SA­BOR HE­CHO CON CA­RI­ÑO

EL RES­TAU­RAN­TE UBI­CA­DO EN LOS COBRES DE VI­TA­CU­RA OFRE­CE BUE­NOS PLA­TOS CON UNA AMABILIDAD EX­CEP­CIO­NAL DE SU PER­SO­NAL. CA­LI­DAD Y DI­SE­ÑO SE CON­JU­GAN EN UN RES­TAU­RAN­TE QUE MAN­TIE­NE LOS PRE­CIOS A RA­YA Y UNA CAR­TA CON SA­BO­RES FRES­COS Y CON­TUN­DEN­TES.

Autos - - Vida - —por Dia­na Gon­zá­lez G.

Se pen­sa­rá que el lu­gar en don­de se en­cuen­tra ubi­ca­do el Cuper&Co po­dría ser más bien ju­ve­nil, pe­ro la ver­dad es que bus­ca más a adul­tos jó­ve­nes, gra­cias al di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta clá­si­co de su in­te­rior y gra­cias a los si­llo­nes aco­ge­do­res de la en­can­ta­do­ra te­rra­za ex­te­rior, la que, a la luz de las velas in­vi­ta a dis­fru­tar de los cin­co sen­ti­dos.

Al lle­gar nos re­ci­be uno de los cor­dia­les mo­zos del lu­gar, los que po­drían ex­pli­car la car­ta con una san­ta pa­cien­cia y que se no­ta que, en es­te pun­to im­por­tan­tí­si­mo, el res­tau­ran­te se preo­cu­pa mu­cho del per­so­nal.

Pa­ra em­pe­zar, pe­di­mos el tár­ta­ro de atún, per­fec­ta­men­te pre­sen­ta­do y co­ci­na­do, con buen sa­bor y un buen por­te. El pla­to de fon­do se­ría sú­bli­me gra­cias nue­va­men­te al atún, ello por­que uno de los pla­tos pe­di­dos fue el Tu­na Ale­xan­dria, que une lo me­jor de es­te pes­ca­do, con pu­ré de za­naho­rias, hon­gos y chut­ney de qui­nua; tres sa­bo­res que con­ge­nian a la per­fec­ción y que se pre­sen­ta­ron fres­cos y sa­bro­sos. A ello su­ma­mos un fi­le­te Lyon, el que con un in­ten­so sa­bor nos hi­zo go­zar gra­cias a la sal­sa car­me­na­re y pa­pas rús­ti­cas, un ban­que­te de mar y tierra que nos lle­va­ron a exi­gir el má­xi­mo al pos­tre.

Pa­ra fi­na­li­zar, es­tan­do ya de­ma­sia­do ex­ta­sia­dos gra­cias a las enor­mes y de­li­cio­sas pre­pa­ra­cio­nes del res­tau­ran­te, de­ci­di­mos pro­bar un ex­qui­si­to Brow­nie acom­pa­ña­do de un es­pe­cial he­la­do de Snic­kers, ade­más de un Cre­me Bru­leé.

Den­tro de la co­mi­da street del res­tau­ran­te se pue­den des­ta­car tam­bién ham­bur­gue­sas, en­sa­la­das, ta­blas y has­ta piz­za, por lo que cual­quier gus­to es sa­cia­do en un res­tau­ran­te que sa­be en­can­tar con su di­se­ño y per­so­nal.

En re­su­men, el Cuper&Co se pre­sen­ta co­mo un buen pe­ca­do, sa­tis­fa­cien­do por gus­to y ca­li­dad a la más exi­gen­te gu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.