Me­lis­sa Ma­cCarthy GRAN­DIO­SA

Caras (Chile) - - CARAS DEL MUNDO - Por Lucy Will­son

PA­SA­DOS LOS 40 AÑOS LO­GRÓ LA CON­FIAN­ZA DE HOLLY­WOOD, IN­DUS­TRIA QUE NO ACOS­TUM­BRA A DAR­LE PRO­TA­GO­NIS­MO A MU­JE­RES DE TA­LLA XL EN RO­LES PRO­TA­GÓ­NI­COS. PE­RO ES­TA AC­TRIZ ES PAR­TE DEL GRU­PO DE CO­ME­DIAN­TES QUE MAR­CA UNA NUE­VA ERA EN LA IN­DUS­TRIA DEL CI­NE. Y NO SÓ­LO CON FIGURACIÓN, TAM­BIÉN ARRA­SAN­DO EN LA TA­QUI­LLA. AHO­RA LLE­GA CON SU SE­LLO EN LAS CA­ZA­FAN­TAS­MAS, NUE­VA VER­SIÓN DEL CLÁ­SI­CO OCHEN­TE­RO DON­DE ES­PE­RA CON­SO­LI­DAR SU ES­TA­TUS DE ES­TRE­LLA DE PRI­ME­RA LÍ­NEA. ATRÁS QUE­DA­RON LOS DÍAS DE ‘GOR­DI­TA SIM­PÁ­TI­CA’.

El triun­fo de ella es el de mu­chas. Y no só­lo den­tro de Holly­wood, tam­bién en­tre las mi­llo­nes de fans que la mi­ran en la pan­ta­lla. Ya en­tran­do en los cua­ren­ta y apro­ve­chan­do una vi­tri­na ‘real’ en la pe­lí­cu­la Da­mas en gue­rra ( Bri­de­maids), Me­lis­sa McCarthy (45) de­jó atrás los eter­nos pa­pe­les de ‘gor­di­ta sim­pá­ti­ca’ pa­ra en­tre­gar su es­ti­lo de co­me­dia de­sen­fa­da­da y sin per­der esa em­pa­tía que en­can­ta a la au­dien­cia.

Gus­to in­con­di­cio­nal del pú­bli­co que no se des­pren­de de per­cep­cio­nes; es­tá en ci­fras: su pe­lí­cu­la La je­fa le ga­nó en su es­treno a la su­per­pro­duc­ción Bat­man vs. Su­per­man. Días des­pués asis­tía a la ga­la de la re­vis­ta Ti­me, don­de era una de las 100 per­so­nas más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta en la lis­ta anual de la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción.

Pro­ta­go­nis­mo en so­li­ta­rio que no le preo­cu­pa de­jar en pau­sa pa­ra vol­ver al for­ma­to co­ral con Las ca­za­fan­tas­mas. Ver­sión fe­me­ni­na del clá­si­co de 1984 que ate­rri­za es­ta se­ma­na en las car­te­le­ras in­ter­na­cio­na­les. Allí se re­en­cuen­tra con dos com­pa­ñe­ros cla­ves de Da­mas en gue­rra, el di­rec­tor Paul Feig y la co­me­dian­te de cul­to Kris­ten Wiig, ade­más de unir fuer­za con las nue­vas es­tre­llas fe­me­ni­nas del pro­gra­ma Sa­tur­day Night Li­ve Ka­te McKin­non y Les­lie Jo­nes. En su pa­pel de si­ca­ria de es­pec­tros la pren­sa es­pe­ra que nue­va­men­te re­vien­te la ta­qui­lla.

Triun­fos holly­woo­den­ses que son un ‘se­gun­do tiem­po’ pa­ra su fa­na­ti­ca­da más fiel, la te­le­vi­si­va. Aque­lla que la co­no­ció co­mo la en­tu­sias­ta chef Soo­kie de la se­rie Gil­mo­re Girls, pro­duc­ción que renace con una edi­ción es­pe­cial pa­ra Net­flix y que la in­clu­ye en el elen­co.

An­tes de ese re­vi­val, vue­la des­de Sin­ga­pur a Inglaterra pro­mo­cio­nan­do Las ca­za­fan­tas­mas.

“Mi per­so­na­je Erin y Abby (McCarthy) son ami­gas des­de el co­le­gio y creía­mos en fan­tas­mas. Eso nos unió. Frus­tra­da por­que na­die nos da­ba cré­di­to, me de­di­qué a mi edu­ca­ción”, ex­pli­ca Kris­ten Wiig so­bre su la­zo en la pe­lí­cu­la con su coes­tre­lla. “Me rom­pió el co­ra­zón”, aña­de McCarthy.

LA TV LA HI­ZO QUE­RI­DA Y LE DIO SU PRI­MER PRO­TA­GÓ­NI­CO. EL CI­NE LA ELE­VÓ A OTRO NI­VEL POR SU TA­LEN­TO EN LA CO­ME­DIA QUE OPA­CA DES­DE SAN­DRA BU­LLOCK A JU­DE LAW CUAN­DO LES TO­CA COM­PAR­TIR PAN­TA­LLA.

—Me­lis­sa, ¿crees en fan­tas­mas?

—Cre­cí en una gran­ja sin nin­gún ami­go cer­ca. Asu­mí siem­pre que ha­bía gen­te en los establos con la que ha­bla­ba. Si no fue así, es­ta­ba cla­ra­men­te lo­ca. Así que de­fi­ni­ti­va­men­te creo en fan­tas­mas.

—¿Por qué te atra­jo es­ta co­me­dia?

—Me gus­tan los relatos so­bre ‘per­de­do­res’. Me en­can­ta cuan­do se con­vier­ten en hé­roes, me ha­ce sen­tir que to­dos po­de­mos lo­grar co­sas.

—Te gus­tan las es­ce­nas de ac­ción, ¿te ve­re­mos en al­gu­na?

—¡Sí! Se­rá al­go lo­quí­si­mo y no creo que na­die es­pe­re lo que ve­rá en la pe­lí­cu­la.

—¿Por qué tan­to?

—Es una pe­lí­cu­la con to­das las se­cuen­cias de ac­ción que se pue­de pe­dir. Ade­más, los efec­tos es­pe­cia­les de los es­pec­tros y el ni­vel ate­mo­ri­zan­te con que se idea­ron real­men­te me asus­tó. Ima­gino que eso tam­bien le su­ce­de­rá al pú­bli­co.

—¿Y más allá de la tec­no­lo­gía y el sus­to?

—Es una his­to­ria épi­ca. Li­te­ral­men­te se tra­ta de sal­var al mun­do. Es la clá­si­ca lu­cha del bien con­tra el mal, pe­ro con cua­tro per­so­nas to­tal­men­te ines­pe­ra­das que li­de­ran esa pe­lea en fa­vor de la hu­ma­ni­dad.

Cuar­te­to de he­roí­nas que fi­nal­men­te ha­ce lo que Me­lis­sa McCarthy lo­gró fue­ra de la fic­ción: con­ver­tir­se en ído­la en una es­ce­na que no le fa­ci­li­ta las co­sas a mu­je­res de su ta­lla fí­si­ca e in­te­li­gen­te irre­ve­ren­cia.

Ella mis­ma lo de­jó cla­ro en su brin­dis en la ga­la de Ti­me: “Pien­so que en al­gún pun­to del ca­mino nos di­je­ron No lo pue­des lo­grar. Es­ta es la ma­ne­ra co­rrec­ta de pen­sar. Lo es­tás ha­cien­do mal. Es­tás lo­ca. Así ha­ce­mos las co­sas. Eso no es acep­ta­ble’. Y en al­gún pun­to u otro to­dos en es­te sa­lón se­gui­mos ade­lan­te. Pen­san­do fue­ra de es­que­mas pa­ra sal­var el mun­do. No im­por­ta si éra­mos pe­que­ños o gran­des”.

Las nue­vas ca­za­fan­tas­mas: Les­lie Jo­nes, Me­lis­sa McCarthy, Kris­ten Wiig y Ka­te McKin­non.

En Da­mas en gue­rra des­en­ca­jó al pú­bli­co con un hu­mor sin pu­do­res.

REI­NA DE LA CO­ME­DIA: TO­DAS LAS NO­MI­NA­DAS AL EMMY 2011 —IN­CLUI­DAS TI­NA FEY Y AMY POEHLER— SUBIE­RON A ES­CE­NA PA­RA ‘CO­RO­NAR’ A MCCARTHY CUAN­DO RE­CI­BIÓ SU TRO­FEO POR LA SE­RIE MI­KE & MOLLY. SU PRI­MER PRO­TA­GÓ­NI­CO. DE AHÍ NA­DA LA DE­TU­VO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.