SR. ÁVI­LA

EL EM­PRE­SA­RIO DE LA MUER­TE

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Ga­briel He­rre­ra

La ter­ce­ra tem­po­ra­da de la exi­to­sa se­rie de HBO vie­ne mu­cho más os­cu­ra. El si­ca­rio re­gre­sa, pe­ro es­ta vez do­mi­nan­do el ne­go­cio de la muer­te. En Ciu­dad de Mé­xi­co nos aden­tra­mos en un set que hue­le a san­gre y po­der.

Ma­xi­ma­lis­ta y al­go vin­ta­ge. La ca­sa y set de la se­rie de HBO pa­re­ce sa­ca­da de al­gu­na pe­lí­cu­la es­tram­bó­ti­ca. Pe­ro más allá de la es­té­ti­ca, en­tre lu­ces, cá­ma­ra, ac­ción y es­pe­so cor­ti­na­je, la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Sr. Avi­la, por fin ve­rá la luz el 24 de ju­lio. Allí, en­tre sa­lo­nes ater­cio­pe­la­dos y gran­des mu­ros, CA­RAS con­ver­só con el Se­ñor de se­ño­res y su nue­vo amo de lla­ves. Por­que los se­gui­do­res es­tán ex­pec­tan­tes del mo­men­to en que Tony Dal­ton as­cien­da, con­vir­tién­do­se en je­fe má­xi­mo de un os­cu­ro ne­go­cio de muer­tes por en­car­go.

Aun­que to­car la ci­ma no fue fá­cil. Y un ar­ma nun­ca fa­ci­li­tó las co­sas en la lu­cha del ase­sino a suel­do con­tra sus pro­pios de­mo­nios. El mis­mo Dal­ton cuen­ta que Avi­la pre­sen­ta ca­da vez más complejidades. En la pri­me­ra tem­po­ra­da co­no­ci­mos su la­do más emo­cio­nal, mien­tras se desa­rro­lla­ba su cla­ro con­flic­to in­terno. Lue­go en la se­gun­da per­ci­bi­mos mu­cho más su par­te os­cu­ra. Al mis­mo tiem­po que se ju­ga­ba con desafíos más fí­si­cos, co­mo la pal­pi­tan­te es­ce­na del ataúd en el fi­nal de la se­gun­da tem­po­ra­da. ‘Eso es­tu­vo me­dio

claus­tro­fó­bi­co’, re­cuer­da el ac­tor en tono de bro­ma so­bre la as­fi­xian­te es­ce­na del fé­re­tro.

Pe­ro ya ad por­tas de la ter­ce­ra tem­po­ra­da, él mis­mo re­co­no­ce que Avi­la nun­ca ha­bría ima­gi­na­do con­ver­tir­se en el má­xi­mo lí­der. Ade­más, y co­mo ya no tie­ne fa­mi­lia, ‘en es­te as­cen­so cre­ce con él un sen­ti­mien­to de leal­tad ha­cia su gen­te y de pro­tec­ción por los su­yos’, cuen­ta. Y cla­ro, tras la muer­te de su es­po­sa e hi­jo, la or­ga­ni­za­ción es lo úni­co que tie­ne.

Y sin fa­mi­lia, un mons­truo aguar­da. Es una reali­dad que, se­gún el me­xi­cano de 41 años, ire­mos ob­ser­van­do mien­tras avan­za la tem­po­ra­da. ‘Tan­to en fo­to­gra­fía co­mo ac­to­ral­men­te, he­mos tra­ta­do de que se va­ya más a las som­bras, a las es­qui­nas, y que sea co­mo es­ta fi­gu­ra de la muer­te’, sen­ten­cia con una se­rie­dad ca­si tan im­pla­ca­ble co­mo su per­so­na­je.

Es que a pun­ta de ar­mas u otros ar­ti­lu­gios, los vi­lla­nos y an­ti­hé­roes sue­len con­quis­tar a las ma­sas. ‘Gran­des his­to­rias son he­chas por gran­des vi­lla­nos’, di­ce el ac­tor ejem­pli­fi­can­do con el la­do os­cu­ro de Darth Va­der y o el ape­ti­to de Han­ni­bal Lec­ter. ‘Creo que es co­mo un mor­bo que tie­ne siem­pre el es­pec­ta­dor de ver có­mo ope­ra y có­mo pien­sa una per­so­na con la mo­ral me­dio dis­tor­sio­na­da’, re­ma­ta.

Pe­ro una men­te ma­quia­vé­li­ca ne­ce­si­ta al­gún de­vo­to co­la­bo­ra­dor su­su­rrán­do­le al oí­do. Allí es don­de en­tra en el jue­go Mi­guel Pi­za­rro co­mo Li­na­res. Por­que la ca­sa que he­re­da­rá Avi­la vie­ne con una es­pe­cie de ma­yor­do­mo, y que en­tre an­ti­guos mue­bles deam­bu­la ca­si co­mo una en­ti­dad. Se le ofre­ce a su nue­vo se­ñor co­mo un mis­te­rio, cuen­ta el mis­mo Pi­za­rro. Y si bien pue­de re­sul­tar pe­li­gro­so pa­ra Avi­la, tam­bién se vuel­ve ne­ce­sa­rio da­da to­da la in­for­ma­ción que ma­ne­ja.

Aun­que Pi­za­rro com­pren­de que Li­na­res tie­ne lí­mi­tes. “Sa­bes que hoy es­tás vi­vo, pe­ro ma­ña­na na­die sa­be”, di­ce evo­can­do mis­te­rio y es­tre­me­ci­do con la idea de que a ve­ces la reali­dad su­pere la fic­ción. Pen­sar en la reali­dad de ni­ños si­ca­rios, por ejem­plo, lo asus­ta. “An­tes era To­po Gi­gio quien te de­cía ‘a la ca­mi­ta’, en cam­bio hoy nos va­mos a dor­mir con un bom­bar­deo de no­ti­cias que te ha­cen tem­blar. El mun­do es­tá des­bo­ca­do”, dis­pa­ra el ac­tor que co­men­zó en las te­le­no­ve­las con Sal­ma Ha­yek en Te­re­sa (1989). Y si allí mo­ría de amor, pron­to la muer­te ron­da­rá su vi­da a la som­bra del se­ñor de se­ño­res. Un nue­vo lí­der un­gi­do en san­gre que desata­rá sus de­mo­nios más os­cu­ros.

Tony Dal­ton in­ter­pre­ta al te­mi­ble Sr. Avi­la. ‘Gran­des his­to­rias son he­chas por gran­des vi­lla­nos’, di­ce el ac­tor ejem­pli­fi­can­do con el la­do os­cu­ro de Darth Va­der y o el ape­ti­to de Han­ni­bal Lec­ter.

“ES UN MOR­BO QUE TIE­NE SIEM­PRE EL ES­PEC­TA­DOR DE VER CÓ­MO OPE­RA Y CÓ­MO PIEN­SA UNA PER­SO­NA CON LA MO­RAL ME­DIO DIS­TOR­SIO­NA­DA”, DI­CE DAL­TON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.