MO­VI­MIEN­TOS

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO -

No de­ja de ser iró­ni­co que en el Reino Uni­do al­gu­nos es­gri­man la car­ta de in­cor­po­rar­se al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Naf­ta o TLCAN) co­mo al­ter­na­ti­va a su sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea mien­tras en Mé­xi­co, Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos mu­chos se pre­gun­tan si Naf­ta es­ta­rá vi­vo a fi­nes de es­te año.

Tras cin­co ron­das de ne­go­cia­ción en 2017 y acuer­dos en dos ca­pí­tu­los de un to­tal de 30, es im­po­si­ble que se lle­gue a un bo­rra­dor en mar­zo de 2018, co­mo es­tá pro­gra­ma­do. Una nue­va ron­da ne­go­cia­do­ra de cin­co días se ini­cia el 23 de enero en Ca­na­dá sin que ha­ya nin­gu­na idea de ha­cer con­tra­pro­pues­tas a al­gu­nos de los plan­tea­mien­tos pro­tec­cio­nis­tas en los que in­sis­te Es­ta­dos Uni­dos, ta­les co­mo re­de­fi­nir las reglas de ori­gen pa­ra que los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos en Mé­xi­co o Ca­na­dá –prin­ci­pal­men­te au­to­mó­vi­les, pe­ro tam­bién teléfonos, compu­tado­res, pan­ta­llas y ar­te­fac­tos elec­tro­do­més­ti­cos– pue­dan en­trar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se sin pa­gar aran­cel.

La obs­ti­na­da po­si­ción de Es­ta­dos Uni­dos la im­po­ne –quién más– el ob­tu­so Do­nald Trump, quien di­jo en 2016 que Naf­ta era “the worst tra­de deal ever” (el peor acuer­do co­mer­cial de to­dos los tiem­pos) y si­gue es­gri­mien­do co­mo úni­co ar­gu­men­to pa­ra fun­da­men­tar su irre­fle­xi­va ase­ve­ra­ción el dé­fi­cit co­mer­cial de US$ 70.000 mi­llo­nes de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co.

Las ci­fras de in­ter­cam­bio co­mer­cial no le dan la ra­zón. El co­mer­cio tri­par­ti­to se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro en los 24 años que lle­va en vi­gen­cia el Naf­ta, lle­gan­do ac­tual­men­te a más de un bi­llón de dó­la­res (mi­llón de mi­llo­nes). Se­gún la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Es­ta­dou­ni­den­se, el aumento de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial ge­ne­ra­do por el Naf­ta ha crea­do 14 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos. Por otro la­do, en ma­te­ria de ser­vi­cios Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un su­pe­rá­vit co­mer­cial de US$ 7.000 mi­llo­nes con Mé­xi­co, que par­cial­men­te ali­via el men­cio­na­do dé­fi­cit en in­ter­cam­bio de pro­duc­tos.

Mien­tras, el sal­do co­mer­cial con­so­li­da­do de Es­ta­dos Uni­dos con Ca­na­dá es su­per­avi­ta­rio.

Al in­sis­tir una y otra vez en que las fá­bri­cas de au­tos y otras plan­tas ma­nu­fac­tu­re­ras es­ta­dou­ni­den­ses ins­ta­la­das en Mé­xi­co re­gre­sen a su país de ori­gen, Trump bus­ca vol­ver a un pa­sa­do que no exis­te, a una si­tua­ción que no só­lo da­ña­rá a Mé­xi­co sino tam­bién a Es­ta­dos Uni­dos. Los pre­cios de au­to­mó­vi­les y otros pro­duc­tos su­birían y las fá­bri­cas usa­rían más ro­bots y me­nos obre­ros, con lo cual el aumento en el em­pleo se­ría moderado en el me­jor de los ca­sos. Naf­ta ha per­mi­ti­do que las fá­bri­cas se ins­ta­len don­de más les con­vie­ne pa­ra pro­du­cir au­tos, te­le­vi­so­res y otros pro­duc­tos pa­ra los con­su­mi­do­res de EE.UU., Mé­xi­co y Ca­na­dá al pre­cio más ba­jo po­si­ble.

Es­ta­dos Uni­dos bus­ca ha­cer más estrictas las reglas de ori­gen pa­ra los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos, de mo­do que ten­gan un 85% de com­po­nen­tes ma­de in Ame­ri­ca, en vez del 62,5% que exige Naf­ta, lo que se­ría muy di­fí­cil de cum­plir por las au­to­mo­to­ras, por ejem­plo, que im­por­tan au­to­par­tes de Asia.

Otra exi­gen­cia inacep­ta­ble de Es­ta­dos Uni­dos es el es­ta­ble­ci­mien­to de una sun­set clau­se o “cláu­su­la de oca­so”, que per­mi­ti­ría a cual­quie­ra de los tres so­cios re­ti­rar­se uni­la­te­ral­men­te del acuer­do ca­da cin­co años si es que no le gus­tan sus re­sul­ta­dos.

En re­la­ción a reglas de ori­gen y es­ta sun­set clau­se las con­ver­sa­cio­nes en se­rio aún no se han ini­cia­do. Se ha lle­ga­do a un prin­ci­pio de acuer­do en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y es­tán­da­res de ener­gía re­no­va­ble, pe­ro hay otros 28 sec­to­res que si­guen sien­do te­rra in­cog­ni­ta.

Trump ha di­cho en más de una opor-

tu­ni­dad que si no se lle­ga a un acuer­do que lo sa­tis­fa­ga, se sal­drá de Naf­ta, tal co­mo se sa­lió del Acuer­do de Pa­rís o lan­zó a la ba­su­ra la Alian­za Trans­pa­cí­fi­co (TPP). Y ya ame­na­zó con un aran­cel de 25% a 35% pa­ra los au­tos im­por­ta­dos de Mé­xi­co.

Los pro­pios es­ta­tu­tos del Naf­ta le per­mi­ten sa­lir­se del acuer­do dan­do avi­so con seis me­ses de an­ti­ci­pa­ción. Pe­ro la po­lí­ti­ca co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos la dic­ta el Con­gre­so se­gún la pro­pia Cons­ti­tu­ción, y no es­tá na­da de cla­ro que el es­ta­blish­ment re­pu­bli­cano es­té de acuer­do en es­to con el vo­lá­til mo­ra­dor de la Ca­sa Blan­ca.

El em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se cier­ta­men­te no lo es­tá. To­dos los sec­to­res in­dus­tria­les del país es­tán ha­cien­do lobby pa­ra una re­ne­go­cia­ción rea­lis­ta del Naf­ta. E in­clu­so si Do­nald Trump tu­vie­ra un arre­ba­to y anun­cia­ra ma­ña­na que Es­ta­dos Uni­dos se sa­le del acuer­do con Mé­xi­co y Ca­na­dá, el sec­tor em­pre­sa­rial y el Con­gre­so se apre­su­ra­rían a es­ta­ble­cer acuer­dos bi­la­te­ra­les por sec­tor pa­ra man­te­ner las co­sas más o me­nos co­mo es­tán.

Tie­nen me­jo­res ar­gu­men­tos que el pre­si­den­te. Un es­tu­dio re­cien­te de Bos­ton Con­sul­ting Group in­di­ca que si mu­rie­ra el Naf­ta, se per­de­rían 50.000 pues­tos de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos só­lo en el sec­tor de au­to­par­tes.

Las gran­des em­pre­sas au­to­mo­tri­ces del mun­do si­guen in­vir­tien­do en Mé­xi­co. Cuan­do Do­nald Trump asu­mió la pre­si­den­cia ha­ce un año, Ford y Ge­ne­ral Mo­tors anun­cia­ron que de­ten­drían pro­yec­tos ma­nu­fac­tu­re­ros en Mé­xi­co y los re­gre­sa­rían a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro un año más tar­de, otro gallo es el que can­ta. Kia, Maz­da, Mer­ce­des Benz, BMW y To­yo­ta aca­ban de inau­gu­rar nue­vas plan­tas o lo ha­rán en 2018 y 2020.

A pe­sar de to­da la evi­den­cia a fa­vor del Naf­ta, hay mu­chas vo­ces pe­si­mis­tas en Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. La pro­ba­bi­li­dad de que Do­nald Trump ma­te al Naf­ta es ma­yor si el men­cio­na­do pre­si­den­te no con­si­gue los US$ 18.000 mi­llo­nes que ha pe­di­do al Con­gre­so pa­ra cons­truir la mu­ra­lla pro­me­ti­da con el fin de ce­rrar­le sim­bó­li­ca­men­te la puer­ta a su ve­cino del sur. Si no hay pla­ta pa­ra la mu­ra­lla, la úni­ca pro­me­sa que Trump po­dría cum­plir a su ba­se de elec­to­res an­ti­in­mi­gra­ción es sa­lir­se del acuer­do co­mer­cial.

Mé­xi­co ha co­men­za­do a pre­pa­rar­se pa­ra una even­tual muer­te del Naf­ta. El país ya es el más abier­to de to­das las eco­no­mías de la OCDE. Ha fir­ma­do acuer­dos de li­bre co­mer­cio con 46 paí­ses, acuer­dos de pro­mo­ción de in­ver­sio­nes con 33 es­ta­dos y nue­ve acuer­dos adi­cio­na­les en el mar­co de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de In­te­gra­ción. Es­te año es­pe­ra fir­mar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con la Unión Eu­ro­pea. Dos de las

La obs­ti­na­da po­si­ción de Es­ta­dos Uni­dos la im­po­ne – quién más– el ob­tu­so Do­nald Trump, quien di­jo en 2016 que Naf­ta era “the worst tra­de deal ever” (el peor acuer­do co­mer­cial de to­dos los tiem­pos) y si­gue es­gri­mien­do co­mo úni­co ar­gu­men­to pa­ra fun­da­men­tar su irre­fle­xi­va ase­ve­ra­ción el dé­fi­cit co­mer­cial de US$ 70.000 mi­llo­nes de Es­ta­dos Uni­dos con Mé­xi­co.

can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les lle­van co­mo pla­ta­for­ma, si mue­re el Naf­ta, eli­mi­nar los aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes de to­dos los paí­ses del mun­do, con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de Sin­ga­pur ad­he­ri­do a Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro no se­ría fá­cil: un es­tu­dio de Moody´s es­ti­ma que la eco­no­mía me­xi­ca­na se con­trae­ría has­ta -4% si mue­re el Naf­ta, mien­tras Ban­co San­tan­der es­ti­ma la caí­da en -2,6%.

Su­ce­da lo que su­ce­da, to­da es­ta re­ne­go­cia­ción trum­pia­na del Naf­ta es otro error es­tra­té­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos, exi­to­so cam­peón del li­bre co­mer­cio des­de fi­nes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Cues­ta creer que el mer­cu­rial pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha­ga al­go tan da­ñino pa­ra su pro­pio país, co­mo des­truir el se­gun­do acuer­do de li­bre co­mer­cio e in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca más gran­de del mun­do des­pués de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro ya ha he­cho co­sas igual­men­te ne­fas­tas en po­lí­ti­ca ex­te­rior y pa­ra el me­dio am­bien­te glo­bal. No hay que sub­es­ti­mar la tor­pe­za in­te­lec­tual de ese “muy es­ta­ble ge­nio” que ha­bi­ta la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.