FLOR DE AL­FOM­BRA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Ser­gio Ca­ro

Las me­jo­res imá­ge­nes de cuan­do las flo­res son usa­das pa­ra trans­for­mar­se en im­pre­sio­nan­tes ta­pi­ces na­tu­ra­les.

Las flo­res son uno de los mo­ti­vos más usa­dos en la con­fec­ción de al­fom­bras tex­ti­les, la idea es dar la sen­sa­ción de que se ca­mi­na so­bre un pra­do. Pe­ro tam­bién exis­te lo in­ver­so: cuan­do las flo­res crean ta­pi­ces na­tu­ra­les. Aquí las obras de fu­gaz vi­da más im­pac­tan­tes del mun­do.

LA MÁS FA­MO­SA

Mun­dial­men­te co­no­ci­da, es­ta obra se ins­ta­la el 15 de agos­to de ca­da año par en la pla­za ma­yor de Bru­se­las. Crea­da por el ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta Etien­ne Stau­te­mans, es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por be­go­nias, de su na­tal Gan­tes, por­que son las plan­tas que me­jor re­sis­ten el frío y ca­lor ex­tre­mo.

En 1971 se reali­zó por pri­me­ra vez, y des­de 1986 se ins­tau­ró la tra­di­ción de ha­cer­las ca­da dos años. A car­go es­tá la aso­cia­ción Ta­pis de Fleurs (Stau­te­mans mu­rió en 1998), que con­vo­ca un co­mi­té de pro­fe­sio­na­les (ilus­tra­do­res, di­se­ña­do­res grá­fi­cos, pai­sa­jis­tas) que un año an­tes eli­ge el te­ma y ela­bo­ra el di­se­ño de la al­fom­bra de 75 me­tros de lar­go por 24 de an­cho. Es­te año co­rres­pon­de la vi­gé­si­ma edi­ción y es­ta­rá de­di­ca­da a Ja­pón, pa­ra ce­le­brar los 150 años de amis­tad bel­go­ni­po­na (la de 2014 fue un ho­me­na­je a los in­mi­gran­tes tur­cos). La me­jor vi­sión se ob­tie­ne des­de los bal­co­nes del edi­fi­cio del ayun­ta­mien­to, pa­ra lo cual las en­tra­das se pu­sie­ron a la ven­ta en fe­bre­ro. Los vi­si­tan­tes tam­bién pue­den dis­fru­tar de con­cier­tos al atar­de­cer, acom­pa­ña­do de un show de lu­ces.

TRA­DI­CIÓN PREHIS­PÁ­NI­CA

An­ti­gua, ubi­ca­da a 45 ki­ló­me­tros de Ciu­dad de Gua­te­ma­la, es fa­mo­sa por la be­lle­za de las mul­ti­co­lo­res al­fom­bras con mo­ti­vos re­li­gio­sos, flo­ra­les y geo­mé­tri­cos que se con­fec­cio­nan pa­ra ce­le­brar la Se­ma­na San­ta. La tra­di­ción vie­ne de la épo­ca prehis­pá­ni­ca, cuan­do se es­par­cían flo­res y plu­mas de aves exó­ti­cas en el ca­mino, por don­de se lle­va­ba en an­das a los re­yes y sa­cer­do­tes.

Es­ta cos­tum­bre lue­go se mez­cló con las del ca­to­li­cis­mo que tra­je­ron los con­quis­ta­do­res, y la unión de cul­tu­ras se ex­pre­sa en las crea­cio­nes que ca­da año de­co­ran las ca­lles por don­de pa­san las pro­ce­sio­nes re­li­gio­sas. Su prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co son las her­mo­sas al­fom­bras de flo­res, pal­ma de co­ro­zo y ase­rrín de co­lor que ha­cen más so­lem­nes los des­fi­les pro­ce­sio­na­les.

EL REINO DE LOS CLA­VE­LES

En Es­pa­ña se desa­rro­lla ca­da año una de las más co­lo­ri­das ce­le­bra­cio­nes de Cor­pus Ch­ris­ti. Las al­fom­bras flo­ra­les –pa­ra dar real­ce a la pro­ce­sión re­li­gio­sa de la fe­cha– in­va­den las ca­lles, pla­zas y fa­cha­das de ciu­da­des co­mo To­le­do, Va­len­cia o Te­ne­ri­fe.

En Sit­ges, a 35 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na, la tra­di­ción vie­ne del si­glo XIX, aun­que se in­te­rrum­pió por la Gue­rra Ci­vil, re­na­cien­do en 1952, al igual que la ex­po­si­ción de cla­ve­les, flor em­ble­má­ti­ca y pro­ta­go­nis­ta de es­ta fies­ta: unas 360 mil uni­da­des se ocu­pan pa­ra fa­bri­car­las, que son ade­más par­te de un con­cur­so ho­no­ra­rio en el que par­ti­ci­pan los mis­mos ve­ci­nos del lu­gar, que asu­men el gas­to con ayu­da de las au­to­ri­da­des.

DE­VO­CIÓN DE SE­MA­NA SAN­TA

Son una tra­di­ción cen­te­na­ria de va­rios pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro en es­ta ciu­dad de la sie­rra cen­tral pe­rua­na, ca­pi­tal de la ho­mó­ni­ma pro­vin­cia del de­par­ta­men­to de Ju­nín es una atrac­ción tu­rís­ti­ca que en 1999 fue re­co­no­ci­da co­mo la al­fom­bra más gran­de del mun­do, por sus 3.200 me­tros de ex­ten­sión, abar­can­do las 15 ca­lles prin­ci­pa­les. Los ha­bi­tan­tes de las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas con­cu­rren a Tar­ma, don­de el Jue­ves San­to se con­fec­cio­nan los ar­cos y al­fom­bras flo­ra­les pa­ra cu­brir las ca­lles por don­de pa­sa­rán las pro­ce­sio­nes re­li­gio­sas co­mo la del San­to Se­pul­cro (Via Cru­cis), de la Vir­gen Do­lo­ro­sa y el Se­ñor Re­su­ci­ta­do (Pas­cua). Las hay sim­ples y otras de ela­bo­ra­dos mo­ti­vos. Des­de los ni­ños de los co­le­gios has­ta po­bla­do­res, co­mer­cian­tes, to­dos par­ti­ci­pan en el mon­ta­je de es­tas car­pe­tas en que se uti­li­zan flo­res y plan­tas na­tu­ra­les de la zo­na, co­mo ge­ra­nios, ale­líes y arra­ya­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.