EL BAI­LE DE MA­RIA­NE­LA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Lucy Will­son

Ha­bla­mos con la ar­gen­ti­na

Ma­ria­ne­la Nú­ñez, pri­me­ra bai­la­ri­na del Ro­yal Ba­llet de Lon­dres, quien lle­ga al Tea­tro del La­go a pre­sen­tar Gi­se­lle.

QUIE­RE “EX­PE­RI­MEN­TAR TO­DO”. IN­TEN­SA, CER­CA­NA Y AMAN­TE DEL BUEN FÚT­BOL, LA AR­GEN­TI­NA MA­RIA­NE­LA NÚ­ÑEZ EN­CAN­DI­LA CO­MO PRI­ME­RA BAI­LA­RI­NA DEL RO­YAL BA­LLET DE LON­DRES. VER SUS PA­SOS ES UN LUJO QUE TEN­DRÁ A FIN DE MES EL TEA­TRO DEL LA­GO, CUAN­DO ATERRICE AL SUR PA­RA IN­TER­PRE­TAR EL IN­TEN­SO DRA­MA GI­SE­LLE. DES­CRI­TA CO­MO “LA MES­SI DEL BA­LLET MUN­DIAL”, ELLA ES MÁS CER­TE­RA: SIEM­PRE SA­LE GANADORA.

No es ra­ro que la vean en el es­ta­dio del Ar­se­nal gri­tan­do por Ale­xis Sán­chez y su equi­po. Vi­ve en una on­de­ra zo­na de Lon­dres, a cua­dras de esas gra­das. Y aun­que a ve­ces le cues­ta en­con­trar una pa­la­bra es­pe­cí­fi­ca en es­pa­ñol, Ma­ria­ne­la Nú­ñez (34) tie­ne ese ADN ar­gen­tino de cán­ti­cos fut­bo­le­ros, con­ver­sa­ción fá­cil, dulce de le­che y me­dia­lu­nas.

Esos lap­sus de idio­ma son una anéc­do­ta, pe­se a que Inglaterra se ha con­ver­ti­do en su se­gun­do ho­gar des­de que ate­rri­za­ra a los 15 años a per­fec­cio­nar su téc­ni­ca, es­ta ar­tis­ta ha tras­cen­di­do el es­ta­tus de em­ba­ja­do­ra cul­tu­ral de su país. Hoy es es­tre­lla pla­ne­ta­ria por su desem­pe­ño co­mo pri­me­ra bai­la­ri­na del Ro­yal Ba­llet. Ca­da crí­ti­ca a los mon­ta­jes de la le­gen­da­ria com­pa­ñía se rin­de, li­te­ral­men­te, a sus pies (en pun­ta).

Ba­lle­ri­na que ate­rri­za­rá cual nin­fa en­tre bos­ques na­ti­vos y fren­te a un vol­cán pa­ra pre­sen­tar­se so­bre el es­ce­na­rio del Tea­tro del La­go, en Fru­ti­llar, el vier­nes 29 y sá­ba­do 30. Un lujo. Más si la obra que pro­ta­go­ni­za­rá es Gi­se­lle, la mis­ma que en abril mos­tró en la ca­pi­tal in­gle­sa con aplau­so ce­rra­do.

—¿Qué te pa­sa cuan­do te pre­sen­tan co­mo “la Mes­si del ba­llet”?

—¡Ay, me en­can­ta y emo­cio­na! (ríe).

—En vez del bo­tín tie­nes za­pa­ti­lla de pun­ta.

—Exac­ta­men­te. El es al­guien que ad­mi­ro mu­chí­si­mo. Re­vi­so mu­cho sus vi­deos en YouTu­be y ca­da vez que veo un par­ti­do de Ar­gen­ti­na me aga­rra mu­cho or­gu­llo ver a al­guien con tan­to ta­len­to. Por eso cuan­do me de­fi­nen así , que­do sú­per fe­liz.

Na­da de ra­ro ver­los co­mo pa­ra­le­los. Am­bos

de­ja­ron su pa­tria jo­ven­cí­si­mos pa­ra ini­ciar una ca­rre­ra en el ex­te­rior, aban­do­na­ron fa­mi­lias pa­ra con­ver­tir­se en lu­mi­na­rias. Sí Nú­ñez ca­da año de­di­ca días de sus va­ca­cio­nes pa­ra ‘ba­jar’ al sur y co­nec­tar­se con sus afec­tos, bai­lar y en­se­ñar a quie­nes sue­ñan con se­guir sus pa­sos.

—¿Cuál es el se­cre­to de la ins­truc­ción ar­gen­ti­na que sa­ca tan­tas es­tre­llas mun­dia­les en ba­llet? Es­tás tú, Pa­lo­ma He­rre­ra, Ju­lio Boc­ca y la lis­ta si­gue.

— Sí, me po­ne muy or­gu­llo­sa. Los maes­tros en Ar­gen­ti­na son ex­ce­len­tes y for­man bai­la­ri­nes ex­tra­or­di­na­rios. ¿Se­cre­to? No lo sa­bría, pe­ro la en­se­ñan­za es muy bue­na.

—¿La com­pe­ten­cia fue muy du­ra en Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te co­mo quin­cea­ñe­ra?

—Sí. Lle­gué a Lon­dres con 15 años, a los 17 me as­cen­die­ron a pri­me­ra so­lis­ta y a los 19 — ca­si cum­plien­do 20— fui pri­me­ra bai­la­ri­na.

—Eso es me­teó­ri­co.

—Más en una com­pa­ñía co­mo el Ro­yal Ba­llet don­de hay mu­cha tra­di­ción y nor­mal­men­te las pro­mo­cio­nes tar­dan más. Quie­ren que los bai­la­ri­nes ga­nen más ex­pe­rien­cia, por eso a una bai­la­ri­na se le da es­to a los 28 o 29 años.

—¿Có­mo es tu dis­tan­cia con Ar­gen­ti­na?.

—Ya son 18 años que vi­vo en Lon­dres y es mi ho­gar. Pe­ro ob­via­men­te mi víncu­lo con Ar­gen­ti­na es mi fa­mi­lia, mi no­vio —Ale­jan­dro Pa­ren­te, con quien bai­la­rá en Fru­ti­llar—.

—Gi­se­lle es un per­so­na­je tan icó­ni­co y fuer­te. Dra­ma que par­te con un mal amor. ¿Cuál es tu se­llo pa­ra es­ta his­to­ria?

—Es uno de mis per­so­na­jes fa­vo­ri­tos. Amo es­te ba­llet. Es sú­per es­pe­cial pa­ra to­das las bai­la­ri­nas, pa­ra el pú­bli­co y to­do el mun­do. Real­men­te es una obra má­gi­ca que ado­ro ha­cer. La pri­me­ra vez que la in­ter­pre­té fue con 28 años, me lle­gó un po­co más tar­de des­de que asu­mie­ra co­mo pri­me­ra bai­la­ri­na y te­nía mu­chas an­sias. So­ña­ba con ella des­de siem­pre. Creo que esa es­pe­ra me dio la opor­tu­ni­dad de pro­fun­di­zar año tras año en el per­so­na­je, la año­ra­ba y pen­sa­ba có­mo ha­cer­la. Es muy in­ten­so, dos ac­tos na­da más. Pe­ro son dos pues­tas en es­ce­na com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. La pro­fun­di­dad de la his­to­ria y el men­sa­je que de­ja es her­mo­so.

—Tam­bién ha­ces mon­ta­jes con­tem­po­rá­neos, ¿có­mo se di­vi­de tu co­ra­zón?

—Yo soy bai­la­ri­na clá­si­ca y esa es mi ba­se. Es to­do, la amo, soy fe­liz. Pe­ro ob­via­men­te una in­tér­pre­te del si­glo XXI tie­ne que ser ver­sá­til, en­ton­ces tie­nes que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra lo con-

tem­po­rá­neo. Y, ¿la ver­dad?, lo dis­fru­to mu­cho, ya que cier­tas obras me han apor­ta­do pa­ra en­ca­rar los clá­si­cos de otra ma­ne­ra. Así que ten­go suer­te. Voy a ex­pe­ri­men­tar to­do.

—Una cre­ció vien­do a las ba­lle­ri­nas co­mo gran­des di­vas, pe­ro to­do el mun­do te de­fi­ne co­mo una per­so­na cer­ca­na, re­la­ja­da, en con­tac­to con la gen­te, ¿có­mo es el mun­do del ba­llet en es­te si­glo?

—Mmm. El mun­do cam­bió mu­cho. Es­pe­cial­men­te aho­ra, con las re­des so­cia­les que te dan más ac­ce­so a to­do y a las per­so­nas. A mí me en­can­ta es­tar en con­tac­to. Pien­so que se que pue­des apren­der mu­cho de esa ma­ne­ra, tam­bién brin­dar y re­ci­bir. Me lle­na. Es­toy agra­de­ci­da por el ca­ri­ño que me dan, la can­ti­dad de men­sa­jes que lle­gan don­de me es­cri­ben “gra­cias por ins­pi­rar­me”.

—Tal co­mo ex­pli­ca­bas, la ma­du­rez de la bai­la­ri­na se aso­ma cer­ca de los 30 y tú em­pe­zas­te muy tem­prano, ¿cuá­les son tus me­tas cuan­do ya has ido a pa­sos tan ade­lan­ta­dos?

—Nun­ca me pu­se en esa po­si­ción, por­que no fui cons­cien­te de eso. Tam­po­co lo soy aho­ra. Tra­to de no pen­sar en esas co­sas y mi ob­je­ti­vo es se­guir cre­cien­do, apren­der año a año. Agre­gar co­sas nue­vas a mi ca­rre­ra, en­ten­der ca­da vez de es­te ar­te que amo.

LLE­VA CA­SI DOS DÉ­CA­DAS VI­VIEN­DO EN LON­DRES, CIU­DAD QUE RE­CO­NO­CIÓ LA CA­LI­DAD DE SU TÉC­NI­CA Y LA FI­CHÓ PA­RA EL RO­YAL BA­LLET.

Ma­ria­ne­la Nú­ñez se con­vir­tió en pri­me­ra bai­la­ri­na cuan­do to­da­vía no cum­plía 20 años. En un mun­do de al­ta com­pe­ten­cia, im­pu­so su se­llo la­tino en­tre as­pi­ran­tes de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.