AMY, LA INS­PI­RA­DO­RA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fer­nan­da Mo­ra­les P.

Cin­co años han pa­sa­do des­de la muer­te de Amy Wi­nehou­se, aun­que su le­ga­do per­ma­ne­ce más vi­vo que nun­ca y así es­tá de­mos­tra­do en un do­cu­men­tal, co­lec­ción de ro­pa y una ex­po­si­ción fa­mi­liar que si­gue ins­pi­ran­do.

El 23 de ju­lio de 2011 la rei­na del soul bri­tá­ni­co fue en­con­tra­da sin vi­da en su de­par­ta­men­to. Hoy si­gue pre­sen­te en la mo­da, en la te­le­vi­sión y has­ta en la his­to­ria. Una co­lec­ción de ro­pa, el do­cu­men­tal con su nom­bre y una ex­po­si­ción fa­mi­liar de­mues­tran por qué el le­ga­do de Amy Wi­nehou­se es eterno.

Un es­ti­lo os­cu­ro y re­bel­de que el 23 de ju­lio de 2011 y a los 27 años de edad —ha­cién­do­la par­te del mí­ti­co y “mal­di­to” club de los 27— ter­mi­nó con su vi­da.

Fue en­con­tra­da muer­ta en su apar­ta­men­to y me­ses des­pués de su fa­lle­ci­mien­to se re­ve­ló que la cau­sa ha­bría si­do un co­lap­so an­te el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, asociado a su adic­ción a las dro­gas y el al­cohol.

Han pa­sa­do cin­co años y el le­ga­do de la can­tan­te es­tá más vi­vo que nun­ca. No por na­da si­gue sien­do re­co­no­ci­da co­mo la rei­na blan­ca del soul. Una le­yen­da que tu­vo una exi­to­sa ca­rre­ra con cin­co Grammys, un BRIT, un World Mu­sic, 3 pre­mios Ivor No­ve­llo y que en el 2012 fue in­clui­da den­tro de las 100 me­jo­res mu­je­res de la mú­si­ca.

No son so­la­men­te las can­cio­nes que com­pu­so, ni su ras­ga­da, me­lan­có­li­ca y po­de­ro­sa voz. Es to­do lo que la en­fras­ca: sus ves­ti­dos se­sen­te­ros o sus mi­nis, su al­to pei­na­do —que le aña­dían 15 cen­tí­me­tros de al­tu­ra—, sus 15 ta­tua­jes y sus ojos de­li­nea­dos a lo Cleo­pa­tra. Un es­ti­lo úni­co que el 2010 ins­pi­ró una co­lec­ción de Fred Perry, en la que ella mis­ma ayu­dó. Hoy en día su look si­gue sien­do tan in­flu­yen­te que la mar­ca de street­wear qui­so re­pe­tir la ha­za­ña. La co­lec­ción Fred Perry x Amy Wi­nehou­se SS16 tra­jo de vuel­ta las ban­da­nas, mi­ni­fal­das, ca­mi­se­tas y po­los. Un tri­bu­to del di­se­ña­dor jun­to a Henry Ha­te, el ta­tua­dor de la can­tan­te. “La ico­no­gra­fía pa­ra es­te di­se­ño en par­ti­cu­lar fue ins­pi­ra­da en una de las úl­ti­mas vi­si­tas de Amy a mi tien­da. El pá­ja­ro re­pre­sen­ta a al­guien que ha via­ja­do mu­cho, o que es un es­pí­ri­tu li­bre. Esa era ella”, ex­pli­có Ha­te cuan­do se lan­zó la co­lec­ción. To­do es­to fue rea­li­za­do con la co­la­bo­ra­ción de la Amy Wi­nehou­se Foun­da­tion, que tra­ba­ja jun­to a jó­ve­nes pa­ra re­cu­pe­rar­los de las adic­cio­nes.

Fue el pa­dre de la ar­tis­ta quien ini­ció es­ta fun­da­ción, pe­ro no fue el úni­co fa­mi­liar que qui­so man­te­ner vi­vo su re­cuer­do e iden­ti­dad. Su her­mano, Alex Wi­nehou­se, do­nó al­gu­nos ob­je­tos de Amy y su fa­mi­lia al Mu­seo Ju­dío de Lon­dres unos me­ses des­pués de su muer­te. Es­ta ini­cia­ti­va ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en al­go gran­de: la ex­po­si­ción Amy Wi­nehou­se, Re­tra­to de una fa­mi­lia, que ya ha pa­sa­do por Tel Aviv, Vie­na, San Fran­cis­co y Ams­ter­dam, don­de se en­cuen­tra ac­tual­men­te.

Es­te re­gre­so al pa­sa­do de la bri­tá­ni­ca se su­ma al do­cu­men­tal Amy, de Asif Ka­pa­dia. El fil­me del 2015 —ga­na­dor de un Grammy y un Os­car— in­ten­ta dar a co­no­cer la di­fí­cil vi­da que tu­vo Wi­nehou­se, mos­tran­do los pro­ble­mas de de­pre­sión, bu­li­mia, adic­cio­nes y si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res que vi­vió des­de pe­que­ña. Un ma­te­rial que si bien ha im­pac­ta­do a sus fans y mo­les­ta­do a su fa­mi­lia, tam­bién in­ten­ta ho­me­na­jear a la ar­tis­ta cu­yo ta­len­to des­co­mu­nal y per­so­na­li­dad se­gui­rán sien­do un mis­te­rio.

“SO­LO NOS DES­PE­DI­MOS CON PA­LA­BRAS… Y HE MUER­TO 100 VE­CES” CAN­TA AMY WI­NEHOU­SE EN SU SEN­CI­LLO DEL 2006 BACK TO BLACK, CU­YO VI­DEO­CLIP MUES­TRA EL SU­PUES­TO FU­NE­RAL DE LA CAN­TAN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.