EL COS­TO DE LA INES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA PA­RA AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

AmericaEconomia Internacional - - OPINIÓN / POLÍTICA - Niels Ke­tel­höhn

Des­de 1965, las prin­ci­pa­les 19 eco­no­mías de Amé­ri­ca La­ti­na han te­ni­do 321 go­bier­nos, de los cua­les so­lo 141 han si­do man­da­tos re­gu­la­res que han ini­cia­do y ter­mi­na­do con tran­si­cio­nes de po­der or­de­na­das y elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Los de­más in­clu­yen 19 man­da­tos que no han fi­na­li­za­do aún y 161 que ter­mi­na­ron en o ini­cia­ron con 50 gol­pes de Es­ta­do y 46 des­ti­tu­cio­nes, re­nun­cias y re­be­lio­nes populares. De es­tos, 37 man­da­tos du­ra­ron me­nos de 180 días, y nue­ve ter­mi­na­ron con la muer­te de los man­da­ta­rios, con por lo me­nos dos ho­mi­ci­dios y un sui­ci­dio.

Es­tas in­te­rrup­cio­nes de los pe­rio­dos nor­ma­les de go­bierno fre­na­ron el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión. En pro­me­dio, el cre­ci­mien­to real del PIB per cá­pi­ta de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos fue de 2,21% en años per­te­ne­cien­tes a go­bier­nos re­gu­la­res, y de 0,66% en años de go­bier­nos irregulares. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca ahu­yen­tó la in­ver­sión, re­pe­lió el tu­ris­mo, en­tor­pe­ció el co­mer­cio, in­ter­fi­rió con las ope­ra­cio­nes de las em­pre­sas, y des­es­ti­mu­ló el con­su­mo y el aho­rro na­cio­nal.

¿Qué ha­bría pa­sa­do si to­dos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos hu­bie­ran te­ni­do una his­to­ria de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca per­fec­ta des­de 1965? El PIB de la re­gión se­ría US$ 830.000 mi­llo­nes (16%) más al­to de lo que fue en 2015. La ma­yo­ría de es­ta “pér­di­da” le co­rres­pon­de a Ar­gen­ti­na, con US$ 528.000 mi­llo­nes. Bra­sil es un dis­tan­te se­gun­do lu­gar con US$ 109.000 mi­llo­nes. En tér­mi­nos re­la­ti­vos al ta­ma­ño de sus eco­no­mías, Bo­li­via, El Salvador, Hai­tí y Ni­ca­ra­gua tam­bién es­tán en­tre los paí­ses más afec­ta­dos. El efec­to so­bre Cu­ba es di­fí­cil de es­ti­mar, por­que no re­por­ta re­gu­lar­men­te sus ci­fras al Ban­co Mun­dial, y por­que so­lo ha te­ni­do un tras­pa­so de po­der (en­tre dos her­ma­nos) en más de me­dio si­glo.

So­lo hay tres paí­ses en la re­gión en los que to­dos los pre­si­den­tes des­de 1965 han ini­cia­do y ter­mi­na­do sus pe­rio­dos de go­bierno en for­ma re­gu­lar: Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca y Mé­xi­co. Es­te ré­cord no­to­rio no lo igua­lan ni si­quie­ra Es­ta­dos Uni­dos o Es­pa­ña. La his­to­ria de Cos­ta Ri­ca es par­ti­cu­lar­men­te ex­cep­cio­nal, si se con­si­de­ra que es­te país no ha te­ni­do en el úl­ti­mo me­dio si­glo ni mo­vi­mien­tos ar­ma­dos, ni ase­si­na­tos de can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, que son tra­ge­dias que han te­ni­do que en­fren­tar Mé­xi­co y Co­lom­bia.

En 51 años re­gión ha avan­za­do con cier­ta mo­des­tia. En la se­gun­da mi­tad del úl­ti­mo me­dio si­glo hu­bo me­nos in­te­rrup­cio­nes de go­bierno que en la pri­me­ra mi­tad. Por ejem­plo, en­tre 1965 y 1990 la re­gión su­frió 39 gol­pes de Es­ta­do, com­pa­ra­dos con so­lo 11 en el pe­rio­do en­tre 1991 y 2015. No de­be­ría­mos ha­ber te­ni­do nin­guno, pe­ro 11 es me­jor que 39. Otra mues­tra de pro­gre­so es que Chi­le, El Salvador, Pa­na­má y Uru­guay se han su­ma­do a la lis­ta de paí­ses con ré­cords perfectos de tran­si­cio­nes or­de­na­das des­de por lo me­nos des­de 1990. Es­te nue­vo or­den po­lí­ti­co ha traí­do una épo­ca de ma­yor pros­pe­ri­dad a tres de es­tos cua­tro paí­ses. La evi­den­cia his­tó­ri­ca pa­re­ce su­ge­rir que la de­mo­cra­cia fun­cio­na.

La ci­fra de US$ 830.000 mi­llo­nes es una es­ti­ma­ción con­ser­va­do­ra, por­que se ba­sa so­lo en el efec­to del de­sor­den en los tras­pa­sos de man­do. No con­si­de­ra el efec­to de la au­sen­cia de los de­más com­po­nen­tes de la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Y un país es­ta­ble re­quie­re de elec­cio­nes trans­pa­ren­tes, au­sen­cia de vio­len­cia, ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes, lí­mi­tes al po­der (tem­po­ra­les y de al­can­ce), li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, par­ti­dos po­lí­ti­cos fuer­tes, y una agen­da co­mún mí­ni­ma com­par­ti­da en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­le­van­tes. Aun así, es cla­ro que hoy somos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más po­bres de lo que de­be­ría­mos ser, por­que al­gu­nos go­ber­nan­tes de an­ta­ño no lle­ga­ron al po­der co­rrec­ta­men­te y por­que no su­pie­ron en­tre­gar­lo.

Hoy la pers­pec­ti­va mun­dial ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na se em­pa­ña a la luz de la cri­sis en Ve­ne­zue­la, de múl­ti­ples pro­ce­sos elec­to­ra­les cues­tio­na­dos y de las re­cien­tes sa­li­das for­za­das de los pre­si­den­tes en Bra­sil, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Pa­ra­guay. Si que­re­mos un fu­tu­ro es­ta­ble pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, los lí­de­res de la re­gión de­ben en­ten­der que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co es una ca­rre­ra de re­le­vo de lar­ga dis­tan­cia, en la que tan im­por­tan­te es co­rrer cuan­do es su turno, co­mo lo es pa­sar bien la ba­tu­ta cuan­do es el turno de otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.