ALE­JAN­DRO GUILLIER EN CA­RRE­RA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Carvallo Fo­tos Die­go Ber­na­les Asis­ten­te Bár­ba­ra Quezada

“Los po­lí­ti­cos me mi­ran con des­con­fian­za”, di­ce el pe­rio­dis­ta y se­na­dor, hoy en­cum­bra­do en las en­cues­tas co­mo po­si­ble car­ta pre­si­den­cial.

“En es­tas li­des tus me­jo­res vir­tu­des son vis­tas co­mo de­fec­tos. Les pro­duz­co des­con­cier­to, no sa­ben a qué ate­ner­se. Son muy sen­si­bles a las co­sas que di­go”, re­co­no­ce el pe­rio­dis­ta, hoy en­cum­bra­do en las en­cues­tas co­mo una po­si­ble car­ta pre­si­den­cial, quien por lo mis­mo se sien­te en la mi­ra de los gru­pos de in­te­rés: “Me ron­dan los ti­bu­ro­nes. Una can­ti­dad de per­so­na­jes que nun­ca vi em­pe­za­ron a bus­car­me. Por eso aho­ra to­do aquel que in­gre­sa a mi ofi­ci­na de­be re­gis­trar quién es, a qué ho­ra y de qué con­ver­sa­mos”.

Guillier po­drá no ser can­di­da­to, pe­ro lo pa­re­ce. Lle­va me­ses re­co­rrien­do el país y en su dis­cur­so se adi­vi­na un tono de cam­pa­ña, por más que él lo nie­gue: “Hoy los ciu­da­da­nos ne­ce­si­tan ser es­cu­cha­dos, de­man­dan ac­cio­nes con­cre­tas, se ha per­di­do la co­ne­xión en­tre la cla­se política y la gen­te”, afir­ma el se­na­dor in­de­pen­dien­te (con el cu­po Ra­di­cal) por la Re­gión de An­to­fa­gas­ta, ins­ta­la­do en el res­to­rán El Cas­ti­lli­to del Par­que Fo­res­tal.

De tra­je azul (va­rios ki­los de más que re­ve­lan su al­ma si­ba­ri­ta), quien fue­ra por lar­go tiem­po el pe­rio­dis­ta más creí­ble de la TV, con­duc­tor de no­ti­cias en CHV y TVN, edi­tor, en­tre­vis­ta­dor y pa­ne­lis­ta de To­le­ran­cia Ce­ro, hoy re­mue­ve con fuer­za la es­ce­na política tras dis­pa­rar­se en las en­cues­tas co­mo la fi­gu­ra me­jor eva­lua­da de la Nue­va Ma­yo­ría de ca­ra a las pre­si­den­cia­les de 2017. Na­da de mal pa­ra quien en­tró en la ca­rre­ra política ha­ce exac­ta­men­te dos años y cua­tro me­ses sin ha­ber mi­li­ta­do ja­más en un par­ti­do, aun­que en el fon­do él se de­fi­ne co­mo un “so­cial­de­mó­cra­ta”.

“Los po­lí­ti­cos me mi­ran con des­con­fian­za”, ad­mi­te. Po­si­ble­men­te al­gu­nos tam­bién sien­tan pi­ca tras el rán­king po­lí­ti­co T13-Ca­dem de ju­nio don­de Ale­jan­dro Guillier se al­zó co­mo la fi­gu­ra con más apro­ba­ción, el úni­co (en­tre Bo­ric y Jack­son) que cum­ple con la edad cons­ti­tu­cio­nal pa­ra pos­tu­lar a la pre­si­den­cia. Pe­ro Guillier, más allá de sen­tir­se hon­ra­do, pre­fie­re ba­jar­le el per­fil. Ra­zo­nes tie­ne pa­ra la cau­te­la. Ele­gi­do en fe­bre­ro de 2013 con el 37 por cien­to de los vo­tos, su pri­mer año en el Se­na­do no fue en ab­so­lu­to co­mo lo ima­gi­nó: “En­tré en shock. Yo ve­nía en­tu­sias­ma­do por los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les y el lla­ma­do his­tó­ri­co a rea­li­zar trans­for­ma­cio­nes so­cia­les. Pen­sa­ba que mi rol co­mo le­gis­la­dor se­ría par­te de un tra­ba­jo en equi­po, más co­lec­ti­vo, pa­ra sa­car ade­lan­te las re­for­mas em­ble­má­ti­cas, pe­ro me di cuen­ta de que aquí to­do fun­cio­na de for­ma muy in­di­vi­dua­lis­ta. La mís­ti­ca que yo es­pe­ra­ba no exis­tía”.

Del en­tu­sias­mo pa­só a la per­ple­ji­dad y de ahí a la de­cep­ción tras los es­cán­da­los de co­rrup­ción en­tre par­la­men­ta­rios y el mun­do pri­va­do que in­dig­na­ron —y si­guen in­dig­nan­do— a la opi­nión pú­bli­ca. “Me pre­gun­ta­ba ¿es­toy en el lu­gar jus­to o no? ¿Es aquí don­de quie­ro es­tar?”.

Ya en 2009 Ale­jan­dro Guillier ve­nía de­sen­can­tán­do­se de la ac­ti­vi­dad política. Pa­ra esa fe­cha dio una en­tre­vis­ta a CA­RAS don­de, en­tre otros co­men­ta­rios, ase­gu­ra­ba que los par­ti­dos es­ta­ban en “una cri­sis sal­va­je”, que la Con­cer­ta­ción es­ta­ba “des­gas­ta­da”, y en un ac­to de sin­ce­ri­dad ex­tre­ma re­co­no­ció que no ha­bía vo­ta­do en las úl­ti­mas dos elec­cio­nes pre­si­den­cia­les (de La­gos y Ba­che­let) por­que no ha­bía “na­die in­tere­san­te a quien apo­yar”.

—¿Qué le pa­só en­ton­ces que de pron­to qui­so en­trar en política?

—Acuér­da­te que yo tu­ve un jui­cio (di­ce so­bre el ca­so de la gra­ba­ción ocul­ta al juez Da­niel Cal­vo en el mar­co del Ca­so Spi­niak, don­de fi­nal­men­te fue ab­suel­to en 2007). En ese tiem­po cuan­do te so­me­tían a pro­ce­so per­días to­das tus ga­ran­tías y de­re­chos... Por Ba­che­let ha­bría vo­ta­do, pe­ro no pu­de. Y a la elec­ción si­guien­te, de­bí ha­ber­me ins­cri­to, pe­ro no lo hi­ce.

—¿En­ton­ces có­mo pa­só del de­sen­can­to a que­rer ser un pro­ta­go­nis­ta?

—Por los mo­vi­mien­tos so­cia­les, eso fue lo que me re­en­can­tó. En­ton­ces es­ta­ba en TVN y te­nía un pro­gra­ma en Ra­dio ADN don­de en­tre­vis­ta­ba a los pro­ta­go­nis­tas del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til; me gus­ta­ba jun­tar­me con ellos a con­ver­sar en un ca­fé que que­da­ba a un par de cua­dras. Les de­cía que me pa­re­cía ne­ce­sa­rio que, co­mo es­ta­ban ter­mi­nan­do sus pe­río­dos co­mo di­ri­gen­tes es­tu­dian­ti­les, se man­tu­vie­ran co­mo una fuer­za de re­cam­bio, aho­ra des­de el Par­la­men­to; tras 40 años, el país en­fren­ta­ría de­ba­tes apa­sio­nan­tes. Yo tam­bién me con­ta­gié y de­ci­dí que con mi ex­pe­rien­cia po­día con­ver­tir­me en un apor­te más con­cre­to y par­ti­ci­pan­te.

—Pe­ro lle­gó al Se­na­do y del en­tu­sias­mo de­ri­vó al shock... Hoy, sin em­bar­go, es­tá arri­ba en las en­cues­tas. ¿Có­mo se ex­pli­ca es­te des­pe­gue?

—Ma­du­ré. La política es po­der y, por lo mis­mo, es esen­cial­men­te du­ra. Apren­dí a co­mu­ni­car mis ideas, acep­tar las in­vi­ta­cio­nes de otras re­gio­nes y em­pe­cé a re­co­rrer el país, a es­cu­char a la gen­te, y a des­cu­brir dón­de es­ta­ban los ejes y las sen­si­bi­li­da­des so­cia­les. Fue ese es­fuer­zo lo que me pu­so más en sin­to­nía con la ciu­da­da­nía. Lo que le fal­ta a la política es ca­lle, es vol­ver a la gen­te.

—¿En el fon­do di­ce que hay una bre­cha en­tre lo que im­po­nen las eli­tes y lo que quie­re la so­cie­dad ci­vil?

—Hay una des­co­ne­xión... A la cla­se política le cues­ta en­ten­der que su for­ma de ejer­cer el po­der tie­ne que cam­biar, go­ber­nar con la gen­te y no só­lo pa­ra la gen­te, pe­ro se han en­cap­su­la­do en el Con­gre­so y en los mi­nis­te­rios.

Ase­gu­ra es­te pe­rio­dis­ta que la des­co­ne­xión tu­vo sus pri­me­ros atis­bos tras el ple­bis­ci­to del

’88. “La si­tua­ción política era di­fí­cil, ten­sa, y los par­ti­dos de la Con­cer­ta­ción lla­ma­ron a la gen­te a que con­fia­ran en su rol: “Va­yan a su ca­sa, no­so­tros va­mos a go­ber­nar, crean en nues­tro rol”. Ahí la cla­se política se se­pa­ró del ciu­da­dano pa­ra con­du­cir un pro­ce­so cu­yo ba­lan­ce fue po­si­ti­vo: die­ron go­ber­na­bi­li­dad, con­tro­la­ron un mun­do mi­li­tar y se ins­ta­ló la idea de que la to­ma de de­ci­sio­nes era ex­clu­si­va­men­te des­de el Es­ta­do, los par­ti­dos y el go­bierno, don­de el ciu­da­dano era só­lo un es­pec­ta­dor”.

—¿Pe­ro de ahí a lo que es­ta­mos vi­vien­do aho­ra?

—Las ma­las prác­ti­cas son pro­duc­to de es­to mis­mo, es el re­sul­ta­do de la fal­ta de fis­ca­li­za­ción por par­te de los ciu­da­da­nos que pre­fi­rie­ron se­guir co­mo es­pec­ta­do­res; en la me­di­da que se ale­ja­ron de la política, és­ta em­pe­zó a con­tro­lar el po­der y se di­vor­ció de la ciu­da­da­nía.

—Sin em­bar­go, Mi­che­lle Ba­che­let re­to­mó el po­der con una se­rie de re­for­mas de ca­ra a

“CUAN­DO LA POLÍTICA SE CON­VIER­TE EN UN FIN EN SÍ MIS­MO, Y NO EN UN AGEN­TE TRANS­FOR­MA­DOR DE LA SO­CIE­DAD, SUR­GEN ES­TAS PRÁC­TI­CAS QUE SON VER­GON­ZO­SAS”, DI­CE A PRO­PÓ­SI­TO DE CA­SOS CO­MO EL ‘JU­BI­LA­ZO’ QUE TIE­NE EN LA MI­RA A OS­VAL­DO ANDRADE POR LA MI­LLO­NA­RIA PEN­SIÓN DE SU EX MU­JER.

la ciu­da­da­nía pe­ro el re­sul­ta­do fue al­ta­men­te cos­to­sao: la gen­te no sin­to­ni­za con ellas, no han si­do bien eva­lua­das...

—No es cul­pa de ella, aquí el pro­ble­ma es de in­ter­pre­ta­ción. Mi­che­lle Ba­che­let le­yó bien los tiem­pos: el país que­ría cam­bios. Pe­ro los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría no hi­cie­ron su ta­rea por­que sa­bían que ella iba a ga­nar y no se preo­cu­pa­ron del pro­gra­ma. Se nos abría la opor­tu­ni­dad de ha­cer una gran alian­za por el cam­bio, lo que su­po­nía ir a la ciu­da­da­nía. Pe­ro eso no ocu­rrió. Se per­dió la mís­ti­ca y el ejer­ci­cio del po­der se trans­for­mó en al­can­zar pues­tos y car­gos pa­ra in­fluir. Ya no hay una vi­sión ideo­ló­gi­ca atrac­ti­va, un Chi­le po­si­ble. Son los sue­ños los que te dan la éti­ca, no el ejer­ci­cio del po­der.

Y so­bre el ca­so del ‘Ju­bi­la­zo’, co­mo ti­tu­ló

The Cli­nic al ca­so de la ex mu­jer del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Os­val­do Andrade, quien se aco­gió a retiro tras 10 años co­mo di­rec­to­ra en Gen­dar­me­ría con una pen­sión en torno a los 5 mi­llo­nes, Guillier apun­ta: “Cuan­do la política se trans­for­ma en un fin en sí mis­mo, y no en un agen­te trans­for­ma­dor de so­cie­dad, sur­gen es­tas prác­ti­cas que son ver­gon­zo­sas”.

Cuan­do Guillier to­da­vía tra­ba­ja­ba en CHV y el ca­nal fue pues­to a la ven­ta por el gru­po Clax­son In­te­rac­ti­ve Group (2005), fue don­de Ri­car­do La­gos y le acon­se­jó com­prar, pe­ro el Pre­si­den­te no se mos­tró in­tere­sa­do. La si­guien­te puer­ta que to­có fue la de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

“CHV es­ta­ba un pre­cio sú­per ba­jo, 15 ó 16 mi­llo­nes de dó­la­res. En el pri­me­ro que pen­sé fue en La­gos por­que creí que te­nía la in­ten­ción de ge­ne­rar me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­gre­sis­tas”.

—¿Ha­bía cer­ca­nía en­tre us­te­des?

—Co­mo Pre­si­den­te, te­nía la cos­tum­bre de in­vi­tar ca­da cier­to tiem­po a pe­rio­dis­tas de to­dos los me­dios y con­tar lo que iba a ha­cer en los pró­xi­mos dos o tres me­ses. Yo era je­fe de pren­sa en Chi­le­vi­sión y, cla­ro, ha­bía em­pa­tía.

—¿Des­pués se de­silu­sio­nó?

—No, su go­bierno fue bueno. El pro­ble­ma fue que no re­co­no­ció al­gu­nos de sus erro­res y lue­go los des­car­gó en Ba­che­let, co­mo el Tran­san­tia­go. Ahí hu­bo un mal ma­ne­jo y ge­ne­ró un rui­do al go­bierno que co­men­za­ba.

—Por esas vuel­tas de la vi­da hoy su nom­bre sue­na co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia, al igual que La­gos y Pi­ñe­ra.

—A ver (di­ce muy se­rio). Yo nun­ca me plan­teé ser aban­de­ra­do. No es­toy en nin­gu­na cam­pa­ña. Mi in­ten­ción siem­pre ha si­do co­la­bo­rar con un pro­ce­so de cam­bio, tra­ba­jar en equi­po, no ne­ce­sa­ria­men­te ser can­di­da­to pre­si­den­cial.

—Al­gu­nos ex­pli­can su ac­tual lu­gar en las en­cues­tas por­que no res­pon­de a la ima­gen de po­lí­ti­co tra­di­cio­nal, mu­chos de ellos afec­ta­dos por in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les o sos­pe­cho­sos de re­pre­sen­tar in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos.

—Aun­que tam­bién hay que asu­mir al­go. Cuan­do en­tras en es­tas li­des aún tus me­jo­res vir­tu­des son vis­tas co­mo de­fec­tos, en­ton­ces me mi­ran con des­con­fian­za. No sa­ben a qué ate­ner­se por­que en la iz­quier­da no hay tra­di­ción de po­lí­ti­cos in­de­pen­dien­tes; lo que se va­lo­ra es el dis­cur­so tra­di­cio­nal, la mi­li­tan­cia de dé­ca­das, es­tar con el par­ti­do en las du­ras y las ma­du­ras. En­ton­ces que lle­gue un in­de­pen­dien­te que ade­más les di­ce que hay que cam­biar, pro­du­ce des­con­cier­to. Son muy sen­si­bles a las co­sas que di­go.

—Ser vis­to co­mo una car­ta pre­si­den­cial, ¿es un ries­go en­ton­ces?

—Me ex­po­ne, ge­ne­ra ani­mad­ver­sio­nes. Ade­más es­te lu­gar en las en­cues­tas me ha pues­to en la mi­ra de los gru­pos de in­te­rés.

Des­de que me con­ver­tí en se­na­dor sien­to que me ron­dan los ti­bu­ro­nes... Una can­ti­dad de per­so­na­jes que nun­ca vi em­pe­za­ron a bus­car­me. Por eso aho­ra to­do aquel que in­gre­sa a mi ofi­ci­na de­be re­gis­trar quién es, cuán­do vino, a qué ho­ra y de qué con­ver­sa­mos. Em­pe­za­mos a ha­cer un con­trol.

—Us­ted postuló al Se­na­do mo­ti­va­do por el rol de en­ton­ces di­ri­gen­tes es­tu­dian­ti­les co­mo Vallejo, Bo­ric y Jack­son, ¿hoy có­mo los ve?

—Vi­vi­mos en una cul­tu­ra in­di­vi­dua­lis­ta y los de la ban­ca­da ju­ve­nil fi­nal­men­te se ali­nea­ron por pro­yec­tos más in­di­vi­dua­les. No fue­ron el blo­que que to­dos es­pe­rá­ba­mos; ca­da uno tra­ba­ja sus pro­yec­tos por se­pa­ra­do por­que son mi­li­tan­tes de par­ti­do, otros por­que tie­nen sus pro­pios mo­vi­mien­tos.

—Ha­ce unos días Isa­bel Allen­de di­jo es­tar dis­pues­ta a ir en una pri­ma­ria de la Nue­va Ma­yo­ría co­mo pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial y Ri­car­do La­gos re­co­no­ció que es­ta­ba pen­san­do en una can­di­da­tu­ra...

—Me pa­re­ce muy po­si­ti­vo que las per­so­nas que tie­nen ca­pa­ci­da­des se pro­yec­ten.

—¿Us­ted tam­bién lo es­ta­rá pen­san­do?

—Nun­ca me lo he plan­tea­do, en mi ho­ri­zon­te es­tá con­se­guir un buen desem­pe­ño co­mo se­na­dor. Y en lo ge­ne­ral lo pri­me­ro es ter­mi­nar bien es­te go­bierno, res­pe­tar los acuer­dos, ali­near­nos en cuan­to a las re­for­mas pen­dien­tes, co­mo pre­vi­sión y sa­lud, y des­pués de eso bus­car el per­fil ade­cua­do del can­di­da­to que me­jor re­pre­sen­te un acuer­do pro­gra­má­ti­co. Si no se­ría ri­dícu­lo.

—Si to­do eso se da y hay con­sen­so en torno a su fi­gu­ra, ¿us­ted es­ta­ría dis­pues­to?

—Se­ría una res­pues­ta pre­vi­si­ble. Si fue­ra el úni­co se­ría im­po­si­ble de­cir que no, pe­ro es una cir­cuns­tan­cia que no exis­te.

EN 2009 RE­CO­NO­CIÓ QUE LLE­VA­BA DOS ELEC­CIO­NES SIN VO­TAR: “POR BA­CHE­LET NO PU­DE. Y EN LA ELEC­CIÓN SI­GUIEN­TE, DE­BÍ HA­BER­ME INS­CRI­TO, PE­RO NO LO HI­CE...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.