CO­LOM­BIA VENECA

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - POR JO­SÉ ALE­JAN­DRO GON­ZÁ­LEZ, BO­GO­TÁ

Cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos emi­gran a Co­lom­bia pa­ra te­ner un me­jor fu­tu­ro e im­pac­ta en la eco­no­mía del país ca­fe­ta­le­ro.

Aun­que ci­fras ofi­cia­les ha­blan de 470.000 ve­ne­zo­la­nos que re­si­den en Co­lom­bia, or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les si­túan esa ci­fra en más de 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas. Un éxo­do que co­mien­za a im­pac­tar la eco­no­mía del país ca­fe­te­ro.

Co­lom­bia se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal des­tino pa­ra mi­les de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos que de­ci­den es­ca­par de la gra­ve si­tua­ción so­cial y eco­nó­mi­ca que vi­ven en su país, an­te la fa­ci­li­dad pa­ra in­gre­sar a tra­vés de su fron­te­ra te­rres­tre, la si­mi­li­tud en­tre las dos cul­tu­ras y las pers­pec­ti­vas de en­con­trar tra­ba­jos me­jor re­mu­ne­ra­dos.

Se­gún un in­for­me de Mi­gra­ción Co­lom­bia, en la ac­tua­li­dad ha­bría 469.731 ve­ne­zo­la­nos re­si­den­tes en el país de for­ma per­ma­nen­te. Una ci­fra que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to del 38% en so­lo cua­tro me­ses, si te­ne­mos en cuen­ta que es­te or­ga­nis­mo es­ta­tal ape­nas re­gis­tra­ba 340.748 ve­ne­zo­la­nos en el pa­sa­do ju­lio.

De es­ta ci­fra, el 57% –más de 267.000–

es­tá de ma­ne­ra irre­gu­lar en el país, al ex­ten­der su per­ma­nen­cia más allá del tiem­po au­to­ri­za­do. El res­tan­te 43% per­ma­ne­ce cum­plien­do los re­qui­si­tos que es­ta­ble­cen las le­yes co­lom­bia­nas.

Pe­ro es­ta se­ría la pun­ta del ice­berg y, pa­ra el ca­so co­lom­biano, la ci­fra de per­so­nas pro­ce­den­tes de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na se­ría mu­cha más al­ta. “Hay mu­chos mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos que tie­nen pa­dres co­lom­bia­nos, lo que les per­mi­te con­tar con do­ble na­cio­na­li­dad y no apa­re­cer re­gis­tra­dos co­mo ex­tran­je­ros. Pa­ra co­mien­zo de es­te año, ha­bía­mos es­ti­ma­do más de 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas en es­ta si­tua­ción”, co­men­ta Wi­lliam Me­za, pre­si­den­te de la ONG Fun­da­ción Co­lom­bo-Ve­ne­zo­la­na (Fun­da­col­ven).

A es­to se une el trá­fi­co de ve­ne­zo­la­nos que de­ci­den con­ti­nuar su mar­cha ha­cia otros paí­ses del con­ti­nen­te, co­mo Pe­rú, Chi­le o Ar­gen­ti­na.

A pe­sar de ese al­to nú­me­ro de mi­gran­tes, los ex­per­tos con­cuer­dan en se­ña­lar que el éxo­do ve­ne­zo­lano has­ta aho­ra ha traí­do más be­ne­fi­cios que pro­ble­mas pa­ra la eco­no­mía ca­fe­te­ra. De he­cho, Co­lom­bia dis­fru­ta de la in­ver­sión de gran­des em­pre­sas, la ex­pe­rien­cia de pro­fe­sio­na­les en in­dus­trias co­mo el pe­tró­leo, y el com­pro­mi­so la­bo­ral de quie­nes se han ra­di­ca­do.

Da­río Germán Uma­ña, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra Co­lom­bo Ve­ne­zo­la­na, re­cuer­da que las gran­des em­pre­sas ve­ne­zo­la­nas co­men­za­ron a tras­la­dar par­te de sus ope­ra­cio­nes a Co­lom­bia du­ran­te la dé­ca­da de 2000, co­mo una for­ma de es­ca­par de la po­lí­ti­ca de ex­pro­pia­cio­nes del go­bierno de Hu­go Chá­vez. “Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes han in­ver­ti­do más de US$ 700 mi­llo­nes en con­so­li­dar sus ne­go­cios en Co­lom­bia, don­de ade­más se han con­ver­ti­do en ge­ne­ra­do­ras de em­pleo y ayu­dan al cre­ci­mien­to de sec­to­res es­pe­cí­fi­cos”, di­ce.

En­tre esas com­pa­ñías es­tán las ca­de­nas de far­ma­cias Locatel y Far­ma­to­do, la productora de ali­men­tos y cer­ve­zas Po­lar, la si­de­rúr­gi­ca Si­ven­sa, la ca­de­na de tien­das de di­se­ño Pro­sein y la fa­bri­can­te de cos­mé­ti­cos Dro­co­sa. De he­cho, Ali­men­tos Po­lar pro­du­ce y ex­por­ta Ha­ri­na P.A.N. –el prin­ci­pal in­gre­dien­te de las tí­pi­cas are­pas y ha­lla­cas ve­ne­zo­la­nas– des­de su plan­ta ubi­ca­da en Zi­pa­qui­rá, a unos 50 ki­ló­me­tros de Bo­go­tá. Es­ta em­pre­sa re­gis­tró ven­tas por más de US$ 122 mi­llo­nes en 2016.

Jun­to a es­tas com­pa­ñías, el país ca­fe­te­ro re­ci­bió a par­te de los 17.000 eje­cu­ti­vos, in­ge­nie­ros y tra­ba­ja­do­res que fue­ron des­pe­di­dos de la an­ti­gua PDVSA por el go­bierno cha­vis­ta. “Es­tos eran pro­fe­sio­na­les pre­pa­ra­dos y com­pe­ti­ti­vos en cual­quier par­te del mun­do. Hay quie­nes afir­man que Co­lom­bia pa­só de pro­du­cir 660.000 ba­rri­les dia­rios de cru­do a más de un mi­llón, gra­cias a su tra­ba­jo”, co­men­ta Uma­ña.

En la ac­tua­li­dad, esa mi­gra­ción es­tá con­cen­tra­da en em­pre­sa­rios y jó­ve­nes de cla­se me­dia, con ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y tec­no­ló­gi­cas, que sien­ten que en Ve­ne­zue­la no en­con­tra­rán una al­ter­na­ti­va de vi­da. “En­tre es­tos es­tán sur­gien­do em­pren­de­do­res con ideas de ne­go­cio exi­to­sas, co­mo la ca­de­na de ca­fe­te­rías Tos­tao –que ya tie­ne más de 140 lo­ca­les en Bo­go­tá y sus al­re­de­do­res– o los su­per­mer­ca­dos de ba­jo cos­to Jus­to y Bueno”, re­cuer­da Me­za.

A es­tos se une la mi­gra­ción flo­tan­te, que in­gre­sa por las fron­te­ras (Cú­cu­ta y La Gua­ji­ra), tra­ba­ja en Co­lom­bia y re­gre­sa a sus ho­ga­res en Ve­ne­zue­la. “En es­te gru­po hay una enor­me in­for­ma­li­dad, que bá­si­ca­men­te bus­ca di­ne­ro pa­ra lle­var­lo a Ve­ne­zue­la”, con­clu­ye Uma­ña, de la Cá­ma­ra Co­lom­bo Ve­ne­zo­la­na.

En bus­ca de un me­jor fu­tu­ro

La eco­no­mía de Ve­ne­zue­la atra­vie­sa por uno de los mo­men­tos más crí­ti­cos des­de la lle­ga­da al po­der de Ni­co­lás Ma­du­ro. Con es­ca­sez ge­ne­ra­li­za­da de pro­duc­tos, una in­dus­tria que an­da a me­dia mar­cha y una in­fla­ción des­bor­da­da –el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pro­nos­ti­ca que lle­ga­rá a 652,7% es­te año y a 2.349% en 2018–, el país ve­rá una con­trac­ción de su PIB cer­ca­na al 12%, aler­ta el FMI.

En la ac­tua­li­dad, la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na a Co­lom­bia es­tá con­cen­tra­da en em­pre­sa­rios y jó­ve­nes de cla­se me­dia, con ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y tec­no­ló­gi­cas, que sien­ten que en su país no en­con­tra­rán una al­ter­na­ti­va de vi­da.

Pa­ra com­ple­tar, las agen­cias ca­li­fi­ca­do­ras Stan­dard & Poors y Fitch lo de­cla­ra­ron en ce­sa­ción par­cial de pa­gos a co­mien­zos de no­viem­bre. Con es­to, po­dría en­con­trar ba­rre­ras pa­ra ac­ce­der a cré­di­tos in­ter­na­cio­na­les y da­ría vía li­bre a sus acree­do­res pa­ra pe­dir el em­bar­go de sus ac­ti­vos en el ex­te­rior.

En otras pa­la­bras: el pró­xi­mo año el des­abas­te­ci­mien­to po­dría agu­di­zar­se en la me­di­da en que el go­bierno Ma­du­ro no en­cuen­tre re­cur­sos ni prés­ta­mos en la ban­ca in­ter­na­cio­nal a fin de ad­qui­rir pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra sus ha­bi­tan­tes.

A es­to se su­ma la ola de vio­len­cia en va­rias ciu­da­des du­ran­te el úl­ti­mo lus­tro. “Mu­chos jó­ve­nes to­man la de­ci­sión de emi­grar por­que no ven opor­tu­ni­dad de sur­gir en el país, tal vez por­que no pue­den es­tu­diar, por­que la uni­ver­si­dad es­tá en pa­ro o por­que no pue­den pa­gar­la. Pe­ro qui­zá el pun­to más gran­de es la in­se­gu­ri­dad. No pue­des sa­lir a la ca­lle con tran­qui­li­dad a nin­gu­na ho­ra del día”, di­ce a Amé­ri­caE­co­no­mía Da­ve Parz, un jo­ven ve­ne­zo­lano que de­ci­dió emi­grar a Co­lom­bia y que aho­ra co­men­ta su ex­pe­rien­cia a tra­vés de un ca­nal de YouTu­be.

Por lo pron­to, Co­lom­bia no plan­tea nin­gu­na me­di­da pa­ra res­trin­gir el pa­so de ve­ne­zo­la­nos ha­cia su te­rri­to­rio. Por el con­tra­rio, el go­bierno pre­fie­re in­te­grar­los de for­ma le­gal en el sis­te­ma pa­ra que accedan a ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, al tiem­po que se in­te­gran al mo­de­lo pro­duc­ti­vo.

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de Vio­len­cia (OVV), el año pa­sa­do se re­gis­tra­ron 28.479 muer­tes vio­len­tas, que se tra­du­cen en una ta­sa 91,8 ho­mi­ci­dios por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. Con es­to Ve­ne­zue­la ocu­pa el se­gun­do lu­gar en vio­len­cia le­tal en el mun­do, so­lo su­pe­ra­do por El Salvador.

Pa­ra el OVV, Ve­ne­zue­la tie­ne 3,6 ve­ces más muer­tes vio­len­tas que Co­lom­bia, que el año pa­sa­do al­can­zó su ci­fra más ba­ja en los úl­ti­mos 40 años, con 25,2 ase­si­na­tos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, gra­cias a la des­mo­vi­li­za­ción de los gru­pos gue­rri­lle­ros.

Con es­to, mi­les de ve­ne­zo­la­nos op­tan por emi­grar, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de ru­tas te­rres­tres –co­mo la fron­te­ra con Co­lom­bia–, an­te la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar bo­le­tos de avión. En los úl­ti­mos tres años, 11 ae­ro­lí­neas han sus­pen­di­do sus ope­ra­cio­nes en ese país an­te la es­ca­sa de­man­da y la enor­me deu­da que tie­ne el go­bierno con ellas y que su­pera los US$ 3.800 mi­llo­nes.

De he­cho, Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas fue la úl­ti­ma en to­mar es­ta drás­ti­ca de­ci­sión, al can­ce­lar su fre­cuen­cia semanal en­tre Bue­nos Ai­res y Caracas en oc­tu­bre pa­sa­do. Así se unió a Ali­ta­lia, Avian­ca, Ae­ro­mé­xi­co, Latam, Luft­han­sa, United, Del­ta y GOL, en­tre otras em­pre­sas que de­ja­ron de pres­tar sus ser­vi­cios en Ve­ne­zue­la en es­te tiem­po.

Por lo pron­to, Co­lom­bia no plan­tea nin­gu­na me­di­da pa­ra res­trin­gir el pa­so de ve­ne­zo­la­nos ha­cia su te­rri­to­rio, co­mo el cie­rre de la fron­te­ra o la reubicación de mi­gran­tes en zo­nas es­pe­cia­les. Por el con­tra­rio, el go­bierno pre­fie­re in­te­grar­los de for­ma le­gal en el sis­te­ma pa­ra que accedan a ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, al tiem­po que se in­cor­po­ran al mo­de­lo pro­duc­ti­vo.

Así, Christian Krü­ger, di­rec­tor ge­ne­ral de Mi­gra­ción Co­lom­bia, ha co­men­ta­do en di­ver­sos es­ce­na­rios que el go­bierno ha im­ple­men­ta­do me­di­das pa­ra aten­der­los y mi­ti­gar los efec­tos que pu­die­ra te­ner esa mi­gra­ción. En es­te ca­so, las au­to­ri­da­des lan­za­ron un per­mi­so es­pe­cial de per­ma­nen­cia que les per­mi­te a los ve­ne­zo­la­nos per­ma­ne­cer y ade­lan­tar ac­ti­vi­da­des has­ta por dos años.

“Somos un país de emi­gran­tes. De los cer­ca de 10 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos que es­tán en el ex­te­rior, hay en­tre 5 y 6 mi­llo­nes que es­tán en Ve­ne­zue­la des­de ha­ce dé­ca­das y que fue­ron in­te­gra­dos pa­ra ha­cer su vi­da. Por eso te­ne­mos el sen­ti­mien­to de gra­ti­tud con los ve­ne­zo­la­nos”, con­clu­ye Da­río Germán Uma­ña, de la Cá­ma­ra Co­lom­bo Ve­ne­zo­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.