Da­ni­lo As­to­ri: con sed de ve­lo­ci­dad

AmericaEconomia Internacional - - ESPECIAL MINISTROS DE FINANZAS -

Da­ni­lo As­to­ri, de 77 años, es un mi­nis­tro es­pe­cia­li­za­do en man­te­ner la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, por lo que ha ocu­pa­do el car­go por más de una dé­ca­da en la que ha go­ber­na­do el cen­troiz­quier­dis­ta Fren­te Am­plio, lo que ha per­mi­ti­do al país lle­var una agen­da re­for­mis­ta gra­dual y sin gran­des so­bre­sal­tos.

De tal mo­do Uru­guay incrementó su cre­ci­mien­to de 1,5% a 3,5% en­tre 2016 y 2017, dis­mi­nu­yó la in­fla­ción a 6% de un 8,5% en un año, hoy es­tá en­ca­mi­nan­do en una si­tua­ción de ca­si pleno em­pleo (7,7% de des­em­pleo), la más al­ta pro­por­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra res­pec­to de su PIB (1,7%), y prác­ti­ca­men­te ha erra­di­ca­do la in­di­gen­cia y que tie­ne el ni­vel más ba­jo de po­bre­za de la re­gión (9,4% fren­te a un pro­me­dio re­gio­nal de 29,9%).

Sin du­da, gran­des lo­gros pa­ra la es­ta­bi­li­dad de un país la­ti­noa­me­ri­cano. Sin em­bar­go, la cal­ma no lo es to­do, en es­pe­cial pa­ra un país que re­quie­re de mo­der­ni­zar el Es­ta­do y el sec­tor pro­duc­ti­vo, di­ver­si­fi­car la ma­triz pro­duc­ti­va a tra­vés de la in­ten­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to pa­ra trans­for­mar el país en una pla­ta­for­ma de ser­vi­cios a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano y glo­bal, y con­tro­lar la deu­da pú­bli­ca.

En cuan­to a la mo­der­ni­za­ción, Uru­guay ha lo­gra­do desa­rro­llar una po­lí­ti­ca in­tere­san­te de in­no­va­ción, cien­cia y tec­no­lo­gía. Es el pri­mer país en Amé­ri­ca La­ti­na en in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía 4.5G, que ofre­ce más de 500 me­ga­bits por se­gun­do, y es el nú­me­ro uno de la re­gión en el desa­rro­llo de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción (TICs), se­gún la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que des­ta­có el ac­ce­so, uso y ha­bi­li­da­des del in­ter­net en la co­mu­ni­dad uru­gua­ya. Es­to, aun­que la in­ver­sión en I+D aún no lle­ga a un 1% del PIB, co­mo fue pro­me­ti­do.

Sin em­bar­go, As­to­ri tie­ne desafíos pen­dien­tes en el con­trol de la deu­da, la ma­yor en re­la­ción con su eco­no­mía en­tre los paí­ses de es­te es­pe­cial (aun­que Uru­guay ba­jó de un 61,9% a 59,8% del PIB se­gún FMI, los otros tie­nen un pro­me­dio de 43,4%). Ade­más, el dé­fi­cit fis­cal al­can­zó los 3,8% del PIB en febrero de 2017, 0,2% pun­tos más res­pec­to al mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. Al mis­mo tiem­po, el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos pú­bli­cos es­tá es­tan­ca­do en una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 1,2% anual des­de 2014, se­gún el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas.

En con­cre­to, lo que fal­ta es ma­yor atre­vi­mien­to pa­ra dis­mi­nuir el gas­to fis­cal, el que se es­ti­ma que en 2017 au­men­ta­rá en US$ 112 mi­llo­nes res­pec­to del pre­su­pues­to anual del año an­te­rior, lo que co­rres­pon­de a 0,2% del PIB. En com­pen­sa­ción y pa­ra con­tro­lar el dé­fi­cit, As­to­ri ha de­bi­do re­cu­rrir a au­men­tar la pre­sión im­po­si­ti­va al sec­tor pro­duc­ti­vo, agran­dan­do los apor­tes de las em­pre­sas pú­bli­cas al fis­co, au­men­tan­do el Im­pues­to a la Ren­ta de Per­so­nas Fí­si­cas, y un al­za del Im­pues­to de Asis­ten­cia a la Se­gu­ri­dad So­cial. Es­to ha per­mi­ti­do una re­cau­da­ción ne­ta de US$ 9.083 mi­llo­nes en 2017, cre­cien­do un 6% in­ter­anual, pe­ro no so­lu­cio­nó el pro­ble­ma de fon­do, por­que el dé­fi­cit de los úl­ti­mos do­ce me­ses a oc­tu­bre de 2017 se ubi­có en el 3,5% del PIB, so­bre­pa­san­do la pro­me­sa gu­ber­na­men­tal de que ce­rra­ría el año con 3,3%.

Otro pun­to com­pli­ca­do es la mo­der­ni­za­ción de las cin­co gran­des em­pre­sas pú­bli­cas: UTE, OSE, An­tel, Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Puer­tos y An­cap), la que, pe­se a ser ur­gen­te, no cuen­ta con me­di­das con­cre­tas, y si­guen sien­do la cau­sa del 50% del dé­fi­cit pú­bli­co ac­tual, se­gún el in­for­me del Ban­co Cen­tral de Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.