EL RE­TORNO DE CHADWICK

‘El po­pu­lis­mo de Ba­che­let nos abre la po­si­bi­li­dad real de vol­ver ’

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Pa­la­cios Fo­tos Die­go Ber­na­les

An­drés Chadwick, el bra­zo de­re­cho de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, ase­gu­ra que el go­bierno ca­yó en de­ma­go­gias, que ter­mi­nó por pa­sar­le la cuen­ta a la man­da­ta­ria y le abrió el ca­mino a la cen­tro­de­re­cha pa­ra vol­ver al po­der.

El bra­zo de­re­cho de Se­bas­tián Pi­ñe­ra —que con­fie­sa re­gre­sa­ría a la pri­me­ra lí­nea si su pri­mo lle­ga a La Mo­ne­da—, ase­gu­ra que el go­bierno ca­yó en de­ma­go­gias, lo que ter­mi­nó por pa­sar­le la cuen­ta a la man­da­ta­ria y le abrió el ca­mino a la cen­tro­de­re­cha pa­ra re­gre­sar al po­der. “Hay que tra­ba­jar fuer­te pa­ra con­quis­tar esas vo­lun­ta­des que han vis­to que to­das las pro­me­sas no eran más que un ac­to de po­pu­lis­mo de un gru­po de bu­ró­cra­tas”.

Cuan­do se fue de La Mo­ne­da en mar­zo del 2014, su idea era desem­pe­ñar­se co­mo abogado, de­di­car­se a la aca­de­mia y ale­jar­se de la política. Lo­gró su co­me­ti­do en par­te: se ins­ta­ló en una ofi­ci­na con su ami­go ju­ris­ta Luis Her­mo­si­lla, creó un cen­tro de es­tu­dios de asun­tos pú­bli­cos en la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, de pa­so ba­jó 20 ki­los, pe­ro ol­vi­dar­se de la política, ni pen­sar­lo; ¡to­do lo con­tra­rio! En es­tos dos años y me­dio, An­drés Chadwick no só­lo asu­mió un rol cla­ve en la UDI cuan­do es­ta­lló el Ca­so Pen­ta; es, ade­más, par­te del co­mi­té eje­cu­ti­vo de la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha Chi­le Va­mos, fue uno de los pri­me­ros en sa­car un vi­deo en YouTu­be en con­tra de las re­for­mas, aun­que gran par­te de su tiem­po lo des­ti­na a su car­go de pre­si­den­te de la fun­da­ción Avan­za Chi­le que for­mó el ex man­da­ta­rio Se­bas­tián Pi­ñe­ra, una vez que ter­mi­nó su pe­río­do pre­si­den­cial. El ob­je­ti­vo era a tra­vés de és­ta de­fen­der su le­ga­do, rea­li­zar es­tu­dios de po­lí­ti­cas pú­bli­cas —que en­tre­gan a di­ri­gen­tes— y te­ner un lu­gar de en­cuen­tro con gen­te del sec­tor… Aun­que pa­ra mu­chos, es allí don­de se es­ta­ría co­ci­nan­do el pro­gra­ma de go­bierno de Pi­ñe­ra 2018. Una as­pi­ra­ción que la cen­tro­de­re­cha no tie­ne fá­cil, y no só­lo por sus con­ti­nuas dispu­tas pú­bli­cas, aho­ra úl­ti­mo en torno a los can­di­da­tos a las mu­ni­ci­pa­les; en la en­cues­ta Adi­mark de ju­nio, Chi­le Va­mos tu­vo un 70% de des­apro­ba­ción.

—¿Cuál es la reali­dad ac­tual de la cen­tro­de­re­cha?

—Lo­gra­mos cons­ti­tuir Chi­le Va­mos con di­fi­cul­ta­des y di­fe­ren­cias, la cual se ha ido con­so­li­dan­do y ya es un ac­tor po­lí­ti­co re­le­van­te. Aho­ra, el desafío es la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar un pro­yec­to, asu­mien­do y en­ten­dien­do los cam­bios que ha te­ni­do la so­cie­dad chi­le­na, y de aquí a fin de año ha­cer una pro­pues­ta país, con una vi­sión política, cul­tu­ral, eco­nó­mi­ca acor­de a és­tos.

—Una con­so­li­da­ción a me­dias, por­que si­guen con las acu­sa­cio­nes pú­bli­cas en­tre RN y la UDI, aho­ra por las mu­ni­ci­pa­les, ¿có­mo no han apren­di­do de sus erro­res?

—Co­mo sec­tor, ten­de­mos a ha­cer pro­ble­mas de nues­tras di­fe­ren­cias y dis­cu­tir­las de ma­ne­ra pú­bli­ca; es par­te de nues­tra es­truc­tu­ra. Lo im­por­tan­te es que se re­suel­ven; es­ta­mos cons­cien­tes de que la uni­dad es in­dis­pen­sa­ble pa­ra ob­te­ner un muy buen re­sul­ta­do mu­ni­ci­pal y pre­pa­rar­nos pa­ra ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial.

—¿Ve reales po­si­bi­li­da­des pa­ra ello?

—Es­ta­mos con la vo­lun­tad y dis­po­si­ción de ha­cer bien las co­sas, eso sig­ni­fi­ca con­se­guir una uni­dad política lo más am­plia y di­ver­sa, con pro­pues­tas que mi­ren al fu­tu­ro y con un lí­der im-

por­tan­te, que tra­duz­ca lo an­te­rior en una ac­ción política y elec­to­ral con mo­ti­va­ción y mís­ti­ca.

—El tie­ne un li­de­raz­go sig­ni­fi­ca­ti­vo no so­lo por­que es nues­tro úni­co ex pre­si­den­te; tam­bién ha man­te­ni­do una pre­sen­cia en los te­mas de in­te­rés y en las eva­lua­cio­nes pú­bli­cas que lo ubi­can en una po­si­ción ex­pec­tan­te, sin per­jui­cio de que ha­ya otros po­si­bles can­di­da­tos que tam­bién es­tán ha­cien­do su tra­ba­jo y bien­ve­ni­do sea.

—¿Por qué no hu­bo más ti­ra­je en la chi­me­nea y los can­di­da­tos fuer­tes son hoy Pi­ñe­ra y La­gos?

—Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio, por­que si bien exis­te un cli­ma de des­con­fian­za y se re­cla­man nue­vas for­mas de ac­ción política, hay una sen­sa­ción de que el país ha cam­bia­do erró­nea­men­te de rum­bo, con mu­cha in­cer­ti­dum­bre. Es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a pro­yec­tos eco­nó­mi­cos exi­to­sos, a un desa­rro­llo más con­sen­sua­do, no a cri­sis eco­nó­mi­cas ni a pro­pues­tas ideo­ló­gi­cas que dis­tan­cian. En­ton­ces, en mo­men­tos así, las per­so­nas bus­can se­gu­ri­dad, li­de­raz­gos con au­to­ri­dad pe­ro co­no­ci­dos, que en com­pa­ra­ción a hoy, lle­va­ron a Chi­le por un me­jor rum­bo. Más del 70% de los chi­le­nos se­ña­la que va­mos por mal ca­mino.

—Ese mis­mo por­cen­ta­je desaprue­ba a su sec­tor, ¿por qué no han po­di­do ca­pi­ta­li­zar ese re­cha­zo al go­bierno?

—Lo cen­tral es que los chi­le­nos se de­frau­da­ron muy rá­pi­do de la pro­pues­ta re­fun­da­cio­nal de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, por lo re­tró­gra­da, im­pro­vi­sa­da y so­bre­ideo­lo­gi­za­da. Aho­ra nues­tro de­ber es ser ca­pa­ces de ha­cer­se car­go de ese re­cha­zo y de te­ner pro­pues­tas que re­pre­sen­ten esa sen­si­bi­li­dad, que es­tén en sin­to­nía, con una ofer­ta de go­bierno ca­paz de ge­ne­rar desa­rro­llo in­te­gral, una so­cie­dad in­clu­si­va y ma­yor igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

—¿No es con­tra­dic­to­rio pre­ten­der es­tar en sin­to­nía con la gen­te mien­tras la UDI no con­de­ne a sus miem­bros pro­ce­sa­dos y otros in­clu­so con­de­na­dos por fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de cam­pa­ñas?

—La UDI se for­mó y desa­rro­lló en una ac­ción co­lec­ti­va pro­fun­da, de mu­cho víncu­lo, que la di­fe­ren­cia de otras co­lec­ti­vi­da­des. En­ton­ces, ha de­bi­do bus­car el equi­li­brio en­tre el re­cha­zo ab­so­lu­to a es­tas ma­las prác­ti­cas —por­que hi­zo un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co y pi­dió dis­cul­pas— con no pa­tear en el sue­lo a los in­vo­lu­cra­dos ni des­co­no­cer lo que fue­ron sus apor­tes al par­ti­do. La vi­da no es una fo­to ni un mo­men­to, es una his­to­ria; por eso a per­so­nas co­mo Jo­vino No­voa —que asu­mió su res­pon­sa­bi­li­dad y tie­ne una con­de­na ju­di­cial—, no se le pue­de des­co­no­cer su en­tre­ga y re­le­van­cia en la cons­truc­ción de es­te pro­yec­to co­lec­ti­vo.

—¿No les ju­ga­rá en con­tra man­te­ner a No­voa y per­mi­tir la sa­li­da de Jo­sé An­to­nio Kast que pe­día su ex­pul­sión?

—Es­pe­re­mos la elec­ción mu­ni­ci­pal pa­ra eva­luar có­mo la UDI ha ido asu­mien­do los pro­ble­mas, ha­cien­do un re­co­no­ci­mien­to y res­pe­tan­do a las per­so­nas. Con res­pec­to a Jo­sé An­to­nio, na­die que­ría que se fue­ra; aho­ra, ten­go mis du­das si su mo­ti­va­ción pa­ra ir­se fue Jo­vino o te­nía as­pi­ra­cio­nes que el par­ti­do no pu­do cum­plir.

—¿De ti­po pre­si­den­cial?

—O de otro ti­po, qui­zá. Hi­zo én­fa­sis en que no ha­bía es­pa­cios, cuan­do él es­tu­vo en to­dos los car­gos, tu­vo to­das las opor­tu­ni­da­des... El tiem­po di­rá las ver­da­de­ras ra­zo­nes.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra es­ta­ría dis­pues­to a ir a pri­ma­rias, aun cuan­do sea el me­jor po­si­cio­na­do en las en­cues­tas, ase­gu­ra Chadwick. “Aun­que el ex Pre­si­den­te ha si­do muy cla­ro en se­ña­lar que su de­ci­sión la to­ma­rá en mar­zo tras ana­li­zar su si­tua­ción per­so­nal, fa­mi­liar y com­pro­mi­sos, y así ver si es­tá en con­di­cio­nes o si es ne­ce­sa­rio asu­mir una can­di­da­tu­ra. Si su de­ter­mi­na­ción es po­si­ti­va, co­mo miem­bro de Chi­le Va­mos par­ti­ci­pa­rá al igual que el res­to, en las ins­tan­cias que la coa­li­ción de­fi­na”.

—¿Y us­ted lo acom­pa­ña­ría en es­te re­gre­so?

—Sí así fue­se y pue­do ser útil, ayu­da­ría en to­do lo que pu­die­ra.

“BA­CHE­LET CEN­TRÓ SU CAM­PA­ÑA EN LA GRAN PRO­ME­SA DE GRA­TUI­DAD UNI­VER­SI­TA­RIA, Y NO DU­DO DE QUE ELLOS SA­BÍAN QUE ERA IM­PO­SI­BLE CUM­PLIR­LA... ESE NO FUE ERROR DE CÁLCU­LO LA VER­DAD, SINO CE­RRAR LOS OJOS FREN­TE A LAS CON­VIC­CIO­NES IDEO­LÓ­GI­CAS”.

—¿Y có­mo evi­tar es­ta vez ser una coa­li­ción so­lo con fi­nes elec­to­ra­les, en que no pu­die­ron tra­ba­jar en torno a un pro­yec­to co­mún?

—Apren­dien­do la lec­ción. No me re­signo que des­pués de ha­ber he­cho un muy buen go­bierno, de di­se­ñar un ca­mino pa­ra el desa­rro­llo in­te­gral y de ele­var la ca­li­dad de vi­da, per­so­nas con ca­pa­ci­dad y sen­si­bi­li­dad, que les im­por­ta el bien su­pe­rior del país, no se den cuen­ta de que la for­ma de re­to­mar esos ca­mi­nos en la política mo­der­na es con una coa­li­ción uni­da, am­plia, acep­tan­do las di­ver­si­da­des, don­de lo im­por­tan­te no es el fin elec­to­ral, sino el pro­yec­to po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral a desa­rro­llar­se en el tiem­po. Eso en nues­tro sec­tor ha cos­ta­do, y si no lo apren­de­mos aho­ra, nues­tro des­tino se­rá apa­gar in­cen­dios y no cons­truir una obra.

—¿No su­pie­ron po­ner­se a la al­tu­ra?

—No asu­mi­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ser go­bierno y man­tu­vi­mos con­duc­tas —en­tre los par­ti­dos y en re­la­ción con La Mo­ne­da— más vin­cu­la­das a la opo­si­ción. Tam­bién en una pri­me­ra eta­pa le di­mos de­ma­sia­da im­por­tan­cia a la ges­tión, al apor­te téc­ni­co, a la efi­cien­cia, que son im­por­tan­tes, pe­ro el ri­gor pro­fe­sio­nal de­be ir acom­pa­ña­do de una sen­si­bi­li­dad política-so­cial, del por­qué se ha­cen las co­sas, pa­ra quié­nes. Y es­ta­mos to­man­do con­cien­cia de eso.

—¿In­clui­do Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón?

—Es­pe­ro que to­dos, in­clui­do él —que tie­ne mu­cho que apor­tar—, es­te­mos com­pro­me­ti­dos con es­te pro­yec­to. Oja­lá re­eva­lúe su si­tua­ción, por­que creo que le per­ju­di­ca y da­ña apa­re­cer pú­bli­ca­men­te en con­tra de al­guien o de al­go más que pro­yec­tar una ac­ción po­si­ti­va co­lec­ti­va. Y es­tá en su le­gí­ti­mo de­re­cho de le­van­tar una op­ción pre­si­den­cial den­tro de las ins­tan­cias que de­fi­na la coa­li­ción pa­ra te­ner un so­lo can­di­da­to.

—¿Qué erro­res no de­bie­ra co­me­ter Se­bas­tián Pi­ñe­ra pa­ra evi­tar ser un nue­vo pa­rén­te­sis?

—El tie­ne con­cien­cia de lo que se hi­zo mal, lo que se pu­do me­jo­rar y tam­bién po­ten­ciar. Un error que co­me­ti­mos fue ge­ne­rar al­tas ex­pec­ta­ti­vas en te­mas com­ple­jos co­mo la de­lin­cuen­cia. El com­ba­te de és­ta no ca­be en un es­lo­gan de cam­pa­ña. Ahí apren­des que si po­nes de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas en un te­ma tan sen­si­ble, te pa­sa la cuen­ta, aun cuan­do re­du­ji­mos la vic­ti­mi­za­ción de 30 a 22%.

—¿Cree que a la Pre­si­den­ta le es­tá pa­san­do la cuen­ta las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ró el te­ma de la gra­tui­dad ?

—Esa si­tua­ción es más pro­fun­da y gra­ve. Ba­che­let cen­tró su cam­pa­ña en la gran pro­me­sa de gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria, y no du­do de que ellos sa­bían que era im­po­si­ble cum­plir­la. Co­me­ter un error de cálcu­lo en una política pú­bli­ca de esa mag­ni­tud, que pa­ra lle­var­la a ca­bo ne­ce­si­ta­ría­mos dos re­for­mas tri­bu­ta­rias más y 60 años de me­jor si­tua­ción eco­nó­mi­ca... No fue error de cálcu­lo la ver­dad, sino ce­rrar los ojos fren­te a las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Es el error de los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que por se­guir sus ideas, se cie­rran a la reali­dad, lle­van­do a los paí­ses a si­tua­cio­nes dra­má­ti­cas —co­mo Ve­ne­zue­la, Bra­sil y Ar­gen­ti­na—, ge­ne­ran­do la ma­yor de las frus­tra­cio­nes. Es la pri­me­ra vez que —de vuel­ta a la de­mo­cra­cia— un go­bierno pre­ten­de ge­ne­rar un gas­to pú­bli­co a fu­tu­ro sin in­di­car có­mo se fi­nan­cia­rá. Es la irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal má­xi­ma, una con­duc­ta an­ti­de­mo­crá­ti­ca, in­cons­ti­tu­cio­nal, ¡de­ma­go­gia pu­ra!

—El mi­nis­tro de Ha­cien­da se ve un hom­bre me­su­ra­do, ¿se pres­ta­ría pa­ra eso?

—Me gus­ta­ría que Ro­dri­go Val­dés res­pon­da por es­to. Es una per­so­na se­ria, lo res­pe­tan en el mun­do eco­nó­mi­co. Ha si­do aca­dé­mi­co, ¿qué le va a con­tes­tar a sus alum­nos fren­te a es­ta pre­gun­ta?, ¿es­tá de acuer­do? Có­mo es po­si­ble que la prio­ri­dad de Chi­le y su ma­yor gas­to so­cial fu­tu­ro sea fi­nan­ciar la edu­ca­ción su­pe­rior de per­so­nas con re­cur­sos pa­ra pa­gar­la y no, por ejem­plo, re­for­mar a fon­do el Se­na­me don­de los ni­ños se es­tán mu­rien­do.

—De lle­gar Chi­le Va­mos a La Mo­ne­da, ¿cuá­les se­rían las prio­ri­da­des?

— Si lo­gra­mos ser go­bierno, sa­be­mos que re­ci­bi­re­mos el país en una muy ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca; el da­ño qui­zá sea ma­yor que el te­rre­mo­to del 2010. Pe­ro te­ne­mos la con­vic­ción, ideas y ac­ti­tu­des pa­ra avan­zar en su­pe­rar­lo. Eso im­pli­ca la rec­ti­fi­ca­ción de re­for­mas, co­mo la tri­bu­ta­ria. Se ne­ce­si­ta sim­pli­fi­car los pro­ce­sos y bus­car for­mas de in­cen­ti­var el aho­rro de las py­mes que son la fuen­te fun­da­men­tal pa­ra el cre­ci­mien­to y em­pleo. En Edu­ca­ción, hay que en­fo­car­se en que la pú­bli­ca sea de ca­li­dad y

“NO ASU­MI­MOS LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE SER GO­BIERNO Y MAN­TU­VI­MOS CON­DUC­TAS MÁS VIN­CU­LA­DAS A LA OPO­SI­CIÓN”.

prio­ri­zar la prees­co­lar; cla­ve pa­ra la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Oja­lá que la re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior no es­té tra­mi­ta­da por­que es­tá muy mal di­se­ña­da, es en­go­rro­sa, con una ma­ra­ña bu­ro­crá­ti­ca gi­gan­tes­ca. Pre­ten­den fi­jar tres mil aran­ce­les dis­tin­tos, con tres mo­da­li­da­des de pa­go se­gún el in­gre­so fa­mi­liar de ca­da alumno. Pe­ro ¡¿qué se fu­ma­ron?! ¡Trái­gan­me al ge­nio que im­ple­men­ta­rá ese sis­te­ma! Por al­go es­tán to­dos en con­tra.

—Mal es­lo­gan de cam­pa­ña re­ti­rar la gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria cuan­do ya fue pro­me­ti­do co­mo un de­re­cho.

—El país es­pe­ra otra co­sa, que al­guien le ha­ble en se­rio y le di­ga: es­to sí po­de­mos, es­to no po­de­mos o es­tos son nues­tros pla­zos. Hay que dis­cu­tir si la gra­tui­dad se­rá pa­ra el seg­men­to más vul­ne­ra­ble —co­mo ocu­rre hoy—, có­mo se pue­de ir avan­zan­do y si es jus­to o no que sea pa­ra to­dos. La gen­te le pa­só la cuen­ta a la pre­si­den­ta por ilu­sio­nar a los ciu­da­da­nos con po­lí­ti­cas pú­bli­cas que sa­bían no se po­dían lo­grar, las cua­les les es­tá ge­ne­ran­do a mu­chos el ries­go de vol­ver a la po­bre­za, con el fan­tas­ma del des­em­pleo y de me­no­res in­gre­sos. La reac­ción so­cial de re­cha­zo que ha pro­du­ci­do el po­pu­lis­mo de Ba­che­let, nos abre la po­si­bi­li­dad real de vol­ver y les da una opor­tu­ni­dad a nues­tros pro­yec­tos e ideas. Es un pro­ce­so, hay que pa­sar eta­pas, por lo que de­be­mos tra­ba­jar fuer­te pa­ra con­quis­tar esas vo­lun­ta­des que en dos años y me­dio han vis­to que to­das las ilu­sio­nes y pro­me­sas no eran más que un ac­to de de­ma­go­gia de un gru­po de bu­ró­cra­tas.

—Ha se­ña­la­do que tam­bién sos­pe­cha del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te.

—Es evi­den­te que se tra­ta de una es­tra­te­gia pa­ra que el go­bierno apa­rez­ca ac­ti­vo, aun­que a la iz­quier­da más ra­di­cal lo que le in­tere­sa es ge­ne­rar el am­bien­te y que la con­clu­sión fi­nal in­di­que que se re­quie­re una nue­va cons­ti­tu­ción a tra­vés de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Nun­ca ima­gi­na­ron eso sí la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, me­nos del 0.5% del elec­to­ra­do, por lo que tu­vie­ron que alar­gar los pla­zos.

—¿Por qué cree que la gen­te no se en­tu­sias­mó en par­ti­ci­par?

—Por fal­ta de cre­di­bi­li­dad, con­fian­za y por­que hay ma­yor sen­ti­do co­mún. Los chi­le­nos sa­ben que un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no se ha­ce con cin­co per­so­nas en­ce­rra­das en una ca­sa, sin con­tro­les, ga­ran­tías, ba­se ju­rí­di­ca ni re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. Lo más sos­pe­cho­so es que tam­po­co se de­ba­ten con­te­ni­dos, só­lo la ma­ne­ra de mo­di­fi­car­la. Aquí hay una bur­la y un da­ño a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Por al­go la Pre­si­den­ta ha caí­do en su ma­yor atri­bu­to que era la cre­di­bi­li­dad.

“El ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra ha si­do muy cla­ro en se­ña­lar que su de­ci­sión la to­ma­rá en mar­zo... Si su de­ter­mi­na­ción es po­si­ti­va, co­mo miem­bro de Chi­le Va­mos par­ti­ci­pa­rá en las ins­tan­cias que la coa­li­ción de­fi­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.