LON­DRES EN ALER­TA

Caras (Chile) - - ECOS - Por Fran­cis­co So­lís Mon­roy

Des­de el triun­fo del Bre­xit, el Reino Uni­do se man­tie­ne en ten­sión. Su­ma­do al cues­tio­na­mien­to so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del país, los bri­tá­ni­cos han vis­to có­mo una se­rie de ata­ques ra­cis­tas han pues­to en pe­li­gro a de­ce­nas de in­mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te en la ca­pi­tal in­gle­sa, don­de el que al­za la voz es Sa­diq Khan, el al­cal­de lon­di­nen­se que po­ne to­dos sus es­fuer­zos en sal­var la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad que le que­da a la ciu­dad de la mi­lla cua­dra­da.

El 23 de ju­nio re­cién pa­sa­do Oc­ci­den­te mi­ró con aten­ción a in­gle­ses, es­co­ce­ses, ga­le­ses e ir­lan­de­ses mien­tras vo­ta­ban por el fu­tu­ro de su país. La na­ción de los Beatles y del té de las cin­co de­ci­día su con­ti­nui­dad en la Unión Eu­ro­pea. No se ce­le­bra­ba un re­fe­rén­dum de es­ta na­tu­ra­le­za des­de 1975, oca­sión en la que ga­nó la per­ma­nen­cia en di­cha co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

La ma­ña­na del día si­guien­te, los re­sul­ta­dos im­pac­ta­ron al mun­do: el Reino Uni­do aban­do­na­ba la co­mu­ni­dad política de ma­yor in­fluen­cia en el mun­do con un 52 por cien­to de los vo­tos. La li­bra es­ter­li­na, en tiem­po ré­cord, se des­plo­mó a ni­ve­les iné­di­tos des­de 1985. Los me­dios in­ter­na­cio­na­les pu­bli­ca­ban co­lum­nas y re­por­ta­jes que ana­li­za­ban las po­si­bles con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que es­ta de­ci­sión ten­dría pa­ra los bri­tá­ni­cos y el res­to de Eu­ro­pa, e Inglaterra —cen­tro de ope­ra­cio­nes de los ac­ti­vis­tas pro-Bre­xit— era sin­di­ca­do co­mo el país res­pon­sa­ble del re­sul­ta­do.

Ese mis­mo país que en el cen­so del 2011 con­ta­ba con 7.5 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes, aho­ra vo­ta­ba pa­ra sa­lir­se de la EU y con eso, re­nun­ciar a tra­ta­dos de mo­vi­li­dad y li­bre cir­cu­la­ción. Al­go que con­tras­ta con su his­to­ria de in­mi­gra­ción.

Des­de el fin de la gue­rra en 1945, Inglaterra es ca­sa de co­mu­ni­da­des que van des­de Afri­ca y Asia has­ta sus ve­ci­nos eu­ro­peos. En par­te de­bi­do a tra­ta­dos re­fe­ren­tes al asi­lo de re­fu­gia­dos, en par­te por su his­tó­ri­co pa­pel de co­lo­ni­za­dor, el país alo­ja a in­mi­gran­tes de In­dia, Ban­gla­desh, Pakistán, Su­dá­fri­ca, Hong Kong, Po­lo­nia, las Fi­li­pi­nas y Ne­pal, en­tre otras.

Es­ta di­ver­si­dad de cul­tu­ras le ha da­do, par­ti­cu­lar­men­te a Lon­dres, una ri­que­za úni­ca. Ba­rrios co­mer­cia­les chi­nos, mer­ca­dos ára­bes y ru­tas gas­tro­nó­mi­cas de to­do el mun­do con­ver­gen en las ca­lles de Gran Bre­ta­ña, par­ti­cu­lar­men­te en su ca­pi­tal, ha­cién­do­la un blan­co pa­ra tu­ris­tas y pro­fe­sio­na­les de to­das las áreas.

In­dios tra­ba­jan­do en ofi­ci­nas de co­rreo y al­ma­ce­nes de ba­rrio y po­la­cos aten­dien­do quios­cos o re­pa­ran­do ca­lles son par­te del pai­sa­je co­mún con que los lon­di­nen­ses de las úl­ti­mas tres o cua­tro ge­ne­ra­cio­nes han cre­ci­do. La ciu­dad, lle­ga­do el si­glo XXI, se con­ver­tía en la ca­pi­tal mul­ti­cul­tu­ral de la is­la. Se­gún da­tos del cen­so, el 70 por cien­to del au­men­to po­bla­cio­nal en­tre 2001 y 2011 fue pro­duc­to de la in­mi­gra­ción.

Si bien el ra­cis­mo nun­ca de­jó de ser un pro­ble­ma y los dis­cur­sos po­lí­ti­cos an­ti-in­mi­gra­ción mu­chas ve­ces lo­gra­ron el cla­mor po­pu­lar, el Bre­xit exa­cer­bó un na­cio­na­lis­mo que por años se man­tu­vo le­jos del dis­cur­so pú­bli­co. Las co­mu­ni­da­des, mu­chas de ellas con va­rias ge­ne­ra­cio­nes de na­ci­dos en tie­rras in­gle­sas, han vis­to su se­gu­ri­dad en pe­li­gro. En el seno de una de di­chas co­mu­ni­da­des, en 1970, una cos­tu­re­ra y un con­duc­tor de trans­por­te pú­bli­co pa­kis­ta­níes y mu­sul­ma­nes tie­nen 8 hi­jos que ali­men­tar. So­bre­vi­vien­do al ra­cis­mo ins­ti­tu­cio­nal y co­ti­diano, to­dos los hi­jos to­man cla­ses de bo­xeo co­mo for­ma de au­to­de­fen­sa y to­dos, ex­cep­to uno, en­tran a la uni­ver­si­dad. Uno de ellos, es­tu­dian­te des­ta­ca­do en la se­cun­da­ria, en­tra­ba a Le­yes en la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Lon­dres. Una vez gra­dua­do, co­mien­za una exi­to­sa ca­rre­ra política. Sa­diq Khan, el quin­to de ocho hi­jos, se con­vir­tió, el 9 de ma­yo de es­te año, en el pri­mer al­cal­de mu­sul­mán de Lon­dres.

Khan ha re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te ser un mu­sul­mán de­vo­to, e in­clu­so se ha reuni­do con lí­de­res es­pi­ri­tua­les del Is­lam. Es­to, su­ma­do a su ori­gen ét­ni­co y re­li­gio­so, le ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia ame­na­zas per­ma­nen­tes de gru­pos de ul­tra­de­re­cha y el re­pu­dio del ala más con­ser­va­do­ra del es­pec­tro po­lí­ti­co bri­tá­ni­co.

“Mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia de ra­cis­mo la vi­ví con mis her­ma­nos. Vi co­mo fue­ron abu­sa­dos y agre­di­dos en un par­ti­do de fút­bol. Mien­tras cre­cía, que me gol­pea­ran era al­go co­mún. Que me lla­ma­ran la pa­la­bra ‘P’ —Pa­ki, un in­sul­to pa­ra re­fe­rir­se des­pec­ti­va­men­te a los pa­kis­ta­níes— era al­go co­mún”, de­cla­ró el edil bri­tá­ni­co al Mi­rror a ini­cios de es­te año. No ajeno a es­tas ex­pe­rien­cias de dis­cri­mi­na­ción, Khan, hoy des­de un pues­to de au­to­ri­dad y en me­dio de una con­tin­gen­cia par­ti­cu­lar, ha asu­mi­do un rol ac­ti­vo pa­ra com­ba­tir los ac­tos de vio­len­cia xe­no­fó­bi­ca que han pro­li­fe­ra­do tras el Bre­xit.

Só­lo ho­ras tras el cie­rre de las me­sas de vo­ta­ción, co­men­zó el te­rror pa­ra los in­mi­gran­tes. En Lon­dres, los au­tos de ori­gen alemán eran ra­ya­dos con suás­ti­cas y ame­na­zas. Un icó­ni­co cen­tro co­mu­ni­ta­rio po­la­co vio el ama­ne­cer con un graf­fi­ti que de­cía “vá­yan­se a ca­sa”. Una mu­jer mu­sul­ma­na fue gol­pea­da y hu­mi­lla­da a la en­tra­da de una mez­qui­ta. “Una se­ño­ra en el bus aca­ba de de­cir­le a una ma­dre y su hi­ja que em­pa­quen sus co­sas pa­ra ir­se del país”, re­la­ta una lon­di­nen­se en Twit­ter. Lo mis­mo ha­ce una jo­ven clien­ta en un res­to­rán: “En la me­sa de al la­do aca­ban de de­cir­le en­tre ri­sas a la ca­ma­re­ra po­la­ca que no de­be­ría es­tar son­rien­do pues es­tán a pun­to de ex­pul­sar­la”.

Mien­tras al­gu­nos ho­rro­ri­za­dos de­nun­cia­ban es­tas his­to­rias en re­des so­cia­les, el sec­tor na­cio­na­lis­ta y con­ser­va­dor de Lon­dres lle­na­ba sus ca­sas de ban­de­ras y pan­car­tas in­ci­tan­do a to­dos los in­mi­gran­tes a ir­se de la ciu­dad.

El pa­sa­do 30 de ju­nio, Khan no du­dó en ha­cer un lla­ma­do: “De­be­mos es­tar aler­ta a los crí­me­nes y ata­ques de odio. Co­mo so­cie­dad no po­de­mos de­jar que na­die su­fra en si­len­cio.

Re­pór­ten­los, de­nún­cien­los, y nos ase­gu­ra­re­mos de que des­apa­rez­can. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo po­lí­ti­cos”, ex­cla­mó al pú­bli­co en el Lon­don O2 Are­na en su pri­mer de­ba­te co­mo al­cal­de. “De­be­mos erra­di­car las bro­mas ra­cis­tas en el pa­tio del co­le­gio”, agre­gó, “pues es­to es la ba­se de un inacep­ta­ble odio ra­cial”. Asi­mis­mo, ape­ló a for­ta­le­cer a la po­li­cía, y a que di­cha ins­ti­tu­ción se ase­gu­ra­ra de es­tar aten­ta a las de­nun­cias ciu­da­da­nas y a los ata­ques ra­cis­tas or­ga­ni­za­dos que se han per­pe­tra­do en los rin­co­nes de la ciu­dad.

Des­de en­ton­ces, los es­ce­na­rios han si­do con­tras­tan­tes. Se han or­ga­ni­za­do ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de co­mu­ni­da­des en­te­ras, se han al­za­do ban­de­ras con men­sa­jes de odio en las ca­lles, y el na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do del pe­río­do de gue­rra vuel­ve a la su­per­fi­cie en la for­ma de in­sul­tos y aco­so ca­lle­je­ro. Al mis- mo tiem­po, ac­ti­vis­tas y ONG de­di­ca­das a la in­mi­gra­ción y los de­re­chos hu­ma­nos tra­ba­jan a tiem­po com­ple­to pa­ra dar au­xi­lio a las víc­ti­mas de di­chos ata­ques y pa­ra crear cons­cien­cia so­bre el pe­li­gro que sig­ni­fi­can. “Aquí en Lon­dres no só­lo to­le­ra­mos nues­tras di­fe­ren­cias, sino que las res­pe­ta­mos y las ce­le­bra­mos”, de­cla­ró Khan en Twit­ter a ini­cios de mes.

El Bre­xit, pe­se a triun­far en el re­fe­rén­dum, no es una de­ci­sión vin­cu­lan­te. La pre­sión lle­ga aho­ra al Par­la­men­to, don­de ten­drán que pre­sen­tar­se y vo­tar­se las ini­cia­ti­vas que de­fi­ni­rán real­men­te la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en una co­mu­ni­dad co­mo la Unión Eu­ro­pea que, en sus va­lo­res fun­da­cio­na­les, tie­ne la pro­mo­ción de la paz y la in­clu­sión en­tre las na­cio­nes. Al­go que, pro­ba­ble­men­te, hoy ha­ce más fal­ta que nun­ca en los al­re­de­do­res del Pa­la­cio de Buc­king­ham.

“AQUÍ EN LON­DRES NO SÓ­LO TO­LE­RA­MOS NUES­TRAS DI­FE­REN­CIAS, SINO QUE LAS RES­PE­TA­MOS Y LAS CE­LE­BRA­MOS”, DE­CLA­RÓ KHAN.

AL CEN­TRO, EN­CA­BE­ZA LA MAR­CHA ANTIRACISTA EL AL­CAL­DE LON­DI­NEN­SE SA­DIQ KHAN.

KHAN ES HI­JO DE PA­KIS­TA­NÍES Y MU­SUL­MÁN DE­VO­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.