PRUE­BA A LA DOD­GE RAM 1500 EN SU DIÉ­SEL

NO HA PER­DI­DO SU PO­TEN­CIA, EN­CAN­TO NI NIN­GUNO DE LOS APLAU­DI­DOS ATRI­BU­TOS, SINO QUE HA GA­NA­DO EN UN PUN­TO QUE HOY ES IM­POR­TAN­TÍ­SI­MO EN NUES­TRO PAÍS, SU CON­SU­MO, PUN­TO QUE ASOM­BRA AL IGUAL QUE LO HA HE­CHO SU PO­TEN­CIA Y DI­SE­ÑO DU­RAN­TE AÑOS.

Autos - - Contenidos - —por Dia­na Gon­zá­lez G.

No fal­ta más que ver­la pa­ra enamo­rar­se de es­te mons­truo gran­dio­so que Dod­ge ha sa­bi­do po­si­cio­nar co­mo uno de los gran­des con­trin­can­tes en el mun­do de las ca­mio­ne­tas. Es­ta vez, lo acer­có más al éxi­to gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de una mo­to­ri­za­ción 3.0 tur­bo dié­sel que no ha­ce más que en­tre­gar­le ma­yo­res atri­bu­tos.

Su si­lue­ta si­gue sien­do la mis­ma po­de­ro­sa que asom­bra con su ro­bus­to ca­pó y mar­ca­das lí­neas la­te­ra­les, al­go que nos re­mon­ta a los di­se­ños de las ca­mio­ne­tas de an­ta­ño. Su in­te­rior se jac­ta de un es­pa­cio de so­bra en pla­zas de­lan­te­ras y traseras, la sen­sa­ción de es­tar en un au­to­mó­vil gra­cias a la co­mo­di­dad que se ex­pe­ri­men­ta en el ha­bi­tácu­lo evi­den­cia que RAM es mu­cho más que un vehícu­lo de car­ga, sino que se ha preo­cu­pa­do por la co­mo­di­dad y de trans­for­mar a es­ta en­can­ta­do­ra be­lle­za ade­más en un au­to­mó­vil pa­ra la fa­mi­lia.

A pe­sar de sus di­men­sio­nes, se nos ha he­cho muy fá­cil la con­duc­ción en ciu­dad, ello gra­cias a los di­ver­sos sis­te­mas que se han in­cor­po­ra­do pen­san­do en que su na­tu­ra­le­za no só­lo se­rá el off road, sino tam­bién la ur­be. En­tre ellos des­ta­can el sis­te­ma de es­ta­cio­na­mien­to tra­se­ro Par­kSen­se que se une a su cá­ma­ra de re­ver­sa Par­kView, con ellos, las ma­nio­bras de es­ta­cio­na­mien­tos se ha­cen tan fá­ci­les co­mo lo es ma­nio­brar un city­car (no exa­ge­ro), ya que ade­más de su di­rec­ción sua­ve, es un ex­ce­len­te com­ple­men­to en es­te ca­so y en el de mo­ver­se ágil­men­te por la ciu­dad.

Pa­ra el ma­yor con­fort se cuen­ta con un ex­ce­len­te sis­te­ma de ca­le­fac­ción en los asien­tos. Pa­ra los días ca­lu­ro­sos, pue­de ser re­em­pla­za­do por la ven­ti­la­ción de las bu­ta­cas. Co­mo siem­pre, es un agra­do el sis­te­ma de so­ni­do y de co­ne­xión a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, de fá­cil uti­li­za­ción que nos per­mi­tió ma­ne­jar el ce­lu­lar des­de su pan­ta­lla de 8 pul­ga­das touchs­creen.

SI­LEN­CIO­SO Y CON­VE­NIEN­TE

Su mo­to­ri­za­ción re­cién in­te­gra­da al país co­rres­pon­de a una de 3.0 li­tros V6 tur­bo dié­sel con 24 vál­vu­las con lo que con­si­gue 240 hp de po­ten­cia, al­go con lo que al­gu­nos po­drían pen­sar que es muy po­co pa­ra una mo­le de 2,7 to­ne­la­das de pe­so, pe­ro la ver­dad es que la agi­li­dad con que se mue­ve y su bue­na ca­pa­ci­dad de reac­ción la ha­cen per­fec­ta, ello bien uni­do a una nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca de 8 ve­lo­ci­da­des, im­per­cep­ti­ble y que au­men­ta las ci­fras de con­su­mo de es­ta be­lle­za. Ba­jo nues­tros re­gis­tros po­de­mos de­cir que su con­su­mo en ciu­dad es sor­pren­den­te, con unos 8.5 km/li­tro.

Aplau­so apar­te pa­ra el si­len­cio de su pro­pul­sor, na­da mo­les­ta en la ele­gan­te ca­bi­na de la nue­va RAM tur­bo dié­sel, una ca­mio­ne­ta per­fec­ta, con un con­su­mo más que con­ve­nien­te.

CA­BE DES­TA­CAR QUE LA NUE­VA MO­TO­RI­ZA­CIóN TUR­BO DIé­SEL VGT V6 DE 3.0 LI­TROS DE LA RAM 1500, SE SU­MA A LA OFER­TA YA EXIS­TEN­TE EN CHI­LE DEL MO­DE­LO, QUE ES­Tá COM­PUES­TA POR LAS VER­SIO­NES GASOLINERAS DE 3.6 LI­TROS DE 305 HP Y 365 NM DE TORQUE, ADE­MáS DE LA PO­DE­RO­SA CREW CAB LARAMIE V8 DE 5.7 LI­TROS, QUE CUEN­TA CON UNA PO­TEN­CIA DE 395 HP Y UN TORQUE DE 556 NM. 2,47 ME­TROS DE AN­CHO CON ES­PE­JOS IN­CLUI­DOS 13 KM/LI­TRO EN CA­RRE­TE­RA ES SUS CON­SU­MO DE ACUER­DO A CI­FRAS DEL 3CV 570 NM DE TORQUE A LAS 2.000 RPM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.