2018: AÑO DE ELEC­CIO­NES

Co­mo en po­cas oca­sio­nes, las con­di­cio­nes ex­ter­nas pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na han pa­vi­men­ta­do el ca­mino pa­ra una recuperación só­li­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la re­gión.

AmericaEconomia Internacional - - DEBATE / FINANZAS - POR ALE­JAN­DRO PÉ­REZ-RE­YES, HEAD DE ASSET MA­NA­GE­MENT DE CRE­DI­CORP CA­PI­TAL

El pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co glo­bal con­fi­gu­ra un es­ce­na­rio muy fa­vo­ra­ble pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Gra­cias a la im­por­tan­te recuperación de la ac­ti­vi­dad en eco­no­mías desa­rro­lla­das, par­ti­cu­lar­men­te en la Zo­na Eu­ro y de Chi­na, que co­mo ca­be­za de las eco­no­mías emergentes ha su­pe­ra­do los pro­nós­ti­cos más pe­si­mis­tas y man­te­ni­do su sen­da de des­ace­le­ra­ción con­tro­la­da (soft-lan­ding), los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na pue­den en­con­trar un en­torno fa­vo­ra­ble que les per­mi­ta te­ner un im­pul­so adi­cio­nal. Asi­mis­mo, las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras ex­ter­nas con­ti­núan sien­do po­si­ti­vas pa­ra el cre­ci­mien­to.

Los paí­ses de la re­gión co­men­za­ron a be­ne­fi­ciar­se del en­torno glo­bal des­de fi­na­les de 2016. La recuperación de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas ha me­jo­ra­do los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio de las eco­no­mías de la re­gión, el dó­lar mul­ti­la­te­ral se ha de­pre­cia­do –lo que es beneficioso pa­ra eco­no­mías ex­por­ta­do­ras– y las ba­jas ci­fras de in­fla­ción han da­do pie pa­ra ma­yo­res es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios, con las no­ta­bles ex­cep­cio­nes de Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co. No obs­tan­te, la recuperación en la ac­ti­vi­dad no es­tá ga­ran­ti­za­da. Fac­to­res in­ter­nos de ca­da país se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra de­fi­nir si nues­tras eco­no­mías apro­ve­chan el vien­to de co­la que en­tre­ga la eco­no­mía glo­bal. En el ho­ri­zon­te pró­xi­mo, el prin­ci­pal ries­go se de­ri­va de los pro­ce­sos elec­to­ra­les que se vie­nen lle­van­do a ca­bo des­de fi­nes de 2017 y con­ti­nua­rán es­te 2018, don­de los paí­ses po­drían dar un gi­ro po­lí­ti­co que abra­ce –nue­va­men­te– añe­jas ideas de po­pu­lis­mo eco­nó­mi­co, per­ju­di­cial pa­ra la in­ver­sión y que tan­to da­ño le han cau­sa­do a la re­gión en el pa­sa­do.

Co­men­ce­mos con los ca­sos de Ar­gen­ti­na y Chi­le, don­de es­te ries­go se ha re­du­ci­do. En el pri­me­ro, las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de oc­tu­bre de 2017 le die­ron un triun­fo im­por­tan­te al par­ti­do de go­bierno, aun­que sin ma­yo­ría en el Con­gre­so. Es­to ha si­do vis­to co­mo una se­ñal pro­mer­ca­do y un es­pal­da­ra­zo al pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca que es­tá

lle­van­do ade­lan­te el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, y con­fi­gu­ra un buen an­te­ce­den­te pa­ra una even­tual re­elec­ción en 2019.

Sin em­bar­go, el re­to de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri es­tá en atraer a las di­si­den­cias pe­ro­nis­tas pa­ra con­for­mar las ma­yo­rías que per­mi­tan apro­bar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar el avan­ce de la eco­no­mía lo­cal.

El ca­so de Chi­le es al­go dis­tin­to. El go­bierno de cen­tro iz­quier­da, en­ca­be­za­do por Mi­chel Ba­che­let, asu­mió en 2014 con ma­yo­ría en am­bas Cá­ma­ras del Par­la­men­to y con un am­plio pro­gra­ma de re­for­mas que con­tem­pla­ba des­de ma­te­rias tri­bu­ta­rias y edu­ca­cio­na­les has­ta una nue­va Cons­ti­tu­ción. “Va­mos a po­ner una re­tro­ex­ca­va­do­ra, por­que hay que des­truir los ci­mien­tos an­qui­lo­sa­dos del mo­de­lo neo­li­be­ral”, in­di­ca­ba el vo­ce­ro de la coa­li­ción triun­fa­do­ra una vez en el go­bierno. Si bien no to­das las re­for­mas se con­cre­ta­ron, el efec­to fue con­tun­den­te: las en­cues­tas de con­fian­za em­pre­sa­rial se des­plo­ma­ron a ni­ve­les si­mi­la­res a los ob­ser­va­dos en la cri­sis sub­pri­me y la in­ver­sión mos­tró caí­das des­de 2014 a 2016 de acuer­do con las ci­fras del Ban­co Cen­tral de Chi­le. En ese con­tex­to, las re­cien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias eran vis­tas co­mo una eva­lua­ción del pro­ce­so de re­for­mas y los re­sul­ta­dos fue­ron ma­los pa­ra la coa­li­ción de go­bierno. No so­lo por­que Se­bas­tián Pi­ñe­ra, can­di­da­to de la cen­tro de­re­cha, ga­nó con el 54,4% de los vo­tos en se­gun­da vuel­ta, sino tam­bién por­que el ofi­cia­lis­mo per­dió va­rios es­ca­ños en el Par­la­men­to. Si bien es cier­to que la iz­quier­da más du­ra tam­bién cre­ció en re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, el dis­cur­so re­fun­da­cio­nal de las re­for­mas ha per­di­do pe­so, y se ha for­ta­le­ci­do un am­bien­te pro­mer­ca­do.

El úl­ti­mo evento po­lí­ti­co de 2017 es uno no pla­ni­fi­ca­do. An­tes de se­guir, de­bo de­cir que es­toy es­cri­bien­do es­to an­tes

El ries­go po­lí­ti­co es tam­bién al­to en Co­lom­bia, que en­fren­ta­rá elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en mar­zo y pre­si­den­cia­les en ma­yo y ju­nio de 2018. Los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­do pa­ra re­fren­dar los acuer­dos de paz en oc­tu­bre de 2016 de­ja­ron en evi­den­cia el des­con­ten­to ciu­da­dano por la for­ma co­mo es­tos fue­ron pac­ta­dos.

de la vo­ta­ción de va­can­cia a la que ha­ré re­fe­ren­cia, por lo que se­gu­ra­men­te us­ted ten­drá más cla­ri­dad so­bre su desen­la­ce. En Pe­rú, los re­cien­tes es­cán­da­los de co­rrup­ción que ace­chan al go­bierno po­drían ga­ti­llar una ter­mi­na­ción an­ti­ci­pa­da del pe­rio­do del go­bierno, vi­gen­te has­ta 2021. El Con­gre­so pe­ruano vo­ta­rá una mo­ción de va­can­cia pre­si­den­cial, que de pros­pe­rar im­pli­ca­ría ini­cial­men­te que el pri­mer vi­ce­pre­si­den­te asu­ma el car­go. Di­go ini­cial­men­te por­que si los dos vi­ce­pre­si­den­tes de­ci­die­sen re­nun­ciar de­bi­do a la va­can­cia, quien asu­mi­ría la pre­si­den­cia del país se­ría el ac­tual pre­si­den­te del Con­gre­so, pe­ro con un man­da­to ex­plí­ci­to de lla­mar a elec­cio­nes. Al fi­nal, el jaque exis­ten­te hoy en­tre go­bierno y Con­gre­so no se­rá fá­cil de rom­per, in­clu­so con al­guno de los ac­tua­les vi­ce­pre­si­den­tes en el po­der, lo que re­per­cu­ti­rá en las ex­pec­ta­ti­vas y ten­drá un efec­to en el cre­ci­mien­to. El es­ce­na­rio de un lla­ma­do a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das tam­po­co lu­ce co­mo el más be­né­fi­co, te­nien­do en cuen­ta que se ge­ne­ra­rá in­cer­ti­dum­bre so­bre el rum­bo que to­ma­rá un nue­vo go­bierno y más con el fan­tas­ma de un go­bierno de iz­quier­da re­for­mis­ta que po­dría pes­car en río re­vuel­to y lle­gar al po­der. Es­tas ex­pec­ta­ti­vas pro­ba­ble­men­te ter­mi­nen re­per­cu­tien­do en la in­ver­sión tras ha­ber­se fre­na­do el año pa­sa­do, jus­ta­men­te de­bi­do a pro­ble­mas aso­cia­dos a la co­rrup­ción.

El ries­go po­lí­ti­co es tam­bién al­to en Co­lom­bia, que en­fren­ta­rá elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en mar­zo y pre­si­den­cia­les en ma­yo y ju­nio de 2018. Los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­do pa­ra re­fren­dar los acuer­dos de paz en oc­tu­bre de 2016 de­ja­ron en evi­den­cia el des­con­ten­to ciu­da­dano por la for­ma co­mo es­tos fue­ron pac­ta­dos. El go­bierno in­vir­tió gran par­te de su ca­pi­tal po­lí­ti­co en el pro­ce­so de paz en los pa­sa­dos sie­te años, de­jan­do de la­do re­for­mas es­truc­tu­ra­les, que hoy se ma­ni­fies­tan en unas frá­gi­les fi­nan­zas pú­bli­cas. Con res­pec­to a es­te ul­ti­mo as­pec­to, ca­be re­sal­tar que, aun­que en 2016 fue apro­ba­da una re­for­ma tri­bu­ta­ria a fin de con­te­ner la caí­da de los in­gre­sos pe­tro­le­ros des­de 2015, sus re­sul­ta­dos no han si­do su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar una sen­da sos­te­ni­ble de en­deu­da­mien­to, te­ma que fue pues­to en evi­den­cia con la re­vi­sión a la ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia por par­te de S&P. Dé­bil cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, frá­gi­les fi­nan­zas

pú­bli­cas e in­cer­ti­dum­bre con res­pec­to al fu­tu­ro de los acuer­dos de paz se­rán las ban­de­ras que se eri­gi­rán en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Por aho­ra la iz­quier­da ha ga­na­do ma­yor es­pa­cio po­lí­ti­co, lo que se re­fle­ja en las en­cues­tas elec­to­ra­les, don­de los par­ti­dos de cen­tro iz­quier­da son pro­ta­go­nis­tas, y en el ca­so de las pre­si­den­cia­les, se mues­tran a la ca­be­za (Ser­gio Fa­jar­do de la Coa­li­ción Ver­de). De re­sul­tar ga­na­do­res, exis­te una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya un jaque con el Con­gre­so, lo que po­dría po­ner en ries­go avan­ces ne­ce­sa­rios en tér­mi­nos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial.

Pa­sa­mos aho­ra a Bra­sil, don­de el ter­mó­me­tro se ele­va de for­ma im­por­tan­te. La in­cer­ti­dum­bre co­mien­za con la can­di­da­tu­ra de Lu­la da Silva –quien li­de­ra las en­cues­tas– y las du­das res­pec­to de la le­ga­li­dad de su pos­tu­la­ción tras ha­ber si­do con­de­na­do por es­cán­da­los de co­rrup­ción. Que pue­da es­tar pre­sen­te en las elec­cio­nes de oc­tu­bre se co­men­za­rá a de­fi­nir en enero pró­xi­mo, cuan­do la cor­te de ape­la­cio­nes se pro­nun­cie so­bre la con­de­na que la jus­ti­cia pro­fi­rió al can­di­da­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res a me­dia­dos de 2017. Sin em­bar­go, de re­sul­tar cul­pa­ble, Lu­la po­dría ape­lar una de­ci­sión an­te las al­tas cor­tes del país, en un pro­ce­so que pue­de ser de­mo­ra­do más allá de agos­to de 2018, que es la fe­cha en la que se ven­ce el pla­zo pa­ra la ins­crip­ción de­fi­ni­ti­va de can­di­da­tos. Más allá de su can­di­da­tu­ra, la elec­ción se en­mar­ca en una eco­no­mía que co­mien­za len­ta­men­te a re­cu­pe­rar­se y que ne­ce­si­ta afian­zar su pro­ce­so de con­so­li­da­ción fis­cal pa­ra fre­nar el al­za en el en­deu­da­mien­to pú­bli­co, ac­tual­men­te en 74,5% del PIB. Es­te pro­ce­so ya en­fren­ta un fuer­te desafío en el pro­yec­to de re­for­ma de pen­sio­nes que ac­tual­men­te se dis­cu­te en el Par­la­men­to y de­be­ría vo­tar­se en febrero de 2018. El desafío ma­yor se­rá con­te­ner el per­fil de gas­to a fu­tu­ro. En es­ta lí­nea, un go­bierno que abra­ce ideas po­pu­lis­tas po­ne en ries­go la ya ali­caí­da ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia del país y po­dría fre­nar la ten­den­cia de recuperación que ha ve­ni­do mos­tran­do la eco­no­mía.

En Mé­xi­co, fi­nal­men­te, el pa­no­ra­ma lu­ce com­ple­jo. Por su sis­te­ma elec­to­ral, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se re­suel­ven en una so­la ron­da, lo que im­pli­ca que el “mar­gen de error” es mu­cho más apre­ta­do. En el desa­rro­llo de las en­cues­tas, el can­di­da­to de MO­RE­NA, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO), ha li­de­ra­do en to­das las me­di­cio­nes rea­li­za­das has­ta el mo­men­to y con am­plia ven­ta­ja fren­te a sus con­ten­do­res. Ini­cial­men­te con un mar­ca­do dis­cur­so an­ti­mer­ca­do, el can­di­da­to ha in­ten­ta­do mo­de­rar su pos­tu­ra ase­gu­ran­do que su go­bierno man­ten­drá un com­pro­mi­so por la dis­ci­pli­na fis­cal. No obs­tan­te, su pro­gra­ma de go­bierno man­tie­ne un fuer­te én­fa­sis en la am­plia­ción de be­ne­fi­cios so­cia­les que no es com­pa­ti­ble con un com­pro­mi­so por el ba­lan­ce de las cuen­tas de go­bierno. Adi­cio­nal­men­te, se­rá im­por­tan­te que el can­di­da­to mues­tre de­fi­ni­cio­nes res­pec­to de ma­te­rias cla­ves pa­ra la in­ver­sión, co­mo son la man­ten­ción de las

El desafío ma­yor se­rá con­te­ner el per­fil de gas­to a fu­tu­ro. En es­ta lí­nea, un go­bierno que abra­ce ideas po­pu­lis­tas po­ne en ries­go la ya ali­caí­da ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia del país y po­dría fre­nar la ten­den­cia de recuperación que ha ve­ni­do mos­tran­do la eco­no­mía.

re­for­mas eco­nó­mi­cas lle­va­das a ca­bo por el ac­tual go­bierno y la pos­tu­ra de su even­tual go­bierno res­pec­to de las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN.

Co­mo en po­cas oca­sio­nes, las con­di­cio­nes ex­ter­nas pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na han pa­vi­men­ta­do el ca­mino pa­ra una recuperación só­li­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la re­gión. De­pen­de­rá de ca­da país de­ci­dir si avan­za por es­te a bue­na ve­lo­ci­dad o si se man­tie­ne a un cos­ta­do dis­cu­tien­do nue­va­men­te cuál es el me­jor vehícu­lo pa­ra re­co­rrer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.