ES­PE­CIAL MI­NIS­TROS DE FI­NAN­ZAS

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - Por Sol Park y Cat­he­ri­ne La­court, Amé­ri­caE­co­no­mía In­te­lli­gen­ce

Amé­ri­caE­co­no­mía In­te­lli­gen­ce pre­sen­ta un aná­li­sis de los mi­nis­tros de es­te sec­tor de los paí­ses con me­jo­res in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos de Amé­ri­ca La­ti­na.

Ar­gen­ti­na es­tá en un pun­to de in­fle­xión en su his­to­ria, con mu­cho que en­men­dar y gran­des obs­tácu­los que re­mo­ver. Y su mi­nis­tro de Ha­cien­da no so­lo es­tá en la sen­da co­rrec­ta, sino que tam­bién ya os­ten­ta re­sul­ta­dos. Por ello, fue el me­jor de su ru­bro en la re­gión. Lo es­col­tan los ti­tu­la­res de Fi­nan­zas o Ha­cien­da de Ecua­dor, Pa­na­má, Pa­ra­guay, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Uru­guay, quie­nes fue­ron pre­se­lec­cio­na­dos por te­ner los me­jo­res in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos en cuan­to a cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ges­tión fis­cal e in­fla­ción. ¿El res­to de paí­ses? O sus mi­nis­tros lle­van muy po­co tiem­po en el car­go, o sim­ple­men­te no die­ron la ta­lla.

"La cues­tión me­to­do­ló­gi­ca es de­cir la ver­dad, y de­cir la ver­dad na­da más”, fue la res­pues­ta que dio el mi­nis­tro ar­gen­tino de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, fren­te a los cues­tio­na­mien­tos de la opo­si­ción res­pec­to a su es­tra­te­gia pa­ra sin­ce­rar y lue­go re­du­cir la deu­da pú­bli­ca de Ar­gen­ti­na, uno de los ta­lo­nes de Aqui­les del país, que atra­vie­sa un pro­fun­do y tor­men­to­so pe­rio­do de ajustes ma­cro­eco­nó­mi­cos em­pren­di­dos por el go­bierno del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

La res­pues­ta tam­bién tie­ne su qué, pues fue rea­li­za­da an­te los cues­tio­na­mien­tos del ac­tual dipu­tado kirch­ne­ris­ta, Axel Ki­ci­llof, quien fue­ra el an­te­ce­sor en el car­go de Du­jov­ne y a quien sin­di­can co­mo uno de los gran­des res­pon­sa­bles de la ca­la­mi­to­sa si­tua­ción eco­nó­mi­ca de Ar­gen­ti­na, le­gan­do una deu­da pú­bli­ca so­bre el PIB de 53,4%, y que ade­más os­cu­re­ció las ci­fras eco­nó­mi­cas, ha­cien­do que el país na­ve­ga­ra a cie­gas du­ran­te años.

La anéc­do­ta mues­tra el ta­ma­ño del desafío de Du­jov­ne, pues ha de cam­biar com­ple­ta­men­te la orien­ta­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca del país, al­go que fue re­fren­da­do en las ur­nas en oc­tu­bre, cuan­do el ofi­cia­lis­mo re­ci­bió un fuer­te res­pal­do en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Los desafíos es­pe­cí­fi­cos par­ti­cu­la­res de Du­jov­ne pue­den ser sin­te­ti­za­dos en la fór­mu­la si­guien­te: ase­gu­rar una pla­ta­for­ma es­ta­ble pa­ra los in­ver­sio­nis­tas a tra­vés de re­for­mas a los me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les que con­ten­gan la in­fla­ción, el gas­to pú­bli­co y la deu­da fis­cal. Y va en el ca­mino co­rrec­to.

Pa­ra lo­grar sus desafíos, es­te eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y ma­gís­ter en fi­nan­zas de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla, de­fi­nió una re­for­ma tri­bu­ta­ria ten­dien­te a dis­mi­nuir la car­ga im­po­si­ti­va de las em­pre­sas y a eli­mi­nar dis­tor­sio­nes que se pro­du­cen por el ac­tual mé­to­do de gra­va­men a las ga­nan­cias, el que in­hi­be la de­cla­ra­ción de ac­ti­vos y pa­tri­mo­nios, y por tan­to la re­cau­da­ción fis­cal. Al mis­mo tiem­po, lle­vó a ca­bo una po­lí­ti­ca fis­cal que con­tu­vo el gas­to pú­bli­co anual en el lí­mi­te del 41% del PIB (na­da me­nor, es ver­dad) y que iba a una ve­lo­ci­dad de 13,2% de in­cre­men­to anual en­tre 2012 y 2016, eli­mi­nan­do sub­si­dios a los ser­vi­cios e in­cre­men­tan­do las ta­ri­fas de acuer­do con la in­fla­ción. To­do es­to en un mar­co de la lu­cha an­ti­in­fla­cio­na­ria, la que ha si­do con­tro­la­da con el en­deu­da­mien­to ex­terno y no por las emi­sio­nes del Ban­co Cen­tral.

Es de­cir, Du­jov­ne es­tá ha­cien­do na­da me­nos y na­da más que de­vol­ver a Ar­gen­ti­na a una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca “nor­mal”.

Y da­do que Ar­gen­ti­na es­tá muy le­jos de esa nor­ma­li­dad y a sa­bien­das de lo di­fí­cil que es en­men­dar el rum­bo de un país gran­de y de di­fí­cil ma­ne­jo po­lí­ti­co, Amé­ri­caE­co­no­mía de­ci­dió re­co­no­cer a Ni­co­lás Du­jov­ne co­mo el mi­nis­tro de Fi­nan­zas del año. Un mi­nis­tro con un cu­rrí­cu­lum in­tere­san­te, pues cuen­ta con ex­pe­rien­cia en el sec­tor fi­nan­cie­ro y pú­bli­co, en tan­to tra­ba­jó por diez años co­mo eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co de Ga­li­cia, ha­bien­do si­do en los 90’ ase­sor je­fe de Ha­cien­da y su re­pre­sen­tan­te an­te el Ban­co Cen­tral.

Se­gún el Ban­co Mun­dial, Ar­gen­ti­na cre­ció 2,7% en 2017, ci­fra mo­des­ta pe­ro que re­vier­te la ten­den­cia de es­tan­ca­mien­to de años an­te­rio­res, con un pro­me­dio de cre­ci­mien­to en­tre 2011 y 2016 de 0,9%, y con­si­de­ran­do ade­más que el cre­ci­mien­to es­pe­ra­do en 2018 se­rá de 3,2%. La in­fla­ción anual tam­bién dis­mi­nu­yó de 36% a 22% en­tre 2016 y 2017 se­gún el Ban­co Cen­tral de Ar­gen­ti­na, y aun­que si­gue sien­do al­tí­si­ma (la se­gun­da ma­yor de la re­gión lue­go de Ve­ne­zue­la), es ca­si la mi­tad de lo que ha­bía; y, ade­más es un nú­me­ro con­fia­ble, co­mo no lo fue du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del kirch­ne­ris­mo.

No obs­tan­te, los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos no siem­pre son un re­fle­jo fiel de la ges­tión de un mi­nis­tro, pues ocul­tan ac­cio­nes po­lí­ti­cas cla­ve co­mo pa­ra que las co­sas re­sul­ten y tie­nen ade­más ele­men­tos que no pue­den ser con­tro­la­dos. Hay que te­ner en con­si­de­ra­ción que Du­jov­ne tu­vo la di­fí­cil mi­sión de re­em­pla­zar a Al­fon­so Prat-Gay en la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri, quien reali­zó las re­for­mas ma­cro­eco­nó­mi­cas más du­ras, co­mo po­ner fin a va­rios sub­si­dios, en es­pe­cial a la ener­gía y el trans­por­te, cu­yo re­ti­ro tu­vo un im­pac­to so­cial muy ne­ga­ti­vo, y la eli­mi­na­ción del ce­po cam­bia­rio, que dis­tor­sio­na­ba los mer­ca­dos de im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes.

Es de­cir, Du­jov­ne ha na­ve­ga­do en aguas po­lí­ti­cas tur­bu­len­tas, en las mis­mas que su­cum­bió su an­te­ce­sor Prat-Gay, da­das las di­fe­ren­cias de és­te con el pro­pio Ma­cri. No obs­tan­te, Du­jov­ne su­po ma­ne­jar bien su re­la­ción con el pre­si­den­te ar­gen­tino y eli­gió bien sus ba­ta­llas. Así, en enero de 2017, co­mo fla­man­te mi­nis­tro, anun­ció la eli­mi­na­ción de im­pues­tos in­ne­ce­sa­rios y dis­tor­si­vos, y en oc­tu­bre ya pre­sen­tó una re­for­ma fis­cal que con­tem­pla re­du­cir la ta­sa im­po­si­ti­va cor­po­ra­ti­va de em­pre­sas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras de 35% a 25% en cua­tro años a un Con­gre­so que –da­da la vic­to­ria po­lí­ti­ca y elec­to­ral del ma­cris­mo– se­rá muy pro­ba­ble­men­te fa­vo­ra­ble a tal ini­cia­ti­va. Un avan­ce pa­ra un país que cuen­ta con al­tí­si­mos gra­vá­me­nes, to­man­do en con­si­de­ra­ción que el pro­me­dio de Amé­ri­ca La­ti­na de la ta­sa im­po­si­ti­va cor­po­ra­ti­va es­tá en el 28% y el glo­bal en un 24%, se­gún des­ta­can va­rios in­for­mes de 2017 del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da Ar­gen­tino pa­ra la re­for­ma tri­bu­ta­ria.

Ade­más, el mi­nis­tro ar­gen­tino se­gu­ra­men­te lo­gra­rá pa­sar en el Con­gre­so una ini­cia­ti­va que, a par­tir de 2018, per­mi­ti­rá

a per­so­nas y em­pre­sas tri­bu­tar por las ga­nan­cias ob­te­ni­das so­bre la ba­se de sus pa­tri­mo­nios reales y ajus­ta­dos a la in­fla­ción, y no co­mo aho­ra que se es­tá pa­gan­do a las ar­cas fis­ca­les un im­pues­to so­bre las ga­nan­cias fic­cio­nal­men­te au­men­ta­das por la in­fla­ción, lo que ge­ne­ra la elu­sión por par­te de los con­tri­bu­yen­tes. Es­te cam­bio pro­mue­ve la trans­pa­ren­cia en las de­cla­ra­cio­nes de ren­ta, pues im­pli­ca un tri­bu­to ra­zo­na­ble y es la puer­ta de en­tra­da a cré­di­tos, los que es­ta­ban an­tes ne­ga­dos por au­sen­cia de in­for­ma­ción cla­ra.

En cuan­to al sec­tor ex­por­ta­dor, Du­jov­ne eli­mi­nó la an­ti­cua­da obli­ga­ción de los ex­por­ta­do­res de li­qui­dar sus di­vi­sas y con­ver­tir­las en pe­sos ar­gen­ti­nos en un pe­río­do má­xi­mo de 15 días des­de que eran ob­te­ni­das, una nor­ma que re­gía des­de 1964 y que es un obs­tácu­lo pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y fle­xi­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de las em­pre­sas.

¿Re­sul­ta­dos más con­cre­tos? Ar­gen­ti­na lo­gró un in­cre­men­to de 31% en el in­gre­so fis­cal in­ter­anual a no­viem­bre de 2017, un al­za de la in­ver­sión de 7,7% in­ter­anual y un cre­ci­mien­to del 9,1% in­ter­anual de las im­por­ta­cio­nes en el se­gun­do tri­mes­tre de 2017.

El nu­do gor­diano de la deu­da

Aun­que no se ob­ser­van ma­yo­res fi­su­ras en la ad­mi­nis­tra­ción de Du­jov­ne, la deu­da pú­bli­ca si­gue sien­do el ta­lón de Aqui­les de cual­quier mi­nis­tro ar­gen­tino. Pa­ra mu­chos, dis­mi­nuir la in­fla­ción y man­te­ner el gas­to so­cial al pun­to que se evi­te la con­flic­ti­vi­dad so­cial es una ecua­ción que siem­pre im­pac­ta en la deu­da. Y es­ta si­gue en al­za, tan­to en tér­mi­nos bru­tos (US$ 307.295 mi­llo­nes) co­mo en pro­por­ción al PIB (56%).

La es­tra­te­gia, se­gún el ana­lis­ta po­lí­ti­co de CA­TO Ins­ti­tu­te, Juan Car­los Hi­dal­go, pa­sa por arre­glar con los acree­do­res ex­ter­nos y en­trar al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal pa­ra sus­ti­tuir el fi­nan­cia­mien­to in­fla­cio­na­rio por en­deu­da­mien­to ex­terno. “De es­ta for­ma, po­dría ba­jar la in­fla­ción pa­ra dar ma­yor mar­gen de ma­nio­bra y con­tro­lar las de­man­das sa­la­ria­les del sec­tor pú­bli­co, pe­ro to­da­vía no se ha lo­gra­do”, di­ce Hi­dal­go. “Ar­gen­ti­na es­tá en­deu­da­da ha­cia afue­ra, pe­ro la in­fla­ción si­gue al­ta y las de­man­das sa­la­ria­les po­nen pre­sión de la ca­lle. Ve­re­mos si con es­te Con­gre­so va a con­tar con la vo­lun­tad de ata­car de lleno el te­ma del gas­to pa­ra no en­trar en un de­fault co­mo en 2001 con es­ta deu­da in­sos­te­ni­ble”.

¿Lo lo­gra­rá Ar­gen­ti­na? No se sa­be aún, pe­ro al me­nos las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go han subido la ca­li­fi­ca­ción de Ar­gen­ti­na en es­te 2017, dán­do­le un vo­to de con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.