LOS SE­CRE­TOS DE BALA LO­CA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez Fo­tos Die­go Ber­na­les Asis­ten­te Bár­ba­ra Quezada

Ca­ta­li­na Saa­ve­dra, Ingrid Isen­see y Ale­jan­dro Goic nos ha­blan de la tra­ma ocul­ta de Bala Lo­ca, la nue­va apues­ta de se­rial de Chi­le­vi­sión.

Pre­ce­di­da de po­lé­mi­ca y al­tas ex­pec­ta­ti­vas, la se­rie de Chi­le­vi­sión con­quis­tó de in­me­dia­to a la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da. La his­to­ria del pe­rio­dis­ta que re­nie­ga de la fa­rán­du­la pa­ra in­ves­ti­gar los gran­des te­mas país y des­en­mas­ca­rar a los po­de­ro­sos es la apues­ta más am­bi­cio­sa de la hi­per­rea­li­dad en dé­ca­das y to­do in­di­ca que lle­gó pa­ra rei­nar. Ca­ta­li­na Saa­ve­dra, Ingrid Isen­see y Ale­jan­dro Goic nos ha­blan de la tra­ma ocul­ta de Bala Lo­ca.

Los ra­yos de sol se cue­lan en­tre los in­ter­mi­na­bles ven­ta­na­les del ca­sino de las nue­vas ofi­ci­nas de Chi­le­vi­sión, en la ex fá­bri­ca Ma­cha­sa, sin que lo­gren en­ti­biar en na­da a Ale­jan­dro Goic. Sen­ta­do en un pe­que­ño si­llón de cue­ro, el ac­tor de 59 años que vis­te de ri­gu­ro­so ne­gro y avi­sa que no se sa­ca­rá los an­te­ojos por­que su­fre “de fo­to­fo­bia”, tam­po­co pa­re­ce ne­ce­si­tar­lo. Hay un fue­go in­terno en el que nun­ca se apa­ga. Una au­ra de in­ten­si­dad que lo blin­da sin im­por­tar si es­tá en per­so­na­je, tra­tan­do de arran­car­le una son­ri­sa a al­gu­na pro­duc­to­ra o bro­mean­do con el fo­tó­gra­fo. “Me de­di­qué a es­to por­que soy el rey del hue­veo. En mi épo­ca es­co­lar, en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, con­ta­ba chis­tes y era el pa­ya­so del cur­so y to­dos me ado­ra­ban. Por eso es­tu­dié es­to, si al fi­nal uno lo úni­co que quie­re en la vi­da es que lo amen”, con­fe­sa­rá a mo­do de ma­ni­fies­to, ca­si dos ho­ras más tar­de, des­pués de po­sar an­te las cá­ma­ras jun­to a Ca­ta­li­na Saa­ve­dra e Ingrid Isen­see, sus co­pro­ta­go­nis­tas en la mi­ni­se­rie Bala Lo­ca.

Esa ca­pa­ci­dad pa­ra reír­se de to­do es uno de los pun­tos en co­mún que tie­ne con el rol de Mau­ro Mu­ri­llo, pe­ro no es el úni­co. La de­cep­ción que en la fic­ción sien­te el crea­dor del diario elec­tró­ni­co En Guar­dia al ver su de­ca­den­cia ex­pues­ta en un es­te­lar de fa­rán­du­la se ase­me­ja mu­cho al sen­ti­mien­to que lo em­bar­gó en la vi­da real a fi­nes de 1989, cuan­do co­mo in­te­gran­te de la co­mi­sión política del Par­ti­do So­cia­lis­ta vio có­mo a enemi­gos y par­ti­da­rios de la dic­ta­du­ra pac­ta­ban la tran­si­ción. Por es­to, no ocul­ta la indignación que le pro­vo­can las crí­ti­cas del pre­si­den­te del PPD Gon­za­lo Na­va­rre­te a la uti­li­za­ción del lo­go de la co­lec­ti­vi­dad en la se­rie. “Quie­ro man­dar­le un men­sa­je al com­pa­ñe­ro Na­va­rre­te, só­lo pa­ra re­cor­dar­le la pa­la­bra li­ber­tad que le cos­tó la vi­da a va­rios ami­gos mu­tuos. Me due­le que es­te in­ten­to de cen­su­ra de una crea­ción ar­tís­ti­ca ven­ga pre­ci­sa­men­te de él. De­be­ría ver­la an­tes, se­gu­ro que lo va a ayu­dar a re­fle­xio­nar”, cues­tio­na, con un de­jo de iro­nía.

A jui­cio del ga­na­dor del pre­mio Al­ta­zor por su pa­pel de un tor­tu­ra­dor adic­to en la se­rie Vol­ver a mí, no exis­te en Chi­le otro ca­nal con la su­fi­cien­te au­to­no­mía edi­to­rial pa­ra ins­ta­lar en ho­ra­rio pri­me una his­to­ria co­mo la crea­da por Mar­cos de Agui­rre y Da­vid Mi­ran­da de Fil­mo­cen­tro.

“Una de las ven­ta­jas que te­ne­mos aquí es que Ti­me War­ner no tie­ne re­la­ción de nin­gu­na na­tu­ra­le­za con la oli­gar­quía chi­le­na y por lo tan­to se res­pi­ra un gra­do de li­ber­tad dis­tin­ta. Aquí no hay te­ja­do de vi­drio con res­pec­to a los que to­man las de­ci­sio­nes de pro­gra­ma­ción ni com­pa­draz­gos tras­no­cha­dos. Es­toy se­gu­ro de que en nin­gún otro ca­nal ha­bría si­do ca­paz de con­te­ner las pre­sio­nes”. Al­go en lo que coin­ci­de ple­na­men­te Ca­ta­li­na Saa­ve­dra, quien in­ter­pre­ta a la re­por­te­ra Pa­tri­cia Fuen­za­li­da en la pro­duc­ción fi­nan­cia­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de Te­le­vi­sión ha­ce dos años. Su rol

es cla­ve en el desa­rro­llo de la tra­ma, pe­se a que tie­ne po­cas es­ce­nas, ya que mue­re en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias mien­tras in­ves­ti­ga los ne­go­cios ocultos de un pro­mi­nen­te em­pre­sa­rio in­ter­pre­ta­do por Al­fre­do Cas­tro.

“No ten­go mu­cho ro­llo con el ta­ma­ño de los per­so­na­jes por­que de ver­dad creo en esa fra­se clá­si­ca que di­ce que no hay ro­les pe­que­ños. Pa­ra mí es­te per­so­na­je es co­mo una fal­sa pro­ta­go­nis­ta que ins­pi­ra a sus co­le­gas a re­gre­sar a sus orí­ge­nes pe­rio­dís­ti­cos”, cuen­ta. “Con Bala Lo­ca la gen­te me pa­ra en la ca­lle pa­ra de­cir­me que es bue­na pe­ro en­re­da­da. Eso tie­ne que ver con que los te­le­vi­den­tes no es­tán acos­tum­bra­dos a pen­sar, a usar la men­te pa­ra atar ca­bos y que no te den to­do en ban­de­ja lis­to. Hay al­go ahí que ope­ra en los ca­na­les. Hay quie­nes no se ve­rían be­ne­fi­cia­dos si la gen­te co­men­za­ra a pen­sar y a exi­gir pro­duc­cio­nes más in­te­li­gen­tes. Por eso es­te ti­po de tra­ba­jos no só­lo son un lujo pa­ra los ac­to­res sino tam­bién un apor­te pa­ra nues­tra cul­tu­ra. ¡Evi­den­te­men­te la con­tin­gen­cia no de­be ser muy gra­ta pa­ra mu­cha gen­te!”.

Pa­ra Ingrid Isen­see, su lle­ga­da a la se­rie fue “un ver­da­de­ro re­ga­lo”. Aun­que se re­sis­te a ade­lan­tar có­mo evo­lu­cio­na su per­so­na­je, sí es­tá con­ven­ci­da de que la au­dien­cia cre­ce­rá a me­di­da que avan­ce la tra­ma. “No creo que se li­mi­te a ha­cer só­lo una pro­duc­ción de ni­cho o cul­to. La gen­te es mu­cho más in­te­li­gen­te de lo que la tra­tan y esa es la ra­zón de por qué ca­da día ve me­nos te­le­vi­sión abier­ta. Por eso se agra­de­ce que el ca­nal no ha­ya cen­su­ra­do ni me­ti­do mano en na­da”, afir­ma, al tiem­po que re­co­no­ce que una des­ta­ca­da pe­rio­dis­ta que es­cri­be li­bros de in­ves­ti­ga­ción la ayu­dó a com­po­ner su rol. “Los pe­rio­dis­tas que lu­chan por­que se­pa­mos lo que no quie­ren que se­pa­mos son los ver­da­de­ros hé­roes mo­der­nos”.

“Hay quie­nes no se ve­rían be­ne­fi­cia­dos si la gen­te co­men­za­ra a exi­gir pro­duc­cio­nes más in­te­li­gen­tes. Por eso es­te ti­po de tra­ba­jos no só­lo son un lujo pa­ra los ac­to­res. ¡Evi­den­te­men­te la con­tin­gen­cia no de­be ser muy gra­ta pa­ra mu­cha gen­te!”, di­ce Ca­ta­li­na Saa­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.