­ta­men­to de Es­tu­dios, los prin­ci­pa­les sec­to­res don­de tra­ba­jan los ex­tran­je­ros son Co­mer­cio, con un 26% de par­ti­ci­pa­ción; lue­go Ac­ti­vi­da­des de los Ho­ga­res, con un 13,1%, y Ma­nu­fac­tu­ra, con un 9,5%. Le si­guen Alo­ja­mien­to y Ser­vi­cio de co­mi­das y el sec­tor Cons­truc­ción, con un 8,3% y un 8,2%, ca­da uno. De es­ta for­ma, en con­jun­to, los sec­to­res co­mer­cio y tu­ris­mo (ac­ti­vi­da­des de alo­ja­mien­to y ser­vi­cios de co­mi­da), con­cen­tran un 34,3% de los ocu­pa­dos ex­tran­je­ros en Chi­le, por­cen­ta­je que re­pre­sen­ta a 64.232 per­so­nas. Así, am­bos sec­to­res se con­vier­ten los má­xi­mos em­plea­do­res de mi­gran­tes en el país.

Vi­da desafian­te

Los ve­ne­zo­la­nos Mau­ri­cio Lia­ni y May­lin Na­ve­da lle­ga­ron al país ha­ce ocho y cua­tro años, res­pec­ti­va­men­te, don­de tu­vie­ron que vi­vir el des­em­pleo, pe­se a que con­ta­ban con es­tu­dios su­pe­rio­res. Lia­ni se ha­bía gra­dua­do de már­ke­ting y la pe­rio­dis­ta Na­ve­da re­nun­ció a su car­go co­mo je­fa del área de ad­mi­sión en una uni­ver­si­dad en Ma­ra­cai­bo. Aun­que des­co­no­cían en ese en­ton­ces có­mo ela­bo­rar un cu­rrícu­lo en es­te la­do de la re­gión, se aven­tu­ra­ron a pos­tu­lar a cuan­ta ofer­ta ad­ver­tían, aun­que lue­go fue­ron ca­ta­lo­ga­dos de “so­bre­ca­li­fi­ca­dos”. En un es­ce­na­rio don­de se veían me­nos inmigrantes que aho­ra, no­ta­ron tam­bién que las em­pre­sas mu­chas ve­ces no sa­bían có­mo con­tra­tar­los por ser ex­tran­je­ros.

Pa­ra Ka­ri­na Pé­rez, di­rec­to­ra de Ro­bert Half en Chi­le, es­te ti­po de perfiles es una cons­tan­te que se ha da­do en los úl­ti­mos años, con gen­te que es­tá prin­ci­pal­men­te re­cién egre­sa­da o que tie­ne un má­xi­mo de diez años de ex­pe­rien­cia. “Lle­gan abo­ga­dos, in­ge­nie­ros ci­vi­les e in­dus­tria­les, ad­mi­nis­tra­do­res de em­pre­sas, técnicos del área de sis­te­mas o in­for­má­ti­ca, y con­ta­do­res au­di­to­res”, enu­me­ra Pé­rez.

“Son per­so­nas que se en­cuen­tran en un mo­men­to de sus vi­das en el que es­tán ini­cian­do pro­yec­tos desafian­tes”, agre­ga Al­fon­so Ochoa, country ma­na­ger de DNA Hu­man Ca­pi­tal, por lo que es­tán dis­pues­tos a es­tar des­em­plea­dos un tiem­po, aun­que mu­chos es­pe­ran ha­llar un tra­ba­jo en lo que tie­nen ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to.

Lia­ni, por ejem­plo, es­tu­vo sie­te me­ses sin em­pleo, man­te­nién­do­se con los US$ 4.000 que ha­bía aho­rra­do en Ve­ne­zue­la. Pe­ro to­do se aca­ba y cuan­do le que­da­ban só­lo US$ 20, en­con­tró su pri­mer tra­ba­jo en una co­rre­do­ra de pro­pie­da­des. Los sie­te me­ses de ce­san­tía se de­bie­ron en par­te, con­si­de­ra Lia­ni, por una ju­ga­da arries­ga­da: “Fui un po­co ca­pri­cho­so y no qui­se tra­ba­jar en cual­quier co­sa”. En 2013, su si­tua­ción cam­bió e in­gre­só co­mo je­fe de Már­ke­ting y Co­mu­ni­ca­cio­nes en la mul­ti­na­cio­nal Adec­co.

Na­ve­da, en cam­bio, es­pe­ró po­co más de un año has­ta que de­ci­dió bus­car en lo que fue­ra. Lue­go de pos­tu­lar a más de 100 ofer­tas la lla­ma­ron de su ac­tual em­pleo: tra­ba­ja co­mo re­cep­cio­nis­ta y asis­ten­te de Már­ke­ting pa­ra una em­pre­sa lo­cal del re­tail.

Ri­que­za en la or­ga­ni­za­ción

Aun­que en Chi­le to­da­vía no se lle­ga a

los ni­ve­les de in­mi­gra­ción (so­lo el 2,7% de su fuer­za la­bo­ral co­rres­pon­de a ex­tran­je­ros) que se re­gis­tran en el mun­do y en los paí­ses miem­bro de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), los ex­per­tos ad­vier­ten que or­ga­ni­za­cio­nes pe­que­ñas y me­dia­nas han co­men­za­do a ver po­ten­cial en abrir las puer­tas al ca­pi­tal mul­ti­cul­tu­ral, tal co­mo ya lo han rea­li­za­do de for­ma natural las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les.

La aper­tu­ra a los ex­tran­je­ros tam­bién se de­be a su ele­va­do do­mi­nio del in­glés en com­pa­ra­ción con los chi­le­nos, a ha­bi­li­da­des blan­das y a su pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca. A es­to se agre­ga que va­rias or­ga­ni­za­cio­nes bus­can te­ner ofi­ci­nas más di­ver­sas, me­dian­te una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va abier­ta al cam­bio, fa­vo­ra­ble a la di­ver­si­dad y res­pe­tuo­sa con las di­fe­ren­cias. Ni­sum y Maersk Li­ne son ejem­plo de es­to. En am­bas las je­fa­tu­ras se en­car­gan de ges­tio­nar la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad.

Pa­ra Lis­set­te Abar­ca, ge­ren­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Maersk Li­ne, te­ner un equi­po di­ver­so, don­de no exis­te dis­tin­ción por se­xo, edad o na­cio­na­li­dad, “ge­ne­ra una ri­que­za en la or­ga­ni­za­ción que no exis­ti­ría si fué­ra­mos to­dos chi­le­nos, y per­mi­te desafiar las co­sas que ha­ce­mos lo­cal­men­te. Esas per­so­nas pue­den ha­cer pre­gun­tas dis­tin­tas o lla­mar­le la aten­ción si­tua­cio­nes que no­so­tros no cues­tio­na­mos”.

Des­de Ni­sum, el ge­ren­te ge­ne­ral, Mar­tín Le­wit, ex­pli­ca que des­de el na­ci­mien­to de la em­pre­sa, ha­ce cin­co años, la di­ver­si­dad fue natural, prin­ci­pal­men­te por­que se de­di­can a la con­sul­to­ría tec­no­ló­gi­ca, un ru­bro que en Chi­le se ha po­ten­cia­do me­dian­te al­gu­nas ini­cia­ti­vas co­mo la Vi­sa Tech, lan­za­da es­te año pa­ra sim­pli­fi­car el pro­ce­di­mien­to de in­mi­gra­ción apli­ca­do pa­ra ta­len­to ex­tran­je­ro que se in­cor­po­re en com­pa­ñías que rea­li­zan desa­rro­llo de las In­dus­trias In­te­li­gen­tes, la Ma­nu­fac­tu­ra Avan­za­da, Ser­vi­cios Glo­ba­les y la In­dus­tria Tec­no­ló­gi­ca. Pa­ra Le­wit ha si­do fun­da­men­tal el res­pe­to pa­ra ges­tio­nar la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y el otor­gar al­gu­nos be­ne­fi­cios co­mo cla­ses de in­glés y es­pa­ñol, así co­mo char­las so­bre sen­si­bi­li­za­ción.

Pa­ra quie­nes arri­ba­ron al país, es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, por pe­que­ñas que sean, les ayu­dan a sen­tir­se en ca­sa. Las ve­ne­zo­la­nas May­lin Na­ve­da y Mónica Co­rrea ase­gu­ran ha­ber­se adap­ta­do y que la cla­ve pa­ra vi­vir me­jor siem­pre ha si­do no com­pa­rar a Chi­le con su na­tal Ve­ne­zue­la. “Ape­nas pu­se pie en Chi­le que­ría apren­der de los chi­le­nos. No me que­dé pe­ga­da con las cos­tum­bres ve­ne­zo­la­nas, ni tra­tan­do obs­ti­na­da­men­te de que to­do fue­ra igual que en Ve­ne­zue­la. Acep­té des­de un pri­mer mo­men­to las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les y eso fue cla­ve pa­ra em­pe­zar a dis­fru­tar e in­te­grar­me”, con­fie­sa Co­rrea, quien fue trans­fe­ri­da en 2011 por su em­pre­sa, una mul­ti­na­cio­nal fa­ma­céu­ti­ca.

Pa­ra Na­ve­da fue si­mi­lar, con la sal­ve­dad que tan pron­to lle­gó al país creó el per­fil de Fa­ce­book “Ve­ne­zo­la­nos en Chi­le”, que tie­ne po­co más de 120 mil miem­bros, con la in­ten­ción de orien­tar a sus co­te­rrá­neos que lle­ga­ban al país. Un em­pren­di­mien­to que hoy ha evo­lu­cio­na­do pa­ra tam­bién guiar a quie­nes des­de Ve­ne­zue­la pre­ten­den sal­tar a Chi­le.

In­te­li­gen­cia cul­tu­ral

Da­do que la lle­ga­da de mi­gran­tes se­gui­rá en au­men­to (Chi­le sur­ge co­mo un oa­sis ten­ta­dor, por­que se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial, en­tre 2000 y 2015, la pro­por­ción de la po­bla­ción con­si­de­ra­da po­bre -US$ 4 por día- se re­du­jo del 26% a 7,9%; otro in­di­ca­dor que se­du­ce es la in­fla­ción: en sep­tiem­bre, ca­yó por pri­me­ra vez en al me­nos 90 años, des­cen­dien­do el IPC en 0,2%, re­du­cien­do la pre­vi­sión del Ban­co Cen­tral del año a 2,4%, des­de 2,9%), los desafíos y opor­tu­ni­da­des que in­yec­ta la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad en las or­ga­ni­za­cio­nes se con­vier­ten en ma­te­ria de ur­gen­cia.

Pa­ra Da­vid Li­ver­mo­re, au­tor del li­bro “Dri­ven by Dif­fe­ren­ce”, cuan­do la di­ver­si­dad se uti­li­za de ma­ne­ra efec­ti­va, con­du­ce a re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, co­mo la in­no­va­ción, la pro­duc­ti­vi­dad, el aho­rro de cos­tos, la par­ti­ci­pa­ción de los em­plea­dos y mu­cho más. “Nues­tra in­ves­ti­ga­ción mues­tra que los equi­pos ho­mo­gé­neos su­pe­ran a los equi­pos di­ver­sos en to­das las me­di­cio­nes cuan­do la in­te­li­gen­cia cul­tu­ral es ba­ja. Sin es­ta, la di­ver­si­dad cau­sa frus­tra­ción, pa­rá­li­sis y con­flic­to”, re­sal­ta Li­ver­mo­re.

En el ca­so de Chi­le, Ri­car­do Baeza, aca­dé­mi­co de Psi­co­lo­gía Or­ga­ni­za­cio­nal en la U. Adol­fo Ibá­ñez (UAI), ase­gu­ra que las or­ga­ni­za­cio­nes no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra asu­mir la lle­ga­da de ex­tran­je­ros, de­bi­do a que la ma­yo­ría tie­ne una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va ce­rra­da. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver las mis­mas caras, a que lo chi­leno es ho­mo­gé­neo, pe­ro no es así, so­mos un país di­ver­so”, acla­ra Baeza.

Pa­ra po­ten­ciar una cul­tu­ra di­ver­sa, es ne­ce­sa­rio que los lí­de­res sean em­pá­ti­cos, re­co­noz­can las cua­li­da­des de ca­da tra­ba­ja­dor y res­pe­ten y acep­ten las di­fe­ren­cias. Y la es­tra­te­gia, se­gún Li­ver­mo­re, “de­be com­ple­men­tar­se con el plan ge­ne­ral, en lu­gar de ser re­le­ga­da al área de Re­cur­sos Hu­ma­nos”.

Mau­ri­cio Lia­ni Je­fe de Mar­ke­ting en Adec­co

May­lin A. Na­ve­da Pe­rio­dis­ta, em­pre­sa­ria y ase­so­ra de mar­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.