ES­PE­CIAL NOT MBA

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - POR FER­NAN­DO VA­LEN­CIA MUR­CIA Y AN­DRÉS AL­MEI­DA,

Exis­te ofer­ta más allá de los MBA. Por ello, las es­cue­las de ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­nas apues­tan por la diversificación de maes­trías es­pe­cia­li­za­das.

Las es­cue­las de ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­nas apues­tan ha­ce ra­to por di­ver­si­fi­car­se ha­cia el mer­ca­do de maes­trías es­pe­cia­li­za­das, más allá de los MBA, pa­ra así res­pon­der a un mun­do cor­po­ra­ti­vo téc­ni­ca­men­te más com­ple­jo. Y hoy es­ta ofer­ta ya es ma­yo­ri­ta­ria.

In­cau­to lec­tor, de­tén­ga­se un se­gun­do. Si us­ted es­tá le­yen­do es­te es­pe­cial, es de su­po­ner que tie­ne la in­ten­ción de dar un sal­to en su ca­rre­ra, y por de­fault, de se­gu­ro que lo que pri­me­ro pen­só fue en un MBA.

Si tie­ne du­das acer­ca de que esa es la me­jor de­ci­sión, pues no quie­re ne­ce­sa­ria­men­te con­ver­tir­se en CEO ni que su tra­ba­jo sea un ca­so de es­tu­dio, sino que más bien quie­re me­jo­rar en un área com­ple­ja de ex­per­ti­cia em­pre­sa­rial, si­ga le­yen­do…

Una de las ten­den­cias más im­por­tan­tes que vi­ve el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano de pos­gra­dos en ne­go­cios es el cre­ci­mien­to de pro­gra­mas de maes­trías que no son MBA. Así lo de­mues­tra es­ta in­ves­ti­ga­ción, que com­pa­ra la ofer­ta de MBA y pro­gra­mas afi­nes a los ne­go­cios, pe­ro que no son MBA (bau­ti­za­dos por no­so­tros co­mo NOT-MBA). Con­si­de­ran­do 34 es­cue­las de ne­go­cios de la re­gión de am­plio re­co­no­ci­mien­to, el con­jun­to de ellas su­ma 112 dis­tin­tos pro­gra­mas de MBA, ver­sus 164 NOT-MBA. Y eso que va­rios de esos MBA tie­nen “ape­lli­dos” es­pe­cia­li­za­dos, pues se en­fo­can a in­dus­trias par­ti­cu­la­res (co­mo MBA “mi­ne­ro”) o áreas tra­di­cio­na­les del ma­na­ge­ment, co­mo fi­nan­zas o már­ke­ting.

“Los pro­gra­mas que no son MBA sur­gen en un con­tex­to cor­po­ra­ti­vo que se ha­ce cre­cien­te­men­te más com­ple­jo, el que de­man­da la exis­ten­cia de eje­cu­ti­vos con ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas, muy so­fis­ti­ca­das, pe­ro que no ne­ce­sa­ria­men­te re­quie­ren del desa­rro­llo de li­de­raz­go y con­duc­ción de equi­pos, co­mo pa­sa con los MBA”, di­ce Al­ber­to Tre­jos, de­cano de INCAE Bu­si­ness School de Cen­troa­mé­ri­ca.

Se­gún Tre­jos, es­to ha obli­ga­do a las dis­tin­tas es­cue­las de ne­go­cios a adap­tar su ofer­ta en aras de la em­plea­bi­li­dad de sus es­tu­dian­tes. “Ade­más, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes com­pren­den la em­plea­bi­li­dad de otra ma­ne­ra. Ya no se tra­ta de lo­grar ne­ce­sa­ria­men­te la más al­ta po­si­ción en la je­rar­quía de una gran em­pre­sa, sino ha­cer lo que les gus­ta, y lo que les gus­ta abre una di­ver­si­dad enor­me de cam­pos”, di­ce.

Sin em­bar­go, esa enor­me di­ver­si­dad de cam­pos to­da­vía es una ex­pec­ta­ti­va más que una reali­dad, si se ob­ser­va la ca­rac­te­ri­za­ción de la ofer­ta de pro­gra­mas NOT-MBA. Del to­tal de ellos, más del 80% co­rres­pon­de a áreas tra­di­cio­na­les del co­no­ci­mien­to del ma­na­ge­ment, sien­do las Fi­nan­zas el más re­cu­rren­te, pues uno de ca­da cua­tro pro­gra­mas NOT-MBA co­rres­pon­de a esa área.

“En una pri­me­ra eta­pa las es­cue­las de ne­go­cios am­plia­ron su ofer­ta con maes­trías crea­das a par­tir de sus ca­pa­ci­da­des ins­ta­la­das, y so­lo des­pués fue­ron ofre­cien­do otras maes­trías más pen­sa­das en el mer­ca­do y la em­plea­bi­li­dad”, di­ce Tre­jos. Por eso, tal vez, se ex­pli­que la al­ta fre­cuen­cia de pro­gra­mas co­mo los de Fi­nan­zas, pe­ro tam­bién los de Már­ke­ting, Eco­no­mía, Ope­ra­cio­nes y Re­cur­sos Hu­ma­nos, los que his­tó­ri­ca­men­te fue­ron fun­da­men­ta­les co­mo es­pe­cia­li­da­des pa­ra con­for­mar un pro­gra­ma MBA.

Se­gún Gabriel Ara­mou­ni, di­rec­tor del Cen­tro de Edu­ca­ción Em­pre­sa­rial de la Uni­ver­si­dad de San An­drés de Ar­gen­ti­na, los MBA y los NOT-MBA son com­ple­men­ta­rios y apuntan a pú­bli­cos muy dis­tin­tos. “El MBA es­tá cla­ra­men­te orien­ta­do a ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je en tér­mi­nos de di­rec­ción ge­ne­ral, más in­te­gra­do­ras y trans­ver­sa­les, lo que atrae a es­tu­dian­tes con ma­yor edad y que ya vie­nen con una ex­pe­rien­cia ge­ren­cial. En cam­bio, las maes­trías de es­pe­cia­li­da­des son pa­ra gen­te por lo ge­ne­ral más jo­ven, que tra­ba­ja en áreas de­ter­mi­na­das y que bus­ca ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad ahí, don­de se desem­pe­ñan”, di­ce.

Es­to coin­ci­de con otra ten­den­cia aso­cia­da a los mi­llen­nials, pues mu­chos de ellos lle­gan a la ma­du­rez pro­fe­sio­nal te­nien­do más de una maes­tría, pues tien­den a alar­gar sus pe­rio­dos de for­ma­ción, ya que la ma­yor es­ta­bi­li­dad ma­te­rial de sus pa­dres les per­mi­te ha­cer­lo al no te­ner que en­trar tem­prano al mun­do del tra­ba­jo. Es­to es al­go que se ob­ser­va co­mo po­si­ti­vo, pe­ro siem­pre que se con­si­de­re la pro­ba­bi­li­dad de la so­bre­ca­li­fi­ca­ción que afec­ta la em­plea­bi­li­dad, lo que pa­sa en mu­cho me­nor me­di­da si la apues­ta es por un MBA.

Es­te au­ge de los NOT-MBA a ni­vel glo­bal ha des­per­ta­do la vie­ja tra­di­ción de au­gu­rar el ini­cio del fin de los MBA. Des­pués de to­do el por­cen­ta­je de can­di­da­tos que con­si­de­ran pro­gra­mas NOT-MBA ha au­men­ta­do de 15% en 2009 a un 23% en 2016, se­gún un es­tu­dio de Gra­dua­te Ma­na­ge­ment Ad­mis­sion Coun­cil pa­ra el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. Ade­más, la pes­qui­sa se­ña­la que los can­di­da­tos que so­lo con­si­de­ran pro­gra­mas de MBA dis­mi­nu­yó de 52% a 49% en el mis­mo pe­rio­do.

Sin em­bar­go, al me­nos en Amé­ri­ca La­ti­na, lo que pa­re­ce es­tar pa­san­do es que el mer­ca­do de los pos­gra­dos en ne­go­cios es to­da­vía una ga­la­xia en ex­pan­sión, so­lo que el he­mis­fe­rio de los NOT-MBA va mu­cho más rá­pi­do. “Siem­pre va a ha­ber la ne­ce­si­dad de nue­vos egre­sa­dos de MBA, pues to­da­vía

“En una pri­me­ra eta­pa las es­cue­las de ne­go­cios am­plia­ron su ofer­ta con maes­trías crea­das a par­tir de sus ca­pa­ci­da­des ins­ta­la­das, y so­lo des­pués fue­ron ofre­cien­do otras maes­trías más pen­sa­das en el mer­ca­do y la em­plea­bi­li­dad”, di­ce Al­ber­to Tre­jos de INCAE.

se ne­ce­si­ta más gen­te sé­nior que de­be con­du­cir equi­pos y fi­jar es­tra­te­gias de cre­ci­mien­to cor­po­ra­ti­vo, en una re­gión que to­da­vía tie­ne mu­cho por cre­cer, pe­ro hay que re­co­no­cer, que por ese mis­mo fe­nó­meno, las maes­trías es­pe­cia­li­za­das se ha­cen ca­da vez más ne­ce­sa­rias y es­pe­cí­fi­cas”, di­ce Ni­co­lás Me­re­ner, de­cano de la es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla, tam­bién de Ar­gen­ti­na.

Y aun­que exis­te un con­sen­so en­tre los 26 de­ca­nos en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te es­pe­cial res­pec­to a que los MBA si­guen cre­cien­do en la re­gión, el con­sen­so tam­bién apli­ca a la idea de que los NOT-MBA ca­da vez irán ad­qui­rien­do un ma­yor pro­ta­go­nis­mo en el desa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal de las es­cue­las de ne­go­cios la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

Otro as­pec­to im­por­tan­te de la irrup­ción de los NOT-MBA guar­da re­la­ción con un área gris que se ha ido crean­do his­tó­ri­ca­men­te a par­tir de una se­rie de pro­gra­mas que tie­nen la mar­ca MBA, pe­ro que tie­nen ta­les gra­dos de es­pe­cia­li­za­ción (co­mo el ya men­ta­do MBA “mi­ne­ro”) que pa­re­cen des­na­tu­ra­li­zar el ca­rác­ter ge­ne­ra­lis­ta y el fo­co en ha­bi­li­da­des blan­das de los MBA. “Las es­cue­las de ne­go­cios han te­ni­do gran fle­xi­bi­li­dad co­mo pa­ra adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des cor­po­ra­ti­vas, crean­do una mul­ti­pli­ci­dad muy ri­ca de pro­gra­mas MBA, los que me pa­re­ce que no se des­vir­túan si es que la apues­ta es fir­me en es­tra­te­gia, equi­pos de tra­ba­jo, ta­len­to y fi­nan­zas”, di­ce Ma­nuel Acevedo, de­cano de la co­lom­bia­na EAFIT.

Pa­ra efec­tos prác­ti­cos, es­te es­pe­cial con­si­de­ró MBA to­da maes­tría con­du­cen­te a gra­do que se de­cla­ra­ra a sí mis­ma un MBA, in­de­pen­dien­te­men­te de sus gra­dos de es­pe­cia­li­dad, pe­ro es po­si­ble su­po­ner que mu­chas de esas se des­col­ga­rán a fu­tu­ro de la mar­ca MBA en cuan­to de­je de ser el úni­co signo de pres­ti­gio de ca­rre­ra en ma­na­ge­ment.

“Cuan­do se em­pie­za a lla­mar a to­do MBA, se ge­ne­ra una con­fu­sión con­cep­tual, y se ter­mi­nan des­vir­tuan­do los pro­gra­mas, por lo que no­so­tros he­mos pre­fe­ri­do lla­mar­lo por su fun­cio­na­li­dad y así de­jar el MBA co­mo al­go úni­co”, di­ce Acevedo.

“An­tes el MBA era la úni­ca car­ta aca-

Pa­ra efec­tos prác­ti­cos, es­te es­pe­cial con­si­de­ró MBA to­da maes­tría con­du­cen­te a gra­do que se de­cla­ra­ra a sí mis­ma un MBA, in­de­pen­dien­te­men­te de sus gra­dos de es­pe­cia­li­dad, pe­ro es po­si­ble su­po­ner que mu­chas de esas se des­col­ga­rán a fu­tu­ro de la mar­ca MBA en cuan­to de­je de ser el úni­co signo de pres­ti­gio de ca­rre­ra en ma­na­ge­ment.

dé­mi­ca pa­ra desen­vol­ver­se en los ne­go­cios, y eso apre­ció la mar­ca MBA e hi­zo pro­li­fe­rar pro­gra­mas MBA con al­tos gra­dos de es­pe­cia­li­za­ción, pe­ro hoy la si­tua­ción es muy dis­tin­ta”, di­ce Tre­jos.

SIN (DE­MA­SIA­DA) NO­VE­DAD EN EL FREN­TE

Pe­se a to­do, el fe­nó­meno NOT-MBA no es nue­vo. Es más, en una mi­ra­da his­tó­ri­ca, a pro­pó­si­to del do­cu­men­to del BID, La for­ma­ción de los eco­no­mis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na de 2009, es po­si­ble afir­mar que es­tos son an­te­rio­res al MBA, pues los pri­me­ros pro­gra­mas del área fue­ron de Eco­no­mía, allá por las le­ja­nas dé­ca­das de 1960 y 1970, en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na y Chi­le, en pleno fe­nó­meno de es­tu­dio de la eco­no­mía neo­clá­si­ca, el mar­xis­mo, la teo­ría de la de­pen­den­cia y el desa­rro­llis­mo. Es en es­ta épo­ca cuan­do se fun­da bue­na par­te de las fa­cul­ta­des de Eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na y, con­se­cu­ti­va­men­te, sus pro­gra­mas de pos­gra­do.

Ya en los años 80 y 90, en ple­nos pro­ce­sos de li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca, se con­so­li­dó la es­pe­cia­li­dad de Fi­nan­zas, res­pon­dien­do a los nue­vos desafíos aso­cia­dos al ca­pi­tal fi­nan­cie­ro y la ban­ca. Es así co­mo sur­gen pro­gra­mas de Fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Chi­le (1980), USACH de Chi­le (1993), la pe­rua­na Uni­ver­si­dad del Pacífico (1995), la me­xi­ca­na EGADE (1996) y Tor­cua­to Di Te­lla (1997).

En las dé­ca­das pos­te­rio­res, con la con­so­li­da­ción de las eco­no­mías de li­bre mer­ca­do y el desa­rro­llo y so­fis­ti­ca­ción del mun­do cor­po­ra­ti­vo y tec­no­ló­gi­co, re­sul­ta el ma­pa ac­tual, en el que pro­li­fe­ran con mu­cha fuer­za los MBA y se ob­ser­va un fuer­te desa­rro­llo y ac­tua­li­za­ción de las es­pe­cia­li­da­des clá­si­cas del ma­na­ge­ment, las que com­bi­nan los co­no­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les con téc­ni­cas de van­guar­dia.

Ade­más, al ma­pa hay que agre­gar­le la irrup­ción de pro­gra­mas de pos­gra­do lla­ma­dos de cuar­ta re­vo­lu­ción, los que, te­nien­do un fuer­te fo­co en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en sí, ade­más pro­po­nen un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. A par­tir del aná­li­sis de la ofer­ta de las es­cue­las in­clui­das en es­te es­pe­cial, se de­ter­mi­nó, a mo­do ge­ne­ral, que se ofre­cen en Amé­ri­ca La­ti­na cua­tro ti­pos de maes­trías que cum­plen con es­tas con­di­cio­nes: Ges­tión de Da­tos y TIC, Ges­tión de Sa­lud, Ges­tión Am­bien­tal/ Ener­gía y Agro­ne­go­cios, que es­tán muy vin­cu­la­dos a la bio­tec­no­lo­gía. Así, de 34 es­cue­las, 17 de ellas tie­nen al­gún pro­gra­ma en es­tas ma­te­rias.

En el ca­so de las maes­trías en Ges­tión de Da­tos y TIC, “los di­se­ños cu­rri­cu­la­res asu­men una com­ple­ji­dad y re­fi­na­mien­to pro­fe­sio­nal tal que in­clu­so van di­ri­gi­dos a pro­fe­sio­na­les que ya tie­nen un MBA u otra maes­tría es­pe­cia­li­za­da”, di­ce Luiz Bri­to, de­cano de la Fun­da­ción Ge­tú­lio Var­gas de Bra­sil, en re­fe­ren­cia a su maes­tría en Com­pe­ti­ti­vi­dad y Ges­tión de la In­for­ma­ción.

Así co­mo en el ca­so an­te­rior, las maes­trías orien­ta­das a la Ges­tión Am­bien­tal y de Ener­gía tie­nen tam­bién un mar­co de com­ple­ji­dad si­mi­lar, “con el agre­ga­do de la ne­ce­si­dad de for­mar pro­fe­sio­na­les ca­pa­ces de per­sua­dir a sus or­ga­ni­za­cio­nes acer­ca de la im­por­tan­cia de la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo es­tra­te­gia de desa­rro­llo”, di­ce Eric Ro­drí­guez, de­cano de Unian­des de Co­lom­bia, a pro­pó­si­to de su maes­tría en Ge­ren­cia Am­bien­tal.

En cuan­to a las maes­trías de Ges­tión de Sa­lud, Jo­sé Mi­guel Sán­chez, de­cano de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le (PUC Chi­le), opina que des­de ha­ce tiem­po se ha­bía de­tec­ta­do que la ad­mi­nis­tra­ción

de or­ga­ni­za­cio­nes de sa­lud es­ta­ba li­de­ra­da por pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, que no te­nían for­ma­ción en ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión, lo que pro­du­jo la ne­ce­si­dad de com­bi­nar tan­to la ex­per­ti­cia del área de ne­go­cios de la uni­ver­si­dad, co­mo la de la área de sa­lud, “re­sul­tan­do de ello el di­se­ño de mo­de­los de or­ga­ni­za­cio­nes en sa­lud, no­ve­do­sos, atractivos, so­cial­men­te res­pon­sa­bles y den­tro de un es­que­ma re­gu­la­to­rio acor­de a los es­tán­da­res de sa­lu­bri­dad de la re­gión”, di­ce.

Se­gún Juan O’Brien, de­cano de Cen­trum de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Pe­rú, la cual tam­bién tie­ne un pro­gra­ma de Ges­tión en Sa­lud, las maes­trías de cuar­ta ge­ne­ra­ción se di­fe­ren­cian de otros NOT-MBA más tra­di­cio­na­les, en que es­tas re­quie­ren de pro­fe­sio­na­les con ma­yo­res gra­dos de ex­pe­rien­cia, pues las ma­te­rias tra­ta­das son de un ni­vel so­fis­ti­ca­ción tal que im­por­tan a ni­vel es­tra­té­gi­co en las or­ga­ni­za­cio­nes. “En­ton­ces, se vuel­ve a ha­cer im­por­tan­te el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des blan­das, ta­les co­mo coaching, pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co en equi­po, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, ma­ne­jo del tiem­po, y el desa­rro­llo de la ana­lí­ti­ca co­mo un eje trans­ver­sal”, agre­ga O´Brien, en una ter­ce­ra vuel­ta de tuer­ca en el eje de es­pe­cia­li­za­ción

ver­sus ge­ne­ra­lis­mo.

Por su par­te, Ro­dol­fo Ri­va­ro­la, de­cano de la IAE de la Uni­ver­si­dad Aus­tral de Ar­gen­ti­na, pien­sa que “la irrup­ción tec­no­ló­gi­ca y el en­tre­cru­za­mien­to de dis­ci­pli­nas ge­ne­ra una nue­va olea­da de pro­gra­mas es­pe­cia­li­za­dos, co­mo los de Ges­tión de Sa­lud, o Ges­tión de Da­tos, pe­ro, ade­más, es­tos desa­rro­llos im­pac­tan pro­fun­da­men­te los pro­gra­mas clá­si­cos; por ejem­plo, el már­ke­ting hoy no pue­de ser sino már­ke­ting di­gi­tal”, di­ce.

De tal mo­do que, tan­to en la apues­ta por desa­rro­llar maes­trías de cuar­ta re­vo­lu­ción co­mo en con­so­li­dar maes­trías tra­di­cio­na­les, la irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías y la fle­xi­bi­li­dad cu­rri­cu­lar es un ele­men­to que atra­vie­sa am­bas pro­pues­tas. Esa ha si­do la apues­ta de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez de Chi­le (UAI), la que, si bien no ha desa­rro­lla­do maes­trías en las áreas se­ña­la­das, sí ha in­te­gra­do el en­fo­que tec­no­ló­gi­co y mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en su ofer­ta, lo que in­clu­ye una mi­ra­da so­bre la mi­sión de los ne­go­cios más allá de la úl­ti­ma lí­nea del ba­lan­ce. Se­gún Mau­ri­cio Vi­lle­na, de­cano de la UAI, sus maes­trías, in­clui­do el MBA, tie­nen ras­gos co­mu­nes, pues “po­nen mu­cho én­fa­sis en el desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal, da­do que bus­can desa­rro­llar ha­bi­li­da­des y trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos que es­tén en el má­xi­mo gra­do de ac­tua­li­za­ción”. Es de­cir que es­tos nue­vos es­pe­cia­lis­tas no so­lo se pre­pa­ra­rán pa­ra cum­plir un rol es­pe­cí­fi­co en su tra­ba­jo, sino que ade­más apos­ta­rán a orien­tar las or­ga­ni­za­cio­nes don­de tra­ba­jan.

Más allá de la ta­xo­no­mía pro­pues­ta en es­te es­pe­cial, con la in­clu­sión de maes­trías de cuar­ta re­vo­lu­ción –la que no pre­ten­de tra­zar una fron­te­ra tec­no­ló­gi­ca y mul­ti­dis­ci­pli­nar ro­tun­da en­tre ti­pos de maes­trías– se ob­ser­va un gra­do cre­cien­te de cru­ce de dis­ci­pli­nas de na­tu­ra­le­zas di­ver­sas en to­das las maes­trías, tra­di­cio­na­les o no, e in­clui­do el MBA. “Lo úni­co se­gu­ro es el cam­bio y los nue­vos mo­de­los de ne­go­cios, las em­pre­sas y los mis­mos con­su­mi­do­res lo exi­gi­rán”, pun­tua­li­za Jo­sé Mi­guel Sán­chez, de­cano de la PUC Chi­le

Con la co­la­bo­ra­ción de Ba­ri­nia Mon­to­ya.

NOT MBA TRA­DI­CIO­NA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.