EDITORIAL

AmericaEconomia Chile - - Contenido -

Sor­pren­dien­do a to­dos, el bi­llo­na­rio de­re­chis­ta Se­bas­tián Pi­ñe­ra ga­nó la elec­ción pre­si­den­cial en se­gun­da vuel­ta en Chi­le, con­si­guien­do un hol­ga­do 55% de los vo­tos con­tra el 45% del can­di­da­to de go­bierno, el se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier.

El re­sul­ta­do no es ma­lo pa­ra Chi­le, co­mo tam­po­co lo ha­bría si­do si hu­bie­ra ga­na­do el can­di­da­to per­de­dor. Nin­guno de los dos ob­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en la pri­me­ra vuel­ta, cu­yos re­sul­ta­dos tam­bién sor­pren­die­ron a to­dos, aun­que por mo­ti­vos dis­tin­tos. Lo que ca­rac­te­ri­zó al pri­mer re­sul­ta­do fue la al­ta vo­ta­ción de los ex­tre­mos: la ul­tra­de­re­cha pi­no­che­tis­ta y una iz­quier­da po­li­mor­fa cu­ya ban­de­ra uni­fi­ca­do­ra era el re­cha­zo al mo­de­lo ca­pi­ta­lis­ta de desa­rro­llo chi­leno que en 30 años ha con­ver­ti­do a ese país en el más ri­co de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro que no ha si­do ca­paz de re­du­cir la pro­nun­cia­da de­sigual­dad de in­gre­so que hay en el país: Chi­le tie­ne un in­gre­so de US$ 24.000 anua­les por habitante, y, sin em­bar­go, la mi­tad de los chi­le­nos in­te­gra­dos a la economía for­mal ga­na me­nos de US$ 5.000 al año.

Pa­ra apro­bar sus pro­yec­tos de ley, el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra ne­ce­si­ta­rá más diá­lo­go y más ne­go­cia­cio­nes que a las que es­tu­vo acos­tum­bra­do en su pri­mer periodo. La go­ber­na­bi­li­dad pue­de ser­le es­qui­va, lo cual es un obs­tácu­lo, pe­ro tam­bién de­be­ría ser un desafío es­ti­mu­lan­te. Dia­lo­gar y lle­gar a acuer­dos con fuer­zas de dis­tin­to signo es el co­ra­zón de la de­mo­cra­cia y la po­lí­ti­ca es el arte de lo po­si­ble.

Lo que sor­pren­dió en la se­gun­da vuel­ta fue una re­ver­sión de los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra. Pi­ñe­ra, su­man­do sus vo­tos a los de la ul­tra­de­re­cha, que era de es­pe­rar lo res­pal­da­ría, ob­tu­vo el 45% de los vo­tos en pri­me­ra vuel­ta. Los vo­tos que ob­tu­vo Gui­llier, su­ma­dos a los de los can­di­da­tos de iz­quier­da que se es­pe­ra­ba lo apo­ya­rían, lle­ga­ron en pri­me­ra vuel­ta al 55%. Y los re­sul­ta­dos de la se­gun­da vuel­ta fue­ron ca­si exac­ta­men­te al re­vés.

No era com­pli­ca­do in­ter­pre­tar re­sul­ta­dos tan cla­ros. En el mo­men­to de­ci­si­vo en­tre dos mo­de­los de con­duc­ción de país, los chi­le­nos op­ta­ron por el ca­pi­ta­lis­mo con gui­ños so­cia­les de Pi­ñe­ra al mo­de­lo mix­to y con­ti­nuis­ta de Gui­llier. Es cla­ro que Pi­ñe­ra le­yó me­jor a los chi­le­nos que Gu­llier. Los chi­le­nos, co­mo re­sul­ta­do de la mo­der­ni­za­cion ca­pi­ta­lis­ta de los úl­ti­mos 30 años, es­tán con­ten­tos con el ac­ce­so al mer­ca­do ga­na­do en to­dos es­tos años, la po­si­bi­li­dad de te­ner un au­to­mó­vil, bie­nes du­ra­bles, un compu­tador, etc. No obs­tan­te, les an­gus­tia la ve­jez, y por tan­to as­pi­ran a un sis­te­ma de pen­sio­nes que les ga­ran­ti­ce se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca en los úl­ti­mos años de su vi­da; tam­bién les an­gus­tia la edu­ca­ción de sus hi­jos y la sa­lud. Pi­ñe­ra en­ten­dió to­do es­to y en una vol­te­re­ta im­pre­sio­nan­te ofre­ció pa­ra la se­gun­da vuel­ta edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta pa­ra el 60% más po­bre y se abrió a cam­bios en el sis­te­ma de pen­sio­nes chi­leno, ba­sa­do en el aho­rro in­di­vi­dual, que no es­tá brin­dan­do pen­sio­nes dig­nas a la gran ma­yo­ria de la po­bla­ción. Por otro la­do, Gui­llier, tra­tan­do de cap­tu­rar la al­ta vo­ta­ción ob­te­ni­da por el Fren­te Am­plio, hi­zo gui­ños ha­cia la iz­quier­da, cre­yen­do que la vo­ta­ción del Fren­te Am­plio era un vo­to du­ro de iz­quier­da. La reali­dad de­mos­tró que no era un vo­to tan du­ro. De he­cho, se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te un 8% de los vo­tan­tes de Bea­triz Sán­chez, can­di­da­ta del Fren­te Am­plio, vo­ta­ron en el ba­lo­ta­je por Pi­ñe­ra. Al mis­mo tiem­po, mu­chos de los vo­tan­tes más a la iz­quier­da del Fren­te Am­plio no asis­tie­ron a la vo­ta­ción.

Los pro­gra­mas de go­bierno, los mo­de­los de so­cie­dad, los plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de am­bos can­di­da­tos son uno de los com­po­nen­tes del re­sul­ta­do, pe­ro no el úni­co, por su­pues­to. Pi­ñe­ra, quien lle­ga a la pre­si­den­cia por se­gun­da vez, fue me­jor can­di­da­to que el novato Gui­llier, quien no su­po ar­ti­cu­lar una per­so­na­li­dad me­diá­ti­ca con­vin­cen­te ni enar­bo­lar ban­de­ras que lo de­fi­nie­ran. Gui­llier tu­vo que car­gar ade­más con el pe­so de ser el aban­de­ra­do de un go­bierno sa­lien­te, con ba­jo ra­ting de po­pu­la­ri­dad du­ran­te la ma­yor par­te de su man­da­to. Pi­ñe­ra tu­vo el apo­yo de­ci­di­do de los par­ti­dos de de­re­cha, so­bre to­do pa­ra la se­gun­da vuel­ta, mien­tras Gui­llier ba­ta­lla­ba con los em­pu­jo­nes y ti­ro­neos que en uno y otro sen­ti­do le da­ban los par­ti­dos de la coa­li­ción de go­bierno, una alian­za po­lí­ti­ca en ple­na de­sin­te­gra­ción y que ten­drá que

re­co­rrer un lar­go ca­mino de re­com­pos­cion si quie­re vol­ver al go­bierno. La campaña de Pi­ñe­ra fue con­sis­ten­te, abun­dan­te en re­cur­sos y fuer­te en los me­dios y en el ca­sa a ca­sa. La de Gui­llier fue im­pro­vi­sa­da y se cen­tró en los me­dios, sin su­fi­cien­te con­tac­to di­rec­to con los vo­tan­tes.

La ba­ja po­pu­la­ri­dad del go­bierno sa­lien­te, en­ca­be­za­do por Michele Ba­che­let, se de­be en gran me­di­da a que Chi­le em­pe­zó a ba­jar su rit­mo de cre­ci­mien­to el año en que la pre­si­den­ta sa­lien­te fue ele­gi­da pa­ra un se­gun­do periodo. Pe­ro esa des­ace­le­ra­ción se de­be prin­ci­pal­men­te a la ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en el pre­cio in­ter­na­cio­nal del co­bre que tu­vo que en­fren­tar el go­bierno de Ba­che­let des­de sus ini­cios, una va­ria­ble com­ple­ta­men­te ex­ter­na. El 40% de las di­vi­sas que re­ci­be Chi­le vie­nen de las ex­por­ta­cio­nes de co­bre, lo cual per­mi­te en­ten­der la fuer­te desale­ra­cion de la economía chi­le­na du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años del go­bierno de Ba­che­let; tam­po­co es ca­sua­li­dad que en los úl­ti­mos me­ses el go­bierno ac­tual fue me­jo­ran­do su ni­vel de apro­ba­ción, jus­to cuan­do el pre­cio del co­bre ha em­pe­za­do a su­bir de ma­ne­ra im­por­tan­te.

Mi­rán­do­lo en re­tros­pec­ti­va, el go­bierno de Michele Ba­che­let cum­plió con ca­si to­das las pro­me­sas de campaña, des­de el fin del sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal a la le­ga­li­za­ción del abor­to te­ra­péu­ti­co. Al­gu­nas de sus re­for­mas fue­ron con­tro­ver­ti­das, co­mo las re­for­mas edu­ca­cio­nal y tri­bu­ta­ria, pe­ro más por sus pro­ble­mas de se­cuen­cia­mien­to, alcance y pues­ta en mar­cha que por su con­cep­ción. Los erro­res de Ba­che­let se de­bie­ron más a que di­se­ñó sus re­for­mas en con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas más hol­ga­das y en que no su­po leer la co­yun­tu­ra, afe­rrán­do­se a un plan ori­gi­nal de re­for­mas que no se sos­te­nían con una ba­ja de in­gre­sos an­te el me­nor pre­cio del co­bre. Tam­po­co la ayu­dó no reac­cio­nar con ener­gía fren­te a una se­rie de ca­sos de co­rrup­ción que afec­ta­ron al go­bierno, al Po­der Le­gis­la­ti­vo, a ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y has­ta a su pro­pia familia. Pro­duc­to de es­tas tor­pe­zas y aza­res, la so­cia­lis­ta Ba­che­let, por se­gun­da vez, de­be­rá en­tre­gar­le la ban­da al cen­tro­de­re­chis­ta Se­bas­tián Pi­ñe­ra. No obs­tan­te lo an­te­rior, el ver­da­de­ro le­ga­do de la pre­si­den­ta Ba­che­let es ha­ber pues­to en el ta­pe­te la gra­tui­dad en la edu­ca­ción y la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar cier­tos de­re­chos so­cia­les. La me­jor prue­ba de es­to es que el pre­si­den­te elec­to, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, en sus pri­me­ros días de ha­ber si­do ele­gi­do, es­tá mos­tran­do que su com­pro­mi­so con la gra­tui­dad de la edu­ca­ción no fue so­lo una pro­me­sa de campaña.

En efec­to, en sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes co­mo pre­si­den­te elec­to, Pi­ñe­ra no se ha en­va­len­to­na­do con su hol­ga­da vic­to­ria y ha apun­ta­do al cen­tro. Sa­bia de­ci­sión, por­que de­be­rá go­ber­nar con un Par­la­men­to mu­cho más frag­men­ta­do que el que ha te­ni­do Chi­le des­de su re­com­po­si­ción tras el re­torno a la de­mo­cra­cia en 1990. Las dos coa­li­cio­nes que do­mi­na­ron el Po­der Le­gis­la­ti­vo chi­leno se han con­ver­ti­do en cua­tro, tal co­mo se­ña­ló Amé­ri­cae­co­no­mía al co­men­tar en una editorial los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral.

En sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes co­mo pre­si­den­te elec­to, Pi­ñe­ra no se ha en­va­len­to­na­do con su hol­ga­da vic­to­ria y ha apun­ta­do al cen­tro. Sa­bia de­ci­sión, por­que de­be­rá go­ber­nar con un Par­la­men­to mu­cho más frag­men­ta­do que el que ha te­ni­do Chi­le des­de su re­com­po­si­ción tras el re­torno a la de­mo­cra­cia en 1990.Y es que las dos coa­li­cio­nes que do­mi­na­ron el Po­der Le­gis­la­ti­vo chi­leno se han con­ver­ti­do en cua­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.