LA BE­LLE­ZA DEL PA­SA­DO

UNO DE LOS LU­GA­RES MÁS EM­BLE­MÁ­TI­COS DE CO­LOM­BIA RE­CI­BIÓ ES­TE AÑO A LAS HER­MO­SAS ES­TRE­LLAS DE AN­TA­ÑO

Autos - - Internacional - —por Jai­me Cla­ra­munt

El Mu­seo del Trans­por­te de Me­de­llín, vol­vió a or­ga­ni­zar el Concours d´Elegance, aun­que pa­ra es­te año se ele­gía una ubi­ca­ción más cén­tri­ca co­mo es el Mu­seo El Castillo en el ba­rrio El Po­bla­do, que per­mi­tía una ma­yor afluen­cia de pú­bli­co.

El mu­seo El Castillo, es uno de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos de la ca­pi­tal de An­tio­quia. Cons­trui­do en 1930 por Jo­sé To­bón, fue por 30 años la mo­ra­da de la fa­mi­lia de Die­go Echa­va­rría, uno de los ges­to­res de la in­dus­tria­li­za­ción de la ciu­dad, pa­ra lue­go

con­ver­tir­se en mu­seo. En sus jar­di­nes se ubi­ca­ron me­dio cen­te­nar de los me­jo­res au­tos de­por­ti­vos eu­ro­peos de Co­lom­bia, pues ese fue el te­ma del con­cur­so.

Los au­tos fue­ron agru­pa­dos de acuer­do a su pro­ce­den­cia, por un la­do los au­tos ale­ma­nes, que se di­vi­die­ron en dos ca­te­go­rías, una pa­ra Pors­che y otra pa­ra el res­to de las mar­cas, con ejem­pla­res de Mer­ce­des Benz, BMW y Volks­wa­gen. En otro de los jar­di­nes se ubi­ca­ban los au­tos in­gle­ses, con una bue­na co­lec­ción de MG, aun­que tam­bién ha­bía Ja­guar, Lo­tus y Aus­tin. En un ter­cer jar­dín, ubi­ca­do en uno de los la­te­ra­les del castillo, se ex­hi­bía una co­lec­ción de Triumph, que for­ma­ban par­te de la ca­te­go­ría de au­tos in­gle­ses a ser juz­ga­dos. Por úl­ti­mo, ha­bía una sec­ción pa­ra los au­tos ita­lia­nos, pe­ro so­lo se pre­sen­tó un Fiat X 1/9, por lo que esa ca­te­go­ría se de­cla­ró de­sier­ta. En ca­da sec­ción jun­to con los au­tos a juz­gar, se ex­hi­bió un mo­de­lo ac­tual de ca­da ca­te­go­ría.

La ba­se so­bre la que se juz­ga es ori­gi­na­li­dad y con eso nos re­fe­ri­mos a que el au­to de­be es­tar en las con­di­cio­nes co­mo sa­lió de fá­bri­ca, sin nin­gún ti­po de mo­di­fi­ca­ción. Es de­cir se pue­den sus­ti­tuir ele­men­tos que se ha­yan da­ña­do por el pa­so del tiem­po, pe­ro el re­em­pla­zo de­be ser igual al ori­gi­nal. Aquí no se per­mi­ten mo­di­fi­ca­cio­nes de nin­gu­na cla­se y to­do de­be ce­ñir­se a co­mo era en el mo­men­to de su fa­bri­ca­ción. Se acep­tan ac­ce­so­rios, co­mo ra­dios, ti­mo­nes y otros ele­men­tos, siem­pre que se usa­ran en los años de fa­bri­ca­ción del vehícu­lo. Al ha­ber gran di­fe­ren­cia en­tre un au­to res­tau­ra­do, don­de se han po­di­do cam­biar to­dos los ele­men­tos y uno con­ser­va­do, don­de so­lo se han cam­bia­do las pie­zas de des­gas­te nor­mal (bu­jías, llan­tas, ba­te­ría, etc), se hi­zo dis­tin­ción en­tre am­bos ti­pos de au­tos. El me­jor con­ser­va­do en­tre to­dos los au­tos pre­sen­tes fue el Mer­ce­des Benz 280 SL de 1980, mien­tras el pre­mio al me­jor res­tau­ra­do re­ca­yó so­bre un Triumph TR6 de 1972, que pa­re­cía re­cién sa­ca­do de agen­cia.

A pe­sar de que la ca­te­go­ría pa­ra los Pors­che, te­nía ejem­pla­res en muy buen es­ta­do, el Juez Sand­ford Mit­chell se de­can­tó por la ex­ce­len­te res­tau­ra­ción de un Pors­che 911 SC con una ori­gi­nal com­bi­na­ción de co­lo­res y ta­pi­ce­ría. El me­jor ale­mán fue un Mer­ce­des Benz 190 SL de 1956, que su­peró al BMW 2002 de 1974. La ca­te­go­ría con más au­tos re­par­tió tres pre­mios pa­ra los me­jo­res au­tos in­gle­ses. La ter­ce­ra po­si­ción fue pa­ra un Triumph TR6 de 1974, la se­gun­da pa­ra un im­pe­ca­ble MG TD de 1951, mien­tras que el ga­na­dor fue un MG B de 1966.

Ca­da per­so­na que pa­ga­ba la en­tra­da al even­to, re­ci­bía una bo­le­ta de vo­ta­ción pa­ra el au­to de su pre­fe­ren­cia, el más vo­ta­do re­ci­be el pre­mio del pú­bli­co o “Peo­ples Choi­ce”. Al fi­nal del día, cuan­do se re­co­lec­ta­ron las bo­le­tas, el ma­yor pun­ta­je lo tu­vo el Pors­che 356 B de 1962.

El Best of Show, es un pre­mio que abar­ca to­do un es­pec­tro de cua­li­da­des, en­tre las que se des­ta­can una be­lle­za sin­gu­lar y pu­re­za de lí­neas. En es­ta oca­sión fue a pa­rar a un mag­ni­fi­co Aus­tin Hea­ley 3000 de 1966.

Los pre­mia­dos re­ci­bie­ron un tro­feo, que tie­ne la for­ma del lo­go del even­to, igual al que se en­tre­gó en las dos an­te­rio­res edi­cio­nes, mien­tras los or­ga­ni­za­do­res se com­pro­me­tie­ron a un cuar­to Con­cour­se pa­ra el pró­xi­mo año, con un te­ma di­fe­ren­te pe­ro en el mis­mo lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.