YA­RUR Y DI MONDO SUEL­TOS EN NY

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Sil­via Pe­ña des­de Nue­va York Fo­tos Jon Ja­cob­sen Pro­duc­ción Tri­ni­dad Id y So­le­dad Mo­ra­les Ma­qui­lla­je y pe­lo Mi­chael An­ge­lo pa­ra Won­der­land Beauty Par­lor Agra­de­ci­mien­tos Jai­me Mar­tí­nez

A Juan Ya­rur lo ins­pi­ra el ar­te y a Di Mondo la mo­da. Por pri­me­ra vez se con­fie­san jun­tos con CA­RAS en Nue­va York, mos­tran­do la ener­gía, crea­ti­vi­dad y ale­gría que com­par­ten es­tos pri­mos, ca­si her­ma­nos, ade­más de su vi­sión del país. “Es­toy de­silu­sio­na­do y pen­san­do en ir­me de Chi­le”, con­fie­sa Ya­rur.

LA PA­RE­JA MÁS IRREVERENTE DEL AR­TE Y LA MO­DA POR PRI­ME­RA VEZ SE REÚNE Y DESAFÍA A LA GRAN MAN­ZA­NA CON UNA IN­TER­VEN­CIÓN VI­BRAN­TE. HA­BLAN DE SU ES­TRE­CHA AMIS­TAD, LOS SE­CRE­TOS QUE COM­PAR­TEN, LOS SUE­ÑOS ÍN­TI­MOS Y SU VI­SIÓN DEL PAÍS.

Juan Ya­rur pue­de es­tar un día re­co­rrien­do Nue­va Ze­lan­da en he­li­cóp­te­ro y al otro vo­lar a Gre­cia, ir de pa­so por San­tia­go pa­ra se­guir a Mia­mi. Mien­tras, Di Mondo va de Lon­dres a Saint-Tro­pez y lue­go a Mó­na­co. Lle­vó tiem­po jun­tar­los. Ha­bía que en­con­trar un lu­gar co­mún y que los re­pre­sen­ta­ra cien­to por cien­to. Por eso es­ta en­tre­vis­ta es más que una con­ver­sa­ción con el me­ce­nas y co­lec­cio­nis­ta de ar­te Juan Ya­rur (32) y su pri­mo Di Mondo (32), ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, ac­tor y fas­hio­nis­ta. Es una pro­pues­ta que irrum­pe en la ciu­dad ícono de la li­ber­tad de ac­ción y de ex­pre­sión, don­de lla­mar la aten­ción no es fá­cil, pe­ro ellos sa­ben có­mo ha­cer­lo. En el puen­te de Brooklyn, el dis­tri­to fi­nan­cie­ro, Co­lum­bus Cir­cle y el pent­hou­se del chi­leno Jai­me Mar­tí­nez, que mi­ra al Cen­tral Park, se creó es­ta reali­dad pa­ra­le­la de un NY que rom­pe es­que­mas.

La reunión fue en el de­par­ta­men­to que Di Mondo com­par­te con su pa­re­ja el di­se­ña­dor Eric Ja­vits, en Chel­sea. Allí es­tán las fa­mo­sas más­ca­ras de bri­llan­tes crea­das por el due­ño de ca­sa, di­bu­jos, pin­tu­ras, po­cos mue­bles y gran­des cló­sets.

Juan y Di Mondo bro­mean to­do el tiem­po, jue­gan, se abra­zan, in­clu­so in­ter­cam­bian ro­pa. Pa­ra es­ta por­ta­da po­san ves­ti­dos con tra­jes idén­ti­cos de Dol­ce & Gab­ba­na, pe­ro en co­lo­res di­fe­ren­tes, diseños que com­pra­ron por coin­ci­den­cia. “Siem-

pre co­men­ta­mos las co­lec­cio­nes ape­nas sa­len y mu­chas ve­ces nos da­mos cuen­ta de que te­ne­mos lo mis­mo sin ha­ber­nos pues­to de acuer­do”, ase­gu­ran.

Son pri­mos en se­gun­do gra­do. Tie­nen la mis­ma edad. De he­cho, cuan­do Juan na­ció en San­tia­go, el 9 de fe­bre­ro de 1984, es­ta­ban bau­ti­zan­do a Di Mondo co­mo Ed­mun­do Huer­ta Cor­de­ro en Te­xas, don­de na­ció y vi­vió has­ta los 10 años. “Lle­gué co­mo án­gel de la ‘guar­dia’”, bro­mea Juan.

Los Huer­ta Cor­de­ro ha­bían par­ti­do tras el gol­pe mi­li­tar en bus­ca del sue­ño ame­ri­cano, lue­go de que Hu­go Huer­ta, el pa­dre de fa­mi­lia, es­tu­vie­ra dos años pre­so en Mar­chi­hue y en Tal­ca por su ca­li­dad de di­ri­gen­te coope­ra­ti­vo. “Mi pa­pá fue ais­la­do, gol­pea­do, tor­tu­ra­do…”, cuen­ta Di Mondo es­cue­ta­men­te.

Pe­ro no fue has­ta los ocho años que se en­con­tra­ron en Chi­le. “Ahí apa­re­ció Jua­ni­to con la tía Adriana, y la tía Co­ra (abue­la ma­ter­na de Juan), a quien de­ja­ron a nues­tro cui­da­do y la vol­vi­mos lo­ca”, re­cuer­da Di Mondo.

En EE.UU. se ins­ta­la­ron pri­me­ro en Nue­vo Mé­xi­co y más tar­de se mu­da­ron a Te­xas, don­de el pa­dre fue ad­mi­nis­tra­dor de una em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra de car­ne. Allí cre­ció Ed­mun­do jun­to a su her­mano Hu­go, diez años ma­yor. Era un ni­ño bueno pa­ra las ma­nua­li­da­des, ha­cer shows y per­for­man­ces pa­ra los in­vi­ta­dos de sus pa­dres. Co­men­zó a prac­ti­car taek­won­do a los tres años y lo hi­zo has­ta los 20, lle­gan­do a ser cin­tu­rón ne­gro ter­cer dan. Es­ta dis­ci­pli­na le dio tan­ta se­gu­ri­dad que se con­vir­tió en un ado­les­cen­te in­de­pen­dien­te y cues­tio­na­dor. “Mi ma­má di­ce que te­nía in­te­rés en la mo­da y que des­de muy pe­que­ño em­pe­cé a ves­tir­me so­lo. Era au­tó­no­mo, Juan en cam­bio fue siem­pre ab­so­lu­ta­men­te de­pen­dien­te,” cuen­ta.

En pa­ra­le­lo, Juan cre­ció co­mo el me­nor de seis her­ma­nos (tres por par­te de pa­dre y dos por el la­do ma­terno). Era en ex­tre­mo tran­qui­lo. “No tu­ve una ano­ta­ción ne­ga­ti­va has­ta pri­me­ro me­dio. Só­lo que­ría es­tar con mi pa­pá (Amador Ya­rur)”, agre­ga.

Los Huer­ta Cor­de­ro vol­vie­ron a Chi­le en 1994 y se ins­ta­la­ron en La Cruz. Du­ran­te ese tiem­po los pri­mos ca­si no tu­vie­ron con­tac­to. Has­ta que Di Mondo, a los 18 años vio una re­vis­ta que le lla­mó la aten­ción. “Era la por­ta­da de al­guien que me pa­re­cía muy co­no­ci­do. Pen­sa­ba: ‘yo lo he vis­to’, ni si­quie­ra leí el tí­tu­lo y de re­pen­te me di cuen­ta de que era mi pri­mo, en­ton­ces com­pré la re­vis­ta, la lle­vé a mi ca­sa y di­je: ‘es­to es in­creí­ble’”.

Ahí na­ció una ad­mi­ra­ción ab­so­lu­ta.

“En ese mo­men­to no te­nía­mos un víncu­lo cer­cano, pe­ro yo de­cía: ‘¡él es de­ma­sia­do co­ol’. Pa­ra mí se con­vir­tió en re­fe­ren­cia de es­ti­lo, mo­da, de to­do lo avant gar­de en Chi­le. Cuan­do po­sa­ba en pho­tos­hoots con au­tos sú­per co­ol, ese twist de que­rer lle­var al país lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en el mun­do, por­que en ese en­ton­ces no ha­bía ac­ce­so. Co­la­bo­ra­ba, por ejem­plo, con la re­vis­ta Pap­pa­raz­zi, ha­cía sus co­lum­nas, ha­bla­ba de ten­den­cias... Una ma­ra­vi­lla pa­ra mí”.

In­te­rrum­pe Juan: “Era igual que Iva­na Trump cuan­do ven­día los tra­jes Cha­nel a 20 dó­la­res: ‘I bring to you peo­ple this Cha­nel... Pa­ris’”.

—DM: Juan ha ma­du­ra­do por su­pues­to, pe­ro con­ser­va mu­chos as­pec­tos de en­ton­ces, pe­ro los desa­rro­lla con la gen­te cer­ca­na. Ya no le in­tere­sa la opi­nión pú­bli­ca. Es­tá en el ar­te y ahí ha he­cho una la­bor muy im­por­tan­te que me en­can­ta, si­go ad­mi­rán­do­lo mu­cho.

Acos­tum­bra­do a mez­clar pren­das de Gi­venchy, Puc­ci, Lan­vin… Sor­pren­der con som­bre­ros y to­ca­dos úni­cos, más­ca­ras y cha­que­tas ilu­mi­na­das por cien­tos de cris­ta­les —su mar­ca re­gis­tra­da— y za­pa­tos de im­pac­to, Di Mondo ar­mó pa­ra es­ta oca­sión sus out­fits que ya son par­te de ga­las, inau­gu­ra­cio­nes y de las fies­tas más ex­clu­si­vas de la Gran Man­za­na, por al­go es el hom­bre más fo­to­gra­fia­do de NY, se­gún The New York Ti­mes. Con esa im­pron­ta irrum­pió en el úl­ti­mo ve­rano chi­leno y se to­mó el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar con­vir­tién­do­se en uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res y la re­ve­la­ción en los pro­gra­mas de TV na­cio­na­les.

Juan Ya­rur, por su par­te, nos acos­tum­bró a pues­tas en es­ce­na des­de ado­les­cen­te. Cre­ció con al­gu­nos es­cán­da­los, cum­plea­ños gran­dio­sos, atuen­dos que co­men­ta­ba to­do Chi­le. Pe­ro des­de que creó Fun­da­ción Ama —ha­ce ocho años—, en ho­nor a su pa­dre, se cen­tró en el ar­te, con­vir­tién­do­se en un me­ce­nas de al­to vue­lo que lo tie­ne co­mo el úni­co chi­leno miem­bro del co­mi­té de ad­qui­si­cio­nes de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano del Ta­te Mo­dern de Lon­dres. Ca­da año un

co­mi­té de Ama be­ca a un ar­tis­ta emer­gen­te pa­ra rea­li­zar una pa­san­tía en Lon­dres, ade­más de or­ga­ni­zar mues­tras co­mo la que el año pa­sa­do tra­jo a San­tia­go a La­cha­pe­lle. De tan­to via­jar y mi­rar des­de afue­ra, el año pa­sa­do de­ci­dió ins­ta­lar­se en Eu­ro­pa. Y aun­que ese pro­yec­to no re­sul­tó, to­da­vía pien­sa en mar­char­se.

“Mi ca­sa es­tá en San­tia­go, pe­ro no sé por cuán­to tiem­po más... Allí es­tá mi fa­mi­lia, mis ami­gos, pe­ro me sien­to más có­mo­do en Nue­va York, in­clu­so más que en Mia­mi don­de ten­go de­par­ta­men­to. En Man­hat­tan es­tá Di Mondo, sien­to un nú­cleo. Pe­ro no to­le­ro el frío”, ex­pli­ca.

—¿Qué te ani­ma a ir­te?

—Las co­sas es­tán pé­si­mo. Mu­cha in­se­gu­ri­dad. A mí no me ha pa­sa­do na­da, pe­ro a gen­te muy cer­ca­na sí. Hoy vi­vo un po­co asus­ta­do. No quie­ro vi­vir en un país así. Es­toy pen­san­do en ir­me de Chi­le.

—¿Pe­ro y tu tra­ba­jo por el ar­te?

—Es que me ha­bía de­sen­can­ta­do del ar­te…

—¿Qué ocu­rrió?

—Por 500 co­sas que me pa­sa­ron al tra­ba­jar con cier­tas per­so­nas... El ro­man­ti­cis­mo se va a la cres­ta con el mer­ca­do. Pe­ro fí­ja­te que en es­te via­je me he vuel­to a enamo­rar. Fui a una co­mi­da don­de al es­cu­char lo que de­cía un gru­po de ar­tis­tas muy im­por­tan­tes vol­ví a creer. Me sir­vió pa­ra re­cor­dar por qué em­pe­cé a ha­cer es­to.

—¿Por qué tan­to de­sen­can­to, qué pa­só?

—Por una se­rie de co­sas. Mi fun­da­ción es­tá he­cha con mi pla­ta, no es una em­pre­sa. Po­dría es­tar in­vir­tien­do en otro la­do por­que nun­ca he ga­na­do un pe­so con el ar­te. Por eso cuan­do más en­ci­ma te pa­tean en la ca­ra to­do el ra­to es: co­me on! Así que me ago­tó el asun­to. Hoy es­toy en re­es­truc­tu­ra­ción.

—¿Ha­cia dón­de va esa re­es­truc­tu­ra­ción?

—Es­toy cam­bian­do, pe­ro no he en­con­tra­do la fórmula. La fun­da­ción si­gue, la be­ca es­tá, en

Gas­works hay una sa­la que tie­ne mi nom­bre… Es­toy to­man­do es­te año pa­ra re­cal­cu­lar bien, por eso es­te 2016 no hay un be­ca­do.

La apa­ri­ción de Juan en los me­dios asu­mien­do su se­xua­li­dad fue una ins­pi­ra­ción pa­ra Di Mondo. “Qui­zá nun­ca lo ha­bla­mos, pe­ro ver­lo así fue muy im­por­tan­te pa­ra mí. Fue mi re­fe­ren­cia de que él po­día ser sú­per co­ol, pe­ro igual te­ner su se­xua­li­dad, es­tar bien, ser acep­ta­do. Sin que él lo su­pie­ra pa­ra mí era un gran apo­yo”.

In­te­rrum­pe Juan: “¡Qué bueno!, por­que mi for­ma de sa­lir del cló­set no fue la más pio­la. Me ves­tí de mu­jer cuan­do cum­plí 18 años”.

—Pe­ro có­mo en­fren­ta­ron a los cer­ca­nos

—JY: Nun­ca es­tu­ve es­con­di­do. Mi pa­pá y mi ma­má no sa­bían, pe­ro des­pués les con­té a to­dos. Mi sus­to, al prin­ci­pio, era que su­pie­ran mi ape­lli­do, en­ton­ces me po­nía To­rres co­mo mi ma­má. Por­que Ya­rur es co­no­ci­do, te­nía mie­do que al­guien con­ta­ra y se en­te­ra­ran en mi ca­sa.

—DM: Cla­ro, lo en­tien­do. En mi ca­so nun­ca es­tu­ve es­con­di­do, pe­ro era al­go que no se ha­bla­ba. De to­das ma­ne­ras, ni Juan ni yo, nun­ca pu­si­mos ca­ra de hom­bre, de ma­cho... No hu­bo en­ga­ño.

—¿Pe­ro lo ha­bla­ron con sus pa­pás al­gu­na vez?

—DM: Yo nun­ca es­tu­ve en el cló­set, así que cuan­do les con­té ya sa­bían. Es­to lo hi­ce des­pués del cum­plea­ños 20 de Juan. Me ins­pi­ré y ya, ha­blé.

Fue en esa épo­ca en que Juan y Di Mondo se hi­cie­ron ami­gos. “Em­pe­za­mos a desa­rro­llar la re­la­ción y cla­ro... pa­ra mí era re­fe­ren­te de có­mo es­tar más có­mo­do con mi se­xua­li­dad, de ser co­mo yo que­ría ser”, agre­ga Di Mondo.

—¿ Su­frie­ron dis­cri­mi­na­ción?

—JY: No. Es que es­ta­mos en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da. De mí po­drían de­cir lo que qui­sie­ran, pe­ro por de­trás. En la ca­ra nun­ca me han di­cho

na­da. O sea, en la ca­lle sí me gri­ta­ron co­sas, pe­ro nun­ca de fren­te. Igual en el co­le­gio fue es­pan­to­so.

—DM: Cuan­do vi­vía en EE.UU., era hi­jo de la­tino en­ton­ces igual ha­bía cier­ta dis­cri­mi­na­ción y cuan­do lle­gué a Chi­le era ‘el grin­go’, pe­ro nun­ca me sen­tí par­te de un gru­po. El bull­ying no me afec­tó, nun­ca me sen­tí víc­ti­ma.

—JY: Esa es una de las co­sas que más ad­mi­ro de él, real­men­te le da lo mis­mo lo que la gen­te di­ga. Ade­más, nun­ca res­pon­de una pe­sa­dez. Lo con­tra­rio de mi, que si me sien­to ata­ca­do res­pon­do pa­ra hu­mi­llar, pe­ro él di­ce cual­quier ge­nia­li­dad y de ma­ne­ra tan gen­til, que la gen­te no pue­de con­tra al­guien así. Al fi­nal to­dos lo ado­ran.

—DM: Yo no ata­co por­que nun­ca me he sen­ti­do víc­ti­ma. Des­de muy pe­que­ño, co­mo di­je, he si­do se­gu­ro de mí. Da lo mis­mo lo que me quie­ran de­cir o ha­cer, no me lle­ga. Y en eso me ayu­dó el de­por­te de com­ba­te que prac­ti­qué to­da la vi­da.

Ed­mun­do co­men­zó a ser Di Mondo ha­ce cua­tro años, tras una lar­ga in­tros­pec­ción que par­tió en 2010. Una idea que no com­par­tió con na­die has­ta que fue reali­dad. “En un mo­men­to uni­fi­qué to­das las ex­pe­rien­cias que vi­ví y apren­dí. Eso me lle­vó a en­ten­der quién soy y cuál es mi lu­gar en es­te mun­do, con qué quie­ro con­tri­buir. Sen­tí que ha­bía lle­ga­do un pun­to en mi vi­da de ma­du­rez y cla­ri­dad so­bre lo que que­ría y con eso vino el de­seo de cam­biar a un nom­bre que me re­pre­sen­ta­ra”.

Tra­ba­jó con un as­tró­lo­go-nu­me­ró­lo­go pa­ra lle­gar al nom­bre jus­to. “Al prin­ci­pio se es­cri­bía D Mondo, pe­ro ener­gé­ti­ca­men­te por mi nu­me­ro­lo­gía de na­ci­mien­to fal­ta­ba un nú­me­ro, pe­ro si po­nía­mos la ‘i’ da­ba per­fec­to, y el so­ni­do es el mis­mo: Di Mondo. Ade­más, se crea­ban las dos pa­la­bras que en ita­liano son ‘de es­te mun­do’, que es lo que des­de ni­ño sen­tía que era: de es­te mun­do”.

—¿No te re­pre­sen­ta­ba el nom­bre que te pu­sie­ron tus pa­dres?

—No era la mis­ma vi­bra­ción. Ob­via­men­te que ha­bía un sig­ni­fi­ca­do im­por­tan­te por­que mi abue­lo ma­terno se lla­ma­ba Ed­mun­do y por eso me nom­bra­ron así, y sin co­no­cer­lo yo te­nía un la­zo muy fuer­te con él, por­que con mi abue­la me es­cri­bían car­tas y tar­je­tas de cum­plea­ños lle­nas de amor.

Juan se en­te­ró del cam­bio de nom­bre jun­to con to­dos. “Es­ta­ba sú­per ca­lla­do, me ha­bía co­men­ta­do que iba a ha­cer al­go im­por­tan­te, pe­ro no te­nía idea de qué se tra­ta­ba. Lo pu­so en Fa­ce­book y ahí cam­bió to­do”, se­ña­la Juan.

—DM: El fue uno de los pri­me­ros en de­cir que le en­can­ta­ba. Pa­ra mí fue muy im­por­tan­te eso, me sen­tí bien y me di cuen­ta de que es­ta­ba to­do co­nec­ta­do.

Hoy es­tá em­pe­ña­do en mos­trar ese es­pí­ri­tu a tra­vés de la mo­da. Y lo ha lo­gra­do en Nue­va York co­mo in­vi­ta­do a ga­las, be­ne­fi­cen­cias y fies­tas. A pe­sar del éxi­to di­ce no bus­car me­tas ma­te­ria­les. “Pa­ra mí lo esen­cial des­de pe­que­ño fue desa­rro­llar la ca­li­dad hu­ma­na. Me im­por­ta más có­mo en­fo­co el ca­ri­ño ha­cia las per­so­nas que lo­grar 100 mil nue­vos se­gui­do­res, com­prar un au­to nue­vo o ha­cer un via­je. Es una ley na­tu­ral que to­do lo que su­ce­de ex­te­rior­men­te ocu­rre por­que lo atrae un cen­tro in­te­rior. Nun­ca ima­gi­né que en es­te úl­ti­mo via­je a Chi­le —por ejem­plo— me die­ran el ho­nor de una ga­vio­ta (le en­tre­gó La mo­vi­da de Ca­nal 13). Y no fue por mis cuer­das vo­ca­les sino por mi per­so­na”.

—¿Có­mo ha si­do el ser co­no­ci­do en Chi­le?

—Ten­go otra mi­ra­da de la mo­da y en el país aho­ra hay ma­yor desa­rro­llo en esa área. Las re­des so­cia­les ha­cen que to­dos vean lo que su­ce­de en el mun­do. La gen­te no­tó mi sen­si­bi­li­dad en el ves­tir. Y en mi via­je en el ve­rano pu­die­ron co­no­cer al hom­bre de­trás de la ves­ti­men­ta. El ca­ri­ño de la gen­te me sor­pren­dió, nun­ca lo es­pe­ré.

—¿Có­mo pien­sas ca­pi­ta­li­zar ese ca­ri­ño?

—DM: Siem­pre he sen­ti­do que ten­go al­go que co­mu­ni­car. Has­ta aho­ra ha si­do a tra­vés de có­mo me vis­to, lo que se ha con­ver­ti­do en una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

—¿Qué quie­res co­mu­ni­car?

—DM: Un sen­ti­do de li­ber­tad y que uno se tie­ne que dar el de­re­cho de vi­vir la vi­da que desea.

Di Mondo ce­le­bró 10 años de con­vi­ven­cia con Eric Ja­vits. Se vie­ron en una ci­ta or­ga­ni­za­da por la prima y la ma­má de Eric. “Las en­con­tré en Mia­mi en una fies­ta. Y a los cin­co mi­nu­tos la prima me di­jo: ‘tu eres per­fec­to pa­ra mi pri­mo. Tie­nes que co­no­cer­lo’. Vi­ne por un fin de se­ma­na a Nue­va York. El ba­jó des­de su de­par­ta­men­to a bus­car­me y fue amor a pri­me­ra vis­ta. Sen­tí que era el amor de mi vi­da, así co­mo de te­le­no­ve­la... Me crean o no, sen­tí mi co­ra­zón la­tir, nues­tros ojos co­nec­ta­ron y ¡pum!”. El te­nía 22 años y Eric 49.

In­te­rrum­pe Juan: “El es un san­to. Un encanto, amo­ro­so, sim­pá­ti­co, ca­ri­ño­so, apar­te de él, to­da la gen­te que lo ro­dea...”.

—DM: Es muy ge­ne­ro­so, me pro­te­ge, me apo­ya, no exis­te na­die me­jor en reali­dad...

—JY: ¿Po­dría­mos clo­nar­lo?

—¿Tie­nen pla­nes de ma­tri­mo­nio?

—DM: Des­de un prin­ci­pio hay un acuer­do le­gal, te­ne­mos to­dos los de­re­chos de los ca­sa­dos por si nos pa­sa al­go, pe­ro un ne­xo es­pi­rí­tual no he­mos he­cho. Por lo me­nos por mi la­do, sien­to que quie­ro lo­grar al­gu­nas me­tas en las que yo sien­ta que nues­tra unión ci­vil y es­pi­ri­tual sea una ce­le­bra­ción de to­das las ex­pe­rien­cias que he­mos vi­vi­do.

—JY: ¿En­ton­ces se­ré best man, me vas a ves­tir con el co­lor más ho­rren­do del pla­ne­ta?, por­que siem­pre a los ami­gos los vis­ten de la peor for­ma, pa­ra que el no­vio se vea me­jor...

—DM: No, no sé, en reali­dad, ve­re­mos los dos cuán­do sea el mo­men­to de ca­sar­nos.

Juan, por su par­te es­tu­vo a pun­to de ca­sar­se. Te­nía ca­si to­do pla­nea­do —in­clu­so la ro­pa— pa­ra prin­ci­pios de 2017. Te­nía fe­cha y wed­ding plan­ner lis­tos. Pe­ro la re­la­ción de cua­tro años se ter­mi­nó ha­ce va­rios me­ses y se pro­du­jo un cam­bio pro­fun­do en él. “Sien­to tan lejana esa idea, ya no pien­so en el ma­tri­mo­nio. Hoy, es­toy muy bien con al­guien y es chi­leno”, se­ña­la.

—¿Han pen­sa­do en te­ner hi­jos?

—DM: A mí me en­can­ta­ría te­ner mu­chos ni­ños.

—JY: ¡Yo tam­bién!

—¿Ha­blan de hi­jos bio­ló­gi­cos?

—JY y DM: Sí con un ban­co de óvu­los y vien­tre de al­qui­ler.

—¿Adop­ta­rían?

—JY: En­cuen­tro que es una gran co­sa la adop­ción, pe­ro me gus­ta­ría te­ner mis hi­jos.

—¿Lo ha­rías so­lo o en pa­re­ja?

—JY: So­lo. No aho­ra, cla­ro. Al prin­ci­pio pen­sé que era una con­di­ción muy im­por­tan­te es­tar con al­guien, pe­ro creo que ya no. De he­cho, sien­to que es has­ta me­jor ha­cer­lo so­lo.

—DM: A mí me gus­ta­ría te­ner hi­jos de mi pro­pia san­gre, y tam­bién que fue­ran bio­ló­gi­ca­men­te de mi no­vio. En­ton­ces nues­tros hi­jos se­rían me­dio her­ma­nos. Me en­can­ta­ría te­ner cua­tro o cin­co ni­ños.

Di Mondo es­tu­dió ac­tua­ción en la Ame­ri­can Aca­demy of Dra­ma­tic Arts. “Hay al­go in­na­to en la ener­gía de NY. Hay tan­ta cul­tu­ra, la vi­da es tan vi­bran­te que cual­quie­ra pue­de te­ner una mi­ra­da y un sen­ti­do dis­tin­to de la reali­dad”.

JUAN: “Cuan­do ven­go a NY, a la pri­me­ra per­so­na que veo es a él. Em­pie­zo a des­ha­cer la ma­le­ta mien­tras Di Mondo es­tá so­bre la ca­ma ha­blán­do­me de to­do. No ha­ce­mos na­da es­pe­cial, a ve­ces nos va­mos a ca­mi­nar... En ver­dad es na­da, pe­ro es to­do. Te­ne­mos una amis­tad in­creí­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.