SELÍN

Caras (Chile) - - LA HECHIZADA - Por Os­car Con­tar­do Ilus­tra­ción Co­ca Ruiz

La nue­va se­rie tur­ca de Ca­nal 13 mar­ca el re­torno de un fe­nó­meno que pa­re­cía en re­ti­ra­da. Selín sa­ca pro­ve­cho de la po­pu­la­ri­dad al­can­za­da por el per­so­na­je de Hu­rrem, la es­cla­va que se trans­for­ma en pie­za cla­ve de la cor­te del Sul­tán Su­lei­mán en la se­rie ex­hi­bi­da du­ran­te más de un año por el mis­mo ca­nal. Mer­yem Uzer­li, la ac­triz que en­car­na­ba Hu­rrem ori­gi­nal­men­te, vuel­ve aho­ra en una ver­sión si­glo XXI de su per­so­na­je an­te­rior; es una ex­tran­je­ra que enamo­ra al pa­triar­ca de un clan ri­quí­si­mo, des­per­tan­do la en­vi­dia y el res­que­mor de su en­torno y sembrando el pá­ni­co en­tre los he­re­de­ros del mag­na­te viu­do. Tal co­mo la sul­ta­na me­die­val, Selín sa­be que el amor só­lo se dis­fru­ta en ple­ni­tud cuan­do vie­ne acom­pa­ña­do de po­der.

La his­to­ria arran­ca en Fran­cia, cuan­do es­ta mu­jer de an­ces­tros tur­cos pe­ro cria­da a la ma­ne­ra oc­ci­den­tal co­no­ce un hom­bre tur­co lla­ma­do Kar­tal que es­tá en via­je de ne­go­cios. Man­tie­nen un ro­man­ce fu­gaz, pe­ro in­ten­so, que pa­re­cie­ra te­ner fu­tu­ro si no fue­ra por un de­ta­lle: el ex­tran­je­ro es ca­sa­do con la hi­ja neu­ró­ti­ca e ines­ta­ble de un po­ten­ta­do far­ma­céu­ti­co de Estambul. Un di­vor­cio lo per­ju­di­ca­ría enor­me­men­te. Kar­tal aban­do­na a su aven­tu­ra de ma­ne­ra po­co de­co­ro­sa, de­ján­do­le a su con­quis­ta una su­ma de di­ne­ro en el ho­tel. Co­mo to­do siem­pre pue­de ser peor, nin­guno to­mó pre­cau­cio­nes an­ti­con­cep­ti­vas y lo que pu­do ha­ber si­do una his­to­ria sin con­se­cuen­cias, ter­mi­nó en em­ba­ra­zo y ma­ter­ni­dad.

Años más tar­de Selín co­no­ce a otro hom­bre tur­co quien, co­mo era de su­po­ner­se, cae a sus pies y ve al ni­ño de la mu­jer co­mo a un hi­jo. Na­tu­ral­men­te y desafian­do las le­yes del azar, es­te nue­vo amor es el sue­gro mag­na­te del enamo­ra­do ori­gi­nal. Selín des­cu­bre to­do, man­tie­ne la cal­ma y aun cuan­do se en­te­ra que fue aban­do­na­da por Kar­tal, no por su vo­lun­tad, sino por las pre­sio­nes fa­mi­lia­res, la sed de ven­gan­za es su­pe­rior a la ten­ta­ción de dar vuel­ta la pá­gi­na.

Hay un de­ta­lle im­por­tan­te que di­ce mu­cho so­bre el re­la­to: La se­rie en Tur­quía se lla­ma La rei­na de la no­che, alu­dien­do a las cir­cuns­tan­cias en que Kar­tal co­no­ció a Selín y a los en­cuen­tros se­xua­les que tu­vie­ron. El mis­mo pun­to de arran­que de

Las mil y una no­ches. Las in­ter­pre­ta­cio­nes a esa ob­se­sión cul­tu­ral por el ho­nor fe­me­nino con­cen­tra­do en una reunión ro­mán­ti­ca apre­su­ra­da por la pa­sión o la ne­ce­si­dad, pue­den ser es­ca­lo­frian­tes. Tal co­mo en la se­rie que desató la fie­bre por las pro­duc­cio­nes de Estambul, en Selín pa­re­cen con­vi­vir va­rios si­glos en una mis­ma épo­ca: en apa­rien­cia es el mun­do con­tem­po­rá­neo, pe­ro en las re­la­cio­nes de gé­ne­ro to­do trans­cu­rre ba­jo las nor­mas del im­pe­rio Oto­mano.

Con una fac­tu­ra téc­ni­ca muy su­pe­rior a las teleseries lo­ca­les, Selín to­ca las mis­mas te­clas que hi­cie­ron de las se­ries tur­cas un fe­nó­meno de au­dien­cia. Una fantasía de so­me­ti­mien­to y pa­sión re­pri­mi­da con per­so­na­jes de gran atrac­ti­vo fí­si­co y nor­mas mo­ra­les de in­ter­na­do de mon­jas.

LU­NES A VIER­NES. 20:00 HO­RAS. CA­NAL 13. EN SELÍN PA­RE­CEN CON­VI­VIR VA­RIOS SI­GLOS EN UNA MIS­MA ÉPO­CA: EN APA­RIEN­CIA ES EL MUN­DO CON­TEM­PO­RÁ­NEO, PE­RO EN LAS RE­LA­CIO­NES DE GÉ­NE­RO TO­DO TRANS­CU­RRE BA­JO LAS NOR­MAS DEL IM­PE­RIO OTO­MANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.